Entradas

¿Sabes en qué eres fuerte? Y a qué estás esperando… ¡Concéntrate en ello!

Si cuando iniciamos un proceso de desarrollo de marca personal con un cliente nos centramos en su autoconocimiento, no  lo hacemos por casualidad, ni por complicar las cosas, aunque a veces podría ser un ejercicio motivante.  Si la marca personal es el reflejo de lo que realmente somos, de nuestra autenticidad, parece lógico comenzar por el principio descubriendo lo que somos. Y esto que parece una verdad de Pero Grullo (hacía tiempo que no salía el personaje), es mucha veces más complicado de lo que parece. Pocas personas se conocen a fondo.

Todo esto viene a cuento porque hoy quiero comentar la importancia de conocer nuestras competencias, nuestros puntos fuertes, aquello en lo que somos naturalmente buenos.

Es muy frecuente en mi actividad como coach ejecutivo encontrar clientes que están preocupados por descubrir aquello para lo que no valen con la única finalidad de trabajar de manera sobrehumana en hacer girar la tortilla y convertir la incompetencia en competencia. Hasta aquí podríamos convenir que tenemos poco que objetar porque el superarse, el vencer obstáculos, el ser mejor es loable, bonito y hace que las empresas y la sociedad tengan mejores profesionales y personas. La pregunta clave en estos casos es ¿con qué coste de oportunidad? y con ello me refiero a lo que se deja de hacer, a lo que se deja de lado para dedicarse a la tarea de ser mejores en lo que somos más o menos malos o del montón.

En la mayoría de casos y después de mucho indagar, sucede que al potenciar  nuestras debilidades abandonamosaquello en lo que realmente somos buenos. Sí señores, para vestir el santo de la incompetencia desvestimos al de nuestras competencias y esta actitud lleva al sufrimiento y en algunos casos al fracaso.

Cuando por el contrario nos centramos en nuestras competencias, lo que realmente hacemos es sacar brillo a nuestras habilidades más genuinas y a partir de aquí podemos plantearnos cómo ser mejores y cómo podemos alcanzar nuestro máximo potencial para ponerlo al servicio de los demás.

Y si pensamos en  nuestros colaboradores o en nuestros semejantes y nos planteamos la manera de ayudarles a ser mejores, vale la pena que les demos la oportunidad de crecer en lo que son fuertes para que brillen en beneficio propio y de todos en lugar de atormentarlos para que mejoren en aquello para lo que no sirven.

Y tú, querido lector que pacientemente has llegado hasta este punto, ¿eres del clan de las competencias o del de las incompetencias? De ti y solo de ti depende pero seas del clan que seas siempre encontrarás en nosotros todo el apoyo necesario para desarrollar y fortalecer tu Marca Personal.

Jordi Collell / asesor de marca personal

Tortilla de patatas sin patatas

Hace algún tiempo las autoridades sanitarias prohibieron la utilización de huevos frescos en bares, restaurantes y hoteles. En su lugar, se están utilizando huevos pasteurizados para preparar, por ejemplo, la tortilla de patatas. Aunque al principio costó un poco asimilar esa pérdida de frescura, ahora nos parece lo más normal del mundo. Pero ¿Qué le pasaría a la tortilla de patatas si le quitáramos las patatas?

Durante estas fechas se cumple un año del primer encuentro de gestión de la marca personal que se celebró en el Hotel Intercontinental de Madrid, a raíz del cual publiqué un post en mi blog de Lateral Consulting titulado “Señoras, señores… el currículum ha muerto (o eso parece)”. El encuentro marcó un antes y un después en mi carrera, y me atrevería a incluir en esa afirmación a mi socio Jordi Collell, con el que compartimos viaje y asiento en el encuentro. No solo eso, además, y como ya hemos comentado en algún que otro post, esa cita fue el embrión del proyecto de SOYMIMARCA que nacería justo 6 meses después, el 4 de octubre de 2010.

