Entradas

La felicidad tras el despido. Parte I

Es un tópico hablar de despido y depresión, de fases de luto, de indefinición, desorientación, crisis. Como hubiera dicho Louis Van Gaal, “siempre negativo”. Pero, ¿Qué pasa con el lado positivo del despido? ¿Por qué nunca se habla de personas que han descubierto que existe una vida mejor tras un ERE? ¿Qué hay de todos aquellos que, de la noche a la mañana, han descubierto que eran auténticos emprendedores? ¿Por qué insistimos tanto en tapar nuestros fracasos? ¿Hay vida tras el despido?

Hoy iniciamos una sección nueva, una sección, parafraseando a mi querida amiga y “coopetidora” Arancha Ruiz, de historias de cracks, de historias de reciclaje positivo. Las hay, y muchas, aunque muchos nos hagan ver únicamente el lado negativo. Los anglosajones nos llevan ventaja, ellos saben sacar tajada de un fracaso como nadie. Es más, en un país como Estados Unidos, por ejemplo, muchos headhunters y muchos Capital Risc prescinden sin piedad de profesionales que no hayan conocido el fracaso.

Bienvenidos pues a la serie “La felicidad tras el despido“. Para poder completar esta serie necesitaré vuestros testimonios. Os ruego que si habéis experimentado un proceso de felicidad post-despido me escribáis en la sección de contacto de este blog con el asunto “La felicidad tras el despido“. Como no podía ser de otra manera, comenzaré con un caso que creo conocer bien, el mio.

El caso GR. La vida comienza a los cuarenta

El qué

Cuento con el privilegio personal y profesional de haber experimentado un despido, lo que fue la palanca de lanzamiento de una nueva vida con más sabores que sinsabores. Con más destellos de felicidad que de tristeza. Si  hoy me dedico al personal branding es gracias a lo que aconteció a finales de 2004.

El cómo

Inicié mi carrera profesional muy joven. Mi primera nómina, un contrato de prácticas en la agencia de publicidad Tiempo BBDO, está fechada en enero de 1979. Yo tenía 16 años y estudiaba por las noches. Ahí entendí que el entorno de la comunicación, la creatividad, la publicidad y toda la locura que conllevan se convertirían en mi profesión.

Y así fue. Pasé 11 años por J. Walter Thompson, luego por Bassat & Ogilvy y luego por Saatchi & Saatchi. En total, unos 20 años en el entorno de la agencia de publicidad internacional, trabajando para anunciantes de gran presupuesto y para marcas globales. Tras esos 20 años quise probar el sabor de formar parte del accionariado de una empresa, así que acepté la oferta para dirigir la agencia barcelonesa Altraforma. Corría el año 1998 y la experiencia no pudo empezar mejor.

Me sentía a gusto, trabaja con la misma intensidad o más, fines de semana, algunas noches. Pero trabaja “para mi”. Un cachito del resultado (si no recuerdo mal un 15%) era mio. En 2000 y 2001 conseguimos colocar a la agencia en lugares de ranking reservados a grupos muy grandes. Éramos un bombón. Recibimos muchas ofertas de compra de grupos multinacionales. Las circunstancias hicieron que no se aceptara ninguna de esas ofertas (craso error) y que en 2003 se avistaran signos de desaceleración. Algún cliente perdido, algún despido inoportuno, cosas que pasan en las mejores familias y que se suelen superar.

Pero sucedió algo que marcaría mi vida para siempre. Sin saberlo, me instalé en la “zona de confort“, en esa zona cerebral que impide ver la necesidad de cambiar la manera de hacer las cosas. Es posible que alguna circunstancia adversa en mi entorno familiar influyera en mi estado de ánimo, pero fuera como fuere en septiembre de 2004 llegué a un acuerdo de salida con el socio mayoritario de la agencia. Eufemismos al margen, me despidieron de la compañía. Hablemos claro, por favor. Vendí mis acciones y me fui en diciembre de ese mismo año, tras una fiesta de Navidad que se convirtió en mi funeral publicitario.

En enero de 2005, y gracias a algún anunciante que no se quería desprender de mi, inicié mi propio negocio, Lateral Consulting. Lo de lateral venía por la influencia positiva de Edward de Bono y su “Lateral thinking”, un libro que se debería leer a los bebés en la cuna.

Ahí descubrí que se podía trabajar como un burro y ser feliz. Las presiones eran mis presiones, nadie me ponía metas, me las ponía yo solo. Sin  saberlo, ideé mi propio personal branding plan. En 2007 acepté una oferta para gestionar en España el negocio de TVLowCost, una joven agencia francesa que rompió moldes y abrió en dos años filiales por todo el mundo desafiando con su filosofía a las grandes multinacionales. El invento no funcionó aquí, lo que me dio nuevos parámetros para saber lo que no hay que hacer, pero afortunadamente mi negocio con Lateral Consulting funcionaba bien.

