Entradas

Una fórmula probada que te permite hacer negocios con personas en un santiamén, por @LauraFerrera

La relación entre la marca y sus clientes ha cambiado. Las personas quieren hablar con personas, no con marcas. En este artículo te enseñaré como la Marca Personal te permite hacer negocios con personas en un santiamén.

¿A que si te sigue en Instagram o en Twitter un perfil de empresa te lo piensas dos veces antes de seguirle?

Seguramente no pasa lo mismo si es un profesional de esa misma empresa el que te sigue.  Las personas confiamos en personas y en el valor que nos demuestran con su trabajo, en quienes son. Nos cuesta mucho confiar en empresas, es más desconfiamos hasta que nos demuestran lo contrario.

El objetivo de las empresas es aumentar sus ventas, y se pasan haciendo números y analizando su Cash Flow. Solo algunas se dieron cuenta a tiempo que quienes atraen el capital son las personas.  

La forma en la que atienden a sus potenciales clientes, cómo resuelven los problemas de sus clientes, cómo comunican su marca dentro y fuera de las redes sociales, hace que dejen huella de la empresa en la cual trabajan, aún sin proponérselo.

Por ello, qué mejor que los trabajadores desarrollen su marca propia, y la empresa gane en visibilidad en internet y fuera de ella, ¿no? Así funciona cuando se hacen negocios con personas.

Qué es marca personal

La Marca Personal es decir quién eres, qué haces, cómo lo haces y para qué lo haces. Todo ello, para aportar un valor en los demás. Esa es la huella, la esencia que esparces allí por donde pasas para que cuando busquen un profesional con tus conocimientos, habilidades, personalidad y talento contacten contigo.

Si bien muchos profesionales se empeñan en hablar de Marca Personal sin haber desarrollado su propia marca, este término no es nuevo. El Personal Branding nace con Tom Peters en 1997 cuando escribe su artículo “The Brand called YOU” en la revista Fast Company, y dos años más tarde publica “50 claves para hacer de usted una marca”.

Gracias a internet y que muchos profesionales somos defensores de la Marca Personal a capa y espada, porque gracias a ella hemos conseguido resultados demostrados, es que sigue más viva que nunca

Desarrollar tu marca personal te empodera y tu empresa aumenta en visibilidad.

Como profesional tienes algo que ofrecer. Por ejemplo, tu conocimiento, tu saber hacer, etc. Tu cliente tiene una necesidad, que puede ser formarse, leer sobre el tema que dominas, aprender a hacer eso que tú sabes hacer mejor que nadie.

Antes de cerrar un trato es mejor que te conozca y confíe en ti.

¿Sabías que un alto porcentaje de las ventas se cierran por la confianza?

Incrementar la confianza impulsa las ventas.

Cuando alguien habla de ti, de cómo trabajas y lo deja en forma de recomendaciones o testimonios, hace que tu credibilidad y confianza se dispare. Pero cuidado, no eres bueno porque tu lo digas, es porque lo demuestras con tu trabajo, lo dicen los demás y generas confianza. Esa es la clave de los negocios con personas.

Zig Ziglar

Zig Ziglar es una Marca Personal que todos conocemos. Zig fue un escritor, vendedor y orador motivacional estadounidense que consiguió crear una marca en torno a su mensaje y sobre cómo podría afectar el cambio en las personas. Ha sido capaz que pese a que falleció en 2012, al día de hoy se siguen usando sus frases, se sigue esparciendo su mensaje y su legado sigue vivo.

Richard Branson

Lo mismo pasa con Richard Branson, ha fundado Virgin Group, que controla 400 empresas y es un gran líder de los negocios. Quienes triunfan en los negocios es porque además de tener talento y conocimientos, tienen una gran personalidad y habilidades de comunicación, rasgos que unidos a la cordialidad, la empatía, la humildad y la compasión, los convierten en personas muy grandes.
Y aunque uno haya fallecido y el otro lo podamos disfrutar, aunque sea en un vídeo de YouTube, en ambos casos sucede lo que es fundamental en toda Marca Personal. la gente habla de ellos, cuando no están en la sala, en la conferencia.

