Entradas

Gestionar nuestra marca personal es invertir en nosotros

Entrevista radiofónica a Jordi Collell, socio de Soymimarca, economista, coach y optimista patológico.

Aunque solemos entrevistar a personas de fuera de nuestro ámbito, siempre pensamos que las reglas están para romperlas, así que os pasamos el enlace de la entrevista que hizo Carmela Pérez de Radio Exterior de España (Grupo Radio Televisión Española) el pasado martes a Jordi Collell.

Aquí tenéis el ENLACE, pero también os destacamos algunas frases:

Una marca personal es la propuesta de valor que lanzamos directamente al corazón de los demás.
Un empleado con marca personal potencia su desarrollo profesional y refuerza la marca corporativa.
En cada etapa de la vida gestionamos la marca personal de manera distinta, dejándonos fluir al ritmo de la vida, permitiendo que la vida vaya indicando el camino.
Es imprescindible conocernos bien para poder darnos a conocer a los demás. si no nos ven no existimos.

Personal Branding is dead

Entrevista a Kevin Roberts, autor de “Lovemarks” y CEO de Saatchi & Saatchi Worldwide

El título de este artículo (El personal branding ha muerto) es una frase literal de la breve entrevista que hicimos a Kevin Roberts. Dudamos si ponerla o no, ya que a simple vista parece que nos tiremos piedras a nosotros mismos. Pero el contexto es el contexto, y para el Sr. Roberts el significado de marca entendido de la manera clásica está muerto. También lo estaría el de marca personal. Para él -y es lógico que defienda lo suyo- las marcas mueren y dan paso a las Lovemarks. Desde Soymimarca hemos defendido muchas veces las Lovemarks, y entendemos el Personal Branding desde una visión 100% emocional: Roberts dice “lo que mueve a los seres humanos es la emoción, no la razón”. Por tanto, si una Lovemark es aquella marca que amamos, el Personal Branding debe perseguir generar empatía para lograr un objetivo.

Sin más preámbulo, aquí tenéis la breve entrevista:

 

Kevin Roberts. Fuente http://www.saatchikevin.com/

GR: 1. ¿Qué no es ni será nunca una lovemark?

KR: La guerra

GR: 2. ¿Cómo conecta una marca con nuestro cerebro?

KR: Eso no es importante. Lo importante es cómo conecta con nuestro corazón.

GR: 3. ¿Crees que Twitter o Facebook están cambiando la manera de gestionar marcas?

KR: Sí, las marcas necesitan tener una narrativa constante y estar conectadas en todo momento. Las campañas no funcionan en la República del Consumidor (sentido clásico).

GR: 4. ¿Ves alguna conexión entre personal branding y lovemarks?

KR: Las marcas han muerto. El personal branding ha muerto. Las lovemarks son el futuro. Mandela no es una marca, es un lovemark. 

 

Accede aquí al documento original en inglés.

¿A quién seduces con tu Marca Personal?

¿Existe alguna marca que te haga vibrar, conecte contigo y forme parte de tu estilo de vida? ¿Has oído hablar alguna vez de las Lovemarks? Pues se trata de marcas que generan una conexión emocional provocando una lealtad más allá de la razón. 

Según Kevin Roberts, CEO de la prestigiosa agencia global de publicidad, Saatchi & Saatchi y autor del libro “Lovemarks, el futuro más allá de las marcas.”, el concepto de “marca” está agotado y lo que se necesita para rescatarlo es lo que él denomina “Lovemarks” o “Marcas de Amor”.

Pongamos un sencillo ejemplo, para mi desayunar en Starbucks es un ritual – puede sonar un poco snob lo reconozco – pero no disfruto mis mañanas de la misma manera sin mi Grande Capuchino y mi Muffin de chocolate. Pero eso no es todo… es el olor, la amabilidad de su personal, la música, los momentos que he vivido en su espacio, su compromiso con el comercio justo… todo me hace disfrutar de mi experiencia Starbucks al máximo. Y por eso forma parte de mi día a día y he conseguido que mis familiares y amigos también lo vivan de la misma manera. Por eso y por mucho más I love Starbucks.

Pero… ¿Qué han de tener las marcas para convertirse en Marcas de amor? O mejor dicho… ¿Puede una marca personal ser una Lovemark? Según Kevin Roberts, las marcas deben tener estos 3 ingredientes:

  • Misterio: Debe haber una historia que contar, un pasado pero con capacidad de proyectarse hacia el futuro; debe haber sueños, mitos, símbolos, metáforas. Teniendo en cuenta todo esto, una marca personal tiene su storytelling, una historia de vida contada como un relato con pinceladas reales y/o algunas imaginarias que hacen más atractiva y carismática la marca personal.
  • Sensualidad: Las marcas deben provocar sensaciones, conectarse con los sentidos: nos regalan sonidos, luces, olores, texturas, sabores. La marca personal también tiene sensualidad, es capaz de provocar y proyectar reacciones y reflexiones. Y también seducir con sus aportaciones y contenido único.
  • Intimidad: Hay compromiso, empatía, pasión. La marca personal comunica de persona a persona, está comprometida con el conocimiento y la verdadera identidad. Y además,  genera un diálogo directo y sin intermediarios.

