Entradas

Marca personal para investigadores

Después de cinco años desde que comencé mi primera investigación académica y cuatro de la creación de mi marca personal, estoy a poco menos de un mes de la defensa de mi Tesis Doctoral en la Universidad Jaume I de Castellón.

El motivo por el cual comienzo con esta introducción, es porque durante todo ese proceso de crecimiento profesional, siempre he tenido presente que paralelamente era necesario crear, construir y desarrollar tu propia marca personal.

Desde mi experiencia quiero lanzar diez conclusiones sobre lo positivo de ir entrelazando una investigación de carácter académico con la construcción de tu marca personal, para así cimentar, dotar de credibilidad y aportar valor añadido a tu propia marca.

Conclusiones:

  1. Al adentracélula / flickr.com / creative commonsrte en una investigación, observa primero tu entorno y busca una temática novedosa que aporte un aire nuevo a tu ámbito profesional. Será más costoso a la hora de crear nuevos contenidos pero mucho más diferenciador una vez lo consigues.
  1. Es importante dar un tiempo de maduración a los nuevos contenidos académicos que vayas descubriendo y esperar a que el mercado esté preparado para lanzarlos. Sino caes en el riesgo de predicar en el desierto y frustrarte.
  1. Antes de la creación de tu marca personal, debes realizar un trabajo de investigación del mercado, saber dónde te quieres mover, conocer sus puertas de entrada, sus limitaciones, sus prescriptores y qué beneficio profesional y académico puedes aportar una vez lances tu propuesta.
  1. Una vez realizado esa investigación previa y dejado madurar tus contenidos académicos, establecer líneas de comunicación para que puedan conocerte. (LinkedIn, Twitter, YouTube…)
  1. Ser paciente al comienzo, quizás pienses que estás predicando en el desierto pero con constancia, tus conocimientos académicos irán calando en tu ámbito profesional. Recordar siempre que nos movemos en el medio y largo plazo a la hora de construir nuestra marca personal.
  1. Utilizar tus medios de comunicación y tus contactos profesionales para ir testando a tiempo real los contenidos académicos que vayas descubriendo, así podrás ir calibrando y mejorando. Además ayuda mucho para no sentir esa sensación de soledad del corredor de fondo.
  1. Aprovecha “El trabajo de campo” de la investigación académica para conectar con profesionales de tu ámbito y así establecer puertas de entrada para futuras acciones
  1. Ir aportando pinceladas de tus nuevos contenidos a través de tus medios, de esta forma generas confianza y credibilidad.
  1. Buscar clientes que te ayuden a ir testando de forma práctica esos nuevos conocimientos y a su vez aportando mayor credibilidad a tu trabajo. El objetivo es mostrarles que tienes un valor diferencial fruto del proceso de investigación que estás realizando y por tanto ellos se pueden beneficiar de ello.
  2. No rendirte nunca, las investigaciones suelen ser un proceso largo y tedioso, pero muy gratificante por la cantidad de conocimiento que adquieres. Si aprendes a ir mezclándolo con tu ámbito profesional el proceso se hace más llevadero. No esperes al final para mostrar lo que has aprendido sino hazlo durante el camino.

El objetivo de este artículo es animar a todos aquellos investigadores para que su trabajo no se quede dentro de un cajón, y ayudados por profesionales como Soymimarca, puedan aprovechar todo ese potencial nuevo de conocimientos.

[subscribe2]

Identidad, haiku y marca personal

En estos últimos días he tenido la suerte de compartir conversaciones con tres excelentes profesionales de diversos ámbitos. Aunque no se conocen entre sí, los tres comparten algunas características: son muy buenos en lo que hacen; han conseguido compatibilizar vida personal y profesional; se sienten bien, están a gusto con lo que hacen y el dinero no es su motivación principal en la vida. Tampoco son partidarios de que los cambios que les permitan ganar mayor visibilidad provengan de una desvirtuación o «teatralización» de sus vidas, es decir, una ruptura con sus valores y su identidad. Dos de ellos llegaron a decirme con distintas palabras, respondiendo a aquello que yo entendía que les podría ayudar a ganar «mayor presencia»: «YO SÓLO SÉ SER EL QUE SOY» (permitidme que en esta ocasión escriba la gran lección aprendida en mayúsculas).

Efectivamente, para tomar el control de las etiquetas que, quieras o no, te van a poner, y para que se parezcan lo más posible a lo que tú quieres que sean debes partir de ti mismo, de conocerte, de tu identidad, debes saber bien quién eres. Porque esto posibilitará saber qué puedes aportar y en qué te diferencias, algo que es, en última instancia, la consecuencia de una buena gestión de los recursos del personal branding.

Tu identidad es la versión auténtica y más r Haiku / http://ikebanasanguepa.blogspot.com.es / Creative Commonseal de ti mismo, o, como nos recuerda una de las definiciones del diccionario de la RAE, identidad es «la conciencia que una persona tiene de ser ella misma y distinta a las demás».

Una vez que te reconoces íntimamente, puedes comprender más fácil qué puedes aportar, qué puedes hacer y en qué te diferencia de los demás, es decir, puedes acceder a tu producto. En este sentido, quiero compartir con vosotros cómo concibo la relación entre identidad y producto referida al personal branding. Suelo decir que «no quiero que me digas quién eres sino que prefiero que lo que hagas me diga quién eres». Hay una intersección inequívoca entre ser y hacer, verbos que se retroalimentan y se autodefinen mutuamente para el éxito personal y profesional.

Seguro que si estás interesado en la poesía has escuchado hablar o has leído algún haiku. Si pensamos en literatura japonesa, inmediatamente nos vienen a la cabeza estos breves poemas.

El haiku es la quintaesencia de la poesía japonesa. Se trata de poemas que en su brevedad contienen la totalidad de la vida.