No hace falta que seas un gurú para que hablen de ti, en cualquier reunión de empresa, tras abandonar una cena de negocios o al terminar una quedada con un cliente con un café, has que las personas hablen de ti con fundamentos positivos de la fuella que has dejado.

Incluso si trabajas para una empresa que no es tuya, tu marca personal sigue siendo importante porque puede impulsar o terminar tu carrera.
Tu Marca Personal es la fórmula probada que te permite hacer negocios con personas.

Para desarrollar tu marca propia, debes saber quién eres, y sobre todo tener claro para qué quieres que se sepa.

Una sugerencia

Coge lápiz y papel o una hoja de Excel y prepara dos columnas. A continuación, comienza a escribir las cosas que haces bien, aquello en que destacas, cómo se te conoce y cómo realizas tu trabajo. En la segunda columna enumera todo lo que quieres hacer, has de ser lo más realista posible. No temas pensar en grande, pero tampoco te pases de soñador, qué para poder conseguirlo, vas a tener que trabajar en él.
Debería darnos vergüenza seguir haciéndole más caso a nuestros miedos que a nuestros sueños. Te comparto 7 miedos infundados que frenan para desarrollar una Marca Personal 

Cuando hayas completado ambas listas, elabora un plan para delegar aquellas cuestiones que crean dificultades para tu empresa o negocio y céntrate en lo que haces bien, porque es por lo que te reconocerán. Aquellas habilidades que te hacer sobresalir, son las que te permitirán brillar y hacerte conocido en tu área de influencia o en tu sector.

Cuando descubras lo que haces bien, atraerás esas oportunidades que le convienen a tu empresa o a tu persona si eres autónomo, y tendrás más claro qué hacer qué tipos de contenidos crear, a qué eventos asistir, y qué tipos de problemas puedes resolver.

No importa que hayas muchos profesionales que se dediquen a lo mismo que tú.

De hecho ¿cuántos Consultores o Asesores de Marca Personal hay? ¡somos muchísimos! Pero por nuestra forma de ser, por la forma que tenemos de comunicar, por la forma que tenemos de relacionarnos, por nuestros valores, cada usuario de redes sociales o cada cliente conecta con unos y con otros no.

Tienes que conseguir ser el favorito de alguien, y que ese alguien te recomiende, y sumes en valor a más personas para que te elijan. Solo si eres amado descargarán tu contenido, harán retuits, compartirán tus contenidos en Facebook, abrirán tus emails, harán clic en los artículos de tu blog y conseguirás que te compren, que asistan a tus ponencias, etc.

Con todas estas acciones, la marca corporativa sale ganando, porque tiene un trabajador con marca, con el que muchos simpatizan, creen en lo que dice acerca de los servicios o productos que vende, porque confía en ellos y los clientes confían en él.

Personal Branding para emprendedores (1)

 

Hace pocos años, se les preguntaba a los estudiantes catalanes cuál era su máxima aspiración laboral: El resultado no pudo ser más deprimente, y hubo dos elecciones mayoritarias:

  1. Trabajar en La Caixa (Ahora CaixaBank)
  2. Ser funcionario

Si comparábamos esa encuesta con otra realizada en el norte de Europa o en los Estados Unidos, las diferencias eran notables: ahí todos los estudiantes querían montar su propio negocio.Está claro que hay elementos que van contra el espíritu emprendedor, y que uno de ellos es la seguridad laboral, un concepto que hoy ya no existe en casi ningún país del mundo.

Habiendo enterrado la seguridad laboral, estamos viviendo un auge de la figura del emprendedor, que tiene varias procedencias, de las que destacaré cuatro:

  • Jóvenes que no consiguen un primer puesto de trabajo, y que, al año o dos años de terminar sus estudios deciden arrancar su propio negocio. No tienen más remedio.
  • Profesionales “cansados” de trabajar por cuenta ajena y con una buena idea de negocio entre manos. Están dispuestos a arriesgar.
  • Profesionales que, al sobrepasar los 40, son reemplazados por savia nueva. Al encontrarse en mercados en recesión, reincorporarse al mercado laboral se convierte en una quimera. No tienen más remedio que emprender.
  • Emprendedores natos: Personas que mucho antes de acabar los estudios ya tenían claro su proyecto de negocio. Suelen ser insensibles al fracaso, y lo vuelven a intentar una y otra vez hasta conseguir el éxito. Son emprendedores naturales, lo llevan en su ADN.
Foto: Iván Melenchón Serrano (morgueFILE)

Foto: Iván Melenchón Serrano (morgueFILE)

Para ser emprendedor hace falta una idea, pero sea cual sea el perfil del mismo, el emprendedor tiene ante sí un camino que le requerirá reflexiones estratégicas. Y de ahí la importancia del personal branding.

