Entradas

En marca personal no hay atajos

 

La marca personal se conjuga en presente fue el título de un post que escribí hace ya un par de años.  A diferencia de la terapia que hurga en el pasado para encontrar elementos que ayuden a comprender una situación que bloquea y crea disfunciones o de los adivinos que escrutan el futuro a través de modelos y proyecciones o de la simple inventiva el personal branding se centra en el momento presente para vivirlo en plenitud y usarlo como palanca de construcción del futuro.

3251209204_26d57b3bbb_oLeo en el número de marzo de este año de la Harvard Business Review una entrevista a la Dra. Ellen Langer’s, experta en mindfulness o procesos de consciencia plena, que vivir el momento presente con consciencia plena es tener activados dentro de nosotros los mecanismos necesarios para saber detectar de manera activa cosas nuevas, es tener los ojos, los oídos y los sentidos preparados y en disposición de captar los mensajes que nos llegan del entorno para analizarlos, procesarlos, integrarlos y gestionarlos. En la práctica esto significa tener una doble visión del día a día por una parte desde la trinchera donde los acontecimientos se suceden uno detrás de otro y por otra desde la colina para enmarcarlos en su contexto global y observarlos con perspectiva para saber como se interrelacionan y gestionar así las respuestas y soluciones más adecuadas. Hacer lo contrario nos focaliza en los problemas individuales, nos lleva a evaluaciones negativas y pesimistas y al final nos incapacita para encontrar soluciones y aparece el monstruo de stress que nos corroe.

Vivir el momento presente con consciencia plena requiere voluntad y apertura de mente y la capacidad de poner en tela de juicio lo que vemos y lo que hemos aprendido, la Dra. Langers nos recuerda que no podemos solucionar los problemas de hoy con soluciones de ayer y esto es uno de los preceptos básicos de la gestión de la marca personal. Quien no esté dispuesto a ser crítico con su vida no será capaz de gestionar su marca personal.

El conocimiento de uno mismo, el saber explicar por qué estamos aquí y que queremos hacer para ser más felices y aportar felicidad a los demás que es ni más ni menos que nuestra propuesta de valor, el dotarnos de las herramientas que nos ayuden a centrarnos en lo que queremos dejando de lado el ruido ambiental que nos contamina y paraliza constituye la base de la huella que vamos a dejar en los demás.

Muchas veces el gran error de los consultores de marca personal consiste en saltarse este paso. Todos hemos tenido la tentación de tratar a  un cliente bien posicionado social y profesionalmente o con habilidades potentes y bien consolidadas como si fuera un producto o una marca comercial y no una persona y pasar directamente a gestionar la estrategia y la visibilidad sin profundizar en la persona, su proyecto y en la manera de enfocarlos para vivir con consciencia plena. Gestionar la estrategia y la visibilidad de algo que no se ha ponderado y puesto en tela de juicio acaba generando un artefacto, un artificio y no una marca.

[subscribe2]

Cómo convertir a los empleados en Microempresas

Poca implicación, falta de imaginación, vulgaridad, absentismo, acomodación al puesto… estas son algunas de las maldiciones que se atribuyen de manera recurrente a los empleados que ocupan mucho tiempo en las empresas. Dotar a los colaboradores de herramientas para que gestionen su marca personal impulsa un cambio de visión que les permite aunar sus objetivos personales con los de la empresa para así tener un papel más activo y creativo.

Google Images

El primer paso en la gestión de la marca personal es tomar consciencia de las propias competencias y de lo que se tiene que mejorar para desarrollar el trabajo de manera más efectiva y creativa.

Conocer y profundizar en los objetivos personales permite encontrar puntos de unión con los de la empresa, y encontrar mayor sentido en el desarrollo del día a día. También permite plantearse las necesidades de desarrollo a medio y largo plazo para progresar dentro de la compañía de manera segura y satisfactoria.

Un empleado con unas metas bien definidas y con una estrategia para conseguirlas deja de ser dependiente de las iniciativas externas para convertirse en el microempresario de su vida personal y profesional.

Mayor responsabilidad, mejora del desempeño, iniciativa, motivación y liderazgo son los atributos de los empleados con marca personal. Dar poder a los colaboradores para gestionar su vida y su trayectoria profesional dentro de la empresa tiene un efecto positivo en la cuentea de resultados. Los empleados se convierten en embajadores de la empresa y su primera misión es divulgar los valores compartidos en el interior de la misma.

