Entradas

Tu carrera, ¿la haces o te la hacen?

Durante las primeras sesiones con nuestros clientes siempre que sale a la palestra la carrera profesional algo abstracto se mueve en el ambiente. El concepto suena a recurrente, a tópico, a etéreo cuando en realidad se trata de un proceso que conducido correctamente nos ayuda a llegar casi siempre al éxito y es un eslabón básico de nuestra marca personal.

La semana pasada escribí sobre  la tenacidad, hoy volveremos al origen y revisaremos los aspectos básicos de la carrera profesional.

De mi experiencia personal puedo aportar que me quedé muy tranquilo y relajado cuando descubrí  que podía gestionar mi carrera usando herramientas y principios similares a los que ya estaba empleando como directivo en mi empresa y que, de esta manera, haciendo un uso adecuado de mis recursos tarde o temprano acabaría llegando el retorno esperado. Yo nunca he creído en negocios fáciles y rápidos, lo confieso de entrada.

Mis descubrimientos contrastados a través de mi ya larga experiencia, para algo sirve el paso del tiempo, y con un palmarés del que me siento orgulloso se pueden resumir en:

–       Nuestra carrera dura toda la vida. De aquí mi insistencia sobre la tenacidad en el post de la semana pasada. Que la velocidad y las prisas no nos cieguen porque lo importante es llegar aprendiendo y disfrutando del camino. Y habrá siempre dificultades, tengámoslo presente.

–       Nuestra carrera es NUESTRA. Nadie te va a arar tu campo ni te va a desbrozar tu camino. Tú trazas el camino, lo preparas y comienzas a andar. Si esperas que alguien lo haga por ti acabarás siendo el acólito de este “alguien”.

–       Nuestra carrera es un proceso definido y estructurado. Dicho de otra manera no se improvisa. En algún momento hemos de pararnos a definir lo quienes somos, a donde vamos y que queremos.

–       Y es esencialmente sencillo. Aunque las cosas sencillas algunas veces son las más difíciles de llevar a cabo pero siempre puedes acudir Soymimarca ti te echaremos una mano. Mira que perogrullada, se trata de:

o   Saber lo que queremos. Y esto se resume en establecer metas, en definir escenarios, en escribir nuestra carta a los Reyes Magos  aunque cada meta tiene que tener un plan de acción y además ser realista, mensurable, alcanzable, definida en el tiempo y ecológicas es decir sostenible por nuestro entorno vital, personal y familiar.

o   Medir nuestro avance. Las metas  y los planes hay que seguirlas y para ello se necesitan indicadores.  Si no hacemos revisiones periódicas correremos el riesgo de engolfarnos en el día a día, olvidarnos de lo dicho y avanzar por derroteros que no os interesan.

o   Corregir el tiro. Como la duración del proceso es larga nos encontraremos con que nosotros cambiamos y los entornos cambian y tendremos que redefinir  y ajustar periódicamente lo que sea necesario para no acabar como los pobres dinosaurios que por no poder adaptarse a nuevas circunstancias ya no están. Además siendo conscientes de que todo cambia  nos aparecerán nuevas metas y proyectos que enriquecerán nuestro camino y estaremos preparados para coger al vuelo las oportunidades que se presenten.

Y siempre estamos a tiempo para tomar el control de nuestra carrera lo de ser viejo o joven, maduro o inexperto y otros calificativos que no nos sirva de excusa. Y como cualquier proceso es mejor hacerlo bien acompañado que sólo recuerda que puedes contar con nosotros. No dejes pasar el tiempo, ponte en marcha.

Jordi Collell / asesor de marca personal

¿Tu carrera es de paja o de piedra? ¿Lo has pensado?

Hace unos años tomé la decisión de salir a correr todos los días. Venía de un largo paréntesis de sedentarismo y necesitaba poner en marcha mi organismo. El primer día me lancé a una carrera veloz y estuve a punto de acabar bajo las ruedas de un autobús, estaba tan exhausto que no me fijé mientras cruzaba una calle.

En mi carrera profesional siempre he sido un corredor de fondo, me he movido más por la consecución de resultados de manera sólida aunque no rápida que por la rapidez efímera del corto plazo. Y no me ha ido nada mal.

Ser un fondista en la vida y en la carrera profesional implica tener tenacidad. Cambiamos solidez por rapidez. ¿Recordáis el cuento de los tres cerditos? pues a mí me gusta construir la casa con ladrillos y si no es posible, con madera pero nunca de paja aunque las primeras necesiten tener cimientos y sean de elaboración más lenta porque la quiero al amparo de malos vientos y de lobos traidores en forma de crisis.