El emprendedor requerirá tres procesos antes de lanzarse en la búsqueda de financiación para su idea.

  • Conocerse mejor. Analizar sus puntos fuertes y débiles, detectar cuál es su Personal Brand (marca personal), entendida como la visión que tienen los demás. Entender y abrir los ojos a competencias que pudieran permanecer ocultas.
  • Trazarse una estrategia personal con simbiosis absoluta con su estrategia de negocio. Esta es una fase clave, que requiere trabajar el modelo de negocio, el posicionamiento, visión, misión y valores y objetivos a 10 años (sí, a 10 años como mínimo).
  • Conocida la estrategia, hacerla visible a sus públicos objetivos, empezando por los inversores y acabando por colaboradores y clientes. En esta etapa se trabaja el mensaje, el relato y la estrategia de comunicación.

Y para ser emprendedor hace falta también algo que en la era de Internet y de la inmediatez escasea: PERSISTENCIA de marca. Como decían los abuelos, quien la sigue la consigue.

La semana que viene seguimos hablando del tema.

Storytelling: el kit básico para emprender

 

Comentamos muchas veces que las cosas han cambiado y que en materia de trabajo nada volverá a ser como antes, que hemos de ver la realidad con nuevos ojos, lo llamamos el cambio de paradigma, y actuar en consecuencia para no quedarnos anquilosados en un pasado que se fue para siempre. En estos  nuevos tiempos  el trabajo de por vida se va volviendo un recuerdo cada vez más difuso y si no nos preparamos para funcionar por proyectos acabaremos fuera de juego; nos guste a no hemos de actuar con mentalidad emprendedora, buscar e identificar las oportunidades y conseguir que nos elijan.

Flickr CC

Flickr CC

Emprender en la vida es algo que, de no llevarse, se puede entrenar y en cualquier caso es necesario dejar que las ideas fluyan para aceptarlas como vienen, sin prejuicios, vergüenzas ni miedos. Tener la mente abierta y una cierta dosis de ingenuidad  ayudarán a abrir el camino siempre con un mapa en la mano para no andar a trompicones y dar demasiados palos de ciego.

Hace unos días me encontré con dos individuos de ocho años que en la fiesta de su colegio estaban vendiendo petardos de papel. Se trataba de  una hoja de papel convenientemente doblada que agarrada por un extremo y lanzadas hacia delante sin soltar producía un ruido seco y potente similar a un petardo. Me comentaron que se trataba de una apuesta ecológica porque el papel era reciclado de la basura de sus respectivas casas y que se habían metido en este tinglado porque sabían que una fiesta de verano sin petardos no es fiesta pero que en el cole la pólvora no entraba ni por recomendación. Cada artefacto se vendía a cincuenta céntimos y pretendían colocar un stock de cincuenta unidades, suficiente para proporcionarles los recursos necesarios para tener autonomía financiera durante toda la fiesta.

Sea por curiosidad o por deformación profesional me dediqué a seguirles los pasos desde cierta distancia para ver como evolucionaba el asunto.

Cuando acababan de contarme su idea de negocio se acercaron unos compañeros, que me dijeron que eran de su curso, para decirles que estaban locos, que cómo pretendían que alguien les comprara semejante tontería; que no venderían ni uno, vaya. Me sorprendió la seguridad con la que al unísono contestaron los noveles empresarios que propusieron montar una porra para ver quien adivinaba la cantidad vendida y que ellos apostaban por la totalidad.

Tenían producto, unas ganas locas de vender y abordaban a su clientela explicando su propuesta de valor y las bondades de un producto construido con material reciclado

Al cabo de dos horas tenían su producción vendida y estaban haciendo cola para comprarse unas latas de bebida y pedazo de pastel. Por suerte para sus agoreros colegas no hubo porra.