Lo que más me epató del encuentro fue la primera intervención, la de Andrés Pérez Ortega, el sherpa de la marca personal. Debo reconocer con absoluta sinceridad que el resto de intervenciones y debates fueron muy interesantes, pero no estaban en la órbita geoespacial de la marca personal. Algunos hablaron de protocolo, otros de gestión empresarial, otros de creatividad, otros de comunicación de crisis… interesante. Pero lo de Andrés fue grande, fue el motor que nos llevaría a acercarnos aún más al mundo de la marca personal, y fue el motor de otros encuentros que hemos tenido posteriormente con él.

El caso es que este año se repite el evento, organizado por Mas Cuota, igual que el año pasado. Hay algunos cambios sin importancia, como el hecho de que se celebre en Pamplona, a principios de mayo, también cambia el título, ahora es “1er encuentro Personal Branding & Neuromarketing”. Los ponentes repiten, excepto uno. ¿Adivináis cuál?

Este año no estará Andrés Pérez Ortega. Imagino que la organización ha considerado que su aportación a la marca personal no es indispensable. Tampoco estará Neus Arqués, ni Tomás Marcos ni Pablo Adán ni Arancha Ruiz ni Dan Schawbel.

Tortilla de patatas, pero sin patatas.

Guillem Recolons / asesor de marca personal

¿Eres el rey de los marrones? Saber decir NO refuerza tu marca personal

Estás agobiado por un cierre, una entrega o una presentación que no acaba de salir como tu quisieras. Tu jefe, con cara felina y ademanes agresivos, merodea alrededor de tu mesa jadeando de impaciencia…y de repente suena el teléfono y te proponen partipar en un grupo de mejora, un comité de ahorro o acudir a apagar un incendio que no te incumbe. Huele a marrón!

Si esta situación no te es familiar, enhorabuena, tu ya no eres de este mundo y puedes apagar la pantalla porque lo que viene a continuación no te interesa. Si todavía eres un mortal ahí van unos consejillos traídos de ultramar.

Aprender a decir NO es una competencia básica. Ser el rey de los marrones y tragar con todo tiñe nuestra marca personal de un color no deseado y aunque lo hagamos de buena fe tarde o  temprano nos puede salir el tiro por la culata.

Leía hace poco en el libro de William Ury “The Power of a Positive No” cuatro argucias que nos pueden servir para no hacer lo que no queremos y al mismo tiempo salir con nuestra marca personal reforzada.

Digamos simplemente NO o No, Gracias. A veces la vía directa es la más corta y si lo hacemos con una sonrisa y damos las gracias por haber contado con nosotros, miel sobre hojuelas.

Acudamos a nuestros “principios”. Una persona con principios tiene una base sólida y se le supone una marca personal potencialmente fuerte.  Decir por ejemplo “tengo por principio no abrir un nuevo expediente mientras no tenga los cinco anteriores solucionados”  o “tengo por principio que en época de presupuesto /cierre/ entrega o lo que sea no participar en nuevas tareas” puede ayudarnos a encontrar la vía de solución.

Nuestra agenda nos salva, seguro. Siempre podemos agradecer la propuesta pero ¡qué mala suerte! No tengo ninguna entrada libre en mi agenda hasta dentro de tres semanas.

Ahora no entra dentro de mis planes. Pero en el futuro es posible que me interese lo que me proponéis, gracias de todos modos y seguimos en contacto.

Y siempre quedaremos como unos auténticos señores si decimos prefiero decirte que no antes que hacerlo en malas condiciones y nuesrro interlocutor nos agradecerá la honestidad y verá en nosotros alguien en quien se puede confiar. Esto es marca personal ,¿no?.

Si te ha gustado este post y te animas a trabajar con nosotros tu marca personal te enseñaremos cómo ser consciente de tus propios límites para  no acumular promesas y compromisos no cumplidos.