Nuestro programa de transformación de los empleados en microempresarios tiene tres etapas bien definidas:

  • Autoconocimiento: Para poner de manifiesto las motivaciones y metas personales al servicio de la empresa y compartir la misión, visión y valores.
  • Estrategia: Gestionar las herramientas para convertir los objetivos en realidad dentro de la empresa. Generar su modelo de  aportación profesional.
  • Desarrollo profesional: Saber orientar el liderazgo y la influencia al servicio de la empresa. Tener las herramientas de visibilidad para poder transmitir el mensaje de la compañía al exterior y convertirse en un embajador privilegiado.

Conseguir que nuestros empleados sean unos buenos embajadores de nuestra empresa supone tener la seguridad de que éstos tienen un conocimiento profundo de la marca corporativa. Y una imagen fuerte y positiva de nuestros empleados, beneficia al final la imagen de la empresa.

5 razones para cursar el Personal Branding Plan online

¿Sabes quién eres? ¿Te has preguntado alguna vez de qué tienes fama? ¿Sabes donde quieres estar en el año 2030? Gestionar tu marca personal es escribir el guión de tu vida. Y si trazar una hoja de ruta para alcanzar tus objetivos te parece poco, aquí tienes 5 buenas razones por las que el Personal Branding Plan podría ser el programa perfecto para empezar a autogestionar tu marca personal:

 

1. Herramientas

Si la marca personal es la huella que dejamos en los demás, este curso te da las herramientas para poder gestionar esa huella.

  • Aprender a saber cómo te perciben los demás, a crear tu posicionamiento de marca y  identificar tu valor diferencial.
  • Aprender a escribir tu misión,visión y valores. 
  • Trazarás una hoja de ruta que te acompañará y guiará para alcanzar tus objetivos.
  • Aprenderás a crear un mensaje relevante, notorio y diferenciado y a adaptarlo a distintos formatos en función del medio y de la audiencia.
  • Entenderás cómo funcionan las distintas herramientas de comunicación, desde las clásicas hasta las más sofisticadas de la web 2.0. 
  • Tendrás las claves para crear y gestionar tu propio networking.

 

2. Metodología Iceberg

Las tres fases que contempla la técnica del método ICEBERG SOYMIMARCA son los contenidos del curso:

  • Autoconocimiento: Base del Iceberg.
  • Estrategia: Centro del Iceberg.
  • Visibilidad: Punta del Iceberg.

La marca personal es el iceberg al completo. Muchos piensan que la marca personal es la parte emergente del iceberg, la de las redes sociales, los blogs, el networking… , pero lo cierto es que esa parte no sirve de gran cosa si antes no hemos trabajado la parte sumergida, la que define nuestra posición actual, analiza el porqué de esa posición, traza una nueva hoja de ruta y determina unas herramientas para seguirla.

 

 3. Programa Online

Trabajar online tiene muchas ventajas, no hay rigidez de horarios, se puede tratar a cualquier hora del día o la noche. Tu marcas el “tempo”. Y además:

  • Sin fronteras: No se necesita residir o vivir cerca de ninguna ciudad, la ubicación es tu PC o tablet y tu, sin importar en qué parte del mundo estés. Sólo necesitas estar online.
  • Mayor atención: si en un centro un profesor puede tener un aula hasta 200 personas, cada mentor del Personal Branding Plan atenderá a una media de 25 personas.
  • Compatibilidad laboral : El formato online permite compaginar una actividad laboral con la formación.

 

 4. Asistencia personalizada

Durante el recorrido del curso Personal Branding Plan contarás con el apoyo de  TU Mentor.  Es la figura clave, responsable de:

  • Ofrecer feedback
  • Seguir tus progresos
  • Contestar tus dudas o sugerencias
  • Evaluar tus ejercicios
  • Impulsar tu reflexión sobre la marca personal
  • Recomendarte lecturas complementarias
  • Motivarte para crear una marca sólida

 

5. Autores con marca

Los autores del Personal Branding Plan son los mejores especialistas en marca personal, social media, coaching, RRHH, marketing y comunicación. Neus ArquésArancha RuizOscar del SantoNatalia Gómez del PozueloDavid AlcubierrePablo AdánJordi Collell y Guillem Recolons

 

En resumen….

Herramientas + Metodología propia + Programa online + Asistencia personalizada + Autores con marca personal = Personal Branding Plan

Si eres un estudiante, un emprendedor, un profesional con ganas de subir en tu empresa, si quieres dar un giro a tu vida o eres una personalidad pública el Personal Branding Plan esta hecho para ti. En unos 3 meses aproximadamente empezarás a gestionar tu marca y a avanzar hacia el éxito personal y profesional.

