Entradas

8 tips sobre introspección y marca personal, por @FranSegarraB

El proceso de introspección es fundamental para tu marca personal. Aquí tienes unos tips que te pueden ayudar a conocer la parte más importante de un proceso de personal branding: la parte introspectiva.

1 – Revisa tus logros.

A veces olvidamos que hemos conseguido cosas, recuerda aquello que has conseguido y revisa cómo lo has conseguido.

2 – Revisa tus errores.

Estamos en una sociedad en la que nos está prohibido fallar. Pero fallar es bueno. Recuerda tus errores y apunta los aprendizajes que has extraído de ellos.

3 – Detecta tus valores.

Los valores son aquello en lo que se fundamentan nuestras creencias más profundas. Detecta los valores que rigen tu comportamiento para conocerte con más profundidad.

4 – Sueña.

Deja volar tu imaginación y define quién quieres ser. ¿Cuál es tu visión? ¿Por qué quieres ser recordado?

5 – Visualiza lo que te apasiona.

Encuentra aquello que te apasiona, pero no lo pienses solamente, escríbelo. Déjalo en un lugar bien visible, que lo veas todos los días y que recuerdes porque estás trabajando.

6 – Otorga a tu pasión una forma real.

Si tu sueño es ser futbolista, pero tu edad ronda los 30, puede que resulte un fracaso intentar ser un jugador de primera división. Pero si te apasiona el mundo del futbol, mira de qué manera, dentro de tus opciones reales, puedes participar en él… ¿Abrir un blog de futbol? ¿Empezar tu carrera como entrenador? ¿Participar en alguna revista especializada? ¿Crear una marca personal de referencia en este sector? Seguro que encuentras alguna modalidad de tu sueño que sea alcanzable.

7 – Marca Personal es un proyecto a largo plazo.

No es una receta mágica, es un trabajo a largo plazo para gestionar tu carrera con esta perspectiva. Empezar por conocerte más en profundidad te dará la llave para una correcta gestión de tu proyecto de vida.

8 – Ordena tus ideas.

Para darles un sentido. Crea a partir de ellas un proceso continuo que haga que estas se vuelvan proyectos con objetivos reales, alcanzables y medibles. En definitiva de lo que se trata es de ordenar esas ideas y proyectos que tienes en mente para trazar un camino que los lleve a la realidad.

 

Llevando a cabo un proceso de marca personal, vas a trabajar en ti mismo y vas a descubrir cosas de ti que desconocías (introspección). Tanto en el ámbito personal (capacidades en ti que no sabías, formarte en aspectos, ver que eres capaz de hacer cosas que nunca te habías atrevido a hacer…) como en el profesional (descubrir nuevas oportunidades de negocio) así como conocer a gente que te enriquecerá i impulsará a alcanzar tus objetivos.

Imagen: Unsplash: Gerome Viavant

Divide y convencerás, por @fransegarrab #marcapersonal

Divide y convencerás es la fórmula que propongo para gestionar nuestra marca desde la empatía y el mayor conocimiento de uno mismo:

Divide

Bajo mi punto de vista,  marca personal no es trabajar para  gustar y caer bien.
Es trabajar para posicionarse.  

Y posicionarse significa aprender a asumir que no gustaremos a todo el mundo.

De manera natural e inevitable confundimos marca personal con visibilidad.

Trabajar el alcance de nuestro mensaje es importante, desde luego. Pero importa más el vínculo que estableces con las personas que entran en contacto con tu mensaje.  No voy a entrar a hablar ahora de “engagement, ni compromiso de marca o marketing emocional. Prefiero que hablemos de empatía, porque estamos hablando de personas.

¿Y qué hace una persona? Transmite humanamente, tiene creencias y actúa en consecuencia a ellas: opina, discute y con sus acciones, polariza. Divide la opinión de aquellos que le escuchan. Lo que podríamos llamar como “caer bien” o “caer mal”. Pero estratégicamente.

El planteamiento que te propongo es: Encanta a aquellos con los que tu mensaje resuena, asócialos al máximo con tu historia. Probablemente a otros no les gustas nada. Esta parte de tu audiencia siempre estará ahí. No importa.

Posiciónate

Existir es participar, participar es compartir y compartir es posicionarse. Existes, luego compartes.

Y hoy, no podemos lanzar nuestro mensaje cual anuncio de televisión y esperar al baño de masas. Las redes sociales se han convertido en un medio líquido, activo y que conecta personas a todos los niveles.
La red social no entiende ni de receptores ni de emisores. Ahora lo importante es la interacción.

Por eso debemos entender la comunicación como medio global, en el que tomar la decisión de lanzar un mensaje, significa asumir que todo el mundo lo puede leer, puede opinar y puede no estar de acuerdo.

