Entradas

¿Te importa el prestigio o prefieres la fama?

Van Dyke Parks – el Lewis Carroll del pop neoclásico- dijo en una entrevista “Me importa el prestigio, no la fama. La oposición de estos dos conceptos me parece necesaria en los tiempos que corren. Vivimos en el la cultura del “cortoplacismo”, del “quiero resultados ya”. Y eso, tiene más que ver con la fama que con el prestigio.

Dicen que la Fama es que te conozcan todos. Y que el Prestigio es que te conozcan sólo los que importan.  La pregunta que me surge es… ¿Estar en las redes sociales sin una estrategia de marca es ir en busca de fama? Y por otro lado … ¿Tener un estrategia de marca personal sólida y trabajada sería ir en busca del prestigio profesional?

La carrera por estar en las redes sociales tiene a la mayoría de profesionales preocupados.  Todos queremos saber cómo mejorar nuestra presencia en las redes;  saber lo que dice Google de nosotros,  conseguir tener un perfil de Linkedin al 100% o aprender a sacar el máximo provecho de Twitter.

Con esta reflexión vengo a decir que la fama – o la reputación online –  parece ganar la batalla a algo fundamental: tener una estrategia de marca personal a largo plazo, o lo que vendría a ser, sembrar para ganarnos un merecido prestigio profesional.

La fama aunque dulce, es breve y efímera. El prestigio en cambio es un camino de esfuerzo y dedicación, que desemboca en respeto, confianza y reconocimiento.

Guy Kawasaki dice que “El legado que dejas no es el dinero que has acumulado, sino cuanto has sido capaz de mejorar el mundo. Haciendo referencia a estas sabías palabras, yo diría que el valor que aportas está estrechamente relacionado con el contenido de lo que comunicas y con el conocimiento que aportas el mundo.

Ser marca gana la batalla a tener una presencia online que no se sustenta en nada. Si, las redes sociales son una herramienta necesaria en la gestión de tu marca personal. Pero el camino hacia el prestigio se basa fundamentalmente en saber qué quieres y en elaborar un plan para conseguirlo.

 

 

 

El profesor entusiasta, Guy Kawasaki, La Luna y la soltura de Patricia

El pasado 11/11/11 compartí charla sobre marca personal en la URJC (Universidad Rey Juan Carlos) con Luis M. García (Venketing), Patricia de la Calle (Liketing), Andrés Pérez Ortega (Marca Propia) y Pau Hortal (Alius Modus, Soymimarca…). La audiencia: Algo más de 130 estudiantes de 1er curso de carrera. Dicho de otra manera, una parte del futuro del marketing y la empresa estaba en esa sala.

De las intervenciones “senior”, destacaría una frase oportuna de Pau Hortal “No tengáis miedo a equivocaros“. No puedo estar más de acuerdo. Aprendemos a menudo por el método de prueba y error, y por más manuales que hayamos leído, la experimentación propia no tiene rival. Pau matizaba que se puede cometer errores hasta los 40 años, que luego mejor atinar ya que el mercado laboral es más exigente para los profesionales de trayectoria.

Sin embargo, en la jornada hubo cuatro protagonistas involuntarios que dejaron una huella marcada. Dejad que os lo trace en pocas líneas:

Luis, el profesor entusiasta

Pocas veces en mi vida he topado con un profesor que sienta su profesión con tanta pasión. El marketing, las herramientas de venta y -ahora- el personal branding corren por sus venas. Desde hace varios meses el profesor ha animado a sus alumnos a seguir  a los principales profesionales de marca personal, a suscribirse a sus blogs, a seguirlos en Twitter… Y ellos, los alumnos, lo han hecho, porque tienen a su particular Leónidas que les mueve a conseguir lo imposible. Es obligatorio seguir al profesor Luis M. García Bobadilla en twitter, en Linkedin y, sobre todo, en Vender o morir, una web más que explícita y en su blog Venketing. Además Luis es autor del libro “Más ventas” (ESIC). Gran tipo, pura pasión.

Guy Kawasaki

¡Qué interesante coincidencia! André, uno de los alumnos que asistía al evento, es un clon de Guy Kawasaki, el autor de “El arte de empezar” y que dejó una profunda huella a su paso por Apple. Y eso no es lo más importante. André era de los pocos asistentes al acto con una VISIÓN, con un sueño de lo que quiere estar haciendo dentro de unos años. Eso le permitirá trazarse una hoja de ruta, esencial para crearse su marca personal. De momento, André ya ha reservado un dominio con su nombre, uno de los consejos que le dio el “sherpa” Pérez Ortega. Te seguiré los pasos, André, tu carrera promete. De momento, ya te he visto por Twitter.

La luna

Hasta la luna y vuelta es el blog de Rocío, otra de las estudiantes que asistió a la conferencia. Rocío ya hace tiempo que trabaja su marca personal. Quizás no sabe lo que estará haciendo en 5 años, pero conoce muy bien su pasión y es consecuente con ella. Su blog refleja el entusiasmo por la moda, por contarlo todo sobre la moda, por compartir. Rocío se acuerda de las personas que sufren cáncer y les dedica un corner en su blog para que los visitantes puedan colaborar. Y todo eso lo hace con poco más de 18 años. Imaginaos lo que puede dar de sí Rocío en los próximos años. Tiembla, mundo. De momento os invito a seguirla en su blog y en Twitter.

La soltura de Patricia

Patricia de la Calle (19) abrió el acto. Salió de la tribuna de oradores y se plantó de pie delante de la pequeña multitud que llenaba la sala. Su marca comercial es Liketing, de “Like Marketing”. Nos habló de marca personal online, de redes sociales. Aunque ella confesaba miedo escénico, dominaba el escenario, controlaba su “prezi” y se dirigía a la audiencia de igual a igual. Ella está en 2º curso, sólo le separa un año de quien la escuchaba. Patricia no es una promesa, es una realidad. Si fue capaz de llegar es porque es una esponja, capaz de absorber conocimientos y de reinterpretarlos. Os recomiendo de corazón su blog Liketing y que la sigáis también en twitter.

La jornada terminó, pero la huella queda.

Guillem Recolons / asesor de marca personal