Si quieres más información sobre el Personal Branding Plan puedes mandar un mail a ayuda@personalbrandingplan.com, contactarnos por teléfono al 93.4449926 o por skype (usuario: soymimarca.com). O si lo prefieres puedes llenar el formulario haciendo click aquí.

Personal Branding, el arte de invertir en ti (11). El esfuerzo

La cultura del esfuerzo, un valor pilar de la marca personal

A menudo tendemos a minimizar el mérito de aquellos que llevan 5, 15 o 30 años trabajando por una idea o proyecto. Pensamos que en su día lo tuvieron fácil, que no tuvieron competencia. Falso.

Muchas de las personas que emprenden un proceso de branding personal tienen en mente trabajar el tema durante un mes o dos como máximo. Y después, … Milagro! ya esperan ser los reyes del mambo. Falso.

Otros entienden que el proceso inicial puede durar 3 o 4 meses pero que después es cuestión de dedicarle 10 minutos al mes. Falso.

Lo único verdadero es que, salvo herencias y loterías, quien quiera salir adelante se lo tiene que currar. Con el branding personal pasa lo mismo. Es un proceso que no se detiene, es continuo. Cualquier bajada de guardia puede suponer tener que volver a empezar. Nos guste o no, necesitamos las rutinas; lo sé, muchas personas las odian. Pero son indispensables.

Cuando le planteo a un amigo o cliente la posibilidad de tener su propio blog para apoyar la transmisión de su mensaje, a menudo oigo la expresión “no tengo tiempo“. ¿No? ¿No tienes tiempo de invertir en ti? ¿Hay algo más importante?

Planteo algunas ideas que nos pueden ayudar a mantener o mejorar la percepción que los demás tienen sobre nosotros, nuestra marca:

  • Empieza por el principio, por conocerte mejor, por saber en qué eres bueno, por conocer tu reputación. Eso es un trabajo de autoconocimiento. Lo puedes hacer con un coach o lo puedes hacer por libre, pero es un trabajo que te llevará algunas semanas. Tendrás que esforzarte en preguntar a los demás cómo te ven, solo así sabrás qué marca dejas. Es una investigación personal que merece la pena llevar a cabo.
  • Dedica otras 3 o 4 semanas a construir un destino (si no lo tienes ya) a largo plazo, un sueño, una visión. Inspírate leyendo a clásicos y a personas que cumplieron su sueño. Cuando lo tengas, crea tu hoja de ruta, tu estrategia para llegar a ese destino. No olvides ayudarte de la intuición y de la creatividad, pero sobre todo, hay un trabajo de muchas horas y días.. Se trata de analizar quién quieres ser.
  • Llegados a este punto, comunícalo, descubre cómo puedes trasladar tu mensaje a los públicos que hayas elegido. Y no olvides que la red no lo es todo. Compartir un café con un conocido puede dar más frutos que 300 RT (retweets). Aprende a combinar el mundo de los átomos con el mundo de los bits, y vigila constantemente tu reputación.
  • Y lo más importante, mantén la guardia alta. Actualiza tu hoja de ruta, ponte al día con la literatura de tu sector, pon en crisis tu modelo si ves que no los frutos esperados, pero lo más importante: INSISTE, INSISTE, INSISTE.

Si te interesa esta serie, puedes consultar en este ENLACE todos los artículos publicados

¿Cuál es tu público objetivo?

Si el sábado anterior hablábamos de cuál es tu mensaje con Natalia Gómez del Pozuelo, hoy abordamos un tema clave del curso online Personal Branding Plan para nuestra marca personal: El público objetivo.

Hasta ahora llevamos realizado un interesante ejercicio de autoconocimiento y estamos en la fase que une lo interno y lo externo, ya que se trata de definir, a partir de lo que hemos averiguado hasta el momento, quién es nuestra audiencia y dónde está.

Para ello, has de de trabajar estos aspectos:

  • Configurar tu agenda de personas objetivo
  • Crear tu definición de mercado
  • Analizar a tus competidores

Aquí tenemos el vídeo de presentación de la sesión “A quién me dirijo”.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=9DlA1NyRL0Q&feature=player_embedded[/youtube]

¿Cuál es tu mensaje?

Si el sábado anterior hablábamos de visión, misión y valores, hoy abordamos un tema clave del curso online Personal Branding Plan para nuestra marca personal: el mensaje.

