Entradas

7h 29′ de marca personal, por @guillemrecolons

Todo un récord. La iniciativa de Yolanda Corral de #HangoutNeo con la ayuda de  Ami Bondía y Ricardo Marí en  la Ciber Maratón de Marca Personal en un hangout en directo de casi 8 horas el pasado 30 de octubre 2015 ha supuesto, a mi modo de ver, un importante refuerzo para la gestión de marca personal en habla hispana, cercano  al otro gran evento que tuvo lugar en junio 2015, el Personal Branding Lab Day.

Si a eso sumamos la publicación de títulos durante este mismo 2015, entre ellos los de la propia Ami Bondía (Un café con Chan), María A. Sánchez (No Imagen),  Eva Collado Durán (Marca eres tú) y el más reciente de Xavi Roca (Desmárcate), podríamos decir que el Personal Branding se encuentra en un momento dulce de cierta consolidación.

Aunque los padres del branding personal en España no estuvieron en el Ciber Maratón, su obra sí lo estuvo, y muchas de las cosas que se dijeron estaban inspiradas en las ideas de Neus Arqués y Andrés Pérez Ortega.

El equipo de HangoutNeo organizó la maratón a través de 8 mesas temáticas:

Marca personal y empleo, con  María Luisa Moreno,  Guillem Recolons, Eva Collado Durán, Víctor Candel y  Cèlia Hil.

Marca personal y empleo, con Cèlia Hil, Eva Collado Durán, María Luisa Moreno y Guillem Recolons

Marca personal y emprendedores, con Javi Olmo, Ana Cascales, Arturo de las Heras, Beatriz Recio y Roberto Pérez Marijuán.

Marca personal y emprendedores, con Javi Olmo, Ana Cascales, Arturo de las Heras, Beatriz Recio y Roberto Pérez Marijuán.

Marca personal y séniors, con Mª Victoria Martínez Lojendio, Jordi Collell, Cristina Mulero y Prudencio López.

Marca personal y séniors, con Mª Victoria Martínez Lojendio, Prudencio López, Cristina Mulero y Jordi Collell.

Marca personal y liderazgo, con Héctor Jiménez, Xavi Roca, Inés Temple y  Joan Clotet.

Marca personal y liderazgo, con Xavi Roca, Joan Clotet, Inés Temple y Héctor Jiménez.

Marca personal y mujer, con María A. Sánchez, Dolores Font Cortés y Raquel Gómez.

Marca personal y mujer

Marca personal y música, con Marc C. Griso, Esther Cid “Estella” y Aaron Sztarkman.

Marca personal y música, con Marc C. Griso, Ester Cid “Estella” y Aaron Sztarkman.

Marca personal y deporte, con Chema Mancha y David Blay.

Marca personal y deporte, con Chema Mancha y David Blay.

Marca personal y moda, con Amparo Ferrando, Paloma Silla y Mª Àngels Cubells.

Marca personal y moda, con Amparo Ferrando, Paloma Silla y Mª Àngels Cubells.

La maratón arrancó a las 3:15 de la tarde y acabó cerca de las 11h de la noche hora española, pero contó con la presencia de profesionales de primer nivel de América Latina, no sólo entre los ponentes sino también en la audiencia.

Como no es fácil que hayas podido seguir las casi 8h, el equipo de #HangoutNeo nos ha dejado el vídeo completo de la sesión, espero que lo disfrutéis (eso sí, no lo miréis de una tirada, mejor por capítulos o mesas). Gracias de nuevo Yolanda, Ami y Ricardo, un gran trabajo que sin duda dejará marca. Esperemos que pueda haber más ediciones. Aquí está el hashtag #HangoutNeo  para seguirlo en Twitter, aquí la lista Twitter de los ponentes y organizadores y aquí tenemos el vídeo:

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=dWKr4dfxJ0U&app=desktop[/youtube]

Empleo: ojo con abusar del adjetivo 2.0

Últimamente vemos que la utilización del término 2.0 precedido de una palabra parece dotarla de poderes mágicos

El origen de estos dígitos se acuñó para diferenciar la fase primaria de internet, considerada como de exposición, de la fase actual llamada web 2.0 y considerada colaborativa.

Pero quizás se abusa del término, convirtiéndolo en sustantivo cuando en realidad se trata de un adjetivo. Si leemos “marca personal 2.0” deberíamos entender como una aplicación de la gestión de marca personal en la red, pero muchos lo toman como una disciplina en sí misma.

soymimarca.com personal branding EMPLEOLo mismo sucede con el empleo 2.0. Es un término confuso. Existe el empleo (o búsqueda de empleo, para ser precisos) y existe un medio digital en el que se puede desarrollar, no siendo el único.

El empleo 2.0. trataría en todo caso de desarrollar el currículum en la red, en redes tipo Linkedin, y de apoyar nuestra estrategia de networking en la red, ya sea en redes profesionales como la mencionada Linkedin o en más generalistas como Twitter.

Esta introducción sirve para dejar claro que la estrategia para encontrar un empleo no debe basarse únicamente en el medio (tradicional u online) sino en la elaboración de un mensaje diferencial que nos distinga y nos haga relevantes y valiosos.

En el mundo real, un consultor RRHH suele cobrar de media una mensualidad del bruto anual de un candidato por llevar a cabo un proceso de selección tradicional. Es posible que el reclutador haga un chequeo online de los candidatos para entender la marca personal que dejan en la red.

