Entradas

No seas tóxico, cuenta sólo lo que sea relevante

Para presentarnos a los demás necesitamos haber trabajado un mensaje que contenga información relevante. Aunque esta afirmación sea una verdad de Perogrullo es importante saber que tiene consecuencias prácticas que afectan a la parte visible de nuestra marca personal.

personalbranding_propuestadevalorTodo mensaje va dirigido a un público objetivo que hemos escogido como receptor y nuestra presentación debe de tener en cuenta este principio. Cuando nos presentamos ya sea en una entrevista de trabajo, en la contraportada de un libro, en una reunión de trabajo, en una cena de amigos o cuando escribimos nuestro perfil en redes sociales no estamos haciendo un acto de exhibicionismo en el que nos desnudamos completamente frente a nuestros interlocutores ni tampoco hacemos un ejercicio de narcisismo para contar lo extremadamente buenos que somos si no que debemos explicar en cada caso aquello que  nuestro público necesita saber de nosotros para valorarnos adecuadamente con la finalidad de que desde este momento cero empecemos a convertirnos en conocidos, reconocidos y relevantes y que podamos a partir de aquí ser los elegidos para, por lo menos, continuar la relación.

Preparar el mensaje significa pensar de manera activa y positiva en la audiencia, en lo que es relevante para ella y sobretodo en el encaje de nuestra propuesta de valor con sus necesidades. Al final nuestro mensaje llegará a su destino si somos capaces de explicar en qué podemos ser útiles y necesarios a nuestros interlocutores que no es ni más ni menos que la materialización de nuestra relevancia.

El mensaje tiene que ser clarificador, tiene que aportar más luces que sombras sobre nosotros por lo debe de valorarse y ponderarse lo que se va a contar para dar a conocer aquello que es relevante para la audiencia sin dejarse en el tintero elementos clave para nuestro posicionamiento. Lo que nos callamos, nuestra zona secreta, debe ser lo imprescindible para no crear confusión y para no perder oportunidades porque en marca personal quien mucho calla mucho yerra.

Algunas veces nos preguntamos si debemos dar a conocer de manera pública y en el primer contacto, sobre todo en redes sociales, información referente a nuestra militancia política, confesión religiosa u orientación sexual. La respuesta siempre tiene que venir ponderada por otra pregunta: ¿manifestarlo, aportará información relevante sobre mi propuesta de valor a mi audiencia? y si vemos que la información que aporta no es relevante puede ser que facilitar la información cree más sobras que luces. En cualquier caso la decisión no debe ser ni producto de la irreflexión ni de un voluntarismo mal entendido porque si decidimos no hablar sobre estos temas no estaremos mintiendo, de ninguna manera, si no que lo pospondremos para la ocasión en que desvelarlos sea realmente relevante. Nuestro es el derecho a contar y nuestro es el riesgo por lo que podemos perdernos por no hacerlo.

Ya hemos iniciado  la nueva edición del Postgrado en Personal Branding que coeditamos Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna   y Soymimarca en el que nuestros alumnos profundizarán en la como elaborar mensajes que sean realmente eficaces. Como es  semipresencial  la organización del programa permite quela matrícula siga abierta hasta final de noviembre. Todavía estás a tiempo.

Imagen CC Search / by Pixbay

Conquistar en 3 minutos, la clave de un buen elevator pitch

 

3 minutos. Las palabras adecuadas, un mensaje claro y mucha pasión: estos son los requisitos de un buen elevator pitch. 

Google Images

Google Images

Y es que el arte de convencer en un ascensor se ha convertido en una herramienta de comunicación verdaderamente eficaz, por esa razón he querido recopilar en este post 8 frases de escritores, empresarios e inversores que ponen en evidencia la importancia de saber persuadir con nuestro discurso personal.

  • Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña nos aconseja que a la hora de redactar nuestro discurso personal hemos de responder a las preguntas más obvias de entrada. 1) Quién eres y qué experiencia tienes; 2) Qué haces; 3) Qué necesitas para tener éxito; 4) Qué mercado y qué posibles salidas hay, tanto para ti como para tu interlocutor. 
  • El 80% del éxito esta en cómo empieces tu discurso, debes arrancarlo con un “gancho”. Mel Pirchesky cree que: ” El objetivo de los primeros 10 o 15 segundos es que su potencial inversor quiera escuchar los siguientes 45 o 50 segundos con mucha más atención”.
  • Seth Godin cree que: “El propósito de un elevator pitch no es cerrar la venta. El objetivo ni siquiera es dar una descripción corta, precisa, estilo Wikipedia, de tu proyecto. Y resulta estúpida la idea de utilizar palabras vacías y vagas para crear una insípida frase de misión. No, el propósito de un elevator pitch es describir una situación o solución tan cautivadora que, una vez acabado el viaje en ascensor, la otra persona desee escuchar más.”
  • Los inversores apuestan por las personas y por un equipo de trabajo – tú eres el valor no tus ideas – . Como escribe Chris Dixon en su frase, ” La realidad es que las ideas no son lo más importante, en primer lugar porque en casi todas las nuevas empresas la ideas cambian y evolucionan a través del tiempo. Y en segundo lugar , las ideas son relativamente abundantes, por eso habla de tu experiencia, tus logros, tus habilidades y enfócate en una meta futura”.
  • Craig Malloy, cofundador y CEO of Bloomfire nos habla de la importancia de las palabras: “No vale con ser original, hay que ser genuino. Usa un lenguaje simple, directo y sin florituras.”
  • Para Richard Branson, CEO de Virgin, el elevator pitch efectivo es aquel que: “Explica cómo tu nuevo negocio va a marcar la diferencia, pero no basta con explicarlo, hay que relatarlo con mensajes directos y realistas. Y sobretodo resaltar tu experiencia y las fortalezas de tu equipo.”
  • Ángel Cavada, gestor de inversores y business angel, se entrevista con numerosos emprendedores y asegura que “en el momento que dedican más de dos minutos a explicar el producto, la cosa va mal. Eso denota que no están realmente enfocados al negocio”.
  • “El discurso del ascensor es una tarjeta de presentación oral. Para que sea eficaz, debe ser convincente. Debemos de ser concretos, sin embargo, hemos de de ser capaces de dejar con ganas de saber más.” Leah Grant, NASDAQ

La “oportunidad” que anhelamos puede hacer acto de presencia en cualquier lugar, y como el destino es caprichoso y las casualidades no existen , siempre es mejor salir de casa con el “elevator pitch” a mano.