Ha sido un placer.

Jordi Collell / asesor de marca personal

¿Perder talento clave beneficia a las empresas?

Lo que parecía a todas luces un principio irrefutable puede no ser tan cierto.  Algunos estudios demuestran que  la pérdida de directivos clave puede beneficiar a corto plazo a las empresas.

Algunas empresas han sabido mantener lazos con los profesionales que se han ido y esto les ha generado un triple efecto positivo: tener mejor conocimiento de la competencia a través de contactos informales, acceso a otras fuentes de conocimiento y expandir el ámbito de influencia en el sector. En definitiva, si los directivos que se van  hablan bien de su  antigua empresa esta sale beneficiada por partida triple.

¿Cómo se consigue esto? Porque circula una creencia bastante en boga de que empleado que sale enemigo o competidor que se crea. ¿Cuántos consejeros delegados,  directores comerciales o de explotación  o de lo que sea se han rasgado las vestiduras porque un colega o hasta su director general se han ido a la competencia? Yo podría citar unos cuantos y normalmente se trata de personas de mente estrecha que no tienen la visión suficiente para ver el lado positivo de las cosas o no han sabido crear los lazos necesarios cuando era posible hacerlo.

Retener a las personas físicamente es imposible y poco deseable porque suena a poner restricciones en su libertad y cada cual es libre de prestar sus servicios dónde mejor crea que lo puede hacer. Crear vínculos, dejar buen sabor de boca, forjar un sentido de pertenencia, imprimir carácter no sólo es posible sino que algunas empresas de primera línea ya lo están haciendo y es esta retención emocional la que desde el momento de la salida empieza generar buenos resultados.

Las empresas que se preocupan por el crecimiento de sus profesionales, que se esfuerzan por compartir sus valores, su misión y su visión, que favorecen la creatividad y las buenas prácticas, que fomentan y refuerzan la marca personal de su gente consiguen tener colaboradores fieles, responsables, competentes e imaginativos mientras están dentro y en cualquier caso, aunque ya estén fuera, disponen de un ejército de embajadores que seguirá expandiendo la fuerza de su marca y abriendo puertas.

La retención emocional del talento no empieza en la entrevista de salida, quien no haya hecho los deberes antes ya habrá llegado tarde. Preparar los embajadores de marca a tiempo evita una vez más acordarse de Santa Bárbara cuando truena.

Para ampliar la información miraos este artículo de M.A. Méndez en El Pais Negocios del pasado 3 de abril.

Jordi Collell / asesor de marca personal

¿Un líder que no es curioso es un líder con marca personal débil?

¿Hemos tenido alguna vez  la sensación de que nuestros jefes o nuestros mayores no nos escuchan? ¿Los que no nos han escuchado eran tipos de alto nivel o más bien del montón?. Traduzco aquí un post del blog de Deborah Shane que me ha parecido interesante para discutir.


Cinco consejos

  1. Los líderes curiosos no tienen todas las respuestas pero sí todas las preguntas. El problema con las respuestas es que no nos enseñan nada. En cierto modo las respuestas matan el raciocinio..
  2. Los líderes curiosos reflejan una sana confianza. Los líderes débiles no preguntan por miedo a parecer débiles. Si quieres parecer fuerte mientras preguntas di a tu interlocutor: “Cuéntame más”
  3. La curiosidad anima y refuerza. Thoreau decía que el mayor cumplido era que cuando alguien le preguntaba qué pensaba, y además esperara a que respondiera. Escuchar levanta el ánimo de las personas.
  4. Los líderes curiosos demuestran interés hacia los demás y haciendo esto transmiten esperanza. Napoleón decía que un líder es un proveedor de esperanza.
  5. Los líderes curiosos son sabios. Las buenas preguntas demuestran que se entiende una situación y los retos que representa.
  6. Consejo de propina: haz preguntas difíciles.

