Entradas

Storytelling: el kit básico para emprender

 

Comentamos muchas veces que las cosas han cambiado y que en materia de trabajo nada volverá a ser como antes, que hemos de ver la realidad con nuevos ojos, lo llamamos el cambio de paradigma, y actuar en consecuencia para no quedarnos anquilosados en un pasado que se fue para siempre. En estos  nuevos tiempos  el trabajo de por vida se va volviendo un recuerdo cada vez más difuso y si no nos preparamos para funcionar por proyectos acabaremos fuera de juego; nos guste a no hemos de actuar con mentalidad emprendedora, buscar e identificar las oportunidades y conseguir que nos elijan.

Flickr CC

Flickr CC

Emprender en la vida es algo que, de no llevarse, se puede entrenar y en cualquier caso es necesario dejar que las ideas fluyan para aceptarlas como vienen, sin prejuicios, vergüenzas ni miedos. Tener la mente abierta y una cierta dosis de ingenuidad  ayudarán a abrir el camino siempre con un mapa en la mano para no andar a trompicones y dar demasiados palos de ciego.

Hace unos días me encontré con dos individuos de ocho años que en la fiesta de su colegio estaban vendiendo petardos de papel. Se trataba de  una hoja de papel convenientemente doblada que agarrada por un extremo y lanzadas hacia delante sin soltar producía un ruido seco y potente similar a un petardo. Me comentaron que se trataba de una apuesta ecológica porque el papel era reciclado de la basura de sus respectivas casas y que se habían metido en este tinglado porque sabían que una fiesta de verano sin petardos no es fiesta pero que en el cole la pólvora no entraba ni por recomendación. Cada artefacto se vendía a cincuenta céntimos y pretendían colocar un stock de cincuenta unidades, suficiente para proporcionarles los recursos necesarios para tener autonomía financiera durante toda la fiesta.

Sea por curiosidad o por deformación profesional me dediqué a seguirles los pasos desde cierta distancia para ver como evolucionaba el asunto.

Cuando acababan de contarme su idea de negocio se acercaron unos compañeros, que me dijeron que eran de su curso, para decirles que estaban locos, que cómo pretendían que alguien les comprara semejante tontería; que no venderían ni uno, vaya. Me sorprendió la seguridad con la que al unísono contestaron los noveles empresarios que propusieron montar una porra para ver quien adivinaba la cantidad vendida y que ellos apostaban por la totalidad.

Tenían producto, unas ganas locas de vender y abordaban a su clientela explicando su propuesta de valor y las bondades de un producto construido con material reciclado

Al cabo de dos horas tenían su producción vendida y estaban haciendo cola para comprarse unas latas de bebida y pedazo de pastel. Por suerte para sus agoreros colegas no hubo porra.

Al final de la tarde uno de ellos invirtió lo que le quedaba en unos boletos para la tómbola y acabó con un espléndido robot para amenizar las tardes de verano.

Un proyecto emprendedor es eso, una idea bien estructurada que arropa una propuesta de valor dirigida a un público objetivo que explicada con un mensaje claro y convincente a través del canal adecuado se convierte en un negocio de éxito. Si a ello le unimos un bajo nivel de inversión, como en el caso que os he contado, miel sobre hojuelas.

Y por cierto un proyecto es solo eso, un proyecto. Después viene otro y otro, la vida es una suma de proyectos y si esperamos encontrar el proyecto de nuestra vida, el que nos saque el estómago de penas para siempre posiblemente acabemos nuestros días pobres y esperando.

6 claves para emprender con Marca Personal

Ayer miércoles asistí al Encuentro de Emprendedores Emprende Bilbao 2012. Tuve el orgullo de representar allí a Soymimarca ofrecer una ponencia basada en el desarrollo de la Marca Personal para emprendedores.

 

Durante mi charla en “Emprende Bilbao”

Allí los más de 500 asistentes esperaban saber cómo se conjuga una Marca Personal con un proyecto emprendedor. Había que hacerlo fácil y esquemático, creíble… y por supuesto convencer. Creo que resultó y aunque la ponencia fue evidentemente mucho más extensa os hago participes de la conclusión final.

Si vas a emprender te enfrentas a una situación vital, ya que imagino que aspirarás a que tu proyecto sea tu modo de vida y de desarrollo personal y profesional. Debes tener en cuenta que muchas veces te enfrentarás sólo a la dura realidad de tropezar y superarte, de buscar inversores para ampliar capacidad y expectativas, de exponer tu proyecto y de proyectar sobre él tu forma de ser y de entender el mundo, la empresa y la economía.

Yo te propongo que sigas estas 6 claves (La Triple A + la Triple I)

  • Autoconciencia: Saber a qué te enfrentas, y estar convencido de que tu proyecto necesita de una marca personal fuerte que lo arrope y lo respalde.
  • Autonocimiento: Saber qué quieres, qué camino quieres escoger y hasta dónde quieres llegar. Y estar convencido de que puedes conseguirlo.
  • Acción. Aún no tienes suficiente. Si no te mueves no hay nada que hacer, diseña una estrategia para darte a conocer y posicionarte en un determinado espacio que consideres competitivo y diferencial para ti y tu proyecto.
  • Iniciativa: adelantarte a los demás, conocer las tendencias del mercado, situar tu proyecto en la vanguardia de lo que va a venir.
  • Ímpetu: energía, fuerza, competitividad. Ese instinto que te hará superar las adversidades. Es cuestión de mentalidad.
  • Impacto: busca trasladar a tu entorno la fuerza que has dotado a tu proyecto. Es la notoriedad, el hecho de saber que has dado en el blanco; tu y tu proyecto estáis en la primera línea del éxito.

Es así de fácil, el éxito de un PROYECTO EMPRENDEDOR tiene fórmula PROYECTO EMPRENDEDOR = A3 + 3I = ÉXITO