Entradas

El lenguaje de nuestro cuerpo moldea nuestra identidad

Nos gusta socializar. Trabajamos en equipo, hacemos networking, nos casamos, organizamos fiestas y eventos, vamos a cenar con amigos y amigas, pasamos tiempo con la familia… El ser humano no está en este mundo para estar solo. La ciencia ha demostrado que estar solos nos produce depresión, tristeza, y llega a desarrollarnos enfermedades mentales. La solitud no es para nosotros.

El ser humano tiene la voz y la palabra, para comunicarse con seres símiles. Cuando hablamos con alguien la voz es más alta, fuerte y directa que cuando nos hablamos a nosotros mismos (contándonos cosas que tenemos que hacer o motivándonos), todo esto sale natural.

El ser humano se comunica también a través del lenguaje no verbal: el lenguaje corporal. Hablamos de lenguaje corporal cuando hablamos de la postura, mímica, gestos, pero también de la ropa que llevamos, del sitio que ocupamos en una negociación, de la manera que caminamos… todo esto cuenta historias sobre nosotros. El lenguaje no verbal hace la comunicación más fácil, da otra información importante, así se entiende sin ambigüedades lo que queremos decir.

Entonces, ¿podemos entender siempre lo que quieres decir el otro? No, claramente no. A veces hay malentendidos. ¿Qué podemos hacer?

Formarse, sin exagerar, en la interpretación, es importante, significa que no podemos interpretar el comportamiento de otra persona sin tener un feedback, así que, como estudios nos indican, los ojos abajo, a la izquierda, no mienten y los brazos cruzados no siempre son una barrera con el interlocutor. El feedback es importante entonces, y preguntar, dialogar con nuestro interlocutor y estar consciente de las situaciones y contextos en los que estamos actuando. También nuestra capacidad de interpretar es mejor cuando ya conocemos a la otra persona, porque podemos notar cambios eventuales de voz y de comportamiento.

Saber como comunicarse es un arte que nunca dejamos de desarrollar. Percibimos las diferencias culturales viajando, o cuando conocemos a otras personas de otras culturas. Las competencias comunicativas son vitales, diría yo, porque nos ayudan a conseguir nuestros objetivos.

Foto CC Search / by Funny Pictures

El mito del 93% en comunicación no verbal

En entrevistas, conferencias o apariciones públicas todos hemos visto alguna vez estas cifras:

  • 55 % del mensaje general se transmite a través de la imagen al entregar el mensaje.
  • 38 % del mensaje general se transmite a través del tono de voz.
  • 7 % del mensaje general puede ser atribuido a las palabras que la persona utiliza.
Google Images

Google Images

Estos porcentajes aparecen por primera entre 1967 y 1969 en los estudios de Albert Mehrabian, en base a su investigación realizada en la Universidad de Stanford. Puede que muchos de vosotros ya supierais de esta información sobre la comunicación no verbal, pero lo curioso es que estas cifras son comúnmente mal utilizadas, y su aplicación poco se parece a lo pensado originalmente por el Profesor Mehrabian .

Mehrabian utiliza dos ecuaciones en Silent Messages  para describir los resultados de una parte de su investigación (en el capítulo “El Mensaje de doble filo”):

  • Agrado Total = 7 % agrado verbal + 38 % agrado vocal + 55 % agrado facial
  • Sentimiento Total = 7 % sentimiento verbal + 38 % sentimiento vocal + 55 % sentimiento facial

La conclusión del Profesor Mehrabian es la siguiente: las palabras, la voz y el cuerpo tienen que ser coherentes entre sí . Si el receptor de la información detecta una inconsistencia, él o ella se basa más en otros factores que en las palabras dirigidas para transmitir el mensaje general. Es decir, si se utiliza el lenguaje corporal para pretender ser alguien distinto en una presentación o entrevista ( tratando de utilizar la mayor cantidad posible del 55 %), el público percibirá esta incoherencia y será menos probable que crean lo que estamos diciendo .

“Cuando las acciones contradicen las palabras, la gente confía más en las acciones para inferir los sentimientos de otro.”