Cinco advertencias:

  1. Un exceso de preguntas sin respuestas refleja debilidad.
  2. Algunas preguntas pueden poner a nuestros interlocutores en la picota. Dejémosles tiempo para responder a preguntas técnicas.
  3. No preguntemos si no queremos saber.
  4. Preguntemos los “qué” primero y los “cómo” después. Se supone que los líderes están preocupados por lo que está pasando o no y por lo que puede pasar mañana.
  5. No respondas a tus propias preguntas. Es simplemente grosero..

Lee Iacocca decía que “un líder tiene que mostrar curiosidad y debe escuchar a las personas más allá de los “si señor” que abarrotan su círculo íntimo”.  La incapacidad de escuchar es una muestra de arrogancia porque significa que ya lo sabe todo o simplemente que no le importa.

Y Peter Drucker acostumbraba a decir que su mayor Fortaleza como consultor era ser ignorante y hacer unas cuantas preguntas.

En Soymimarca trabajamos el liderazgo de 360 grados y cómo formular preguntas poderosas.

6 meses de marca personal intensiva

Hoy se cumplen los primeros 6 meses de SOYMIMARCA. El bebé empieza a caminar.

Efectivamente, todo empezó el 4 de octubre de 2010. Queremos agradecer a los que nos animaron a llevar hacia adelante este proyecto de marca personal: Andrés Pérez Ortega, el sherpa y pionero de la marca personal en España y autor de “Expertología”, un libro de referencia; Pablo Adán, el gran especialista en marketing personal que ha acabado formando parte de nuestro equipo; a Neus Arqués por haber desgranado las primeras notas de marca personal en nuestro país;  a Gian-Lluís Ribechini, el ingeniero innovador, por apostar por la marca personal a fondo, a Josep Ranchal, rey de los blogs, por su paciencia, a William Arruda, Dan Schawbel, Catherine Kaputa, Hubert Rampersad y Brenda Bence por habernos guiado con sus libros y blogs sobre este oficio. A Andrea Vilallonga, asesora de imagen, que también se ha unido a SOYMIMARCA; a Pau Hortal, maestro de los RRHH, que no he cesado en su empeño hasta asociarse a la compañía; a Olga Villacampa, que está a punto de alistarse, y a muchos más que nos animáis a seguir cada día.

Destacaremos algunos “tags” de este período:

170 posts en el blog, ilusiónIceberg Soymimarca 500 comentarios en el blog, 2.800 etiquetas, marca personal, 500 visitas diarias al blog, Jordi Collell, 50 comentarios en grupos Linkedin, Guillem Recolons, 630 miembros en el grupo de Linkedin, muchos clientes satisfechos, 1.200 seguidores en Twitter, presencia activa en Barcelona y Valencia y pronto en Madrid, Pablo Adán, cientos de proyectos nuevos que verán pronto la luz, posicionamiento personal

En el aspecto de contenidos, los 10 posts más leídos son estos:

  • El Iceberg Soymimarca de la marca personal. 27 octubre 2010. Enlace.
  • Los cinco empleos más buscados. 16 diciembre 2010. Enlace.
  • Solo tienes 30 segundos para captar la atención. 18 febrero 2011. Enlace.
  • 50 Artículos sobre Liderazgo, Marketing Personal. 7 marzo 2011. Enlace.
  • ¿Sólo triunfan los hombres guapos?. 17 diciembre 2010. Enlace.
  • Ocho vicios que matan la creatividad. 17 marzo 2011. Enlace.
  • Sir Ken Robinson y el cambio de paradigma. 26 febrero 2011. Enlace.
  • ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?. 28 enero 2011. Enlace.
  • ¿Quieres volar muy alto?, ¡suelta lastre!. 2 marzo 2011. Enlace.
  • Paradojas de la vida ¿Cuál es la tuya?. 15 diciembre 2011. Enlace

Y esto es solo el principio. En pocos días SOYMIMARCA presentará novedades interesantes. Gracias por seguir con nosotros.