He visto profesionales con potenciales de carrera similares que han tenido resultados divergentes a causa de la diferencia de sus planteamientos respecto a la velocidad. De los que empezaron corriendo para tocar el éxito muchos se quedaron por el camino o alcanzaron cimas más bajas mientras los que decidieron marchar con paso firme pero seguro manteniendo el ritmo y la respiración adecuados acabaron en su mayoría en posiciones de más responsabilidad y mejor remuneradas que los primeros. Mientras que los primeros se acabaron desanimando y bajando la guardia cuando las dificultades se mantuvieron en el tiempo los segundos aguantaron y buscaron nuevas formas para llegar.

La tenacidad en un material es la resistencia que opone a ser roto, desgarrado, doblado o suprimido. Y la tenacidad en la vida ¿qué es? Pues más o menos lo mismo la capacidad para perseguir un objetivo a pesar de los obstáculos que se encuentren en el camino, es la resistencia a parar, a renunciar, a abandonar y es el empeño en continuar, reformular y adaptar para sortearlos.

Tenacidad va unida a objetivos personales. Tener formulado lo que queremos ser de mayores, haber escrito nuestra visión y misión y definido las reglas del juego que son los valores nos permite avanzar con el fin en la mente y nos da la perspectiva necesaria para situarnos y tomar las decisiones correctas.

Trabajar nuestra marca personal desarrolla  tenacidad. Ser frágil también es una decisión.

Jordi Collell / asesor de marca personal

Pero… ¿Qué diantres es eso del coaching?

Lejos de las explicaciones que os puedan dar diccionarios y gurús, hoy os adjunto una escena de la película “La leyenda de Bagger Vance” que me recomendó mi buen amigo Pablo Adán, y que creo que explica a la perfección el trabajo del coach.

Lógicamente, os recomiendo ver la película entera, en la que Will Smith (coach) hace un buen trabajo sobre su coachee, Matt Damon, en una trama bien dirigida por Robert Redford y también coprotagonizada por Charlize Theron. Os guste o no el mundo del golf -a mi personalmente me atrae-, la relación entre coach y coachee (mal traducido, entrenador y entrenado) está espléndidamente narrada.

Hablando de coaching y de su especialización en marca personal, no os perdáis mañana el excelente artículo de Jordi Collell titulado “¿Sabes poner la crisis bajo control?”. Una pequeña joya.

Guillem Recolons / asesor de marca personal

¿Ambicionas lo imposible?

Cerramos la semana con la cuarta y última de esta pequeña serie de fábulas. Hoy, la fábula del perro y su reflejo en el río nos muestra la necesidad de poner un freno a la ambición.

LA FÁBULA DEL PERRO Y EL RÍO

Un perro vadeaba el río llevando en su hocico un sabroso pedazo de carne. Vio su propio reflejo en el agua del río y creyó que aquel reflejo era en realidad otro perro que llevaba un trozo de carne mayor que el suyo. Y deseando adueñarse del pedazo ajeno, soltó el suyo para arrebatar el trozo a su supuesto compadre.
Pero el resultado fue que se quedó sin el propio y sin el ajeno: Este porque no existía, sólo era un reflejo, y el otro, el verdadero; porque se lo llevo la corriente.

MORALEJA: La codicia nos hace perder oportunidades

VNE6BBZTNS84

¿Sabes en qué eres fuerte? Y a qué estás esperando… ¡Concéntrate en ello!

Si cuando iniciamos un proceso de desarrollo de marca personal con un cliente nos centramos en su autoconocimiento, no  lo hacemos por casualidad, ni por complicar las cosas, aunque a veces podría ser un ejercicio motivante.  Si la marca personal es el reflejo de lo que realmente somos, de nuestra autenticidad, parece lógico comenzar por el principio descubriendo lo que somos. Y esto que parece una verdad de Pero Grullo (hacía tiempo que no salía el personaje), es mucha veces más complicado de lo que parece. Pocas personas se conocen a fondo.

Todo esto viene a cuento porque hoy quiero comentar la importancia de conocer nuestras competencias, nuestros puntos fuertes, aquello en lo que somos naturalmente buenos.

Es muy frecuente en mi actividad como coach ejecutivo encontrar clientes que están preocupados por descubrir aquello para lo que no valen con la única finalidad de trabajar de manera sobrehumana en hacer girar la tortilla y convertir la incompetencia en competencia. Hasta aquí podríamos convenir que tenemos poco que objetar porque el superarse, el vencer obstáculos, el ser mejor es loable, bonito y hace que las empresas y la sociedad tengan mejores profesionales y personas. La pregunta clave en estos casos es ¿con qué coste de oportunidad? y con ello me refiero a lo que se deja de hacer, a lo que se deja de lado para dedicarse a la tarea de ser mejores en lo que somos más o menos malos o del montón.

