Entradas

En branding personal, audiencia no es influencia

 

En los procesos de branding personal tenemos muy claro que audiencia no equivale a influencia. Existe una idea instalada en la mente de muchas personas de que ganar amigos, seguir a muchas personas o establecer contactos es la clave del éxito. Y no lo es.  O al menos, no siempre lo es.

¿Qué es más importante, llenar la sala de una sesión informativa de un curso o conseguir que se matricule el + del 80% de las plazas? Habrá quien piense que una cosa lleva a la otra, pero en los tiempos que vivimos el concepto “freemium” es el que impera por encima de las métricas.

Conseguirás muchos impactos cuando regales algo, pero no esperes grandes conversiones en el momento que hagas pagar por un plus. Nos estamos acostumbrando a la cultura de lo gratuito, y para conseguir que un lead se convierta en una venta será más inteligente trabajar la influencia que la audiencia.

Herramientas como Google Analytics nos darán mucha información sobre las estadísticas de nuestros visitantes, pero dan pocos datos cualitativos. Quizás el mejor sea el tiempo medio de lectura de cada apartado de nuestra web o blog.

Lo importante ya no es cuántos me ven, es quiénes son y qué hace con lo que ven.

Ahora se consolidan las herramientas que analizan el comportamiento “viral” de nuestros lectores. No será tan importante cuántas personas visitan mi página como cuántos RT (retweets), menciones o comentarios genera. Lo importante ya no es cuántos me ven, es quiénes son y qué hace con lo que ven.

En este sentido, alguna vez os hemos hablado de Klout, un medidor de influencia online con una puntuación de 10 a 100, donde diez es probablemente alguien nuevo en la red y 100 sería un personaje mediático, influyente y muy muy muy interactivo. No basta con ser mencionado, multiplicado o citado. Klout -y recientemente Kred– miden también tu reacción al “ruido” generado.

Una de las ventajas de estos medidores es que ayudan a desenmascarar a los impostores 2.0, los cazadores de followers y buscadores de métricas a cualquier precio. Klout premia el contenido, la calidad de lo que se publica y la calidad de lo que se contesta cuando se genera un debate.

Bienvenidos pues, queridos amigos, al gran momento de la influencia. Esperemos que la red se limpie de copiadores, impostores y falsificadores.

El 15M, ejemplo de lo importante de la influencia en la red

15M

Gráfico de usuarios influyentes en el 15M (2011)

Hoy hace un año del 15M, y hoy, como entonces, la red es parte protagonista. La conversación se distribuye en la red articulada en una serie de hashtags que nos permiten seguir la conversación y saber lo que está pasando en la red y fuera de ella, en nuestras plazas y en el resto de plazas de España y del mundo. El tag principal para seguir la conversación es #15m pero surgen multitud de hashtags asociados para la ocasión, la mayoría de ellos creados tan espontáneamente como lo fue la creación del movimiento hace un año: #12Mnonosvamos, #desalojoSol, #volvemosalas5,…

Todavía es pronto para analizar cómo ha sido el movimiento 15M en la red, pero es importante destacar lo importante de la influencia en la red en la participación del propio movimiento. Si bien este tipo de movimientos son creados desde la masa, son los usuarios influyentes quienes acaban dando visibilidad a la conversación, siendo parte importante del flujo de comentarios.

En este sentido, analizando a través del estudio realizado por bifi el pasado año sobre la conversación en twitter, podemos ver que un grupo reducido de usuarios fueron los realmente relevantes. Entre ellos, usuarios ligados al movimiento (con cuentas creadas en el momento, como @acampadasol, @acampadabcn, @acampadaGranada,…), medios de comunicación (@el_pais, @elmundoes, @la_informacion,…), periodistas (@iescolar, @anapastor_tve,), partidos políticos (@psoe), políticos (@patxilopez) o simplemente personajes relevantes de la red (@earcos, @martinvars, @buenafuente, @dbravo,…). La participación en la influencia en este caso tiene que ver, como vemos, con lo especializados que seamos (las cuentas creadas en el momento), pero vemos que hay sitio para aquellos que sin tener que ver directamente nada que ver con el tema disponen de una influencia en la red notable. La moraleja de esta historia es pues que siempre es importante no solo estar en la red, sino estar de una forma inteligente, aprendiendo y siendo parte de la misma, tratando de ser lo más influyentes posible y cuidando de nuestra reputación pues se trata de uno de nuestros mejores activos.

