Entradas

6 claves para emprender con Marca Personal

Ayer miércoles asistí al Encuentro de Emprendedores Emprende Bilbao 2012. Tuve el orgullo de representar allí a Soymimarca ofrecer una ponencia basada en el desarrollo de la Marca Personal para emprendedores.

 

Durante mi charla en “Emprende Bilbao”

Allí los más de 500 asistentes esperaban saber cómo se conjuga una Marca Personal con un proyecto emprendedor. Había que hacerlo fácil y esquemático, creíble… y por supuesto convencer. Creo que resultó y aunque la ponencia fue evidentemente mucho más extensa os hago participes de la conclusión final.

Si vas a emprender te enfrentas a una situación vital, ya que imagino que aspirarás a que tu proyecto sea tu modo de vida y de desarrollo personal y profesional. Debes tener en cuenta que muchas veces te enfrentarás sólo a la dura realidad de tropezar y superarte, de buscar inversores para ampliar capacidad y expectativas, de exponer tu proyecto y de proyectar sobre él tu forma de ser y de entender el mundo, la empresa y la economía.

Yo te propongo que sigas estas 6 claves (La Triple A + la Triple I)

  • Autoconciencia: Saber a qué te enfrentas, y estar convencido de que tu proyecto necesita de una marca personal fuerte que lo arrope y lo respalde.
  • Autonocimiento: Saber qué quieres, qué camino quieres escoger y hasta dónde quieres llegar. Y estar convencido de que puedes conseguirlo.
  • Acción. Aún no tienes suficiente. Si no te mueves no hay nada que hacer, diseña una estrategia para darte a conocer y posicionarte en un determinado espacio que consideres competitivo y diferencial para ti y tu proyecto.
  • Iniciativa: adelantarte a los demás, conocer las tendencias del mercado, situar tu proyecto en la vanguardia de lo que va a venir.
  • Ímpetu: energía, fuerza, competitividad. Ese instinto que te hará superar las adversidades. Es cuestión de mentalidad.
  • Impacto: busca trasladar a tu entorno la fuerza que has dotado a tu proyecto. Es la notoriedad, el hecho de saber que has dado en el blanco; tu y tu proyecto estáis en la primera línea del éxito.

Es así de fácil, el éxito de un PROYECTO EMPRENDEDOR tiene fórmula PROYECTO EMPRENDEDOR = A3 + 3I = ÉXITO

¿Trabajas en un “matadero de artistas”?

Seth Godin, en su libro “¿Eres imprescindible?”, define al artista como aquel capaz de aportar soluciones o visiones nuevas, gracias a su conocimiento, iniciativa y capacidad creadora. Por ello, extiende la aplicación del término artista más allá de los ámbitos que tenemos asumidos como Artes.

Según la definición de Godin, Stanislav Petrov es un artista, un gran artista. Sin embargo, este Teniente Coronel de la antigua Unión Soviética es desconocido para el mundo, a pesar de haber sido homenajeado por la ONU y de la enorme deuda que la humanidad contrajo con él hace casi treinta años.

En aquellos momentos, Estados Unidos y la Unión Soviética vivían uno de los momentos más tensos de la guerra fría, especialmente tras el derribo de un avión de Korean Air, con casi trescientos civiles surcoreanos a bordo, tras entrar en el espacio aéreo soviético.

Los ejércitos de ambos bloques mantenían sistemas de de misiles que apuntaban a las bases enemigas, a la espera de que uno de ellos iniciara un ataque, cuya respuesta supondría el inicio de un holocausto nuclear.

Stanislav Petrov era uno de los encargados del sistema de alerta soviético, que vigilaba las bases de lanzamiento estadounidenses, tratando de detectar la silueta de un misil. En tal caso, el oficial a cargo debía pasar la información a sus superiores, que inmediatamente iniciarían la acción de respuesta, cuyas consecuencias eran fáciles de predecir.

A las 00:14 horas del día 24 de Septiembre de 1983, uno de los satélites informó del lanzamiento de un misil desde una base situada en Montana, calculando su impacto transcurridos 20 minutos. A esta primera alerta se sumarían otras tres más, que advertían de un total de cinco misiles surcando el cielo.

Sin embargo, y a pesar de haber sido entrenado para lo contrario, Petrov no informó a sus superiores, pero hizo otra cosa: pensar.

Petrov pensó que si un país fuese a iniciar una guerra nuclear no lo haría sólo con cinco misiles. Por ello, esperó a a que el radar de tierra confirmase la presencia de los misiles en el cielo, corriendo el riesgo de reducir enormemente el tiempo de respuesta.