Al final de la tarde uno de ellos invirtió lo que le quedaba en unos boletos para la tómbola y acabó con un espléndido robot para amenizar las tardes de verano.

Un proyecto emprendedor es eso, una idea bien estructurada que arropa una propuesta de valor dirigida a un público objetivo que explicada con un mensaje claro y convincente a través del canal adecuado se convierte en un negocio de éxito. Si a ello le unimos un bajo nivel de inversión, como en el caso que os he contado, miel sobre hojuelas.

Y por cierto un proyecto es solo eso, un proyecto. Después viene otro y otro, la vida es una suma de proyectos y si esperamos encontrar el proyecto de nuestra vida, el que nos saque el estómago de penas para siempre posiblemente acabemos nuestros días pobres y esperando.

Si eres un emprendedor tenemos un plan para ti

Arrancar una idea, diseñar tu plan de negocio, buscar inversores…Nadie dijo que emprender fuera fácil, por eso Soymimarca ha diseñado un Pack para emprendedores.

Google Images

Si eres un emprendedor, este plan de marca personal te servirá para diferenciarte, para ser relevante, para ser notorio y para que tu trabajo sea percibido como un valor. Recuérdalo, el único responsable de tu gestión eres tu, a través de tu branding personal. En un mercado complicado y altamente competitivo ganará el que esté mejor preparado, mejor situado, mejor posicionado y el que ofrezca mayor VALOR. Esa es la clave: tus futuros clientes tienen que entender de manera rápida y clara que TU o tu empresa aportará más valor.

 

Principales beneficios de soymimarca

  1. Profundizar en la idea de negocio, descubrir competencias, motivaciones y valores y disponder de caminos para desarrollarlos.
  2. Disponer de herramientas para generar y desarrollar un posicionamiento de marca personal que me permita ganar visibilidad en mi entorno sin plantear inversiones no asumibles.

 

El pack soymimarca Emprendedores

Incluye:

  • Cuestionario previo online
  • 2 sesiones de 60 minutos con el equipo responsable de autoconocimiento y estrategia para delimitar competencias y habilidades, y detectar oportunidades
  • 4 sesiones de 60 minutos con el equipo de comunicación para crear los perfiles 2.0 en redes sociales profesionales, creación de una marca personal por la vía del blog y de la web de empresa, refuerzo de la notoriedad a traves de Google Adwords.
  • 1 sesión de networking
  • 1 supervisión trimestral online para medir los progresos
  • Posibilidad de sesiones via Skype
  • Posibilidad de sesiones en lugar y en horas a convenir

Inscripción al Pack Emprendedores:
Si tienes interés en este programa o deseas formalizar tu inscripció ponte en contacto con nosotros.

Carta a mi amigo abogado. Emprendedor y embajador ahora más que nunca de su marca personal, por @paulafdezochoa

Querido amigo:

Flickr Creative Commons

He pensado que escribirte estas líneas podría ayudarte a poner las ideas en orden para decidirte a apostar por el desarrollo de tu marca personal y emprender creando el despacho que siempre quisiste tener.

Antes de entrar en los principales puntos que hemos abordado valorando si dar este paso, tengo que insistir que creo en ti y que, sin lugar a dudas, tú también tienes que hacerlo. Llevas muchísimos años de experiencia y formación en la abogacía de los negocios, has ejercido la profesión en importantes despachos y eres socio de un gran bufete en el que día a día has demostrado tu valía.

Bien sabes que las circunstancias del entorno han cambiado y ya no trabajas en el escenario en el que tanto te identificabas. Vayamos por partes:

1. Por un lado el mercado es más competitivo y cambiante que nunca y la crisis nos afecta a todos. Atrás quedaron los tiempos en que el prestigio de la abogacía defendía y justificaba cualquier trabajo o minuta, la excelencia de la profesión y el estatus y privilegio que suponía pertenecer a un gran despacho.

2. Por otro el cliente, que ya no valora como hacía años la capacidad técnica del abogado. Ahora la presupone, da por hecho que tienes que ser el mejor abogado y aparte de eso tienes que dar más valor añadido con tu servicio e intangibles cada vez más determinantes como la confianza y proximidad, implicarte en su negocio. 