La marca personal y la necesidad de medir su influencia

Desde el nacimiento de las redes sociales han ido apareciendo una serie de indicadores asociados a las propias redes. Para cada presencia en la red, y para cada red social, estos indicadores sirven para medir la influencia de dicha presencia. Y estos indicadores varían según la red.

En twitter, por ejemplo, solemos fijarnos en los seguidores (followers) o en el número de listas en las que nos han clasificado. En Facebook suele ser el número de amigos, y en el caso de páginas el número de “Me gustas” recibidos o el número de personas que están hablando de esto.

A medida que ha ido evolucionando la red en estos años se ha ido generando una necesidad por medir la influencia de los usuarios de la propia red, un factor cada día más determinante en nuestra presencia y en las relaciones profesionales que realizamos en red. Esta necesidad ha hecho que hayan surgido algunas iniciativas para crear indicadores de influencia.

Uno de los indicadores más extendidos es Klout, usado en multitud de aplicaciones (Cotweet, Hootsuite, Brandchats,…) para determinar la influencia de los usuarios de la red. Este indicador da un número del 0 al 100 que representa el nivel de influencia del usuario dependiendo de su actividad en Twitter, Facebook (página o perfil), Google+ (perfil), Linkedin, Foursquare, Youtube, Instagram, Tumblr, Blogger, WordPress.com, Last.fm y Flickr. Se trata del indicador de referencia en estos momentos, a pesar de ser de los más discutidos.

Otro de los indicadores relevantes es Peerindex, usado también en algunas aplicaciones para medir la influencia de los usuarios (como por ejemplo el gestor de usuarios de twitter SocialBro). Al igual que Klout su valor va del 0 al 100 y emplea los datos de actividad producidos en Twitter, Facebook (perfil), Linkedin, Quora y Blogs (hasta 3 blogs). Se le reconoce algo más de sentido que a Klout, aunque como aquel no hace público su algoritmo de cálculo del índice.

Un tercer indicador interesante es Kred, que al contrario de los anteriores, sí hace público su método de cálculo de su índice (que da valores entre 0 y 1000). Aunque de momento solo tiene en cuanta la actividad en Twitter, tiene previsto ampliar su cobertura a Facebook y Linkedin.

Pero no se trata del único indicador existente, algunas herramientas como Reppify disponen de indicadores propios que utilizan de forma interna, en el caso de Reppify para evaluar a los candidatos de un proceso de selección a partir de su actividad en social media.

Es frecuente que se demande un determinado nivel de influencia en Klout en algunas profesiones, como por ejemplo la de community manager. Algo que no tardaremos en ver como se amplía a otros sectores profesionales.

Incluso a nivel de usuario consumidor, el hecho de disponer de un nivel de influencia determinado nos dará opción o no a poder disfrutar de ciertos servicios o ventajas. Algo que está ya utilizando Klout con sus perks y que hemos podido ver por ejemplo en algunas campañas como la realizada por Audi en Facebook.

Como marca personal debemos cuidar nuestra presencia en la red y debemos ayudarnos de los indicadores existentes para poder evaluar si nuestra presencia está siendo eficaz, o si por el contrario debemos mejora algún aspecto de nuestra actividad en la red. Los medidores de influencia son los nuevos jugadores en la partida que se está jugando en internet, no hay que obsesionarse con ellos, pues su fiabilidad está por demostrar (sobre todo si no hacen público su algoritmo de cálculo), pero tampoco debemos ignorarlos completamente, ya que se están posicionando cada vez más como auténticos varemos de nuestra actividad y relevancia en la red.