En 2007, desde Lateral, empecé a trabajar en proyectos de estrategia y comunicación orientados a personas, a profesionales. Políticos, emprendedores, personas que habían sufrido un despido… Aun no lo sabía, pero mi buena amiga Linda Reichard un día me dijo que lo que yo hacía se llama “personal branding“.

A principios de 2010, de la mano del que luego sería mi actual socio, Jordi Collell, asistimos a una jornada en Madrid sobre marca personal capitaneada por el sherpa Andrés Pérez Ortega, y en octubre de ese mismo año abríamos SOYMIMARCA.

El porqué. Key learnings.

La felicidad existe. Solo hay que ir a buscarla. Y eso se consigue superando miedos.

Arriesgar es clave. Si no arriesgas puedes vivir razonablemente bien con un sueldo digno, pero será difícil que vayas a trabajar con el grado de motivación adecuado.

Se puede vivir con  menos. Muchas personas se cierran en banda a emprender por miedo a no llegar a los niveles de retribución  que tenían trabajando como empleadas.

Think big. Piensa en grande. Si tienes una buena idea, ponle recursos, no seas tacaño. No hay idea que prospere sin una inversión decente.

Rodéate de los mejores. Hasta ahí el tópico. Pero quiero decir rodéate de las mejores personas, de gente a la que puedas confiar las llaves de tu vida. Despréndete rápidamente de quien no comparta tu grado de entusiamo por el proyecto, se convertirá en un agente tóxico.

Hazte un plan. Tu plan. Sigue un guión. Y ves adaptándolo según las circunstancias. No te cierres a cambios de rumbo, pero mantén el destino. Y recuerda, como dijo el poeta griego Constantino Kavafis, que lo importante no es solo llegar al destino, sino aprender del viaje sin forzar la travesía.

¿Quieres trabajar tu marca personal con nosotros?

Contáctanos aquí y buscaremos soluciones.

 

Algún consejo para sobrevivir en Linkedin

Hace un año publiqué en el blog de Lateral Consulting la primera y la segunda parte de “Algún consejo para sobrevivir en Linkedin”. Dado el éxito de lectura, he decidido trasladarlos aquí para compartirlos con vosotros. Se trata de consejos sencillos, no trata de ser un manual profesional de los que hoy internet va lleno. Espero que os sea útil.

Guillem Recolons / asesor de marca personal

Algún consejo para sobrevivir en Linkedin I

Es indiscutible que LinkedIn se ha consolidado como la principal red de networking mundial. Lanzado hace sólo 6 años desde Mountain View, California, hoy cuenta con cerca de 70 millones de profesionales. LinkedIn se visita una media de 37 minutos al mes, y España es el 7º país en el ranking LinkedIn con cerca de 700.000 usuarios, tras EEUU, India, Reino Unido, Canadá, Italia y Alemania. Aunque no es el tema del post, si aún te preguntas qué es y para qué sirve LinkedIn, aquí cuelgo un vídeo muy didáctico:

Cuando analizamos los distintos perfiles que se encuentran en LinkedIn, es fácil descubrir perfiles hechos de prisa y corriendo, sin fotografía, sin apenas datos de contacto, sin el historial de empresas en que se ha trabajado, sin actualizar. Es decepcionante que mucha gente crea que hay que “estar” en LinkedIn sin más. LinkedIn sirve para generar networking activo, para descubrir perfiles interesantes, para ofrecer nuestros servicios. Eso no es “estar”, hay que currárselo un poco y dejar claro quiénes somos (a nivel profesional), dónde estamos y a qué aspiramos.

Nos tenemos que imaginar que LinkedIn es nuestra página web. Actualizarla, cuidarla, explicar nuestros proyectos o lo que pueda atraer colaboradores o clientes. Aquí algunos consejos de cómo sacarle mejor partido:

  • Estar o Ser: LinkedIn es un lugar que invita  a ser descriptivo, es estratégico -no táctico-, así que es mejor evitar frases cortas al estilo powerpoint, e intentar explicar nuestros logros, nuestras aportaciones de forma clara y descriptiva.
  • Presentémonos: He visto que mucha gente no aprovecha el “extracto”, un lugar perfecto para contar en 4 líneas qué hemos hecho. Tampoco se acostumbra a rellenar el apartado “especialidades”, pieza clave para encontrar colaboradores, socios o clientes. Y la foto. Algunos creen que no es importante. Lo es. La cara es el espejo del alma.
  • Cuanto más, mejor. A diferencia de otras redes sociales, en LinkedIn es interesante presumir un poco. No hay que dejarse ningún trabajo anterior por insignificante que parezca. Es posible que un stage hecho en nuestra época de estudiante nos abra las puertas a una oferta.
  • Utilicemos la jerga profesional:  Conocer el lenguaje de cada sector es importante. Hay un sinfín de maneras de describir lo que haces, pero la jerga sectorial es clara, concisa y comprensible. Si quiero atraer a colaboradores en el sector del marketing boca/oreja usaré el término “Wominomics”, referido a la industria del “word of mouth”.
  • Si buscas trabajo, dilo. A nadie le gusta decir que está buscando trabajo. Pero si lo buscas, dilo. De otra manera, nadie se fijará en ti como candidato “disponible”. Es perfectamente viable escribir bajo tu nombre “especialista en marketing medioambiental”. Con eso no engañas a nadie, es una mezcla de tu formación con tu carrera profesional. Pero si no trabajas actualmente en ninguna empresa, déjalo claro.
  • ¿Hablas idiomas? LinkedIn es un medio global, y permite en una sola página disponer de distintos perfiles según el idioma. Una muestra: Aquí va mi perfil público en castellanoinglés catalán.
  • Muestra tu perfil más social: LinkedIn es un escenario perfecto para la creación y seguimiento de grupos profesionales. Los hay de todos los colores y para todos los gustos. Suscribirse a grupos permite recibir información actualizada sobre nuestro sector y participar en foros de debate. Además, la creación de grupos puede ayudarnos a generar tráfico para nuestro propio negocio, blog…

Algún consejo para sobrevivir en Linkedin II

Como complemento al post que publicamos el 21 de junio pasado (ver post), esta vez entramos más en el detalle de cómo mejorar el networking vía LinkedIn. El texto se lo debo al blog de Frank Scipioningresosalcuadrado.com, que creo que ha hecho un excelente trabajo llamado “Cura de vitaminas para tu perfil de LinkedIn“. Ahí va eso:

LinkedIn es una red social soberanamente desaprovechada. En un afán de justicia, he decidido escribir hoy una guía Linkedin para emprendedores. Muchas personas creen que resulta muy complicado hacer nuevas conexiones, y terminan utilizándola simplemente como un sitio para colgar su currículo, ¿no es así?. Y lo que yo pienso es que tiene un potencial bastante mayor del que muchos de nosotros le estamos sacando en la actualidad.

Antes que nada, Linkedin es de por sí un buscador y tiene enorme reputación en Google y otros buscadores importantes. Sólo esa razón ya es motivo para estar presentes, ya que si sólo buscas en Google tu nombre y tienes un perfil en Linkedin, verás que apareces en las primeras páginas de los resultados. Haz la prueba y te darás cuenta del peso que tiene Linkedin para Google.

Aquí te paso ocho puntos principales que me ayudaron a darle el valor real que tiene esta red social.

Guía Linkedin 1. Mejorar tu posición en los buscadores

En tu perfil de LinkedIn encontrarás tres espacios para añadir enlaces a tus propios sitios o blogs. En lugar de utilizar “My Website”, haz click en “Other”. Allí podrás entrar el texto que coincida mejor con lo que la gente puede buscar acerca de tu negocio.

Por ejemplo, yo he utilizado ingresos pasivos parar mi blog, que es una palabra clave por la cual quiero posicionarme. Puedes poner aquí tu página de admiradores de Facebook, tu canal youtube, etc… y también optimizar el texto de tu enlace.

En mi caso, la vista pública de mi perfil en Linkedin tiene un PageRank 2. Nada extraordinario, pero tampoco despreciable para un blog recién lanzado.

Desde luego, es una forma tremendamente sencilla de impulsar tus posiciones en los buscadores.

Guía Linkedin 2. Promover el contenido de tu blog

También es posible importar hacia tu perfil Linkedin el feed de tu blog en WordPress, buscando la aplicación correspondiente en ese programa. Esto se convierte en una forma ágil y sencilla para que los demás puedan echarle un vistazo al contenido de tu blog en un minuto.

Si no usas WordPress (¡desgraciado!), también hay puedes usar Blog Link. Ésta aplicación soporta TypePad, Movable Type, Vox, WordPress.com, WordPress.org, Blogger, LiveJournal y varios otros.

Todos sabemos bien que los blogs son la mejor forma de cultivar tu marca, sea personal o de tu proyecto. Con esto podrás automatizar la difusión de tus posts en Linkedin.

Guía Linkedin 3. Lanzar una campaña de publicidad en LinkedIn

La verdad es que hasta que no me lo contaron, no tenía idea de que LinkedIn ofrecía un servicio de publicidad contextual. LinkedIn es un sitio de profesionales para profesionales, que está menos expuesto al azar de otros entornos, y por el contrario, recibe visitas y atención de personas más bien interesadas en los negocios.