¡Atención! Incluso si decides no participar, porque crees que esto no va contigo, también estarás lanzando un poderoso mensaje: “Esto no va conmigo”. Inevitablemente, estarás participando. Y te estarás posicionando en una dirección. Polarizarás sin quererlo.

Convence (te)

Para convencer a los demás, debes convencerte a ti, de ti mismo. Para transmitir confianza, debes generarla. Y solo puedes generar una confianza real con una propuesta de valor profundamente interiorizada. Vaya…que tienes que creértelo.

Sí, todos estamos sobradamente preparados para encantar por tal y como somos. Pero insisto, para que suceda fuera, primero debe suceder en ti. Cuando te posicionas, no solo has de estar preparado para dividir a tu audiencia, sino que debes estar preparado para aceptar la elección en ti mismo: aprender a ser lo suficientemente flexible para encajar que no vas a gustar a todo el mundo. Nada fácil.

Para empezar a hacerlo, te propongo: lanza tu mensaje, mide el impacto, analiza la reacción empática, observa las necesidades de estas personas, adapta tu producto, vuelve a lanzar tu mensaje. Conecta, trabaja, colabora, dedica tiempo a otras personas.

Para saber más

Te recomiendo esta lectura al artículo ¿Personal Marca? para entender mejor la confusión entre marca personal y visibilidad.

Divide y convencerás. Permítete tomar el control.

Imagen: Life of Pix

 

¿Cuál es tu sueño?

El origen de toda empresa humana exitosa es siempre un sueño, y la construcción de una marca personal que se precie y que nos conduzca hacia el éxito a todos los niveles no es una excepción. En el mejor de los escenarios, son nuestros sueños (y no sólo la mera necesidad) los que deben constituir el impulso inicial que nos lleve a emprender acciones, tomar la iniciativa y en ocasiones estar dispuestos a sacrificarnos para su realización.

¿Cuál es tu sueño? es la 4ª sesión del Personal Branding Plan, la que cierra el módulo de autoconocimiento y cuyo autor es Oscar Del Santo. En esta sesión se trabaja en uno de los cimientos de tu marca personal que estará siempre presente y actuará como guía y acicate tanto en los momentos buenos, como en los momentos difíciles de tu andadura.

Al final de esta sesión conseguimos:

  • Comprender la importancia de que subconsciente y consciente vayan de la mano.
  • Internalizar el poder de los sueños como uno de los motores de la construcción de nuestra marca personal.
  • Aprender la importancia capital del proceso de individuación.
  • Integrar tu sueño o sueños dentro de una estrategia de personal branding coherente.
Para más información visita la web del Personal Branding Plan, pero aquí te avanzo el vídeo de presentación de la sesión:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=6IOOH058CmM&feature=plcp[/youtube]

Solo cuando os lleguéis a conocer seréis conocidos

“Solo cuando os lleguéis a conocer seréis conocidos”. La frase no es mía; es de Jesús de Nazaret, espero que nadie se ofenda ni piense que utilizo a una figura sagrada para intereses propios. Lo cierto es que comparto la frase al 100%.

Entre las personas o empresas que acuden a SOYMIMARCA para gestionar y proyectar su marca personal hay muchas que insisten mucho en que necesitan mayor visibilidad, darse a conocer como sea. En muchos casos no hay problema, se trata de personas o empresas que ya tienen claro quiénes son y qué hoja de ruta tienen; la comunicación es posible.

Pero ¿Qué pasa cuando no hemos resuelto aún la primera fase de nuestro iceberg, la de autoconocimiento? ¿Qué pasa cuando aún no hemos resuelto la segunda fase de nuestro iceberg, la de trazar un camino, unos objetivos, un público al que dirigirnos?

Pasaría lo mismo que si construimos una casa sin cimientos, que se aguantará de milagro y que se desmontará a la primera de cambio.

Llegar a conocerse uno mismo no es un proceso sencillo. No se trata de auto-introspección. Se trata de entender nuestras creencias, de estar dispuestos a romperlas para afrontar un proceso de cambio, se trata de tener claras nuestras prioridades, nuestros principios (valores), de identificar nuestras debilidades y fortalezas, nuestras habilidades y competencias. Para eso siempre será mejor contar con ayuda, ya que cuando nos miramos al espejo solo vemos una parte de nosostros mismos.

Lanzarse a comunicar cuando aún no hemos aclarado los contenidos y objetivos finales de nuestra oferta es poco prudente. En la construcción de la marca personal hay que tener paciencia y trabajar con un plan definido, y no olvidar nunca que Roma no se construyó en un día.

Cuando nos lleguemos a conocer habremos dado el primer paso para ser conocidos. Gracias, Jesus de Nazaret, por este sabio consejo.