3. Por otro tu despacho. Como muchos otros está sufriendo con la crisis y se están adoptando medidas de ajustes y restructuración con matices grises que distan del proyecto del que un día te sentiste parte.

4. Y por último y principal estás tú. Tu ilusión y capacidad para emprender este nuevo proyecto en el que poder desarrollar por completo tu marca personal y convertirte en un referente en el mercado, en la primera opción, en la mejor versión de ti mismo .

No tengas miedo y lucha por tu objetivo. Atrévete. Riesgos? siempre los hay. Pero “el mayor riesgo es no arriesgar”. Estás en un momento óptimo de tu vida para dar este paso, tienes estabilidad personal y un bagaje profesional que te permite pisar fuerte en tu nueva andadura. Ten confianza en ti y no sientas el vértigo de quien se asoma a un insondable y oscuro abismo…hay luz ahí y, lo más importante, tú sabes y puedes generar esa luz. Puedes ganar más proximidad y flexibilidad con tu cliente, gestionar tu tiempo, entablar las colaboraciones profesionales que consideres idóneas y enfrentarte a nuevos retos con una filosofía de trabajo en la que crees y con la que identificarte 100%. Hoy día, si no sientes pasión por tu trabajo, si tu realización profesional no tiene los colores de la personal…el cliente y el mercado lo percibe y te posiciona en un segundo plano. No puedes permitírtelo.

Hemos analizado el sector y la competencia, hemos hecho un business plan con un escenario muy conservador en el que, si se diera el peor de los casos, la situación seguiría siendo óptima. Y hemos incidido en la oportunidad que supone para tu desarrolla tu marca personal. Como te expliqué, ésta no se crea sino que se gestiona. Y partimos de la tuya con mucha fuerza y recorrido. Trabajaremos juntos las tres fases de (i) autoconocimiento, (ii) estrategia y (iii) gestión para conseguir visibilidad, buena reputación y posicionarte con tu mejor marca personal posible:

Ya sabes que la marca personal es la huella que dejas en el corazón y en la mente de las personas. Y tienes que gestionarla para diferenciarte, utilizar los canales adecuados que te permitan desarrollar tu estrategia para conseguir tus objetivos. Dentro de los canales, por la era digital en la que nos encontramos, las nuevas tecnologías y en especial las redes sociales son una herramienta que tendrás que aprovechar. Sin necesidad de grandes recursos podrás posicionarte comunicando tu expertise y especialización. No tendrás límites temporales ni geográficos. Serán un gran aliado para tener más visibilidad, reforzar tu reputación y generar confianza, interactuar y crear un vínculo emocional con el cliente para conseguir más engagement, crear marca y ser influyente. Y dedica tiempo a hacer networking, sin caer en el clásico error de la endogamia de nuestro sector: no tenemos que ir siempre a los eventos en los que sólo hay abogados. Ve ahí donde estén tus clientes potenciales y reales, donde tengas más oportunidades de generar negocio.

Y conjuga tu marca personal con la marca corporativa de tu nuevo despacho, pues el principal activo de las firmas es su capital humano y éstas no tienen exclusivamente su fortaleza no en ellas mismas sino en la suma de cada uno de los profesionales que las integran. Ambas tendrán que estar alineadas bajo un halo de transparencia, autenticidad, coherencia y seguir la misma estrategia en aras al cumplimiento de unos objetivos. Potenciarás así vuestra marca generando el valor más relevante de ésta: la confianza. 

Y recuerda: es una inversión en un proyecto para toda la vida y quién mejor que tú para, con tu marca personal, ser embajador de tu propia firma.

No hay sitio para todos

Esta afirmación generó un interesante debate posterior a su pronunciación. Fue recientemente en una ponencia sobre Marca Personal para Emprendedores.

Google Images

La parte más emocional de la audiencia se reveló contra una aseveración que pudiera generar desánimo en aquellos cuyo afán de superación, positivismo y autoconfianza. En un principio quedé sorprendido, casi incomprendido por lo que entendía como una mala interpretación de mi propuesta.

¿Hay realmente sitio para todos?

No hay sitio para todos, es una trágica realidad que implica que el mercado laboral no podrá absorber en los próximos años, más de los que nos gustaría, a todos aquellos que por estar en desempleo, ser estudiantes o figurar entre los valientes que van a promover proyectos emprendedores.