Hasta ahora llevamos realizado un interesante ejercicio de autoconocimiento y estamos en la fase que une lo interno y lo externo, ya que se trata de definir, a partir de lo que hemos averiguado hasta el momento, el mensaje que quieres transmitir al exterior.

Para ello, el mensaje deberá ser:

  • Veraz: acorde con tu forma de ser.
  • Consistente: con tu sueño.
  • Atractivo.
  • Especial.

Aquí tenemos el vídeo de presentación de la sesión “El mensaje”.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=j2Hn-I3vQ5w&feature=player_embedded[/youtube]

Personal Branding, el arte de invertir en ti (1)

En este tiempo de crisis posiblemente estás dejando de lado muchas inversiones que consideras secundarias, superficiales o un lujo innecesario. Pero quizás sea este el momento de entender mejor el personal branding para plantearte una de las mejores inversiones que puedes hacer en tu vida: invertir en ti.

¿Te suena bien? Lo cierto es que no necesitas mucho dinero, solo necesitas ser sensible a una pregunta:

¿Dónde quieres estar de aquí a 10 años?

Si ya tienes respuesta para esta pregunta, posiblemente te plantees otra:

¿Cómo quieres llegar ahí?

Te damos la bienvenida la branding personal, el arte de invertir en ti, que te permitirá:

  1. Conocerte a fondo (algo que no siempre es fácil)
  2. Marcarte un objetivo y una hoja de ruta para conseguirlo (una estrategia)
  3. Conocer las herramientas de comunicación y networking que necesitarás para el viaje.

Todos los lunes estaremos con vosotros para desarrollar todos los procesos que necesitarás para invertir en ti de la mejor manera posible.

Si crees que el branding personal es una moda o algo prescindible, te invitamos a responder a otra pregunta:

¿Dejarás que sean otros los que gestionen tu marca personal?

Estamos seguro de que prefieres tomar las riendas tu, sin intermediarios. Por otro lado, el branding personal no consiste en abrir y gestionar perfiles en las redes sociales. Esa es la parte final del un proceso, la comunicación online. Antes de llegar ahí hay mucho trabajo, así que ármate de tiempo y paciencia, no tengas prisa, ya que al final del camino nos espera algo muy importante: tu.

Desde estas páginas trataremos de entender mejor lo que nos han enseñado algunos especialistas de la marca personal como Peter Drucker, Tom Peters, Dan Schawbel, Andrés Pérez Ortega, William Arruda, Hubert Rampersad, Neus Arqués, Catherine Kaputa, Brenda Bence, Oscar Del Santo y muchos otros…

Para no quedarnos en procesos teóricos, iremos incorporando case studies que te ayudarán a entender mejor los mecanismos de puesta en práctica y medición de resultados de la marca personal.

Te esperamos el lunes que viene con el 2º capítulo que está preparando Jordi Collell.

¿Te importa el prestigio o prefieres la fama?

Van Dyke Parks – el Lewis Carroll del pop neoclásico- dijo en una entrevista “Me importa el prestigio, no la fama. La oposición de estos dos conceptos me parece necesaria en los tiempos que corren. Vivimos en el la cultura del “cortoplacismo”, del “quiero resultados ya”. Y eso, tiene más que ver con la fama que con el prestigio.

Dicen que la Fama es que te conozcan todos. Y que el Prestigio es que te conozcan sólo los que importan.  La pregunta que me surge es… ¿Estar en las redes sociales sin una estrategia de marca es ir en busca de fama? Y por otro lado … ¿Tener un estrategia de marca personal sólida y trabajada sería ir en busca del prestigio profesional?

La carrera por estar en las redes sociales tiene a la mayoría de profesionales preocupados.  Todos queremos saber cómo mejorar nuestra presencia en las redes;  saber lo que dice Google de nosotros,  conseguir tener un perfil de Linkedin al 100% o aprender a sacar el máximo provecho de Twitter.

Con esta reflexión vengo a decir que la fama – o la reputación online –  parece ganar la batalla a algo fundamental: tener una estrategia de marca personal a largo plazo, o lo que vendría a ser, sembrar para ganarnos un merecido prestigio profesional.

La fama aunque dulce, es breve y efímera. El prestigio en cambio es un camino de esfuerzo y dedicación, que desemboca en respeto, confianza y reconocimiento.

Guy Kawasaki dice que “El legado que dejas no es el dinero que has acumulado, sino cuanto has sido capaz de mejorar el mundo. Haciendo referencia a estas sabías palabras, yo diría que el valor que aportas está estrechamente relacionado con el contenido de lo que comunicas y con el conocimiento que aportas el mundo.