Esto pone en evidencia la importancia de ser uno mismo también en nuestra comunicación personal. No debemos renunciar a los gestos que nos hacen únicos, o a nuestro tono de voz personal… una cosa es aprender o optimizar la forma en la que nos comunicamos en público y la otra es jugar a ser quien no somos.  La autenticidad y la coherencia son los pilares básicos de nuestra marca personal, y también refuerzan nuestra capacidad de influencia en nuestra comunicación interpersonal.

 

Lenguaje no verbal IV: ¿Se puede leer la mente a través de los gestos?

 

¿Se puede leer la mente a través de los gestos? Sí, se puede. En cualquier reunión con un cliente o acto importante nos preocupamos de tener bien preparada la presentación y de traer buenos y trabajados argumentos. Pero a veces nos olvidamos del famoso “7%”, que significa que las palabras representan únicamente el 7% del mensaje.

Nuestros gestos y posturas corporales son grandes portadores de mensajes subliminales, aprender a leerlos no sólo nos puede ayudar a mejorar nuestra comunicación no verbal, sino también a entender qué emociones y percepciones estamos causando a nuestro interlocutor. En definitiva, saber interpretar y gestionar mejor las relaciones interpersonales en el mundo profesional puede hacernos más empáticos y creíbles.

Ahí van algunos de los gestos más comunes y su significado, a partir de ahora os resultará mucho más fácil leer el lenguaje no verbal de aquellas personas a las que tengáis delante.

“Yo tengo el poder”, estos gestos indican dominio e intención de mostrar superioridad.

5179555-hombre-de-negocios-en-un-traje-a-rayas-de-pie-con-las-manos-sobre-sus-caderas-aisladas-sobre-fondo-b

  • Manos a la cadera
  • Manos a tras de la nuca
  • Piernas sobre la silla
  • Pies sobre el escritorio
  • Dedos gordos sobre el cinturón
  • Saludo con la palma hacia abajo 

 

“¡Qué nervios! ” Movimientos que indican ansiedad o submisión

Captura de pantalla 2013-11-12 a las 14.28.07

  • Movimientos inquietos
  • Manos sudorosas
  • Parpadeo constante
  • Tronarse los dedos
  • Saludo con la palma hacia arriba
  • Tocarse mucho el cabello

 

“No me creo nada de lo que me está contando…” Posturas que muestran un estado de Desacuerdo o escepticismo. 

10742025-joven-empresario-confia-en-el-ceno-fruncido-las-cejas

  • Brazos o piernas cruzadas y cuerpo hacia atrás.
  • Dedo entre el cuello de la camisa y la piel
  • Ceño fruncido
  • Cuerpo volteado (miramos al interlocutir pero nuestro cuerpo se enfoca a otra dirección)
  • Dedo índice apuntador
  • Sonrojo

 

“Menudo rollo …” Gestos que indican Desinterés 

jovenes-desinterés

  • Simula tocar el piano
  • Mirar constantemente hacia la puerta o el reloj
  • Mirar al vacío
  • Baraja los papeles
  • Mece el pie

 [subscribe2]

Comunicación no verbal III: La marca personal entra por los ojos

 

La mirada es la puerta de entrada a una relación. A través de los ojos nos comunicamos, observamos e incluso podemos llegar a “enamoramos”. Recuerdo aquella frase que dice “Los ojos son la ventana del alma”, que resulta muy explicativa de que la mirada nos permite hacer un pequeño análisis de cómo es la otra persona sin tener que cruzar ni una sola palabra.

Miradas - Google Images

Miradas – Google Images

De entre todas las formas de comunicación no verbal, la mirada es la que más información y de mayor calidad nos proporciona. Un estudio realizado en la Universidad de Aberdeen descubrió que aquellas personas que miraban a los ojos, resultaban más atractivas que las que no lo hacían. Incluso dicen los expertos que :

Para entablar una buena relación con otra persona, se le debe mirar a los ojos entre un 60% y un 70% del tiempo.

Además, la mirada transmite información sobre nuestro estado de ánimo de distintas maneras, entre las más relevantes se encuentran:

  • La dilatación de las pupilas: Nuestras pupilas se dilatan cuando vemos algo interesante. De esta forma es posible evaluar los cambios de actitud a través del tiempo mediante los cambios paralelos en las respuestas de las pupilas.
  • El número de veces que se parpadea por minuto: nos indica si nuestro interlocutor está tranquilo o no.
  • El contacto ocular y la forma de mirar: Aquí los aspectos claves son, la frecuencia con la que miramos al otro y el mantenimiento del contacto ocular. La frecuencia con la que miramos al otro es indicador de interés, agrado o sinceridad. Evitar la mirada o el mirar a los ojos solo fugaz y ocasionalmente reduce la credibilidad del emisor y da lugar a que se atribuyan a esté características negativas.