El sistema es sencillo y te permite en minutos escribir, orientar y lanzar tu publicidad, y pagarlo ya sea por clicks o por impresiones, con presupuestos que arrancan en los 40 euros. La ventaja es que te permite llegar rápidamente a una comunidad realmente premium de 63 millones de profesionales con altos niveles de ingreso (unos 100.000€ de media). Y además podrás segmentar tu anuncio en función de la edadindustriapuesto de trabajo, eltamaño de la compañíaubicación.

Por falta de presupuesto, yo no utilizo servicios de publicidad de pago. Esto no quita el interés real de este servicio de publicidad pensando en una empresa, ya que linkedin ofrece un servicio similar al servicio de página de admiradores de Facebook, el servicio de página de empresa.

Guía Linkedin 4. Organizar eventos

Me encanta esta herramienta de Linkedin que te permite anunciar eventos. Ni siquiera es necesario que seas el coordinador de ese evento para poder subirlo a la agenda de Linkedin. Un evento puede ser creado sólo con la información básica y el interés por difundirlo. Incluso podrás enviar invitaciones a través de tu red de Linkedin, aprovechando la utilidad de confirmación de asistencia. Y además puedes visualizar rápidamente todos los eventos de tus contactos.

Guía Linkedin 5. Utilizar grupos para conectarte con la gente

En un grupo Linkedin, puedes leer/publicar noticias, lanzar un debate, publicar una oferta de trabajo, etc… Son entornos cerrados que gestionan miembros que pueden acceder al conjunto de contenidos.

Resulta más que frecuente que las personas se sumen a un grupo, pero luego no vuelvan ni por asomo a participar de él. Y la verdad es que yo no puedo tirar la primera piedra porque soy uno de ellos. En mi caso, en vez de tener una participación online continua en uno o varios grupos, visitándoles cada día, prefiero recibir los avisos por correo y solo entro en una conversación si tengo un interés real.

Lo que conviene aún más es comenzar un nuevo grupo, ya que te dará la ventaja de contar con las direcciones de email de los que se sumen, actualizadas cotidianamente mientras crece. Ya sé que puede darte un poco de trabajo armar y empujar un grupo, pero una buena forma de comenzar es directamente invitar a toda tu red de contactos. Cuando tus contactos se vayan sumando al grupo, estas novedades se harán visibles en sus perfiles, y allí otra gente podrá sentir interés y también sumarse. Así nace un pequeño imperio..

Veamos algunos grupos en Linkedin que están haciendo furor. Empiezo con 2 grupos en ingles a los cuales debes monitorizar, porque ahí pasan muchas cosas:

2 referencias en español, con conversaciones diarias activas:

¿Te imaginas teniendo tú acceso a semejante base de contactos? Pues bien, quizás deberías empezar hoy.

Guía Linkedin 6. Conseguir recomendaciones para atraer más clientes

Si hay algo que diferencia a Linkedin del resto de las redes sociales, son las recomendaciones, algo realmente único. Y a mí no se me ocurre mejor manera de promocionar tu negocio que pidiéndoles a tus clientes y tus colegas que compartan con otros la opinión que tienen de ti.

Te estarás preguntando cómo conseguirlas. Sencillo: primero dar, luego recibir. Escribe buenas recomendaciones de tus pares, y pronto recibirás mejores de parte suya. Conviene invertir algún tiempo en esto.

Para dar credibilidad y convencer, las recomendaciones de terceros son muy muy importantes. Con Linkedin tienes una fuente inagotable de testimonios de gente reconocidos (expertos en su campo, directivos, etc..) que pueden apoyar tu proyecto y asentarte como una de los lideres de opinión en tu sector.

Guía Linkedin 7. Haz preguntas, y responde a las preguntas de lo demás

Una forma rápida de destacar como experto es de responder a las preguntas que hacen otros. Es cierto que este servicio en español esta infra utilizado (si lo comparas con la base de datos de preguntas/respuestas disponibles en ingles), pero aún así, no me perdería la ocasión de responder a un par de preguntas relevantes a tu actividad.

También puedes hacer tu mismo preguntas, y ver como lo responden otros. Es una gran forma de hacer encuestas antes de lanzar tu web por ejemplo, o de validar el interés de un posible producto que quieres lanzar al mercado profesional muy pronto.

Guía Linkedin 8. Conecta tu cuenta twitter a tu perfil Linkedin

Tus tweets aparecen en tu perfil, y puedes lanzar un tweet desde linkedin. Hay un par de widget que te permiten saber que se estña diciendo sobre ti en Twitter. ¿ Porque hacerlo?. Porque dotas de contenido relevante a tu perfil, útil para tu posicionamiento en buscadores y también porque remites un tráfico muy cualificado hacia tu cuenta twitter, y si lo que ven al aterir en tu perfil les gusta, se harán seguidores tuyos.