No hay sitio para todos es una llamada a ver la realidad, lejos de esfuerzos mentales que puedan generarnos situaciones o ilusiones difíciles de conseguir.

No hay sitio para todos es una llamada a la superación y a la distinción como personas y también para el valor de nuestro proyecto.

No hay sitio para todos es una referencia para desarrollar y promover nuestra marca personal, distinguirnos, ser relevantes y ser referentes.

No hay sitio para todos significa que al menos hay sitio, aunque sea más pequeño, para que aquellas personas que hagan bien las cosas, consigan establecerse objetivos y  llevar a cabo sus estrategias personales con sus proyectos bajo el brazo consigan hacerse un hueco.

No hay sitio para todos, lo siento pero es así. Lo habrá para aquellos que tomen conciencia de esta situación y a partir de ella se pongan en marcha.

Hacer, estando, siendo…

Hacer, tener iniciativa, ser proactivos, tomar las riendas de nuestra vida, arriesgar, emprender, acometer nuevos retos, mirar hacia delante, ilusionarte, averiguar nuestros deseos, conocer nuestras motivaciones.

Estar, tener presencia, relacionarnos. En las cosas que ocurren, junto a la gente, estar contigo, estar en los equipos, en los proyectos, en los grupos, tomar conciencia de la situación, participar en el desarrollo de las cosas, en el progreso, en la vanguardia.

Siendo tú mismo, siendo coherente, siendo consecuente. Siendo lo que quieres ser,  siendo el dueño de tu destino, hacer tus sueños, ser parte de los demás también es ser, ¿porqué no?

Así es; hacer estando, siendo. Así se hace tu marca, así se cumple la misión.

Pablo Adán / asesor de marca personal

Autoconocimiento, Autoconciencia y Acción + Iniciativa, Ímpetu e Impacto

ENTRE LAS Aes Y LAS Íes

No existe un método único e infalible para el desarrollo de la acción. Para empezar a mí me gustan las Aes.

La tripleta compuesta por Autoconocimiento, Autoconciencia y Acción me apasiona y creo que es uno de los juegos de iniciales más interesantes para las personas.

  • Autoconocimiento porque sin una profunda reflexión sobre nosotros y nuestra situación, un conocimiento de nuestros límites, es difícil emprender un proyecto personal.
  • Autoconciencia porque va más allá del conocimiento. SI no soy consciente de lo que soy, además de saberlo, poco o nada influirá sobre mi actitud (que también empieza por A).
  • Acción, qué concepto tan amplio y tan bonito; saber hacer, hacer saber, estar. Esos infinitivos que implican la puesta en marcha de la actitud, fruto de las aes anteriores.

Y luego están las Íes, sobre las que he analizado un paralelismo con esta propuesta de la aes, y que se basa en Iniciativa, Ímpetu e Impacto. Está mal que lo diga, pero me ha quedado bordado. Me encanta y quería compartirlo con vosotros.

  • Iniciativa porque además de señalar hacia la actitud define muy bien a las personas capacitadas, emprendedoras, dinámicas, los actores de este mundo que hacen progresar las cosas, las empresas y las ideas.  Y sobre todo a sí mismos.
  • Ímpetu. Corazón, arrojo, valor, espíritu, vigor. Es aquello que hace que no desfallezcamos. Más aún, que ni nos lo planteemos. El ímpetu es la fuerza y la energía para llegar lo más lejos posible con nuestra iniciativa.
  • Impacto. ¿Acaso no pretendemos dejar huella? Es esa sensación que pretendemos transmitir en los demás. Porque somos así y así queremos que se nos reconozca. Porque es nuestra marca y porque es lo que pretendemos al transmitirla y al comunicarla.

Apúntate a las tres Aes, y después a las tres Íes. ¿Te ha gustado? Gracias por estar ahí.

2. Un contrato de por vida para ti, emprendedor

Un contrato de por vida para emprendedores

Emprender… Un sueño, un deseo, una ilusión… o la única salida. En todo caso emprender es un proceso que en algún momento de tu vida debes activar y poner en marcha.