¿Escoges tú o eres el escogido? La diferencia entre ser un profesional o un recurso humano.

En la era anterior a la Marca Personal los profesionales que querían colaborar con una empresa lo tenían muy crudo. Estaban sometidos a una criba brutal e inhumana por parte de las llamadas, en la época, empresas de selección de personal, por los cazatalentos, también apodados con un  anglicismo como head hunters, por los portales de empleo en el que se acumulaban centenares de miles de demandas de trabajo o por los departamento se recursos humanos de las empresas que llenaban , según dicen las crónicas, centenares de papeleras con los currículos que recibían de miles de bienintencionados aspirantes a candidato.

Fortune, portada de 1941

Estamos todavía muy lejos de que esta entrada sea una realidad. En un momento en el que es difícil encontrar un empleo para muchas personas hasta puede significar una broma de mal gusto, nada más lejos de nuestra voluntad. Lo que sí es cierto es que cuando consigamos que la mayoría de personas y profesionales tengan una marca personal fuerte y potente la arbitrariedad, el azar y la falta de protagonismo serán historia. De momento hay signos de esperanza, ya no todo el monte es orégano y se publican relaciones de cuáles son las empresas con las que los profesionales se sienten a gusto y les motivan para trabajar. Y curiosamente acostumbran a ser las que tienen mayores índices de rentabilidad, progreso y creación de valor para sus accionistas.

En su salida del día 7 de febrero la revista Fortune publicó una relación de las cien mejores empresas dónde trabajar, “The 100 Best Companies to Work For” se titulaba el informe que de manera anual esta publicación nos viene ofreciendo.

¿Cuáles son los atributos para qué los encuestados hayan votado por estas compañías? Nuestro lector, amigo y miembro de la comunidad Soymimarca  Karl Pister , nos ha resumido los aspectos más relevantes y  sobresalientes que las caracterizan:

  1. Ofrecen, en el lugar del trabajo, servicios para los empleados   para que ellos pueden concentrarse más en su trabajo. Se trata de servicios que ocupan tiempo y revierten en escaso valor pero que son necesarios.
  2. Dan a los empleados la oportunidad de prestar servicio en sus comunidades.
  3. Usan las ganancias para pagar bien a todos los empleados, del nivel básico hasta el ejecutivo.
  4. Prestan ayuda económica para el cuidado de los niños durante las horas de trabajo.
  5. Una empresa dedica más de 250 horas anuales en formación para los nuevos empleados.
  6. Celebran los éxitos, cumpleaños, aniversarios, nacimientos de niños de los empleados.
  7. Dan a los empleados horas libres cada semana para seguir proyectos de interés para ellos.
  8. Facilitan la atención médica en las instalaciones de la compañía.
  9. Comunican anticipadamente a  sus empleados los problemas empresariales que les van a afectar.

El denominador común  es la atención a las personas y para saber más os recomiendo este enlace.

Unas semanas más tarde, en la salida del 21 de marzo, Fortune vuelve a la carga con un  nuevo informe sobre las “Empresas más Admiradas del Mundo” ( World’s Most Admired Companies). Los encuestados se fijaron en los siguientes aspectos para  dar su opinión y voto:

  1. La habilidad de atraer, desarrollar, y fidelizar personas talentosas.
  2. Su eficacia en gestionar negocios globales
  3. La innovación.
  4. Calidad de la dirección empresarial.
  5. Calidad de los productos y servicios.
  6. Responsabilidad hacía la comunidad y el  medio ambiente.
  7. Situación financiera.
  8. Valor como inversión a largo plazo.
  9. Uso inteligente de los activos de la compañía.

Curiosamente estas compañías también se sitúan entre las mejores a otros niveles. Aquí tenéis el enlace.