En el mundo digital, publicar una oferta de trabajo en Linkedin cuesta cerca de 70€ para obtener una selección de candidatos, pero se que queda ahí, en una mera selección de la que luego será necesario desvirtualizar y analizar las mejores propuestas.

Los canales tradicionales y los canales online se están fusionando

Es decir, que en realidad los canales tradicionales y los canales online se están fusionando, ya prácticamente no existe lo uno sin lo otro. ¿Consecuencias? La primera es que seguimos necesitando trabajar muy bien nuestro modelo de negocio y nuestro mensaje, ejes de nuestra marca personal, y la segunda es que necesitamos ser encontrables en todos los medios y dejar un posicionamiento de marca correcto en todos los medios.

La red nos puede dar una exposición muy amplia si la gestionamos bien, una exposición que sería difícil de alcanzar en el mundo real. Tenemos buenos ejemplos de uso de la creatividad en la búsqueda de empleo, desde la profesora que presentó su CV en un vídeo de cocina hasta el redactor que compró en Adwords el nombre del director creativo para el que quería trabajar. En ambos casos utilizaron la red (YouTube y Google) y en ambos casos encontraron trabajo rápidamente. O quizás no tan rápidamente. Antes de colgar su vídeo en YouTube la profesora posiblemente tuvo que invertir meses en tejer sus mensajes.

Que nadie espere un milagro de la red sin haber dedicado tiempo y esfuerzo en el mundo real.

Foto: morguefiles.com

[subscribe2]

Hasta que la muerte os separe

 

“Hasta que la muerte os separe”. Ésta es una frase muy famosa, como bien sabes, proviene de la tradición cristiana y se refiere a la indivisibilidad del matrimonio. Posteriormente se ha utilizado mucho en campañas publicitarias incluso coloquialmente para expresar un compromiso de larga duración. Paradójicamente, cuando más famosa se ha hecho la cita, menos se cumple su significado; los compromisos a largo plazo son cada vez más escasos. Por ejemplo y siguiendo con el símil, los matrimonios actuales tienen más del 50% de posibilidades de separarse antes “que la muerte los separe”.

lock_marriage

Google Images

A los productos también les pasa algo parecido. Nuestra tasa de renovación de productos es mayor que nunca. En la mayoría de los casos no cambiamos de productos cuando “la muerte nos separa”, es decir, cuando llegan al final de su vida útil. La mayoría de cambios suceden porque nos apetece cambiarlos o sustituirlos por otros productos más modernos, con mejores prestaciones, más de moda… Todo cambia a una velocidad de vértigo: solo falta repasar algunos productos que hayamos comprado hace algunos años: la mayoría ya no los utilizamos y los hemos substituido por otros productos más nuevos y modernos. En el caso de los productos tecnológicos, esta acelerada obsolescencia es todavía más espectacular.

El mercado laboral también es más cambiante que nunca. En el pasado era bastante habitual que una persona trabajara toda la vida en la misma empresa. Eran muchos los casos de personas que empezaban muy jóvenes en una empresa, iban ascendiendo a medida que se formaban y maduraban como personas y profesionales hasta que, muchos años después se jubilaban en la misma empresa. Después, se pasó a una época en la que lo más frecuente era o bien trabajar en la misma empresa toda la vida o bien hacerlo al menos en el mismo sector. De esta forma, una persona que empezaba a trabajar en un determinado sector sólo solía moverse a lo largo de su vida profesional en ese mismo sector en el que trabajaba para una o pocas empresas. Más adelante, empezó a ser frecuente el cambio no solo de empresa, sino también de sector. De esta forma, muchos profesionales tenían que adaptar su profesión o su puesto de trabajo a empresas de sectores diferentes para poder continuar con su vida laboral. Pero hoy en día, ya no sólo es habitual cambiar de empresa y de sector, además, también de profesión. La mayoría de nosotros trabajaremos no solo en bastantes empresas y en diferentes sectores de actividad, sino también deberemos desarrollar diferentes profesiones a lo largo de nuestra vida. Deberemos aprender, desaprender, reaprender, empezar de cero, adquirir nuevas competencias… en definitiva, reinventarnos más de una vez. Debemos tener una mentalidad de cambio y de adaptación más grande que nunca. Ya lo decía Charles Darwin “no sobreviven las especies más fuertes, ni siquiera las más inteligentes; sobreviven las que mejor se adaptan a los cambios”.

Y en este entorno tan cambiante, nos esforzamos mucho en trabajar y en defender los intereses de la empresa (lo que me parece genial). Pero muchas de estas empresas prescindirán de nosotros en un tiempo, o se fusionarán, o serán absorbidas, o las dejaremos para trabajar para otras empresas… o desaparecerán. En este momento en el que todo es tan efímero, hay algo que te va a acompañar toda tu vida: tu marca personal. Las empresas abren, cambian de marca, se fusionan, cierran… pero TÚ siempre continuarás siendo TÚ, tu marca personal (hasta que la muerte os separe). Llegará un momento en que te darás cuenta que has defendido muchas marcas, que les has dedicado mucho tiempo, sacrificio y esfuerzo. Está muy bien, para ello te pagan y te han pagado y si lo has defendido así significa que eres un gran profesional. Pero no olvides que hay muy pocas cosas que son para toda la vida: tu marca personal es una de ellas; cuídala como se merece.