Entradas

Adiós empleo. Hola proyecto.

No es el futuro. Es el presente. El empleo, tal y como lo conocíamos hasta ahora, se transforma, evoluciona, cambia. Esa idea arraigada en muchas personas acerca de encontrar un trabajo para toda la vida pronto desaparecerá. El empleo seguro ya ni existe,ni siquiera como funcionarios o en un banco centenario.

Instituciones que creíamos intocables han caído, en uno y otro lado del Atlántico. Las marcas se tambalean, y solo nos queda fiarnos de una: la nuestra, nuestra marca personal. No se trata de ser egoístas, se trata de verlas venir y de estar preparados para un futuro que promete incertidumbre.

Foto: Flickr CC

Trabajaremos por proyectos, en formato multitarea. Crearemos comunidades de profesionales independientes con nuevas motivaciones y con altas dosis de creatividad, y no estará muy claro que la hiperespecialización sea la clave de la diferenciación. Tener una visión amplia de las cosas, una visión de águila, quizás será de más ayuda.

Somos empresa

Cuando me detengo a leer los perfiles de Linkedin de profesionales veo que muchos están en más de una empresa. Es falso. En realidad están en más de un proyecto, se llame como se llame.

De la misma manera que el empleo se transforma, las herramientas clásicas como el Currículo dan paso a estrategias más completas de branding personal. Esto no lo para nadie.

No hay que tener miedo al cambio, hay que aceptarlo como algo inevitable y positivo, y siempre sin mirar atrás: el empleo tradicional pronto estará en la vitrina de los museos.

El fin de las redes sociales gratuitas, por @guillemrecolons

Pido perdón de antemano por el alarmismo del titular.

Una de las perlas que aparece cada diciembre es el estudio colaborativo sobre previsiones en los social media promovido por Marc Cortés (profesor de marketing digital en ESADE). Nos place adjuntaros la versión para 2011, en que Cortés, entre otras cosas, predice el final de las redes sociales gratuitas. Al final del post tenéis el enlace al estudio, que provoca más de una reflexión.

¿Quiere eso decir que redes como Linkedin, Facebook, Flickr, Twitter, Xing… están muertas? No, en absoluto. Lo que quiere decir es que a partir de ahora las empresas que utilicen redes sociales en sus estrategias de marketing tendrán que pagar por ciertos servicios que hasta ahora eran gratuitos, y posiblemente también quiere decir que tendrán algún servicio más. De momento, el tema no parece que vaya a afectar a los usuarios finales particulares, pero se abre un camino.

Hace poco mi socio Jordi Collell y yo tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación de una red privada. Lo hicimos en “petit comité”, pero la impresión causada por ese proyecto de Pau Hortal fue algo más que buena. Tanto que nos planteamos estudiar la viabilidad de un proyecto de este tipo.

Otra cosa que llama la atención del estudio es el perfil cada vez más cualitativo, en contra de las métricas, que tendrán los medios sociales. Palabras clave para 2011 serán diálogo, hashtag, conversación…

Por cierto, aquí tenéis el ENLACE prometido.


¿El fin de la privacidad?

La película “La red social” no sólo es una biografía del joven más rico del mundo, hay algo más. Además de ser una buena película, transmite a la perfección uno de los factores de mayor relieve en la era 2.0: Ante el fracaso de intentar encontrar a los amigos a la manera 1.0, es decir, la vía tradicional, muchas personas recurren a la red. Los encuentros son con personas reales, pero son encuentros virtuales.

¿Responde Facebook al perfil de una persona tímida, introvertida? No, en absoluto.  Facebook ha roto esa barrera, y también ha roto la barrera de la privacidad.

Hace algunos años, pasar desapercibido era una virtud. En el servicio militar, por ejemplo, siempre se aconsejaba al recluta no destacar ni por arriba ni por abajo.

La cosa ha cambiado. Ahora pasar desapercibido es, sencillamente, no existir. Ya sea en la forma clásica presencial o en la web 2.0, si uno no existe no progresa, se estanca. Ahora es más necesario que nunca dar va conocer al Mundo cuál es nuestra virtud, qué nos hace diferentes y cómo podemos ser útiles a la sociedad.

La globalización acentúa más aún la necesidad de ser distinto: nuestro terreno de juego se ha ampliado, nuestro mercado no es de 40 o 50 millones de personas, es de miles de millones.

Una buena idea, como la que inspiró a Mark Zuckerberg a crear Facebook, se extenderá como un virus y se instalará en zonas donde quizás comer dos veces al día sea un lujo. Haber ganado 4.000 millones de dólares antes de los 30 años puede no ser una casualidad, pero también puede serlo. La idea: crear un software que permita romper el muro de la privacidad. As simple as this.

A todas aquellas personas que sigan pensando que no quieren poner su vida al alcance del mundo, un mensaje: No es indispensable dar los buenos días en Twitter, compartir las fotos del perro en Facebook o declararse en Tuenti. De lo que se trata es de trabajar un posicionamiento personal y darlo a conocer. No es mucho más que eso. Lo llamamos marca personal, y está formada por un sinfín de atributos, algunos de ellos buscados y otros los fruto de la percepción que forjamos.

Si eres bueno una cosa y no lo haces saber, ¿Quién se va a enterar?. Si no sabes si eres bueno en una cosa, ¿Cuándo y cómo te vas a dar cuenta?. Un consejo: ponte en manos de profesionales. Ser una marca implica abrirse al mundo, romper esa privacidad. El fin aquí justifica los medios.

Guillem Recolons / Personal Branding Coach / soymimarca