Las empresas que sobresalen son las que invierten tiempo y dinero en sus empleados tanto en tiempos de bonanza económica cómo en tiempos de crisis porque saben que a largo plazo es la única manera de perdurar.

En la era de la marca personal los profesionales con marca ya no son recursos humanos, son colaboradores que prestan sus servicios a sus empresas como un proveedor más, trabajan por proyectos, se valoran en función de los resultados que obtienen y de la aportación de valor que generan y saben que acabado un proyecto vendrá otro que posiblemente corresponderá a otro cliente. Estos profesionales con marca personal tiene  la capacidad de elegir a sus clientes y aceptar o no los proyectos que les proponen en función de sus afinidades y de la capacidad de las empresas clientes de generar interés, ilusión y retos de nivel.

Las empresas de la era de la marca personal saben que para seguir generando valor y riqueza y situarse en la cabeza entre las mejores deben contar con la colaboración de profesionales con marca y que para ello deben motivarlos. También saben que las que no sean capaces de atraer este tipo de profesionales se quedarán con empleados y seguirán gestionando recursos humanos y a la larga no podrán seguir en primera línea.

Soymimarca dispone de la metodología para dar servicio tanto a los profesionales que quieren desarrollar una marca personal potente, fuerte y ser los elegidos como a las empresas que quieren atraer y fidelizar a los mejores profesionales.  La era de la Marca Personal ya ha comenzado.

Tus grandes ideas corren peligro, ponlas a salvo

Imagina que un día decides hacer los deberes pendientes y te pones a pensar de verdad. No te asustes, es solo una suposición. Imagina que en el proceso dejas aflorar una buena idea, por favor no te estreses, que es sólo un post en son de paz, y que es una de las mejores que jamás se te hayan ocurrido. Ya está, la tienes y de repente algo en tu interior empieza a ronronear y comienza el espectáculo.

“La idea no está mal pero con lo gafe que eres nunca, nunca lo conseguirás”

“Venga tío, que ya van varias y ninguna ha terminado de funcionar”

“Para esto hace falta pasta y tu eres capaz de levantar ni un dedo”  o también “es tan buena que parece mentira”

Sed sinceros, ¿os ha pasado alguna vez? Seguro que sí!

Tenemos un guerrillero en nuestro interior que está especializado en dinamitar todo lo que huela a nuevo, a innovador o simplemente a bueno. Es un auténtico coñazo porque está siempre a punto para dinamitar nuestra voluntad para tirar para adelante y para hacer cosas nuevas. Aparece cuando menos se le espera y es un mago del camuflaje. Hay que saber reconocerlo y tener la valentía de ahuyentarlo.

Leí hace poco en un blog que hay cuatro aspectos a considerar para poder presentarle batalla.

El guerrillero no es un amigo. Ya lo dije antes, es un coñazo y punto. Su único y último objetivo es desanimarnos y cortarnos las alas. A veces con frases eternas:”el miedo guarda la viña” otras simplemente creando pánico y proyectando una película de ruina con embargo del piso incluido y cambio de escuela para ,los niños.

El guerrillero vive anclado en el pasado. Es la voz de nuestras creencias más limitantes, no hace análisis de rentabilidad ni planes de negocio, ni nada que se le parezca. El guerrillero no sabe calcular la rentabilidad de una inversión. Nos remite a los fracasos propios o ajenos como único patrón de evaluación y ya se sabe que cuando en algún, momento has visto las barbas del vecino quemar quien dice que las tuyas no arderán…

El guerrillero nos quiere encerrar en nuestra zona de confort. Pone de manifiesto todo lo que puede parecer algo molesto, alerta sólo de las complicaciones y no esconde la gran verdad de que a veces es preciso sufrir un poco y hasta retroceder para lograr una meta. Recuerdo que en mi primer empleo en una empresa de bienes de equipo de Barcelona que ya no existe llegó un nuevo presidente que en una reunión, en la que los antiguos del lugar ponían trabas a sus propuestas de cambio, soltó algo así como “quien quiera pescar mojones tiene que bajar al río y mojarse…” creo que se refería al ombligo pero no rima.