Ser marca gana la batalla a tener una presencia online que no se sustenta en nada. Si, las redes sociales son una herramienta necesaria en la gestión de tu marca personal. Pero el camino hacia el prestigio se basa fundamentalmente en saber qué quieres y en elaborar un plan para conseguirlo.

 

 

 

La eficacia del modelo ICEBERG de marca personal

A lo largo de estos casi dos años que llevamos aplicando el modelo Iceberg hemos podido trabajar con perfiles personales muy diferentes: empresarios, emprendedores, personas en situación de desempleo, profesionales activos, estudiantes… En cuanto a sectores, nos quedan pocos por descubrir, hasta hoy hemos tenido la suerte de trabajar para economistas, abogados, artistas, ingenieros, deportistas, políticos, bioquímicos, diseñadores, APIs, publicitarios, médicos, formadores, coach, pintores, esteticienes, joyeros, negociadores, dentistas, escultores,  decoradores, comerciales, fotógrafos, inversores, distribuidores, registradores, secretarios, impresores y muchos más.

Y podemos constatar una cosa: El modelo funciona. A modo de recordatorio, el ICEBERG Soymimarca de la marca personal es un proceso estratégico de tres fases, dos sumergidas (autoconocimiento y estrategia), que no se ven pero deben estar, y una emergente, la de visibilidad y networking.

  1. Autoconocimiento (quién soy, de qué tengo fama, competencias, cuál es mi sueño)
  2. Estrategia (misión, visión, valores, mensaje, público, posicionamiento)
  3. Visibilidad y networking (formatos del mensaje, storytelling, networking, blog, redes sociales, reputación)

La ventaja del Iceberg es la claridad del modelo, que además se adapta a las circunstancias particulares de cada persona. Me explico: si el perfil a trabajar es el de un especialista en comunicación, en consultoría damos mucho más peso a las fases 1 y 2, ya que esta persona conoce los medios para vehicular su mensaje. Si el perfil es el de un ingeniero, posiblemente daremos algo más de peso a reforzar habilidades sociales y de comunicación, justo la fase visible del Iceberg.

Lástima que no podamos poner case studies con nombres y casos reales. Los contratos de confidencialidad nos lo impiden. Pero sucede algo curioso cuando alguien decide ponerse en nuestras manos para reforzar su branding personal: prefiere que no se sepa. Que nadie se ofenda por el símil, pero casi es como operarse los pechos. Se hace pero no se dice.

Marca Personal con los 5 sentidos (1) Introducción

Sí, una marca transmite tangibles e intangibles, valores y emociones; y sensaciones. Y después de hablar y hablar, escribir y escribir sobre dafos, estrategias, objetivos va siendo hora de llegar a los pequeños detalles que pueden hacer de un simple encuentro a una impresión que deje huella. ¿Seguro que son pequeños?

Parafraseando la televisiva propuesta de Axe con su premisa “la primera impresión es la que cuenta” vamos a analizar esos matices que rodean y potencian, y también pueden llegar a estropear, nuestro particular momento de la verdad.

Los cinco sentidos del ser humano sirven para conocer, reconocer y para relacionarnos con las demás personas y con el entorno.

Hemos leído en artículos anteriores la importancia de traspasar la barrera visual y momentánea para llegar a la memoria social de las personas, esa en la que se alojan las personas y esa mezcla de conocimiento y percepción que tenemos de ellas. Los estímulos que llegan del exterior son muy diversos, pero los órganos sensoriales los catalogan y concretan, y sólo actúan cuando el estímulo percibido alcanza un cierto nivel tanto de intensidad como de duración.

Así, los órganos de los sentidos captan impresiones que transmiten al cerebro y éste las convierte en sensaciones, lo que resalta la importancia de activar los cinco sentidos en las relaciones personales (una ventaja más del mundo off line).

Con la vista identificamos a las personas en el aspecto formal o estético y también por el lenguaje no verbal. Con el oído reconocemos a través del tono de voz estados de ánimo, y a través del lenguaje verbal también el grado de cultura y conocimiento de algún tema en particular. Con el olfato también identificamos a las personas y a través de él nos llegan sensaciones o recuerdos… y otras cosas más. El tacto nos descubre el grado de sociabilidad de las personas y la intimidad de nuestra relación con ellas. Por último el gusto… hablaremos de él también.

Os invito a seguir esta serie en los próximos días