Vamos, que mirar es comunicar.  Y debemos de ser conscientes de todas las funciones comunicativas que podemos ejercer con la mirada:

  • Regula el acto comunicativo. Con la mirada podemos indicar que el contenido de una interacción nos interesa, evitando el silencio.
  • Fuente de información. La mirada se utiliza para obtener información. Las personas miran mientras escuchan para obtener una información visual que complemente la información auditiva.
  • Expresión de emociones. Podemos leer el rostro de otra persona sin mirarla a los ojos, pero cuando los ojos se encuentran, no solamente sabemos cómo se siente el otro, sino que él sabe que nosotros conocemos su estado de ánimo. Asociamos diversos movimientos de los ojos con una amplia gama de expresiones humanas.
  • Comunicadora de la naturaleza de la relación interpersonal. Al encontrarse las miradas se dice el tipo de relación que mantienen, del mismo modo que la intención de que no se encuentren.

Dice un proverbio árabe que “Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación.” Y es que lo ojos, las miradas y las no miradas… lo pueden llegar a decir -casi- todo.

Lenguaje no verbal (II) Soy lo que hago con mis manos

Esperamos que no te hayas perdido la primera parte de esta serie. Algunos la llaman la ecuación del éxito, otros creen que es la habilidad de influir en los demás positivamente a través del lenguaje corporal y otros lo llaman persuasión. Seguimos desvelando algunos secretos sobre la comunicación no verbal:  En esta ocasión nos centraremos en las manos.

Las manos no sólo acarician, también nos ayudan a comunicar mejor y a ser más persuasivos. Seguro que muchos de los gestos enumerados a continuación os recuerdan a políticos y a personajes influyentes.

Contacto con las manos

Lenguaje de las manos / Personal Branding / SoymimarcaEl contacto con las manos entre dos personas comunica familiaridad y cariño. Si el contacto es sólo con los dedos significa menos confianza y tal vez incluso un poco de incomodidad.

La temperaturas corporales también son grandes portadoras de información. Cuando una persona te toca y sientes que sus manos están calientes, esto te dice que está más o menos a gusto. En cambio las manos frías y húmedas significan tensión.

Palmas de las manos hacia arriba

lenguaje manos - marca personalLas palmas abiertas suelen tener una connotación positiva en las personas. Además, combinadas con los brazos extendidos, comunican aceptación y confianza.

Palmas de las manos hacia abajo

Las manos en esta posición significan confianza y demuestran que la persona sabe de lo que está hablando,  pero también transmiten cierta rigidez. Las palmas hacia abajo con los dedos enderezados indican autoridad, incluso dominación o desafío. Cuando una persona hace esto mientras habla con alguien, significa que no va a ceder y puede que tenga que cambiar su enfoque.palmas manos hacia abajo, marca personal

Manos en la espalda

manos espalda / marca personalMuestran una gran dosis de confianza en uno mismo. Estaréis de acuerdo conmigo en que es un gesto típico de los hombres. Siempre es mejor mostrar las manos, aunque este caso es la excepción, al menos en lo que a manos y confianza se refiere.

Agitar las manos al hablar

Se utiliza para dar énfasis, y suele ser un gesto autoritario. Si una persona “agita las manos al hablar” puede significar que ha tomado una decisión y es probable que no la cambie. A menudo puede ser usado como una manera de hacer un punto y seguido cuando se habla. Por ejemplo, para separar una idea en dos categorías.gesticular, mover las manos en conversación indica marca personal

Apuntar con el dedo

señalar con el dedo _ marca personalSeñalar con el dedo a una persona mientras se habla es un gesto autoritario, e incluso puede ser interpretado como agresivo. Cuando se hace este gesto a otra persona, es una muestra de arrogancia y puede resultar ofensivo.En cualquier caso, se considera de mala educación, lo más apropiado es señalar con toda la mano.

Por otro lado señalar con el dedo en el aire añade énfasis a las palabras. Es un gesto típico políticos y predicadores.