En la mayoría de casos y después de mucho indagar, sucede que al potenciar  nuestras debilidades abandonamosaquello en lo que realmente somos buenos. Sí señores, para vestir el santo de la incompetencia desvestimos al de nuestras competencias y esta actitud lleva al sufrimiento y en algunos casos al fracaso.

Cuando por el contrario nos centramos en nuestras competencias, lo que realmente hacemos es sacar brillo a nuestras habilidades más genuinas y a partir de aquí podemos plantearnos cómo ser mejores y cómo podemos alcanzar nuestro máximo potencial para ponerlo al servicio de los demás.

Y si pensamos en  nuestros colaboradores o en nuestros semejantes y nos planteamos la manera de ayudarles a ser mejores, vale la pena que les demos la oportunidad de crecer en lo que son fuertes para que brillen en beneficio propio y de todos en lugar de atormentarlos para que mejoren en aquello para lo que no sirven.

Y tú, querido lector que pacientemente has llegado hasta este punto, ¿eres del clan de las competencias o del de las incompetencias? De ti y solo de ti depende pero seas del clan que seas siempre encontrarás en nosotros todo el apoyo necesario para desarrollar y fortalecer tu Marca Personal.

Jordi Collell / asesor de marca personal

¿Eres el rey de los marrones? Saber decir NO refuerza tu marca personal

Estás agobiado por un cierre, una entrega o una presentación que no acaba de salir como tu quisieras. Tu jefe, con cara felina y ademanes agresivos, merodea alrededor de tu mesa jadeando de impaciencia…y de repente suena el teléfono y te proponen partipar en un grupo de mejora, un comité de ahorro o acudir a apagar un incendio que no te incumbe. Huele a marrón!

Si esta situación no te es familiar, enhorabuena, tu ya no eres de este mundo y puedes apagar la pantalla porque lo que viene a continuación no te interesa. Si todavía eres un mortal ahí van unos consejillos traídos de ultramar.

Aprender a decir NO es una competencia básica. Ser el rey de los marrones y tragar con todo tiñe nuestra marca personal de un color no deseado y aunque lo hagamos de buena fe tarde o  temprano nos puede salir el tiro por la culata.

Leía hace poco en el libro de William Ury “The Power of a Positive No” cuatro argucias que nos pueden servir para no hacer lo que no queremos y al mismo tiempo salir con nuestra marca personal reforzada.

Digamos simplemente NO o No, Gracias. A veces la vía directa es la más corta y si lo hacemos con una sonrisa y damos las gracias por haber contado con nosotros, miel sobre hojuelas.

Acudamos a nuestros “principios”. Una persona con principios tiene una base sólida y se le supone una marca personal potencialmente fuerte.  Decir por ejemplo “tengo por principio no abrir un nuevo expediente mientras no tenga los cinco anteriores solucionados”  o “tengo por principio que en época de presupuesto /cierre/ entrega o lo que sea no participar en nuevas tareas” puede ayudarnos a encontrar la vía de solución.

Nuestra agenda nos salva, seguro. Siempre podemos agradecer la propuesta pero ¡qué mala suerte! No tengo ninguna entrada libre en mi agenda hasta dentro de tres semanas.

Ahora no entra dentro de mis planes. Pero en el futuro es posible que me interese lo que me proponéis, gracias de todos modos y seguimos en contacto.

Y siempre quedaremos como unos auténticos señores si decimos prefiero decirte que no antes que hacerlo en malas condiciones y nuesrro interlocutor nos agradecerá la honestidad y verá en nosotros alguien en quien se puede confiar. Esto es marca personal ,¿no?.

Si te ha gustado este post y te animas a trabajar con nosotros tu marca personal te enseñaremos cómo ser consciente de tus propios límites para  no acumular promesas y compromisos no cumplidos.

Ha sido un placer.

Jordi Collell / asesor de marca personal

¿Perder talento clave beneficia a las empresas?

Lo que parecía a todas luces un principio irrefutable puede no ser tan cierto.  Algunos estudios demuestran que  la pérdida de directivos clave puede beneficiar a corto plazo a las empresas.

Algunas empresas han sabido mantener lazos con los profesionales que se han ido y esto les ha generado un triple efecto positivo: tener mejor conocimiento de la competencia a través de contactos informales, acceso a otras fuentes de conocimiento y expandir el ámbito de influencia en el sector. En definitiva, si los directivos que se van  hablan bien de su  antigua empresa esta sale beneficiada por partida triple.