El guerrillero no confía en ti ni en nadie. No se fía ni de su sombra y tus estudios, tu experiencia, tus contactos serán pura filfa para él. Y alerta porque ha sido especialmente entrenado para barrenar tu autoestima y dejarla hecha añicos.

¿Es posible liquidar al guerrillero? Yo no lo he conseguido totalmente, lo que si os puedo asegurar es que he aprendido a vivir con él y a neutralizarle. La frase de jobs que comentaba hace unos días en otro post sobre la creatividad no dejéis que el ruido de las opiniones de otros ahogue vuestra voz interior se puede traducir aquí por no dejes que tu voz interior ahogue tus ideas, sobre todo las buenas.

Y si no logras calmar a tu guerrillero cuenta conmigo y con el equipo de Soymimarca. Te apoyaremos para que transformes tus ideas en realidades con una Marca Personal fuerte.


Ocho vicios que matan la creatividad

Como veo que mi propuesta de aplicar durante tres semanas los cinco hábitos para ser una máquina innovadora ha calado y como el que avisa no es traidor, os voy a explicar ocho trampas que el azar y los enemigos de lo bueno os van a poner en vuestro camino.  Así sabréis cómo vencerlas.

He encontrado en BNet un post antiguo que me ha parecido sugestivo. Habla de ocho malos hábitos que limitan o matan la creatividad. Recordad que un mal hábito es un vicio, así pues no seamos viciosos y que no se nos ocurra reforzar lo malo durante tres semanas o estaremos perdidos.

Vicio número uno. Crear y evaluar simultáneamente. En Catalunya hay un dicho que alerta acerca de la imposibilidad de repicar la campana e ir a la procesión, al mismo tiempo se entiende. Cuando hablamos de creatividad lo de matar dos pájaros de un tiro puede resultar contraproducente y contraindicado. Hay un momento para crear cosas nuevas, para dar rienda suelta a la imaginación, para convertir el cerebro en una auténtica tormenta y otro para evaluar, para tocar de pies al suelo, para empezar las rebajas.

Vicio número dos. El síndrome del experto. Estamos en un momento de sobrecarga de  expertos, encontramos gurús de algo en cualquier parte de manera que cual plaga invasiva a veces da la sensación de haber roto el adecuado equilibrio. Los grandes creativos viven sanamente al margen de las opiniones dominantes y cuando se acercan a ellas es para mirarlas con ojo crítico para precisamente hacer lo que otros no han hecho.

Vicio número tres.  Miedo al error y al fracaso. ¿A quién le gusta equivocarse? Y sin embargo de grandes errores han salido inventos ingeniosos o que se lo cuenten al creador del post-it.

Vicio número cuatro. Temor a la ambigüedad o el querer tenerlo todo bien atado. A veces cuando nos da la vena creativa surgen ideas que a pesar de gustarnos acaban siendo desechadas porque por algún motivo no cuadran. En nuestra vida hay cosas que no cuadran a priori y luego con perspectiva toman un sentido enorme, pues con las ideas igual, nos hemos de acostumbrar a una razonable ambigüedad y no cortarnos el rollo.  Os recomiendo el discurso de Steve Jobs en la apertura del curso en Stamford cuando habla de conectar puntos y se da cuenta que si no hubiera hecho cosas que en su momento gozaban de poco sentido, algunas oportunidades se hubieran esfumado.

Vicio número cinco. Falta de confianza. Es una mezcla de los puntos cuatro y tres anteriores. Aceptemos la posibilidad de errar y de nadar en la ambigüedad y seguro que la confianza asomará  su cabeza.