Frotarse las manos

Juntar y apretar las manos es un gesto de autocontrol, la persona que lo hace se encuentra incómoda, incluso nerviosa o temerosa. Está tratando de decirse a sí misma “Todo irá bien”. En cambio, las manos juntas con los dedos entrelazados indican una gran ansiedad y frustración. La persona que lo hace está pensando, “Las cosas van muy mal”.frotarse las manos _ marca personal

Puntas de los dedos que se tocan

Tocarse puntas dedos / marca personalSe produce cuando las palmas de las manos se encuentran entre sí y sólo se tocan las puntas de los dedos (los dedos se asemejan a un campanario). Esto muestra confianza y seguridad en uno mismo. Es un gesto típico de abogados o un jugadores de ajedrez. Demuestran una gran dosis de poder.

Manos en las caderas

manos en caderas - marca personalEste gesto a veces puede confundirse con hostilidad, pero la mayoría de veces es sólo una posición de alerta. Es típica en personas muy activas y en deportistas. También es cierto que a veces, esta posición puede ser vista como una demostración de autoridad y superioridad. Por ejemplo, este es un gesto típico de los militares y refleja firmeza control de la situación.

Manos en los bolsillos

Indican falta de voluntad, desconfianza y reticencia. Si una persona mantiene sus manos en los bolsillos mientras hablas contigo, significa que tendrás que ganar por su interés, así como su confianza.Manos en los bolsillos _ marca personal

 

Después entender el significado de algunos gestos y sus intenciones, tal vez haya llegado el momento de prestar atención a nuestras propias manos. Usando gestos que ayuden a que nuestro mensaje llegue, que generen alianzas y sobretodo que consigan influir positivamente sobre las personas.

 

¿Quieres trabajar tu marca personal con nosotros?

[gravityform id=”1″ title=”false” description=”false”]

Aviso legal:
La información que nos facilitas se integrará en el fichero automatizado de SOYMIMARCA para poder enviar nuestras futuras comunicaciones. En todo momento puedes ejercer tu derecho de oposición, acceso y rectificación y cancelación a SOYMIMARCA, S.L. CIF B65445959, Entença 161, bajos 3, Barcelona -, o mediante un correo electrónico a este mismo formulario de contacto, todo ello en cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/99 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal y la Ley 34/2002 de 11 de julio, Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico.

 

Todas las imágenes de este artículo proceden de búsquedas en Google CC Search con licencia Creative Commons

 

 

Lenguaje no verbal (I) Gestos que nos delatan, por @alexiaherms

“Las acciones hablan más que las palabras”. Gran frase que pone en evidencia la importancia de que las palabras, por muy buena intención que tengan, en ocasiones, han de venir acompañadas por algo más.

Y ese algo más son los gestos. Y cierto es, que hay algunos gestos que nos delatan, ponen en evidencia lo que decimos, o simplemente evocan significados por si mismos sin que nos demos cuenta. A continuación damos significado a algunos de los gestos más comunes y que más repetimos a lo largo de nuestra vida.

La palma de la mano abierta en todo momento: Es un gesto característico de las personas sinceras.

El puño cerrado: Revela tensión nerviosismo, con este gesto se oculta la verdad

Los hombros caídos: Sugiere depresión incapacidad, para hacerle frente a ciertas situaciones en la vida.

Sentarse con las dos piernas unidas paralelamente: Denota una personalidad cuidadosa y ordenada.

Cruzar la pierna en un ángulo de 90º al nivel de la rodilla: Persona ambiciosa. competitiva. Es un gesto poco común en las mujeres.

Sentarse sobre una pierna:  Sugiere una personalidad muy conformista a quien no le es fácil tomar decisiones.

Si la persona camina muy a prisa:  Sugiere una personalidad dinámica, inquieta, ansiosa por cumplir metas que se ha trazado en un tiempo determinado.

Si el individuo camina con pasos irregulares, y no mantiene una relación recta al caminar:  Denota una personalidad insegura, tímida y cansada.

Echarse hacia atrás en una butaca:  Sugiere confianza en uno mismo

Estos son algunos de los más comunes pero existen muchos más. A lo largo de esta serie de posts de lenguaje no verbal iremos desvelando el porqué los gestos, los silencios, las miradas y las posturas corporales a veces dicen mucho más que las palabras.

¿Quieres trabajar tu marca personal con nosotros?

