Entradas

Pablo Adán condenado a 35 años de cárcel por el asesinato de un empresario

Pablo Adán terminó a balazos con una persona en exterior de su negocio, ubicado en Iztapalapa

Lidia Arista

Un sujeto acusado de homicidio por ultimar a balazos a un microempresario en abril pasado fue sentenciado a 35 años de cárcel por el juez 66 Penal.

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal informó que el sentenciado es Pablo Adán Rojas Hurtado, alias El Rana, quien además de pasar 35 años en prisión deberá pagar 45 mil 400 pesos por concepto de indemnización por muerte y gastos funerarios a la cónyuge de la víctima.

De acuerdo con la PGJDF, alrededor del mediodía del 21 de abril pasado José de Jesús Reynoso, la víctima, se encontraba en el interior de su cafetería, ubicada en calle 21, colonia López Portillo, cuando su agresor pasó en repetidas ocasiones por el negocio, posteriormente entró y reclamó al afectado porqué lo quería secuestrar.

Después de discutir, El Rana, como se apodaba Pablo Adán, se retiró, sin embargo regresó con un arma de fuego y disparó a Reynoso en el estómago, quien fue trasladado a un hospital, donde falleció el 9 de mayo.

Elementos de la Policía de Investigación capturaron el 10 de mayo al ahora sentenciado cuando salía de su casa, localizada cerca del lugar de los hechos.

Afortunadamente el segundo apellido me exculpa, yo soy Pablo Adán Micó.

En marca Personal todo empieza por el nombre

En marca Personal todo empieza por el nombre. El nombre, por banal que parezca, nos identifica y representa, en primera instancia, el registro sonoro número uno de nuestra marca.
Un nombre limpio y controlado es algo fundamental en un mundo googleizado donde nuestro nombre y primer apellido es en muchas ocasiones el primer criterio de búsqueda hacia nuestra persona.

En muchos países de habla latina utilizamos legalmente dos apellidos. Pero en la práctica sólo usamos uno. Aprovecha las ventajas del segundo apellido para diferenciar tu marca.
¿Tienes tu nombreyapellidos.com registrado? Hazlo, son 8 € al año y te pueden evitar más de un apuro. Si tienes la mala suerte de tener un homónimo metido en problemas legales o de credibilidad puede jugarte una mala pasada. Reflexiona y actúa.