¿Cómo se consigue esto? Porque circula una creencia bastante en boga de que empleado que sale enemigo o competidor que se crea. ¿Cuántos consejeros delegados,  directores comerciales o de explotación  o de lo que sea se han rasgado las vestiduras porque un colega o hasta su director general se han ido a la competencia? Yo podría citar unos cuantos y normalmente se trata de personas de mente estrecha que no tienen la visión suficiente para ver el lado positivo de las cosas o no han sabido crear los lazos necesarios cuando era posible hacerlo.

Retener a las personas físicamente es imposible y poco deseable porque suena a poner restricciones en su libertad y cada cual es libre de prestar sus servicios dónde mejor crea que lo puede hacer. Crear vínculos, dejar buen sabor de boca, forjar un sentido de pertenencia, imprimir carácter no sólo es posible sino que algunas empresas de primera línea ya lo están haciendo y es esta retención emocional la que desde el momento de la salida empieza generar buenos resultados.

Las empresas que se preocupan por el crecimiento de sus profesionales, que se esfuerzan por compartir sus valores, su misión y su visión, que favorecen la creatividad y las buenas prácticas, que fomentan y refuerzan la marca personal de su gente consiguen tener colaboradores fieles, responsables, competentes e imaginativos mientras están dentro y en cualquier caso, aunque ya estén fuera, disponen de un ejército de embajadores que seguirá expandiendo la fuerza de su marca y abriendo puertas.

La retención emocional del talento no empieza en la entrevista de salida, quien no haya hecho los deberes antes ya habrá llegado tarde. Preparar los embajadores de marca a tiempo evita una vez más acordarse de Santa Bárbara cuando truena.

Para ampliar la información miraos este artículo de M.A. Méndez en El Pais Negocios del pasado 3 de abril.

Jordi Collell / asesor de marca personal

¿Qué te hace diferente? Eso es la marca personal.

O, en otras palabras, ¿Por qué deberían elegirte a ti?

  • ¿Cómo demonios puede saber una empresa que sus profesionales comparten su visión, misión y valores?, ¿Cómo puede estar segura esa misma empresa de que su personas prescriben las marcas de la compañía de la mejor manera posible?. Estar en las redes sociales está bien, pero ¿Está la empresa preparada para afrontar un aluvión de interactividad?
  • Eres un profesional, estás trabajando y las cosas te van bien. ¿Aún crees que ese trabajo es para toda la vida?, ¿Te vas a empezar a mover ya o te acordarás de Santa Bárbara cuando empiece a tronar y tu puesto se vea amenazado?, ¿Tienes claras tus competencias y habilidades?, ¿Tienes una hoja de ruta?
  • Emprender un proyecto es una tarea loable. Detrás de todo gran emprendedor hay una gran idea pero ¿Dejarás para el final el encontrar un posicionamiento profesional único, relevante y convincente?, ¿Dejarás que sean los “otros” los que te etiqueten, los que te pongan una marca?
  • ¿Tiene sentido que Infojobs* explique a los candidatos a un trabajo la mejor manera de redactar un currículum? ¿Y qué narices harán los 8 millones de personas de esa poderosa red para diferenciarse unos de otros?
  • Te has licenciado, has acabado un posgrado y hablas tres idiomas ¿Y?… ¿Crees que con eso se abrirán las puertas del paraíso laboral?, ¿Sabes que hay miles de personas que están en esa misma situación?, ¿Crees que tu dominio de la informática te ayudará a crear un marketing personal sólido y diferenciado?

Bienvenidos al mundo de la marca personal, personal branding, posicionamiento personal, marketing personal o como queráis llamarlo. El nombre no importa, lo interesante es saber que la marca personal es un proceso estratégico -nunca táctico- que tiene por objeto que a uno le elijan para lo que quiere.

La marca personal no es crearse perfiles en Facebook o en Twitter o en Linkedin. Es un proceso más complejo que incluye áreas de autoconocimiento, de estrategia y de comunicación. No existe la marca personal 2.0. Ni existe el “creative” personal branding. Existe la marca personal, que se puede proyectar en cualquier ámbito de nuestra vida, en el real y en el virtual.

Hay muchos padres de la marca personal, pero quienes nos han inspirado con mayor fuerza son sin duda Andrés Pérez Ortega, Neus Arqués, Dan Schawbel, William Arruda, Catherine Kaputa y Brenda Bence. Grandes entre los grandes.