Pasados unos minutos, el radar de tierra confirmó las sospechas de Petrov: todo se trataba de una falsa alarma provocada por unos reflejos solares en las nubes, que los sistemas de satélites habían malinterpretado.

Stanislav Petrov acaba de salvar al mundo de una guerra nuclear.

Sin embargo, este artista, lejos de ser recompensado por su iniciativa, fue acusado de conducta indisciplinada y relegado a funciones menores, hecho por el cual terminó abandonando el ejército. Petrov es hoy un jubilado más, que sufrió problemas nerviosos durante años, derivados de la tensión vivida en aquellos minutos intensos.

Desgraciadamente, este es el destino de los artistas en muchas empresas. En ellas no hay cabida para la iniciativa, la creatividad o el arte. El arte les incomoda porque, en el fondo, tratan de que nada cambie. En estos “mataderos del arte” solo quieren gregarios y autómatas: individuos que ejecuten los manuales de procedimiento, que no piensen.

A diario, artistas como Petrov, o como tú mismo, tratan de cambiar el statu quo, golpeándose contra paredes de granito, en muchas ocasiones agotando su energía en “mataderos de artistas”, sean éstos empresas, instituciones o cualquier otro entorno tóxico.

Por suerte, ahora puedes canalizar tu arte para crear tu marca personal. Con esfuerzo y una metodología adecuada, quizás puedas abandonar tu particular “matadero de artistas”, liberar tu arte y hacerlo más grande.

Hacer, estando, siendo…

Hacer, tener iniciativa, ser proactivos, tomar las riendas de nuestra vida, arriesgar, emprender, acometer nuevos retos, mirar hacia delante, ilusionarte, averiguar nuestros deseos, conocer nuestras motivaciones.

Estar, tener presencia, relacionarnos. En las cosas que ocurren, junto a la gente, estar contigo, estar en los equipos, en los proyectos, en los grupos, tomar conciencia de la situación, participar en el desarrollo de las cosas, en el progreso, en la vanguardia.

Siendo tú mismo, siendo coherente, siendo consecuente. Siendo lo que quieres ser,  siendo el dueño de tu destino, hacer tus sueños, ser parte de los demás también es ser, ¿porqué no?

Así es; hacer estando, siendo. Así se hace tu marca, así se cumple la misión.

Pablo Adán / asesor de marca personal

Autoconocimiento, Autoconciencia y Acción + Iniciativa, Ímpetu e Impacto

ENTRE LAS Aes Y LAS Íes

No existe un método único e infalible para el desarrollo de la acción. Para empezar a mí me gustan las Aes.

La tripleta compuesta por Autoconocimiento, Autoconciencia y Acción me apasiona y creo que es uno de los juegos de iniciales más interesantes para las personas.

  • Autoconocimiento porque sin una profunda reflexión sobre nosotros y nuestra situación, un conocimiento de nuestros límites, es difícil emprender un proyecto personal.
  • Autoconciencia porque va más allá del conocimiento. SI no soy consciente de lo que soy, además de saberlo, poco o nada influirá sobre mi actitud (que también empieza por A).
  • Acción, qué concepto tan amplio y tan bonito; saber hacer, hacer saber, estar. Esos infinitivos que implican la puesta en marcha de la actitud, fruto de las aes anteriores.

Y luego están las Íes, sobre las que he analizado un paralelismo con esta propuesta de la aes, y que se basa en Iniciativa, Ímpetu e Impacto. Está mal que lo diga, pero me ha quedado bordado. Me encanta y quería compartirlo con vosotros.

  • Iniciativa porque además de señalar hacia la actitud define muy bien a las personas capacitadas, emprendedoras, dinámicas, los actores de este mundo que hacen progresar las cosas, las empresas y las ideas.  Y sobre todo a sí mismos.
  • Ímpetu. Corazón, arrojo, valor, espíritu, vigor. Es aquello que hace que no desfallezcamos. Más aún, que ni nos lo planteemos. El ímpetu es la fuerza y la energía para llegar lo más lejos posible con nuestra iniciativa.
  • Impacto. ¿Acaso no pretendemos dejar huella? Es esa sensación que pretendemos transmitir en los demás. Porque somos así y así queremos que se nos reconozca. Porque es nuestra marca y porque es lo que pretendemos al transmitirla y al comunicarla.

Apúntate a las tres Aes, y después a las tres Íes. ¿Te ha gustado? Gracias por estar ahí.

¿Tú quieres ser el trabajador del futuro? Te lo ponemos a tu alcance.