Si hacemos una lectura superficial, podemos tener la impresión de que es un texto cargado de literalidad e, incluso, que no aporta nada, pero es justamente al contrario, es el canto emocionado del poeta al éxtasis que le produce la naturaleza. Trata de despertar y poner en solfa cada detalle de la naturaleza: lo que vemos y lo que no vemos.

El haiku, en palabras de José María Bermejo, surge de la «honda comunión con la naturaleza que nos revela lo que somos». El poeta Matsuo Bashô sugería «seguir la naturaleza, volver a la naturaleza», pues, según él, «la naturaleza transmite, en forma cambiante, la verdad inmutable. Desde ese centro que irradia sobre todo, nada es indigno de ser observado y cantado». Y yo pregunto, ¿no es acaso nuestra identidad ese centro que nos permite irradiar sobre todo, y, en definitiva, dejar la huella que nos permita ser la opción preferente?

[subscribe2]

Infografía del Método Iceberg de Soymimarca

El curso pasado hice el Posgrado de Personal Branding que la Universitat Ramon Llull imparte en colaboración con Soymimarca. Gracias a él he podido descubrir una disciplina nueva sobre la que he decidido reorientar mi carrera profesional.

Hasta ahora me he dedicado al diseño gráfico y la docencia, ambos íntimamente relacionados con la comunicación, y en esta nueva etapa quiero seguir trabajando en torno a ella pero como profesional que ayuda a los demás a transmitir mejor su mensaje.

Todos mis esfuerzos y todas mis ilusiones se concentran en convertirme en un buen personal brander y para ello tengo la suerte de poder colaborar con Soymimarca y al mismo tiempo poder seguir aprendiendo de su equipo, profesionales de referencia.

En mi primer post, además de presentarme, enseñamos nuestra primera colaboración: una infografía del Método Iceberg de la Marca Personal de Soymimarca.

El exitoso método consta de 3 partes (Autoconocimiento, Estrategia y Visibilidad) sobre la que pivota su estrategia para ayudar a los clientes a trabajar la marca personal, y con él lo que se pretende es aumentar las posibilidades de ser el elegido, de convertirse en la opción preferente.

iceberg / soymimarca.com

 

[subscribe2]

La triste estupidez de perderse por el camino

¿Quién no quiere tener éxito en la vida? Preguntemos a nuestro alrededor y veremos que muy pocos responden que para ellos el éxito no es relevante. Tener éxito es el motor que impulsa la vida de las personas y que al mismo tiempo las sume

éxito y fracaso from embercarriers.com / creativecommons

en la incertidumbre por saber cuando llegará. Las presiones sociales y personales empujan a tener resultados de manera rápida, si no inmediata, y mientras estos no llegan aumenta la sensación de que se está perdiendo el tiempo y que se avanza en un tortuoso camino hacia ninguna parte. Al final del trayecto el éxito viene definido por haber alcanzado los objetivos que cada cual se ha fijado y tener un lugar en el corazón de los que nos rodean. Sentirse bien en la propia piel , ser conocido, reconocido, relevante y elegido son los pilares que, salvo algunas excepciones, sustentan una vida de éxito.

La vida es afortunadamente un trayecto largo y el éxito final es la suma de muchos éxitos parciales.

Y como no controlamos, también afortunadamente, cuándo vamos a llegar a la parada final es recomendable ir siendo conscientes de que la dirección y el sentido que estamos tomando nos permiten disfrutar del viaje y salir más ricos y más fuertes de cada estación en la que nos apeamos, a sabiendas de que algunos apeaderos nos harán volver subir al tren con las manos vacías.

Gestionar la huella que vamos dejando en cada una de las etapas que vivimos nos ayuda a saber si estamos siguiendo el camino correcto o hemos de hacer modificaciones en el itinerario. Trabajar la marca personal es siempre y en cualquier caso una garantía de éxito porque permite un enfoque completo de la vida, las relaciones con los que nos rodean y el legado que queremos dejar.

El éxito de una marca personal es el legado que va dejando a lo largo de su existencia, lo que los demás dicen de nosotros cuando no estamos o cuando ya no estamos, con permiso de Jeff Bezos.

La visión de conjunto, saber el territorio que estamos recorriendo y un mapa que lo represente adecuadamente es imprescindible para ponerse en marcha. El territorio somos nosotros y nuestros proyectos en bruto, pensando en grande y teniendo muy presente aquello que nos hace diferentes y únicos. Es el autoconocimiento del que tanto hablamos en marca personal y sin el cual nuestro viaje está en manos de cualquiera menos en las que debe estar, las nuestras.

Definir el itinerario, saber cómo explicarnos y cómo explicar a los demás el motivo de nuestro viaje, decidir a dónde queremos llegar y dónde queremos que los demás nos sitúen nos permite ir valorando si las etapas, estaciones y apeaderos por los que vamos pasando nos acercan o nos alejan del destino que nos hemos propuesto. Es la estrategia de la marca personal sin la cual, aun sabiendo hacia dónde queremos ir, podremos acabar en un laberinto.

Dar a conocer que estamos en camino, explicar y que los otros sepan que nuestro viaje tiene sentido porque vamos a ayudarles y a cambiar el mundo. Que lo sepan porque si no lo saben no podrán hablar de nosotros cuando no estemos y no seremos conocidos, reconocidos, relevantes y elegidos. Si hacemos el viaje escondidos en un vagón de carga aunque lleguemos a destino habremos perdido la gran oportunidad de compartir. Por esto decimos que una marca personal que no es visible no es marca. Sin visibilidad el éxito será a medias.

Si lo que acabas de leer te da que pensar no te quedes con los brazos cruzados porque el éxito es para los que se mueven, seria una triste estupidez.

[subscribe2]