Entradas

Deshumanización: díselo a la cara

personalbranding_soymimarca_comunicaciónEn un mundo en el que escribir SMS o Whatsapps es más común que llamar por teléfono o encontrarse para hablar, me da miedo de perder el contacto personal con mucha gente. Muchas personas se han olvidado de que los medios solamente tienen que facilitar nuestro trabajo, pero no pueden sustituirlo. Actualmente existe una deshumanización de las relaciones humanas: muchas personas eligen, de esta manera, el medio de comunicación según la comodidad que les ofrezca su uso y se olvidan de que las situaciones complejas o mensajes complicados pueden verse agravados, precisamente, por estas decisiones.

Las emociones y el grado de incertidumbre de tus mensajes pueden ayudarte a elegir el medio adecuado para comunicarte. Así, llamaré a mi amiga por teléfono si quiero saber cómo fue su entrevista de trabajo y escribiré un correo electrónico para confirmar una cita.

Sin embargo, muchas personas se alegran si no se les molesta. Mi opinión es que es importante la relación con la persona con la que queremos comunicarnos, algo clave igualmente para escoger los medios adecuados. En general, sabemos que no podemos salvar una relación a través de Whatsapp. Una noticia puede resultar demasiado fría o dura, nos faltan las emociones que podemos expresar con nuestra voz o con nuestro lenguaje corporal.

Algunos directivos que conozco o que he encontrado brevemente en el pasado piensan que la open-door-policy(mantener su puerta abierta para que los empleados puedan entrar libremente) es una pérdida de tiempo. Los que usan esta estrategia de comunicación, regular y adecuadamente, saben que sus empleados tienen menos inhibición para comunicarse con su jefe. La tendencia es una comunicación continua y regular sobre diferentes temas de trabajo.

Una crítica puede ser que los empleados acudan al despacho para hablar de pequeñas insignificancias. Sin embargo, lo que es una insignificancia es muy subjetivo; un líder tiene que comunicarse con sus empleados y, dado que el trabajo nos lleva a concentrarnos más en nuestras tareas, lo que implica que el tiempo tiene que ser usado eficientemente, un discurso cara-a-cara puede ahorrarnos una cadena infinita de correos electrónicos, quizás, con muchos malentendidos. Entonces, ¿qué es más efectivo?.

[subscribe2]

10 factores que convertirán tu Elevator Pitch en un éxito

La expresión “elevator pitch” llega de los EEUU (elevator – ascensor – y pitch – lanzar) e indica un discurso corto y conciso que contiene informaciones de impacto. Quizás las palabras tienen que ver con la Nueva York del siglo pasado, donde muchos vendedores y buscadores de trabajo intentaban hablar con los directivos de las Twin Towers acompañándolos en el ascensor hasta su despacho.

soymimarca_elevatorpitchLa expresión indica claramente que no tenemos mucho tiempo para convencer a nuestro público, y también que los primeros segundos de nuestros discursos son siempre los más importantes, dado que la primera impresión es algo que nos cuesta cambiar. Los primeros minutos en frente de un público determinan cómo nos ven y cómo nos verán.

¿Cómo podemos planificar y ejecutar un Elevator Pitch exitoso? Con exitoso entiendo un Elevator Pitch interesante y que pueda expresar plenamente nuestra personalidad.

Los siguientes factores te pueden ayudar a establecer un contacto positivo con tu público y también a sentirte más seguro de ti mismo mientras estás hablando:

1. ¿Quién es tu público exactamente? ¿Eres consciente de lo que ya sabe de ti? ¿Y de lo qué le gustaría saber después de tu mensaje? Saber más sobre el target group es imprescindible para un discurso exitoso. Prepárate y mantente flexible a las necesidades de tu público.

2. Tu postura dice mucho sobre ti: los pies han de estar relajados y bien fijados en el suelo, hay que abrirlos un poco, más o menos hasta la distancia de tu cadera. Los hombros definen tu auto-confianza: déjalos rectos y no tengas miedo de hacer un poco de “stretching” (estiramientos) antes de empezar a hablar.

3. Define las palabras claves de tu discurso y úsalas: enfócate en palabras positivas y fuertes. Habla con voz fuerte y clara, aunque cuidado: un volumen adecuado en tu discurso es imprescindible.

4. El tono de tu voz será quizás un poco más alto de lo normal cuando empieces a hablar, dado que estarás un poco nervioso. Habla en un tono de voz medio antes de tu discurso, e intenta mantener este nivel de tono.

5. Empieza siempre tu discurso con un breve silencio para que te puedas conectar contigo mismo y con tu público a través de una mirada y una sonrisa. Dos o tres segundos ya son bastantes para convencer a tu público de tu seguridad y presencia.

6. Empieza con una historia breve, muestra un objeto o una foto clave. Estas herramientas “despiertan el interés de tu público. Si tu historia o tu objeto tiene el rol de una metáfora, mucho mejor. A través de metáforas (ejemplos: “familia” en lugar de empresa, o “viaje” en lugar de vida) podemos entender mejor el lado profundo de las palabras.

7. No te olvides de hacer pausas: aunque no tienes mucho tiempo, acuérdate de que la pausa marca un ritmo, y el ritmo define la música.

8. Las manos también hablan. Al principio de tu discurso déjalas visibles y sueltas por encima de tu cintura, se empezarán a mover de manera armónica cuando hables.
Tu mirada es importante. No dejes de mirar a la gente que está en frente a ti: no te olvides de las últimas filas ni de las personas sentadas a los extremos de la sala.

9. Termina tu Elevator Pitch con una frase personal y auténtica. Olvídate de frases hechas como “Gracias por venir” o “Muchas gracias por escucharme” sin motivar a los otros a contactarte. ¿Qué dirías a un amigo que te ha escuchado? ¿Cómo te gustaría seguir dialogando con tu público? ¿Cuál es el objetivo de tu discurso? No tengas miedo de decir la verdad: “Tengo aquí mis tarjetas de visita, me gustaría seguir contactando per Linkedin…” o por ejemplo: “Si queréis más información, soy la persona ideal para vosotros”. Solo después terminas con una sonrisa y un fuerte “!Gracias!”

Grábate cuando puedas, escúchate haciendo tu Elevator Pitch en el coche, en tu casa, preséntalo a un amigo o a tu pareja. Se crítico con ti mismo, pero aprende a ser flexible: Aprender tu Elevator Pitch de memoria puede ser peligroso, dado que puede perder alma y expresión. Y tu alma y tu expresión son exactamente lo que te hacen único/a.