Eso es todo para esa guía Linkedin para emprendedores. No pierdes más tiempo, dale una oportunidad a Linkedin. Merece la pena.

Tortilla de patatas sin patatas

Hace algún tiempo las autoridades sanitarias prohibieron la utilización de huevos frescos en bares, restaurantes y hoteles. En su lugar, se están utilizando huevos pasteurizados para preparar, por ejemplo, la tortilla de patatas. Aunque al principio costó un poco asimilar esa pérdida de frescura, ahora nos parece lo más normal del mundo. Pero ¿Qué le pasaría a la tortilla de patatas si le quitáramos las patatas?

Durante estas fechas se cumple un año del primer encuentro de gestión de la marca personal que se celebró en el Hotel Intercontinental de Madrid, a raíz del cual publiqué un post en mi blog de Lateral Consulting titulado “Señoras, señores… el currículum ha muerto (o eso parece)”. El encuentro marcó un antes y un después en mi carrera, y me atrevería a incluir en esa afirmación a mi socio Jordi Collell, con el que compartimos viaje y asiento en el encuentro. No solo eso, además, y como ya hemos comentado en algún que otro post, esa cita fue el embrión del proyecto de SOYMIMARCA que nacería justo 6 meses después, el 4 de octubre de 2010.

Lo que más me epató del encuentro fue la primera intervención, la de Andrés Pérez Ortega, el sherpa de la marca personal. Debo reconocer con absoluta sinceridad que el resto de intervenciones y debates fueron muy interesantes, pero no estaban en la órbita geoespacial de la marca personal. Algunos hablaron de protocolo, otros de gestión empresarial, otros de creatividad, otros de comunicación de crisis… interesante. Pero lo de Andrés fue grande, fue el motor que nos llevaría a acercarnos aún más al mundo de la marca personal, y fue el motor de otros encuentros que hemos tenido posteriormente con él.

El caso es que este año se repite el evento, organizado por Mas Cuota, igual que el año pasado. Hay algunos cambios sin importancia, como el hecho de que se celebre en Pamplona, a principios de mayo, también cambia el título, ahora es “1er encuentro Personal Branding & Neuromarketing”. Los ponentes repiten, excepto uno. ¿Adivináis cuál?

Este año no estará Andrés Pérez Ortega. Imagino que la organización ha considerado que su aportación a la marca personal no es indispensable. Tampoco estará Neus Arqués, ni Tomás Marcos ni Pablo Adán ni Arancha Ruiz ni Dan Schawbel.

Tortilla de patatas, pero sin patatas.

Guillem Recolons / asesor de marca personal

En el espacio virtual la competencia está por todas partes, por @guillemrecolons

Si quieres seguir dormido, adelante. Pero si muchos de los mejores empleos del mundo están yendo hacia India no es casualidad. Ni es porque los salarios allí sean más bajos. Es, sencillamente, porque están mejor preparados que el resto del mundo y porque el espacio virtual permite llegar fácilmente a ellos. No en vano, India ya es el tercer PIB del mundo.

Cuando fundé en 2005 la empresa Lateral Consulting, la visión de la compañía era poder facilitar las herramientas que permitan aflorar la creatividad en todos los departamentos de las empresas. En cierta forma, mi inspirador era el pensador maltés Edward de Bono, autor del libro “Lateral thinking” (1970) acerca del pensamiento lateral.

La casualidad quiso que la única escuela de formación rigurosa sobre pensamiento lateral en el mundo estuviera en India. ¿Casualidad? En absoluto, India sabe muy bien que estimular la creatividad es la única manera de ser competitivo; por eso no pasará mucho tiempo para que este país pase a ser la primera potencia económica y educativa del mundo. Ayer mismo hablaba en este blog de los cambios de paradigma de Sir Ken Robinson. El día que los dirigentes políticos quieran entender a Robinson, el mundo cambiará.

¿Cómo nos está afectando el espacio virtual? Economía global, tecnología global, modelos de organización globales. Parece que las empresas solo tengan dos salidas: macro o micro. Si tu marco de competencia es puramente geográfico, tu oferta tiene los días contados.

Una de las cosas que queremos dejar claras en nuestros programas de marca personal es que nuestros perfiles públicos deben ser globales. ¿Por qué alguien de Zaragoza no puede hacer negocios con alguien de Lima? En muchos negocios, la distancia no es un handicap. Si trabajas en el sector servicios, la videoconferencia, skipe… te ayudarán a saltar barreras.

Cuando uno crea un perfil en Linkedin o en Xing o en Twitter tiene que entender que ese perfil puede interesar a alguien que está al otro lado del océano. Los que hablan de los peligros de la globalización hacen incapié en la pérdida de la identidad y los valores. No estoy de acuerdo. Creo que la globalización nos obligará a ser más creativos, más eficaces, diferentes. Esa es la esencia de la marca personal, conseguir convertirse en la opción preferente en un mundo globalizado y competitivo donde la ubicación geográfica no es un problema.