[gravityform id=”1″ title=”false” description=”false”]

Aviso legal:
La información que nos facilitas se integrará en el fichero automatizado de SOYMIMARCA para poder enviar nuestras futuras comunicaciones. En todo momento puedes ejercer tu derecho de oposición, acceso y rectificación y cancelación a SOYMIMARCA, S.L. CIF B65445959, Entença 161, bajos 3, Barcelona -, o mediante un correo electrónico a este mismo formulario de contacto, todo ello en cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/99 de 13 de diciembre de protección de datos de carácter personal y la Ley 34/2002 de 11 de julio, Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico.

Marca Personal con los 5 sentidos (1) Introducción

Sí, una marca transmite tangibles e intangibles, valores y emociones; y sensaciones. Y después de hablar y hablar, escribir y escribir sobre dafos, estrategias, objetivos va siendo hora de llegar a los pequeños detalles que pueden hacer de un simple encuentro a una impresión que deje huella. ¿Seguro que son pequeños?

Parafraseando la televisiva propuesta de Axe con su premisa “la primera impresión es la que cuenta” vamos a analizar esos matices que rodean y potencian, y también pueden llegar a estropear, nuestro particular momento de la verdad.

Los cinco sentidos del ser humano sirven para conocer, reconocer y para relacionarnos con las demás personas y con el entorno.

Hemos leído en artículos anteriores la importancia de traspasar la barrera visual y momentánea para llegar a la memoria social de las personas, esa en la que se alojan las personas y esa mezcla de conocimiento y percepción que tenemos de ellas. Los estímulos que llegan del exterior son muy diversos, pero los órganos sensoriales los catalogan y concretan, y sólo actúan cuando el estímulo percibido alcanza un cierto nivel tanto de intensidad como de duración.

Así, los órganos de los sentidos captan impresiones que transmiten al cerebro y éste las convierte en sensaciones, lo que resalta la importancia de activar los cinco sentidos en las relaciones personales (una ventaja más del mundo off line).

Con la vista identificamos a las personas en el aspecto formal o estético y también por el lenguaje no verbal. Con el oído reconocemos a través del tono de voz estados de ánimo, y a través del lenguaje verbal también el grado de cultura y conocimiento de algún tema en particular. Con el olfato también identificamos a las personas y a través de él nos llegan sensaciones o recuerdos… y otras cosas más. El tacto nos descubre el grado de sociabilidad de las personas y la intimidad de nuestra relación con ellas. Por último el gusto… hablaremos de él también.

Os invito a seguir esta serie en los próximos días

Tres actitudes para ser memorables

Cuando decidimos gestionar nuestra marca personal iniciamos un camino al final de cual conseguiremos que los demás nos recuerden y nos vengan a buscar cuando nos necesiten, seremos memorables y los elegidos. Ponerse a caminar no es garantía de llegar a destino, depende entre otras cosas de que no nos desviemos del camino trazado.

Hoy hablaremos de tres actitudes básicas que ayudarán para que nuestra marca personal sea sólida y consiga sus objetivos.

