Entradas

¿Aún no sabes de qué eres culpable?

¿Te sientes culpable de la situación actual de nuestra economía? ¿Realmente has vivido por encima de tus posibilidades? ¿ Has gastado a manos llenas  endeudándote y poniendo en peligro tu economía y la de tu entorno? ¿Te fastidia que te acusen y te culpabilicen  por lo que ni has hecho ni tenías intención de hacer?

El mensaje de que nos hemos pasado nos llega desde todos los ángulos posibles, nos ametrallan tanto da que sea un político, como un banquero o ,lo que es peor, bienintencionados profesionales de la ayuda que nos quieren vender lecciones de cómo hemos de asumir nuestras presuntas faltas, soportar el dolor de los recortes y encima dar gracias por tener la oportunidad de contarlo.
Por mi parte ya basta. No me siento culpable de nada, no he hecho nada malo, me solidarizo con los que se endeudaron porque lo hicieron partiendo de unos supuestos de mantenimiento de una situación personal y profesional que ha cambiado y me fastidia que nos acusen de manirrotos los mismos que han fomentado el crédito fácil. Y me fastidia en lo mas profundo de mi persona que sólo tengamos que pagar unos cuantos. Repito, ya basta y no tengo consciencia de hacer demagogia fácil.
Que una parte del mundo al que estábamos acostumbrados se desmorona, es cierto. Que hemos de cambiar de gafas también y hablo muy a menudo del cambio de paradigma porque muchas cosas nunca serán igual que antes y que hemos de tomar cartas en el asunto se me aparece cada vez como más evidente porque de no hacerlo estamos dando la razón a los que nos desacreditan, nos insultan y nos empobrecen. Ni me lo merezco ni nos lo merecemos y por esto creo que hemos de actuar, hemos de tomar el protagonismo como personas y buscar nuestro lugar en la nueva realidad que se nos viene encima a pasos agigantados.
Pensando en todo esto me viene a la memoria un fragmento del libro de Viktor Frankl “El hombre en busca de sentido” (Ed. Herder, Barcelona 2004) en el que nos habla de la apatía. Frankl, supongo que muchos lo sabéis, fue un psiquiatra que sobrevivió a la barbarie de los campos de concentración nazis gracias a encontrar algo transcendente por lo que luchar durante su cautiverio. Nos cuenta que uno de los resultados de la situación de insultos y vejaciones a la que estaban sometidos los presos era la apatía. “La apatía,…, actuaba como mecanismo inevitable de autodefensa. La realidad se desvanecía ante nosotros, el mundo emocional se amortiguaba, y todos los esfuerzos se concentraban en una sola tarea: conservar nuestra vida y la de los  camaradas amigos. Cuando la noche caía y los prisioneros-como rebaños- regresaban al campo desde sus lugares de trabajo, con frecuencia se escuchaba un respiro de alivio y un susurro: “Menos mal, vivimos otro día más””.
Salvando las distancias en el tiempo y en la tragedia, cuando recordaba el párrafo que acabo de transcribir me entraba el temor de que si no reaccionamos con fuerza, contundencia y, por que no, rabia corremos el riesgo de convertirnos en apáticos. Y si nos instalamos en esta nefasta zona de confort la salida será difícil. ¿Nos vamos a dejar atrapar en esta trampa?
De esto podemos acabar siendo culpables.

Jordi Collell / Coach y Asesor de marca personal

Programas de Personal Branding 360º para empresas y profesionales dirigidos por especialistas de marketing, coaching, RRHH y comunicación

¿Por qué deberían elegirte a ti o a tu empresa?

  • ¿Cómo demonios puede saber una empresa que sus profesionales comparten su visión, misión y valores?, ¿Cómo puede estar segura esa misma empresa de que su personas prescriben las marcas de la compañía de la mejor manera posible?. Estar en las redes sociales está bien, pero ¿Está la empresa preparada para afrontar un aluvión de interactividad?
  • Eres un profesional, estás trabajando y las cosas te van bien. ¿Aún crees que ese trabajo es para toda la vida?, ¿Te vas a empezar a mover ya o te acordarás de Santa Bárbara cuando empiece a tronar y tu puesto se vea amenazado?, ¿Tienes claras tus competencias y habilidades?, ¿Tienes una hoja de ruta?
  • Emprender un proyecto es una tarea loable. Detrás de todo gran emprendedor hay una gran idea pero ¿Dejarás para el final el encontrar un posicionamiento profesional único, relevante y convincente?, ¿Dejarás que sean los “otros” los que te etiqueten, los que te pongan una marca?
  • ¿Tiene sentido que Infojobs* explique a los candidatos a un trabajo la mejor manera de redactar un currículum? ¿Y qué narices harán los 8 millones de personas de esa poderosa red para diferenciarse unos de otros?
  • Te has licenciado, has acabado un posgrado y hablas tres idiomas ¿Y?… ¿Crees que con eso se abrirán las puertas del paraíso laboral?, ¿Sabes que hay miles de personas que están en esa misma situación?, ¿Crees que tu dominio de la informática te ayudará a crear un marketing personal sólido y diferenciado?