La marca personal rompe muchos tabúes, como el de compartir conocimientos. Compartir no solo es aconsejable, es necesario en un mundo que nos permite estar al día gracias a la generosidad y altruismo de aquellos que comparten. Por supuesto, todo tiene un límite; las aplicaciones de teléfonos móviles gratuitas ofrecen las funciones básicas, las funciones extras tienen un pequeño coste.

Si quieres seguir soñando en que todo es como era antes, adelante. Si despiertas, ten claro que sin una marca personal fuerte y global no llegarás muy lejos.

El currículum ya no funciona para buscar trabajo. Y usted, ¿qué marca es?

Os adjuntamos el artículo aparecido ayer en La Razón de la periodista María Poveda, y en que interviene Andrés Pérez Ortega (Marca Propia), Neus Arqués (Manfatta Comunicación), Dan Schawbel (autor de Me 2.0) y Guillem Recolons (soymimarca y  Lateral Consulting). Poveda traza un  interesante camino que empieza en la definición de la marca personal, pasa por el fenómeno de las micro-empresas YO, S.A. y acaba en la escena 2.0. Os recomendamos su lectura para entrar en materia de lo que es el personal branding. Feliz lunes.

Guillem Recolons / Personal Brand Strategist / soymimarca

Y usted, ¿qué marca es? El nuevo marketing personal

El currículum ya no funciona para buscar trabajo. Hay que aplicar los principios del marketing a las personas. Según los expertos «se trata de descubrir cómo nos perciben y decidir si es eso lo que queremos reflejar»

Qué tienen GoogleMacDonalds o BMW en común? Todas son marcas que tuvieron éxito porque supieron diferenciarse dentro del mercado. ¿Ha pensado que usted también puede convertirse en marca para encontrar su hueco en este panorama laboral tan desalentador? Si miramos a los rostros populares, lo hicieron Madonna, Donald Trump u Oprah Winfrey… y todos han tenido éxito en lo que se han propuesto. Son capaces de vender cualquier producto que lleve su nombre, desde una revista (Oprah), a una película (Madonna) o incluso dar caché a un edificio o un filete (Trump). ¿Su secreto? Ser ellos mismos, ser auténticos y diferenciarse del resto. Aplican (consciente o inconscientemente) los principios del marketing a su propia persona y crean su marca personal («personal branding», en inglés), el último cartucho para triunfar, ya convertido en disciplina universitaria en Estados Unidos y que en España se empieza a implantar.

Pérez Ortega, Arqués, Schawbel y Recolons

¿Y cómo se construye su marca un ciudadano de a pie? «El ‘‘Branding’’ (marca, en inglés) personal es posicionamiento, no venta. Se trata de convertirte en un profesional de referencia, de ocupar un lugar preferente en la mente de otros. El objetivo final es que te elijan a ti», resume Andrés Pérez Ortega, responsable de Marca- propia.net.

Hasta hace poco, los consejos para el éxito venían de los libros de autoayuda. En el «personal branding», el éxito viene no sólo de la capacitación, sino de cómo presentas tu producto (en este caso, tú mismo). El concepto va mucho más allá que el de mostrar una buena imagen: «Tu mercado te busca por lo que ofreces, porque eres útil (producto), pero te elige porque eres fiable y atractivo (marca)», añade Pérez Ortega.

La presencia física, junto con la virtual en las redes sociales, es sólo «la punta del iceberg», según la metáfora que utiliza el equipo de soymimarca, empresa dedicada al asesoramiento en marca personal desde octubre de 2010. Lo que da valor, peso y posicionamiento al nombre son «las dos terceras partes sumergidas: la formación, el autoconocimiento, la educación, la genética y las habilidades. La marca personal es el iceberg completo», explica Guillem Recolons, publicista y miembro fundador de soymimarca.

Yo, sociedad limitada
La nueva corriente del «personal branding» defiende la creación de la marca de uno mismo como estrategia para gestionar nuestra carrera y sobrevivir en un panorama que cambia por los pocos puestos de trabajo y la web 2.0. Dicho esto, ¿cómo se pone uno manos a la obra? «El primer paso para crear tu marca personal es descubrirla. Todos la tenemos porque es la huella que dejamos a la gente. Lo que hay que hacer es analizar cómo nos perciben y decidir si es lo que queremos reflejar», aconseja Dan Schawble, reconocido como «gurú» de la marca personal por «The New York Times» y autor de una revista y un blog sobre el tema.

