Entradas

Humano, honesto y real: así es el personal branding, por @alexiaherms

Una de las curiosidades de la semana ha sido sin duda la “vida inventada” de la actriz Anna Allen, que a base de Photoshop nos ha intentado hacer creer que se codeaba con la “flor y nata” de Hollywood. Pero eso no es todo, su entramado la ha llevado incluso a crear cuentas falsas en las redes sociales para pretender estar relacionada con los personajes más poderosos de la cima del mundo del cine. Vamos, que no habrá compartido alfombra roja con las estrellas de cine pero Anna es una verdadera “estrella” de la arquitectura del engaño.

personalbranding-soymimarca-verdaderobranding

Foto: http://www.elcomercio.es/

Pero a mi su caso me ha hecho pensar en lo que podríamos definir como el “anti-branding”.

Hay que piensa que el personal branding tiene que ver con “construir castillos de arena” para llegar al estrellato, o de falsear nuestra “imagen” para pretender ser alguien que no somos – como es el caso de Anna Allen -. Pero la gestión de una marca personal no tiene como objetivo conseguir la fama, sino como dice mi compañero Guillem Recolons de obtener el “Reconocimiento” por lo que somos en realidad.

Reconocimiento es la acción de distinguir a una cosa, una persona o una institución entre las demás como consecuencia de sus características y rasgos. 1

El personal branding no inventa, ni engaña, ni busca aparentar, sino que descubre lo mejor de nosotros, y lo hace visible para que podamos alcanzar el lugar que anhelamos en el mundo a través de una estrategia. Si Anna Allen quería lograr que hablaran de ella sin duda lo ha conseguido, pero este entramado de mentiras la aleja del “reconocimiento” para hacerla merecedora del apelativo “la pequeña Nicolasa”– así es como la han llamado algunos medios de comunicación-.

Dejemos de lado palabras como “fama” y “apariencia” cuando hablemos de personal branding. Si la marca personal tuviera su pequeño diccionario o glosario de palabras claves seguramente estas serían:

– Autenticidad

– Honestidad

– Coherencia

– Consistencia

– Propuesta de valor

– Misión

– Visión

– Valores

– Posicionamiento profesional

– Storytelling

– Comunicación persona-persona

– Reconocimiento

Si echáis en falta alguna más os animo a que mandéis vuestros keywords en clave de marca personal a través de las redes sociales de Soymimarca. Construyamos entre todos la nube de etiquetas del auténtico personal branding. 

Cómo dar la cara y no perder la cabeza

No estamos en el mundo para agradar a todos, y en la vida y en el desarrollo de nuestra marca personal aparecen situaciones en las que mantenemos objetivos, intereses y posiciones diferentes a las de otras personas, son los temidos conflictos.

personalbranding_metodoicebergLos conflictos son siempre una molestia cuando aparecen porque nos obligan a pensar, decidir y actuar, actividades no siempre bienvenidas, y tenemos la sensación de que las cosas se complican y de que por su culpa nos alejamos de nuestro camino y de nuestros objetivos.

Cuando aparecen situaciones discrepantes es preciso tener muy claro que el pensamiento único no existe y que a pesar de que seamos los mejores la percepción y las posiciones de los demás pueden ser diferentes a las nuestras. Los conflictos aparecen porque el mundo es diverso, sin ellos la vida sería muy aburrida así pues demos gracias a Dios de que sean inevitables.

La manera de hacer frente a los conflictos es distinta en cada persona y es un elemento identificativo de su marca personal y se resume en dos tipos de actitudes: ignorarlos, negarlos y hacerles frente. Mi experiencia personal y profesional me ha acabado demostrando que la ignorancia o la negación a medio plazo pueden convertir las situaciones en un peligroso polvorín y el profesor Pablo Cardona nos indica que haciendo frente a los conflictos podemos tener una mayor comprensión de los problemas y de las personas. Tomar el toro por los cuernos o esconder la cabeza debajo del ala son dos grandes decisiones a tomar por las que al final seremos conocidos y reconocidos por los demás. La manera de posicionarse frente a un conflicto es un indicador de la calidad de la marca personal.

¿Qué podemos hacer para que nuestra marca personal no salga trasquilada cuando valientemente nos disponemos a dar la cara para solucionar un conflicto?

En el iceberg encontraremos la solución:

AUTOCONOCIMIENTO: Para poder desarrollar las competencias necesarias para tomar perspectiva frente al conflicto teniendo la información necesaria para poder gestionarlo.

  • Empatía: Sabernos poner en lugar de los demás. Desarrollar esta competencia pasa por saber escuchar activamente las posiciones de los demás para comprenderlas. Nos permite abordar los problemas sin atacar a las personas. 
  • Manejar nuestras emociones para ser capaces de enfocar nuestra posición y orientarla hacia el cambio.
  • Ganar-Ganar que es una actitud y una competencia que nos permite enfocar la solución desde una perspectiva beneficiosa para todas las partes.
  • Asertividad para ser capaces de mantener nuestras posiciones sin ceder más allá de lo que es necesario para conseguir el equilibrio final, para mantener alta la autoestima no cediendo de manera indiscriminada.