  • Coherencia. La coherencia es la conexión que existe entre lo que se dice y se hace. Es una actitud , un valor, básico en marca personal. Su falta se llama incoherencia y pone rápidamente en evidencia a las personas. Si declaramos que  gestionamos nuestra marca personal basándonos en principios como solidaridad, ayuda a las personas, trabajo en equipo, potenciación de los colaboradores y similares , hemos de actuar en consecuencia y demostrar que somos solidarios, que ayudamos a los demás, que trabajamos en equipo y que potenciamos a nuestros colaboradores. Parece muy sencillo pero no lo es. Nuestra marca es para los demás, entre otras cosas, una expresión de confianza en lo que prometemos.  Obrar de manera opuesta a nuestros principios, ser incoherentes, rompe está confianza y nos pone en una situación tan comprometida que puede llegar a hundir nuestra propia marca. La coherencia se refiere a lo que se dice con palabras y a lo que se manifiesta con nuestro lenguaje no verbal, atentos a este detalle porque tanto vale lo que está escrito o verbalizado como lo que damos a entender. De aquí que sea tan importante tener bajo control lo que transmitimos aun a riesgo de ser demasiado transparentes.
  • Consistencia. Me refiero a la firmeza o solidez de nuestros actos. Cubre un amplio espectro que va desde hacer bien las cosas materiales, no ser, en pocas palabras, un chapucero a tener trazabilidad en nuestras acciones con los demás. Decir hoy una cosa para mañana afirmar la opuesta puede hacer enloquecer a nuestros interlocutores y convertir nuestra marca en un esperpento, en una imagen distorsionada y grotesca. Si echamos una mano a alguien, si prometemos algo, no podemos convertir por arte de birlibirloque la mano en una soga y la promesa en una maldición. Si nos comprometemos con alguien tanto en lo personal como en lo profesional debemos mantener los términos del compromiso en las mismas condiciones en que fueron emitidos y aceptados. La falta de consistencia nos hace absurdamente impredecibles y lejos de convertirnos en memorables provoca en los demás el deseo de borrarnos de sus registros.
  • Compromiso que es sentirnos obligados a ser fieles a lo que hemos manifestado. Es muy fácil desaparecer de la vida de las personas y de las organizaciones como si nada hubiera pasado. Estar hoy y dejar de estar mañana sin ningún motivo real o aparente descoloca y hace mucho daño a los que han confiado en nosotros. Todos tenemos experiencias de este tipo y muchas veces somos muy laxos, demasiado. Se dice que en el amor y la guerra todo está permitido y basados en este refrán justificamos situaciones absolutamente reprobables. Siempre podemos pedir perdón pero todo tiene un límite y si lo sobrepasamos nuestra marca personal se irá devaluando a medida que corra la voz y seremos olvidados.

Seamos conscientes, de todos modos, de que nuestra historia no es una línea recta. Quien no haya sido incoherente, inconsistente o no haya faltado nunca a sus compromisos o es un santo o miente como un bellaco. Gestionar nuestra marca personal implica tener siempre en la mente nuestra misión, visión y valores para que nos inspiren el día a día y nos aporten grandes dosis coherencia, consistencia y compromiso.  Quizás no lleguemos a ser perfectos pero si que conseguiremos ir mejorando con el paso del tiempo. Este es el reto más importante.

¿Qué esconden tus palabras?

Nerviosismo, inquietud, inseguridad… ¿Eres consciente de todo lo que dices mientras no hablas? ¿Sabes todo aquello que comunicas a través de los gestos, de la mirada, del tono de voz? Y es que los gestos muchas veces nos delatan… Dicen cuando mentimos, exageramos, cuando no nos gusta lo que tenemos delante o cuando nos cae mal la persona con la que hablamos. Los gestos, o mejor dicho la comunicación no verbal revela gran cantidad de información acerca de nosotros.

Supongo que estaréis de acuerdo conmigo en que una de las situaciones en las que controlar el lenguaje corporal es importante – a la vez que complicado – es en una entrevista de trabajo. Los nervios pueden jugarnos una mala pasada y hemos de tomar consciencia de no lanzar mensajes contradictorios. Por ejemplo, si digo que soy una persona segura no puedo tener una postura corporal pobre y con los hombros encogidos. El entrevistador va a prestar atención a cómo nos comportamos, como reaccionamos y lo que transmitimos.

¿Sabíais que un 93% comunicamos con el lenguaje no verbal y sólo un 7% con el verbal? ¿Os imagináis que fuéramos inexpresivos? Está claro que no comunicaríamos igual.

Para que el lenguaje de nuestro cuerpo no nos traicione en una entrevista de trabajo hay una serie de aspectos a tener en cuenta:

1. El apretón de manos

Lo primero que debemos hacer es dar al entrevistador un firme apretón de manos. Hemos de hacerlo de forma enérgica y con la mano en posición vertical, para no mostrar ni sumisión ni superioridad. Además, hay que tener presente que juntar las palmas de las manos con nuestro interlocutor transmite calidez, positivismo y amistad.

2. Una buena postura

Una buena postura es fundamental para mostrar confianza, seguridad y una actitud positiva. Hay que sentarse con la espalda recta pero relajada, incluso mientras esperamos para hablar con el entrevistador, hay que mostrar una buena actitud incluso en la sala de espera, de modo que la gente que nos rodea también tenga una impresión favorable de nosotros.

3. No muestres inquietud

Es innegable que a la mayoría de nosotros una entrevista de trabajo nos causa cierto nerviosismo e inquietud. Procura que tu lenguaje corporal no lo muestre en exceso, ya que puede verse como una falta de autoestima y confianza.