Se dice que para emprender un proyecto no hay soluciones estandarizadas. Cada proyecto es diferente y especial. La propia idea, el ámbito de aplicación, y las personas que lo van a llevar a cabo son irrepetibles. Y sobre todo tú.

Además de emprender un proyecto, un negocio ¿te has empleado emprender algo mucho más grande? Sí, me refiero a ti mismo. Tu plan de marketing personal.

Los profesionales con marca, con estilo propio, con valores sólidos y visibles, transmiten y vuelcan sobre sus proyectos un valor añadido especial. Ese valor añadido toma forma de pasión.

Creo que no puedes dejar pasar esto de largo. Y se que para dotar de valor a tu proyecto emprendedor debes dotarte antes tú de valor. La suma de estos valores se multiplica exponencialmente. Y su resultado se llama éxito.

Te ofrecemos aquí y ahora una excelente oportunidad. Un contrato que te obliga a poco y te aporta mucho. Un contrato donde eres parte fundamental y única.

Una alianza contigo mismo  y con tu proyecto emprendedor. Donde deberás comprometerte y cumplir objetivos, cumplir tu sueño.

Deberás profundizar sobre ti mismo, tu personas, lo que puedes dar, lo que estás dispuesto a sacrificar. Pero es muy posible que no puedas con todo.

Emprender necesita de tu entusiasmo, tu fortaleza, y tu seguridad. Puede que hayas visualizado tu proyecto, pero ¿te has visualizado tú con él?

¿ Eres consciente de que debes estar a la altura? Seguramente habrás aprendido mucho de cómo desarrollar la idea de negocio, de cómo gestionarlo eficazmente. Pero es muy posible que estés preparado en lo personal para llegar al objetivo real, que va más allá de la rentabilidad económica y tiene mucho que ver con la personal.

Es posible que necesites este punto de vista para que el negocio no te sobrepase, y ahí estamos nosotros los de SOYMIMARCA, ofreciéndote un contrato de alta rentabilidad personal.

CONTRATO

Yo, MI NOMBRE Y APELLIDOS, de NN años de edad, mayor de edad, natural de CIUDAD , emprendedor

MANIFIESTO QUE

En los últimos años he reflexionado acerca de la difícil situación social y económica, y el cambio que ésta ha generado en las personas y en su relación con el mundo laboral.

Observo a mi alrededor cómo personas que llevan muchos años trabajando en empresas, emprendedores, estudiantes y desempleados, se encuentran sumidos en el miedo, la incertidumbre y la falta de confianza en sí mismos.
Y analizando la situación he comprendido que una de las causas principales de esta situación es la falta de una marca personal que nos haga fuertes y seguros, reconocidos y valorados. Y especialmente en el ámbito emprendedor.

Y POR ELLO ME COMPROMETO A Analizar mis valores, mis fortalezas y debilidad, y construir sobre ellos una marca personal fuerte, única y diferenciada que potencia mi proyecto profesional y personalmente.

Para ello me asesoraré con los profesionales acreditados del personal branding, estableceré con ellos el plan de trabajo y daré todo lo que se y lo que tengo para llegar a la meta que me plantearé junto a ellos, y haré cuanto esté en mis manos para facilitar este proceso.

Garantizaré que mi esfuerzo y deseo para emprender este proceso son auténticos, que estoy preparado para trabajar y recibir feedback.

Y ESPERO OBTENER

Un plan de acción claro y delimitado para conseguir mis aspiraciones personales y profesionales. Y poder cumplir mi sueño emprendedor.

Un mejor conocimiento de mi mismo y de mis posibilidades, al analizar el entorno que me rodea para orientar mis esfuerzos y adaptar mi mensaje a las necesidades reales y aspiracionales que tengo.

Y POR ELLO

Firmo a continuación el presente documento, estableciendo conmigo mismo un acuerdo de desarrollo de mi marca personal, con el objetivo de ser un profesional reconocido por mis valores y por el resultado de mi trabajo en mi nueva andadura.

DURACIÓN Y FINALIZACIÓN

Una vez iniciado este proceso, no acaba nunca, por lo que el compromiso conmigo mismo es irreversible e ilimitado en el tiempo.

Firmado: YO

Post relacionado: Un contrato para ti, que buscas trabajo