 ESTRATEGIA: Para dibujar la hoja de ruta que nos encamine a la solución.

  • Dibujar un mapa de opciones para ubicar visualmente el punto de partida y las posibles alternativas. Posicionar el problema con sus posibles alternativas ayuda a la comprensión y encontrar soluciones.
  • Trabajar el relato para convertir la situación conflictiva en una oportunidad de mejora tanto para nosotros como para nuestros adversarios. No se trata en absoluto de manipular ni intentar dar gato por liebre si no de explicar las cosas desde una visión distinta e imaginativa resaltando aquello que nos refuerza a todos y que será la base de la solución final.

VISIBILIDAD: Porque al final la solución de un conflicto pasa por un apretón de manos.

  • Presentar acuerdos claros, factibles y sin trampas que es la base para que todos ganemos y sepamos a que atenernos.
  • Integrar los acuerdos en un marco de crecimiento para el proceso vivido ayude a crear unas relaciones futuras más ricas entre las partes convirtiendo el conflicto en un proceso de aprendizaje.

Quien gestiona su marca tiene la capacidad para hacer frente a los conflictos y salir reforzado. Los personal branders estamos a tu servicio para que seas el elegido en todas las situaciones de tu vida.

 

Ser o parecer

Eterno dilema que acometemos hoy con valentía. ¿Ser o parecer? Dejaremos a un lado leyendas y referencias cesáreas y nos centraremos en nosotros y en la perspectiva de una marca personal.

Es muy posible que si optas a un contrato, un depósito de confianza, una cesión de responsabilidad o un puesto de trabajo tengas la tentación de mirarte en el espejo de todos aquellos que, siendo mediocres, falsos y mentirosos han llegado más lejos que tú o están disfrutando de parabienes y beneficios muy lejos de los merecimientos que sabes o sospechas que les corresponde.soymimarca_personalbranding_autenticidadEs no está bien, pero es humano.

Hay un mundo poblado por la mediocridad que domina de forma injusta destinos y ha ocupado inmerecidos altares. Tú lo sabes, notros lo sabemos y, posiblemente, los que deberían saberlo no lo saben.

Es la gente del sólo parecer.

Hay otro mundo, paralelo, real y callado que mira perdedor cómo su destino es usurpado, y cómo han sido adelantados con trampa. Merecedores pero perdedores, aunque sólo ellos lo saben.

Es la gente sólo del ser.

Por eso una marca personal trabaja el ser y también el parecer. ¿Y en qué orden?

Para gestionar el camino deberemos trabajar el parecer: gestionar la comunicación, desplegar las plumas coloreadas de nuestro valor personal y profesional, ser visibles y conocidos, activar nuestra red de contactos. Construir el mensaje, determinar entornos y trabajar la estrategia y la táctica.

Después (sólo es un segundo lugar en la acción) el ser. Guardamos el secreto para cuando lleguemos a la meta. Es el momento de la verdad, la promesa de valor, la demostración. Por que si no soy es que he mentido, he fallado, no soy merecedor.

¿Y por qué en este orden?

En primer lugar medimos nuestra capacidad, después la meta. Esto es, de forma sintética, un proyecto de marca personal.

Una vez definida la meta planteamos la estrategia: ya somos (aunque nadie la sepa) y entonces emprendo mi estrategia de visibilidad y comunicación: parezco.

Llego a la meta, llega el momento, es hora de demostrar que soy.

Es una cuestión de orden y conjugación: ser y parecer son ambas dimensiones necesarias de un proyecto y un plan personal. Pero hay que saber jugar cada una en su momento.

El caso es llegar en mejores condiciones que los demás, y conquistar una vez llegado.

Image CC Search by smithsonianmag

 

Una estrategia de branding personal no termina nunca, ni siquiera cuando encuentras empleo

 

Compartimos una entrevista que el diario digital Puro Marketing realizó a nuestro compañero Pablo Adán:

¿Qué es para ti el branding personal?

Bien, podríamos definirlo como el un conjunto de actitudes que parten del autoconocimiento, orientadas a un posicionamiento personal para extraer de él una serie de objetivos personales y profesionales.

¿Cómo se potencia?

El branding personal se potencia en tres fases: En primer lugar se produce una toma de conciencia de la propia situación y la necesidad de “hacer algo”, de pasar a la acción. La segunda fase se basa en el autoconocimiento, en la medición de cualidades y capacidades; es decir, en aptitudes y actitudes. Por último, es necesario determinar una estrategia y pasar a la acción. Siempre hay que tener en cuenta que “sin objetivo no hay camino”; una de las cosas que aporta el branding personal es la propia determinación de una estrategia.

¿Cuál es su principal valor? ¿en qué nos puede beneficiar?

El branding personal es una herramienta de éxito, una herramienta de desarrollo, basada en “la construcción desde dentro”, a partir de unos valores y unos objetivos personales. Es una disciplina que comienza a nivel interno, potenciando los valores y capacidades personales, en función de los objetivos marcados, y para ello utiliza técnicas de coaching y herramientas de marketing, basadas en el valor de la persona, por encima de todo.

Leer el resto de la entrevista en Puro Marketing