Consejos:

  • Los pies y las piernas son una gran fuente de información: Contrólalos. Ten en cuenta que de cintura en abajo nos cuesta mucho más controlar nuestro cuerpo (cuanto más lejos del cerebro está un parte de nuestro cuerpo menos conscientes somos de ella).
  • Evita jugar con el pelo o las uñas. Y sobretodo no te balancees en la silla. Parece obvio pero en ocasiones no nos damos cuenta y lo estamos haciendo.

4. Contacto visual

Hay que mantener siempre el contacto visual durante toda la entrevista. Si evitas la mirada de tu entrevistador va a parecer que eres alguien poco fiable y que tienes algo que esconder. Al hablar procura mantener el contacto visual con el entrevistador, de esta manera mostrarás empatía y confianza.

5. Sonrisa

Las sonrisas con contagiosas. Crean un clima de relajación más distendido y agradable. No hay necesidad de sonreír durante toda la entrevista, porque podría hacerte parecer falso, pero tratar de sonreír al menos una vez o dos veces.

Los silencios, las miradas, la expresión facial… aunque no digamos nada, nuestro cuerpo está comunicando. Recordad que nuestro cuerpo no miente y que los gestos y las miradas en ocasiones dicen mucho más que las palabras.

Aléxia Herms / Asesora de Marca Personal

La Imagen como Marca Personal

¿Somos conscientes de la Imagen que proyectamos a los demás? Si tenemos en cuenta que el periodo más crítico cuando interactuamos una persona son los primeros cinco minutos, tal vez deberíamos preguntarnos qué información estamos dando a los demás con nuestra imagen y si está alineada o no con nuestra marca personal.

Es muy sencillo, pongamos como ejemplo a los médicos. ¿Nos inspirarían la misma confianza y seriedad si nos recibiesen en su consulta en shorts, camiseta y gorra? Seguramente no… La bata blanca transmite unos códigos por si misma que los seres humanos percibimos y procesamos, y lo mismo sucede con la imagen externa de cada uno de nosotros tanto en el ámbito profesional como personal.

Albert Mehrabian, un investigador pionero en el lenguaje del cuerpo durante la década de 1650 descubrió que, del impacto total del mensaje un 7% es verbal (solo palabras), un 38% es vocal (tono de voz y otros sonidos) y un 55% es no verbal (imagen).

Es importante tener en cuenta que la imagen personal no tiene nada que ver con la moda o las tendencias, es algo mucho mas amplio, que engloba: la imagen externa (las características físicas de una persona, vestuario, peinado…) la expresión (su posturas y movimientos corporales, gesticulación, el tono de la voz…) y la actitud. Aunque no seamos conscientes, todos proyectamos nuestra personalidad a través de la imagen que ofrecemos al exterior.

¿Has oído alguna vez la frase “La primera impresión es la que cuenta”? pues tiene mucho que ver aquí, ya que las impresiones sobre las personas se forman durante este periodo de tiempo y se pueden reforzar o no en función de nuestro comportamiento posterior.

Hemos de ser conscientes de que nuestra imagen es nuestra manera de presentarnos al mundo y puede ser la mejor tarjeta de presentación. Imaginemos que somos como el packaging de un perfume, que sin saber el aroma de dentro del frasco nos está dando información de sus componentes con su imagen externa. Si somos capaces de integrar la imagen dentro de nuestra marca personal conseguiremos proyectar los códigos que queramos y así conseguir un mayor nivel de confianza.

Algunos consejos: Identifica aquello que te hace diferente del resto y te hará perdurar en su memoria más tiempo. Crea tu propio captador de imagen, aquello que te vaya mejor,  y se consciente de lo que proyectas en “la primera impresión” porque haciendo referencia a otra frase que proviene del saber popular, es importante recordar que puede que “no existe una segunda oportunidad para causar una primera impresión”.

Seguiremos hablando de la importancia de la imagen en futuros posts. Para terminar os dejamos con una frase de Thomas Szasz, profesor en psiquiatría en la Universidad de Siracusa en Nueva York que invita a la reflexión:

People often says that this or that person has not yet found himself. But the self is not something one finds, is something one creates.

Aléxia Herms / Asesora de marca personal