Pero en el camino para definir nuestra marca, no basta con lo que vean los demás, también tenemos que definir «qué nos apasiona, cuáles son nuestros puntos fuertes y nuestros objetivos a corto y largo plazo». Por último, y fundamental, es «seleccionar un nicho de mercado que concuerde», concluye Schawbel. Y con esto, ¿se puede triunfar? «El currículum ya no funciona», sentencia Pérez Ortega. «Hay que dejar de ser un empleado, entendido como utilizado, y tomar las riendas de nuestro futuro. Ya no hay trabajos para toda la vida. La gente asume que su marca es la de su empresa y si se quedan sin trabajo pierden su identidad», dice Pérez Ortega.

Detrás de los consultores de marca personal españoles hay antecedentes profesionales de todo tipo. Por ejemplo, Pérez Ortega se dedicó a esta disciplina tras trabajar en una cadena de supermercados con productos de marca blanca: «Me di cuenta que lo que se hace actualmente con las personas es lo mismo que con los productos de marca blanca. Se busca profesionales sin marca, para pagarles poco».

A Neus Arqués, consultora de marca personal y autora de «¿Y tú qué marca eres? Doce claves para gestionar tu reputación personal», le pasó algo similar. Llevaba años dedicándose al márketing promocional de ciudades «cuando entendí que los mismos principios que se aplican a un producto o a una ciudad se pueden aplicar a un profesional».


Tu precio en on-line

El concepto de marca personal, sin embargo, está poco desarrollado en Europa. No así en EE UU, donde surgió a principios de los 80, de la mano de autores de libros de gestión empresarial como Tom Peters, William Arruda o Peter Montoya. En España empieza a implantarse, también en Brasil, Reino Unido, Suráfrica, Japón o Malasia, según los datos que maneja Dan Schawbel.

En todo este proceso de creación de la automarca, el reflejo on-line de la personalidad es fundamental. «Internet es la piscina del talento global, y si no estás, no recibes las oportunidades que otros aprovecharán. Para formar parte se requiere una presencia electrónica, incluyendo una web, un blog y perfiles en las principales redes sociales como Twitter, Facebook, Linkedin. No basta con estar, hay que gestionar la presencia virtual. Aún se puede sobrevivir sin presencia on-line, pero en el futuro más próximo, no», sentencia Schawbel, que también es autor del libro «Me 2.0: Four steps for building your future» (Yo 2.0.: Cuatro pasos para construir tu futuro).

Y para apoyar la predicción, dos datos: el 92% de los bebés ya tienen una presencia en internet (AVG, Octubre 2010), y el 80% de los empleadores utilizan motores de búsqueda y redes sociales para buscar información de los candidatos, según Microsoft. «Internet es un escaparate de nuestras capacidades. Democratiza la visibilidad, pero conlleva la responsabilidad de gestionarla», dice Arqués, experta en la presencia en internet.

Para aquel que decida confeccionar su marca, sepa que se puede recurrir a la ayuda de un experto. A partir de 500 euros (los precios oscilan hasta los 1.500) y en cuatro o cinco sesiones le ayudarán a definirse y poner sus objetivos. En soymimarca han diseñado incluso paquetes para cuatro perfiles muy concretos: universitarios, desempleados, emprendedores y ejecutivos. «Lo interesante, frente a la marca corporativa, es que aquí cada cliente es el presidente de su propia empresa», señala Recolons. Pequeños empresarios y portavoces son los que más partido pueden sacar de ello, dice Recolons. Rosa Tous, de la joyería Tous, es un ejemplo de pequeña empresaria que supo hacer de ella misma una marca y hacer crecer con ello su negocio. «Es la cara visible de su compañía y representa todos los valores de la marca», comenta Arques. Si está decidido a probarlo, debe saber que hay tres cosas que una marca personal no puede hacer por usted: «Ocultar la incompetencia, hacerte famoso o conseguir tus objetivos por sí misma. Debes actuar», concluye Pérez Ortega.

¿Quién escribe el guión de tu vida?

Una pregunta compleja a la que nos gustaría responder: YO.

Pero no siempre es así. Hay personas que sencillamente se dejan llevar por el destino. Ojo! es una opción. Hay personas que se marcan algún objetivo, pero no trazan la hoja de ruta para llevarlo a cabo y acaban dejándose llevar por la marea. Hay personas que, aún planificando su vida, encuentran obstáculos insalvables en el camino que les hacen desistir. Y finalmente, hay personas “locomotora” que planifican su vida de una forma tan sólida que no permiten que nada les altere su camino.

Desde aquí no somos nadie para recomendar una u otra opción, pero está claro que ser tu propio guionista aporta innumerables ventajas. Me he permitido “robarle” a mi amigo Antonio Nuñez, especialista en relato/storytelling, 4 vías para crear un guión interesante:

  • ¿Quién soy yo? Hay que ser creativos, incluir aspectos personales (rasgos del carácter o incluso alguna debilidad) que nos permitan destacar, construir credibilidad y generar empatía.
  • ¿Para qué estoy aquí? Apostar por la transparencia como arma contra el cinismo y la falta de confianza.
  • Relato visionario, frente a cifras, estadísticas, porcentajes… Como ejemplo, el que planteó Bill Gates ante su equipo en los primeros tiempos de Microsoft “Un PC en cada mesa“.
  • Valores en acción, ejemplos concretos y reales en lugar de alusiones a cualidades o virtudes en abstracto.