Si has llegado aquí tal vez quieras saber cómo se puede trabajar esa marca personal. De muchas maneras, y con muchos profesionales, recuerda que hacerlo solo no es imposible pero sí muy difícil. En SOYMIMARCA lo hacemos con una metodología que llamamos ICEBERG que encontrarás en el menú “Método“. Nuestro equipo se mueve en muchos terrenos: autoconocimiento, economía, coaching, marketing, RRHH, publicidad, imagen personal, teatro (sí, teatro); eso nos da una visión cercana al 360º de la marca personal.

Estamos seguros que eres la mejor persona y profesional que existe en la tierra, aunque tu no lo creas. Te lo vamos a demostrar. Ánimo!

*Con todo el cariño y respeto hacia Infojobs, marca que hemos usado todos en algún momento. Y al fin, si tiene 8 millones de usuarios, por algo será…

¿Un líder que no es curioso es un líder con marca personal débil?

¿Hemos tenido alguna vez  la sensación de que nuestros jefes o nuestros mayores no nos escuchan? ¿Los que no nos han escuchado eran tipos de alto nivel o más bien del montón?. Traduzco aquí un post del blog de Deborah Shane que me ha parecido interesante para discutir.


Cinco consejos

  1. Los líderes curiosos no tienen todas las respuestas pero sí todas las preguntas. El problema con las respuestas es que no nos enseñan nada. En cierto modo las respuestas matan el raciocinio..
  2. Los líderes curiosos reflejan una sana confianza. Los líderes débiles no preguntan por miedo a parecer débiles. Si quieres parecer fuerte mientras preguntas di a tu interlocutor: “Cuéntame más”
  3. La curiosidad anima y refuerza. Thoreau decía que el mayor cumplido era que cuando alguien le preguntaba qué pensaba, y además esperara a que respondiera. Escuchar levanta el ánimo de las personas.
  4. Los líderes curiosos demuestran interés hacia los demás y haciendo esto transmiten esperanza. Napoleón decía que un líder es un proveedor de esperanza.
  5. Los líderes curiosos son sabios. Las buenas preguntas demuestran que se entiende una situación y los retos que representa.
  6. Consejo de propina: haz preguntas difíciles.

Cinco advertencias:

  1. Un exceso de preguntas sin respuestas refleja debilidad.
  2. Algunas preguntas pueden poner a nuestros interlocutores en la picota. Dejémosles tiempo para responder a preguntas técnicas.
  3. No preguntemos si no queremos saber.
  4. Preguntemos los “qué” primero y los “cómo” después. Se supone que los líderes están preocupados por lo que está pasando o no y por lo que puede pasar mañana.
  5. No respondas a tus propias preguntas. Es simplemente grosero..

Lee Iacocca decía que “un líder tiene que mostrar curiosidad y debe escuchar a las personas más allá de los “si señor” que abarrotan su círculo íntimo”.  La incapacidad de escuchar es una muestra de arrogancia porque significa que ya lo sabe todo o simplemente que no le importa.

Y Peter Drucker acostumbraba a decir que su mayor Fortaleza como consultor era ser ignorante y hacer unas cuantas preguntas.

En Soymimarca trabajamos el liderazgo de 360 grados y cómo formular preguntas poderosas.

Si me vas a pedir dinero no te disfraces de Superman

Su histrionismo desentonaba con la sobriedad que se supone a un empresario modélico. Creo que a estas alturas ya sabéis de quién hablo. La personalidad histriónica, esa capacidad de actuar solo para captar desesperadamente la atención de los demás, es un rasgo de marca personal. Aunque, digámoslo clarito, no siempre es interesante.

The Superman “S” logo – Copyright © 2004 – DC Comics.

No quiero entrar a valorar si la expropiación de RUMASA ordenada por el ex-ministro de Economía Miguel Boyer en 1983 fue justa o injusta; no me toca a mí hacer esa valoración. Pero lo que sí creo es que las actuaciones posteriores del ex-presidente de la compañía tuvieron tintes bufonescos, algo que pudo servir a sus intereses para resultar elegido Eurodiputado en 1989, pero que le ha servido de muy poco para captar capital en vistas a su salida a bolsa.

El jueves pasado, diez empresas de Nueva Rumasa (Clesa, Garvey, Hotasa, Dhul, Elgorriaga, Ibramer, Trapa, Carcesa, Quesería Menorquina y Rayo Vallecano) se acogieron al procedimiento especial concursal. En palabras llanas, hicieron suspensión de pagos.

Aquí sí me atrevo a valorar que la marca personal de alguien capaz de disfrazarse públicamente de superhéroe o de repartir “collejas” a ministros no es la adecuada para luego pedir que le confíes tu capital. Yo, personalmente, no confiaré mis ahorros a un tipo que se disfraza de Superman solo para su interés personal . Llamadme raro.