Entradas

La eficacia del modelo ICEBERG de marca personal

A lo largo de estos casi dos años que llevamos aplicando el modelo Iceberg hemos podido trabajar con perfiles personales muy diferentes: empresarios, emprendedores, personas en situación de desempleo, profesionales activos, estudiantes… En cuanto a sectores, nos quedan pocos por descubrir, hasta hoy hemos tenido la suerte de trabajar para economistas, abogados, artistas, ingenieros, deportistas, políticos, bioquímicos, diseñadores, APIs, publicitarios, médicos, formadores, coach, pintores, esteticienes, joyeros, negociadores, dentistas, escultores,  decoradores, comerciales, fotógrafos, inversores, distribuidores, registradores, secretarios, impresores y muchos más.

Y podemos constatar una cosa: El modelo funciona. A modo de recordatorio, el ICEBERG Soymimarca de la marca personal es un proceso estratégico de tres fases, dos sumergidas (autoconocimiento y estrategia), que no se ven pero deben estar, y una emergente, la de visibilidad y networking.

  1. Autoconocimiento (quién soy, de qué tengo fama, competencias, cuál es mi sueño)
  2. Estrategia (misión, visión, valores, mensaje, público, posicionamiento)
  3. Visibilidad y networking (formatos del mensaje, storytelling, networking, blog, redes sociales, reputación)

La ventaja del Iceberg es la claridad del modelo, que además se adapta a las circunstancias particulares de cada persona. Me explico: si el perfil a trabajar es el de un especialista en comunicación, en consultoría damos mucho más peso a las fases 1 y 2, ya que esta persona conoce los medios para vehicular su mensaje. Si el perfil es el de un ingeniero, posiblemente daremos algo más de peso a reforzar habilidades sociales y de comunicación, justo la fase visible del Iceberg.

Lástima que no podamos poner case studies con nombres y casos reales. Los contratos de confidencialidad nos lo impiden. Pero sucede algo curioso cuando alguien decide ponerse en nuestras manos para reforzar su branding personal: prefiere que no se sepa. Que nadie se ofenda por el símil, pero casi es como operarse los pechos. Se hace pero no se dice.

En defensa de los blogs

Ayer compartí una charla dirigida a un grupo de ingenieros de distintos perfiles. El tema central era Linkedin en concreto y la marca personal en genérico. No puedo establecer estadísticas, pero me pareció que había bastante desconocimiento del potencial del blog como herramienta online de marca personal. En el fondo no me extraña: en los últimos años algunos gurús 2.0 no se han cansado de repetir que el blog ha muerto, que ahora lo que se lleva es el microblog (tipo Twitter), las redes como Facebook, Tuenti, las aplicaciones móviles…

Pero resulta que, afortunadamente, los gurús no han acertado. Me parece excelente que redes como Facebook, Linkedin, Twitter, Foursquare o Tuenti estén creciendo mucho, pero la capacidad del blog para generar opinión, para crear interactividad, para posicionarse en buscadores, para personalizar perfiles o para generar contenidos de calidad sigue siendo única.

Además, para confirmar mis palabras, cada día más empresas están creando blogs corporativos y participativos para exteriorizar la opinión de sus personas clave, sus embajadores de marca.

Si has leído hasta aquí, te van los blogs, casi seguro…

Guillem Recolons / asesor de marca personal