Vicio número seis. Los demás nos desaniman. Escuchar opiniones ajenas es generalmente interesante porque nos amplía el campo de visión pero manteniendo la independencia de criterio y teniendo claro que las decisiones creativas las tomamos nosotros. A veces el cervantino ladran luego cabalgamos es una buena política porque de constructores de murallas con buena fe están las sepulturas de ideas llenas.

Vicio número siete. Exceso de información. Así como los excesos de comida provocan empachos y  los de bebida borrachera los excesos de información provocan inacción. Se llama la parálisis por el análisis. Información sí claro, pero la justa.

Vicio número ocho. Los falsos límites. Nuestra sociedad nos ha habituado a vivir en estado permanente de estreñimiento mental, de constipación intelectual, que nos permite pensar en grande. Normalmente tenemos creencias muy pero que muy interiorizadas que nos empequeñecen, saber reconocerlas es crucial para desarrollar un buen proceso creativo. Durante el trabajo de la parte baja del iceberg en nuestro modelo de desarrollo de marca personal analizamos y desactivamos las creencias limitantes que van apareciendo, un motivo de más para confiar en Soymimarca.

No tengo la solución pero si el camino. ¿Lo seguimos juntos?

Crisis de referentes. No tenemos patrones de comportamiento individual o social en los que contrastarnos. Nos da la sensación de andar sobre arenas movedizas. Cuando todo falla solo quedamos nosotros, solo queda nuestra integridad, nuestra marca personal.

La publicación de mis comentarios sobre el libro de Hessel, Indignaos, ha generado en algunos foros 2.0 posiciones controvertidas. Los que están a favor de la indignación me preguntan sobre las vías a seguir para canalizar las posiciones individuales que se huelen en el ambiente pero que no se manifiestan en modo alguno de manera colectiva.  Los que están en contra no están de acuerdo en que la situación sea para indignarse y mucho menos colectivamente. Ambas posturas me indican  que estamos en una transición, que somos vulnerables a las agresiones propias de un momento de cambio y que nos falta una hoja de ruta para vislumbrar el camino a seguir.

Soluciones globales anticipo que no tengo pero mi intuición me indica que puede ser el momento para trabajar y consolidar lo que realmente está dentro de nuestro círculo de influencia, nosotros, nuestra identidad, nuestra integridad.  Frente a un mundo que nos puede parecer contradictorio, con desigualdades cada vez más evidentes, frente a una sociedad que nos pasa factura por haber querido vivir con los patrones que ella misma marcaba hasta hace muy poco tiempo, frente a unas convicciones que se tambalean y frente a la pérdida de control de nuestra historia personal una cosa acertada es hacer un aparte, retirarse provisionalmente a los cuarteles de invierno y pensar en lo básico: Quiénes somos, qué queremos, de dónde venimos y adónde vamos. Y como cada vez somos más y pasamos más desapercibidos también puede ser útil plantearse cómo destacar en medio de la atonía.

Trabajar de manera organizada nuestra marca personal, profundizando en lo que somos, en lo que nos apasiona y motiva y en lo que queremos ser; trazar nuestra propia ruta cuando los caminos antiguamente marcados se han quedado cubiertos de maleza y dar señales de vida para que los demás sepan que existimos, entiendan nuestro mensaje y confíen en nosotros es posiblemente el antídoto para salir a flote de manera individual, retomar el control de nuestra vida y comprometernos en el cambio y el futuro de nuestra sociedad.

Me diréis que siempre barro para mi casa pero os puedo asegurar una cosa, si no creyera profundamente en lo que hago, si no estuviera totalmente convencido de que cada persona es el motor de su historia y de la historia de la humanidad no estaría aquí compartiendo con vosotros mi visión y ofreciendo mi colaboración. Y no formaría parte de Soymimarca.

Y finalmente os invito a leer La Contra de La Vanguardia de ayer  en la que Eva Illouz nos deconstruye  el mundo y nos deja para nosotros que definamos que es lo que sobrevive.