Ayer cayó en mi correo un nuevo artículo de Didier Erwoine,  colega nuestro belga de Personal Branding, en el que hace una interesante descripción sobre el cambio en las necesidades del mundo laboral y las nuevas habilidades, aptitudes y actitudes que deben desarrollar los trabajadores para poder evolucionar de acuerdo con el nuevo entorno.

Como  el escenario que se dibuja es positivo y en los últimos tiempos andamos algo escasos de proyecciones que nos eleven la moral vamos a comentarlo y a ver sao empezamos bien la semana. Dejaremos las noticias tristes y las previsiones apocalípticas para la prensa, los economistas y los políticos.

Tenemos los cambios a la vuelta de la esquina

Las carreras profesionales ya no son lo que eran, de la línea recta vamos directos a una sinusoide, con ritmos irregulares y cambios frecuentes en el mismo sector o no. Para acabar de arreglarlo tenemos pruebas más que evidentes que las empresas no están ni en disposición ni en condiciones de ofrecer y mucho menos prometer empleos de larga duración por lo que la seguridad en el puesto de trabajo va dejando paso a la “empleabilidad” que es la capacidad para encontrar un trabajo  de manera más o menos rápida.

Como decíamos en un post anterior las descripciones de puestos de trabajo si no han muerto están entrando en agonía. Lo que si ya podemos ir enterrando es el concepto de empleado y la noción de “competencias”, entendiendo por tales lo que  las personas son capaces de hacer, como punto de referencia principal. Además el contexto económico empuja a las empresas a innovar y esto es muy difícil hacerlo en un entorno organizativo tradicional por sus toques burocráticos, por considerar a los trabajadores como robots reemplazables, por basar sus criterios de selección en signos psicomorfológicos y por ser en definitiva más gestores de “recursos humanos” que otra cosa.

Y con los cambios vienen las buenas noticias

La estructura burocrática está dejando paso a la organización por proyectos y a la organización en red en las que los trabajadores se asocian a proyectos, las jerarquías se disipan y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación se usan a tope.

No es difícil prever que en un entorno como el anterior cada trabajador podrá estar asociado a varios proyectos gestionando una auténtica cartera compartida con otros colegas que tendrán una categoría de socios por el alto nivel de interconexión que todo ello va a comportar.  Y esto no es ciencia ficción, algún día os contaremos las experiencias que en este sentido hemos vivido nuestra socia Montse Taboada y un servidor con algunos clientes.

Las empresas gestionarán auténticas marcas porque lo que se encontrarán los departamentos de RRHH son individuos que propondrán una oferta de servicios única, una oferta de talento global. He aquí otros que deberá adaptarse al cambio, los  RRHH me refiero.

Y como hemos enterrado al empleado damos paso al “imprendedor”  que es ni más ni menos que un auténtico emprendedor en el seno de la empresa tomando iniciativas, detectando oportunidades y movilizando recursos internos y externos.

El panorama es bonito, ¿no?.

¿Y la Marca personal qué?

Las buenas noticias que acabamos de ofrecer convergen en que el trabajador del futuro hará más de lo que se le pide y no por peloteo ni para hacerse ver sino porque estará íntimamente convencido de la utilidad de lo que esté haciendo y porque dará valor a una combinación original de talento, apostará por la creación y la originalidad, se encaminará sin miedo a asumir riesgos con iniciativa y audacia comprometiéndose personalmente en todas sus acciones y por si fuera `poco propondrá su propia visión.

¿Y cómo se llama todo esto?  Pues ni más ni menos que marca personal. ¿O no?

¿Le es útil a un profesional tener marca personal?

Conferencia SOYMIMARCA  lunes 24, 18h Colegio de Ingenieros Bcn

El profesional sin marca es una marca blanca.

Un ingeniero, por ejemplo, puede ser muy competente en su labor diaria. Pero, ¿qué pasa con sus habilidades sociales y de comunicación?
Quien no comunica no existe. ¿Cómo podemos desarrollar herramientas para crear nuestra marca personal? Esta sesión pretende responder a estas preguntas y evitar que seamos marcas blancas, puros commodities.

La sesión es de libre asistencia, pero las plazas son limitadas.
Para inscribirse:

Es importante que tanto los profesionales como las empresas sean conscientes de que una persona que gestiona su marca personal, es un profesional con compromiso, iniciativa, responsabilidad, consciente de su valor y de sus competencias.

Ponentes:

Duración aprox: 1h30. Estais todos invitados.

Col·legi d’Enginyers / Via Laietana 39 / Barcelona