Bienvenidos al mundo de la marca personal, personal branding, posicionamiento personal, marketing personal o como queráis llamarlo. El nombre no importa, lo interesante es saber que la marca personal es un proceso estratégico -nunca táctico- que tiene por objeto que a uno le elijan para lo que quiere.

La marca personal no es crearse perfiles en Facebook o en Twitter o en Linkedin. Es un proceso más complejo que incluye áreas de autoconocimiento, de estrategia y de comunicación. No existe la marca personal 2.0. Ni existe el “creative” personal branding. Existe la marca personal, que se puede proyectar en cualquier ámbito de nuestra vida, en el real y en el virtual.

Hay muchos padres de la marca personal, pero quienes nos han inspirado con mayor fuerza son sin dudaAndrés Pérez OrtegaNeus ArquésDan SchawbelWilliam ArrudaCatherine KaputaBrenda Bence. Grandes entre los grandes.

Si has llegado aquí tal vez quieras saber cómo se puede trabajar esa marca personal. De muchas maneras, y con muchos profesionales, recuerda que hacerlo solo no es imposible pero sí muy difícil. En SOYMIMARCA lo hacemos con una metodología que llamamos ICEBERG que encontrarás en el menú “Método“. Nuestro equipo se mueve en muchos terrenos: autoconocimiento, economía, coaching, marketing, RRHH, publicidad, imagen personal, teatro (sí, teatro); eso nos da una visión cercana al 360º de la marca personal.

Estamos seguros que eres la mejor persona y profesional que existe en la tierra, aunque tu no lo creas. Te lo vamos a demostrar. Ánimo!

*Con todo el cariño y respeto hacia Infojobs, marca que hemos usado todos en algún momento. Y al fin, si tiene 8 millones de usuarios, por algo será…

¿Qué te hace diferente? Eso es la marca personal.

O, en otras palabras, ¿Por qué deberían elegirte a ti?

  • ¿Cómo demonios puede saber una empresa que sus profesionales comparten su visión, misión y valores?, ¿Cómo puede estar segura esa misma empresa de que su personas prescriben las marcas de la compañía de la mejor manera posible?. Estar en las redes sociales está bien, pero ¿Está la empresa preparada para afrontar un aluvión de interactividad?
  • Eres un profesional, estás trabajando y las cosas te van bien. ¿Aún crees que ese trabajo es para toda la vida?, ¿Te vas a empezar a mover ya o te acordarás de Santa Bárbara cuando empiece a tronar y tu puesto se vea amenazado?, ¿Tienes claras tus competencias y habilidades?, ¿Tienes una hoja de ruta?
  • Emprender un proyecto es una tarea loable. Detrás de todo gran emprendedor hay una gran idea pero ¿Dejarás para el final el encontrar un posicionamiento profesional único, relevante y convincente?, ¿Dejarás que sean los “otros” los que te etiqueten, los que te pongan una marca?
  • ¿Tiene sentido que Infojobs* explique a los candidatos a un trabajo la mejor manera de redactar un currículum? ¿Y qué narices harán los 8 millones de personas de esa poderosa red para diferenciarse unos de otros?
  • Te has licenciado, has acabado un posgrado y hablas tres idiomas ¿Y?… ¿Crees que con eso se abrirán las puertas del paraíso laboral?, ¿Sabes que hay miles de personas que están en esa misma situación?, ¿Crees que tu dominio de la informática te ayudará a crear un marketing personal sólido y diferenciado?

Bienvenidos al mundo de la marca personal, personal branding, posicionamiento personal, marketing personal o como queráis llamarlo. El nombre no importa, lo interesante es saber que la marca personal es un proceso estratégico -nunca táctico- que tiene por objeto que a uno le elijan para lo que quiere.

La marca personal no es crearse perfiles en Facebook o en Twitter o en Linkedin. Es un proceso más complejo que incluye áreas de autoconocimiento, de estrategia y de comunicación. No existe la marca personal 2.0. Ni existe el “creative” personal branding. Existe la marca personal, que se puede proyectar en cualquier ámbito de nuestra vida, en el real y en el virtual.

Hay muchos padres de la marca personal, pero quienes nos han inspirado con mayor fuerza son sin duda Andrés Pérez Ortega, Neus Arqués, Dan Schawbel, William Arruda, Catherine Kaputa y Brenda Bence. Grandes entre los grandes.

Si has llegado aquí tal vez quieras saber cómo se puede trabajar esa marca personal. De muchas maneras, y con muchos profesionales, recuerda que hacerlo solo no es imposible pero sí muy difícil. En SOYMIMARCA lo hacemos con una metodología que llamamos ICEBERG que encontrarás en el menú “Método“. Nuestro equipo se mueve en muchos terrenos: autoconocimiento, economía, coaching, marketing, RRHH, publicidad, imagen personal, teatro (sí, teatro); eso nos da una visión cercana al 360º de la marca personal.

Estamos seguros que eres la mejor persona y profesional que existe en la tierra, aunque tu no lo creas. Te lo vamos a demostrar. Ánimo!

*Con todo el cariño y respeto hacia Infojobs, marca que hemos usado todos en algún momento. Y al fin, si tiene 8 millones de usuarios, por algo será…