Las teorías son bonitas, pero no hay nada como un ejemplo. Sin ánimo de ser pedante, solo ilustrativo, os pongo el mío:

Yo me decidí por la publicidad a los 14 años. Entonces Paco, un tipo vestido de hippy con una supermoto venía a menudo a casa a buscar a su novia –mi tía Elena-. Era el año 1975, y ese look tan extremo, la moto, la rubia, el glamur… me llamó poderosamente la atención. Iba contra todo lo establecido, rompía los códigos de la época, era transgresor. Le pregunté a mi tía en qué trabajaba su novio. “Hace anuncios”, dijo “trabaja en una agencia de publicidad”. A los dos años, cuando cumplí 16, hice mi primer stage de prácticas en la agencia de la que Paco era Director Creativo. Ahora soy publicitario, y desde entonces he trabajado siempre en el entorno de la comunicación.

Tras vivir algunas experiencias más que interesantes en empresas como BBDO, J. Walter Thompson, Ogilvy, Saatchi & Saatchi… me di cuenta de que mi vida profesional tenía que seguir orientada en torno a las marcas. Pero tras esos 20 años de experiencias con marcas comerciales, me incliné por potenciar marcas personales. Como todo, tiene sus pros y contras: en lo negativo, es un oficio peor pagado, en lo positivo, siempre tratas con el presidente, con la persona que decide, y las experiencias con personas son más emocionales, más vividas, más sinceras. Por eso creé Lateral Consulting en 2005, y por eso he contribuido junto con mis colegas Montse, Ignasi y Jordi a crear SoyMiMarca hace casi dos meses.

Crearse una marca es como cumplir un sueño, es poner sobre la mesa nuestra carta a los reyes personal y profesional y establecer un camino para llegar. No es más que eso. Tiene sus rutinas, por supuesto, y quizás algún secreto, pero cualquiera lo puede hacer. Con ayuda siempre es más fácil, pero todos podemos crear nuestra propia marca. Solo hay que ser consecuente con tus valores y destacar un diferencial real, algo que te convierta en opción preferente. Seguro que lo tienes.

Guillem Recolons / Personal Branding Strategist / soymimarca

¿Currículum? no, gracias. Pero ¿cuál es tu historia?

La importancia de las habilidades de comunicación como factor de elección decisivo

Puede que el currículum no haya muerto aún, pero está en la UCI. Ese trozo de papel lleno de datos -muchos de ellos de dudosa comprobación- se está convirtiendo en un referente pobre. Le falta algo, algo muy importante. Demostrar la competencia comunicativa de la persona. Y eso sucede también en los currículum de la red, los de Linkedin, Xing, Plaxo o Viadeo.

Hace un par de meses, dos ex-compañeras de trabajo en Bassat & Ogilvy, Linda Reichard y Cristina Lastra pusieron en marcha KeyIntern, una iniciativa singular: facilitar a las empresas la contratación de becarios. Pero eso no es todo, cuando solicitas un perfil te envían un enlace a YouTube con los candidatos hablando, contando cuales son sus aspiraciones. En pocas palabras, KeyIntern resuelve muchas dudas en cuanto a las habilidades de comunicación de los candidatos.

Estamos llegando al punto en que muchos de los aspirantes a un trabajo están “ultra-preparados”, con carreras y postgrados, con idiomas, con casi todo. ¿Cuál será entonces el factor diferencial entre dos o más candidatos iguales? La habilidad de comunicar, de contar su propia historia, de contar el relato de su experiencia o de sus aspiraciones.

No estamos proponiendo que cada uno escriba un cuento, pero sí que se acostumbre a relatar, a contar con cierta dosis de pasión y convicción qué hace, qué quiere hacer y porqué quiere hacerlo. Las técnicas de storytelling son una buena vía para encontrar una fórmula que nos permita mejorar nuestro discurso y dotarlo de matices para diferenciarlo de los discursos estándar.

Por si puede servir de inspiración, os dejo el enlace a 0,23, un site plagado de cuentos cortos que pueden ayudar mucho a estructurar nuestro discurso. Y también os adjunto un vídeo de uno de los mejores anuncios de la historia de la publicidad contado en clave de relato: el de Johnnie Walker “The man who walked around the world”, que ya enlacé hace unos meses en mi blog de Lateral Consulting. Feliz relato.

Guillem Recolons / Personal Branding Strategist/ soymimarca