Entradas

Alegría empieza por Ale, por @guillemrecolons

De mentee a mentora y de nuevo a mentee

Un antiguo jefe siempre me decía que tendríamos que contratar a personas que fueran capaces de quitarnos el puesto de trabajo. No sé si se tomaba en serio el consejo, yo sí.

Incluir en tu equipo a alguien que sabes que no va a progresar es firmar el acta de defunción del equipo de forma avanzada. A lo largo de mis años de carrera he ocupado puestos de responsabilidad que han aconsejado formar equipos potentes. Seré franco, no siempre lo he conseguido, quizás porque mi método de selección es más intuitivo que empírico: creo en la persona o no creo, con independencia del currículum o de referencias que puedan llegar de terceras partes. Este factor me ha llevado a cometer errores que, posiblemente, no cometería un experto en selección. Pero también me ha llevado a contratar personas excepcionales que, con una fórmula más rigurosa, quizás no hubiera tan siquiera entrevistado. No sé como llamar a eso, sexto sentido, áura, duende, no importa.

Incluir en tu equipo a alguien que sabes que no va a progresar es firmar el acta de defunción del equipo de forma avanzada

personal branding puente personas y empresasMe siento particularmente orgulloso de 5 fichajes estelares de profesionales de los que yo ahora sólo sería su asistente si volviéramos a coincidir. No pondré nombres, ellas y ellos saben de quién hablo, pero hoy quiero rendir mi pequeño homenaje a a una chica joven y aparentemente tímida que entró con apenas 20 años en mi vida profesional por pura casualidad hace ya nueve años.

Casualidad porque yo no buscaba a nadie, pero un amigo me la recomendó no por su experiencia –no había trabajado jamás- sino por su forma de ser e interactuar con su entorno. Era una apuesta ciega, de esas que piensas, “bueno, que venga, veremos qué podemos hacer”. Su entrada en la agencia en la que yo trabajaba entonces, TVLowCost, dejó marca: esperaba a una chica y llegó alguien que en ese momento me recordó, por su aspecto físico, a Pocahontas. Estaba acabando la carrera de publicidad y necesitaba hacer prácticas. Así empezó la cosa, la millenial inició su carrera ayudando a preparar presentaciones, aprendiendo WordPress y metiendo la nariz en unas incipientes redes sociales.

Dos años más tarde, la aventura de TVLowCost llegó a su fin –el concepto low cost no cuajó en un país como España de mentalidad intrínsecamente low cost- y arrancó el proyecto de Soymimarca. A los tres meses de arrancar Soymimarca la refiché, pero esta vez no como estudiante en prácticas sino como consultora “senior”. Ella había trabajado para un cliente con proyectos de coaching y personal branding y me había visto en directo gestionar a clientes en esta misma disciplina.

En seguida vi (vimos) que esta mujer tendría capacidad para hacer lo que hacía y superarnos a todos. Y así ha sido: Competencias de comunicación innatas, una mano izquierda que no le cabe en el brazo, inglés perfecto, pasión por todo lo nuevo, hedonista, fetiche de moda, rápida, eficiente, esponja de nuevos aprendizajes, persona de máxima confianza, capacidad de trabajo, loca por viajar y por conocer nuevas experiencias, sensible pero nada frágil, y dejo para el final que hablamos posiblemente de la risa más contagiosa y electrizante que he conocido en mi vida.

Alexia Herms Soymimarca

Su evolución y su salida de Soymimarca forman parte del guión de la vida

Aunque pueda parecer un momento agridulce, la evolución de Alèxia y su salida de Soymimarca forman parte del guión de la vida. Este pájaro hace años que sabe volar, y merece hacerlo en un lugar del que puedan enseñarle cosas nuevas, horizontes inexplorados. Estoy orgulloso, muy orgulloso, de haber contribuido en un 0,1% del ADN profesional de esta mujer, y mientras suelto una lágrima por una separación previsible y anunciada pienso que he perdido a una compañera pero he ganado a una amiga. A partir de ahora los encuentros serán más espaciados pero más informales, quizás con un gin tonic de por medio o una buena copa de vino blanco.

Alèxia (Ale) dejó de ser mentee hace tiempo y pasó a ser mentora, objetivo conseguido, pero ahora necesita seguir siendo pupila aventajada en el maravilloso mundo de la comunicación online. Te deseo lo que mereces, querida amiga, lo mejor del mundo en tu nueva etapa y que sigas siendo esa esponja que sólo absorbe las cosas buenas. Dejas mucha marca, muchos valores y experiencias, pero retengo una, y empieza como tú: Alegría.