Después de leer estos 3 aspectos si volvemos a preguntarnos si una marca personal puede ser una marca de amor, la respuesta es clara: Si. Y sino pongamos por ejemplo a Bono, líder de la famosa banda de rock U2. Ha conseguido ser una marca personal más allá de su exitosa banda de rock. Una marca apasionada, llena de historias y símbolos, con conciertos que explotan los sentidos y relaciones empáticas con el mundo. Bono es una Marca de Amor.

Todo esto nos muestra que una “Lovemark” no se limita a las marcas, sino que se extiende a servicios, personas, personajes (reales o ficticios), deportes e incluso lugares del mundo.

¿El secreto? Generar un vínculo emocional con todos aquellos que te siguen, explicando historias, despertando sensaciones y regalando conocimientos para así seducirles con tu marca personal. ¿Y tú, seduces con tu marca?

 

Reconstruye tu propia marca

Este fin de semana he tenido la oportunidad de participar en un taller dirigido por Jaume Isal, en el que hemos realizado un plan de trabajo personal con el objetivo de ser más conscientes de nuestro personaje social. Todos nosotros somos buenos estrategas,  nuestra mente elabora diferentes procesos y estrategias para contestar ante los estímulos del exterior tal y como esperan  los demás que reaccionemos.  Realizar una mirada a nuestro  interior, descubrir nuestro  niñ@, reconocer cuales son nuestros comportamientos automáticos y nuestras emociones nos dota de recursos internos poderosos.  Y sólo así podremos reaccionar desde la paz, aceptación y tolerancia necesarias.

Además, precisamente este domingo  leía de El País.com un interesante artículo de Miriam Subirana ilustrado por José Luis Ágreda que me ha hecho reflexionar sobre la auténtica identidad de las personas, a pesar que en su artículo lo focaliza mucho hacia los hombres, realmente  creo que en la mayoría de casos  actuamos todos  desde  los estereotipos, desde nuestro personaje social y es aplicable a todos nosotros.

Comportamientos todavía muy típicos en el mundo empresarial como agresividad, imposición de criterio, individualismo, etc., son habituales  entre los directivos.  Todo ello ¿para qué? ¿Serán formas de esconder la angustia, la inseguridad  y el vacío existencial? Sin duda, ello influye en que vivamos relaciones insatisfactorias, condicionadas por el lastre social y cultural  que nos ha llevado a un vacío interior.

En ocasiones, nuestra inseguridad y nuestros miedos hacen que nos aislemos de nuestras propias emociones. Huimos de nosotros mismos, no reconocemos nuestras emociones  y tendemos a culpabilizar a los demás de todo aquello que nos pasa.

La cuestión que  plantea es cómo lograr  que cada uno de nosotros  conecte con su verdadera identidad.

Es necesario  escucharse a uno mismo, quererse y recuperar la seguridad interior, es decir cultivar nuestra autoestima, solo así podemos establecer relaciones sanas sin necesidad de imponer, forzar  ni presionar a los demás.

Según  Subirana “La recuperación de nuestra identidad auténtica pasa por redescubrir valores como el amor, la paz, la sinceridad, la empatía, la escucha, y despojarnos de todos los estereotipos que nos alejan de la posibilidad de lograr armonía y plenitud.”

Eso implica desaprender lo aprendido. Dejar de lado tus personajes, tus etiquetas, lo que se espera de ti. Así  podrás clarificas tu camino. Definirás tus objetivos y  realizarás el plan de acción necesario para reconstruir tu marca personal en función de tus propios criterios de valor.

Una marca que refleja  tus valores es una marca con identidad propia. Te propongo que hagas que tu marca sea realmente personal e intransferible. Que te conviertas en una lovemarks concepto desarrollado por Kevin Roberts, CEO mundial de Saatchi & Saatchi. El cual cree apasasionadamente que el Amor es un elemento clave para el éxito de la empresa.  Y nos  dice que: “Para que las grandes marcas puedan sobrevivir, necesitan crear Lealtad más Allá de la Razón”.

Tal y como dijo  una vez el  famoso matemático Blaise Pascal:

“Todas las desdichas del hombre provienen de su incapacidad para sentarse tranquilamente a solas en una habitación”

Reflexiona, realiza un viaje a tu interior  y si es  crees que es necesario reconstruye tu marca y  conviértela en una Lovemarks.

Montse Taboada / Coach