Entradas

Si estás conforme con tu vida, entonces eso es sexy, por @alexiaherms

Seguimos nuestra saga de posts “Every little thing she does is magic” con una mujer que si fuera una marca sería la de la pura sensualidad. Este post lo dedicamos a la actriz y cantante Scarlett Johansson.

Grandes mujeres: Scarlett Johansson

Fuerte personalidad, voluptuosos labios y generosas curvas la han convertido en una de las mujeres más deseadas del mundo y en musa de grandes firmas como Dolce & Gabbana, Mango o Chanel.

El genio Woody Allen la define con estas 3 palabras: “Sexy, inteligente y paralizantemente fotogénica”

En una de sus frases celebres dice que: “ Si estás conforme con tu vida, entonces eso es sexy. Tal vez las personas piensan que yo me veo sexy, pero no es así, yo me siento sexy. En ese sentido yo soy una persona muy liberal. Me siento muy conforme con mi sexualidad, mi cuerpo, mi cara -bueno a veces no tan conforme con mi cara, pero estoy atrapada en ella y no hay nada que pueda hacer sobre eso-“.

Y es que  Scarlett es la personalidad de la belleza. Mujer con un fuerte carisma y muy atractiva. Mezcla de mujer tímida y explosiva. Es el claro ejemplo de sentirse sexy es ser sexy.

Os dejamos este vídeo de una de sus canciones “Relator” junto a Pete Yorn . Scarlett siempre pone un toque de sensualidad en todo lo que hace.

Impresionante, ¿verdad?

 

Every little thing she does is magic

Le robo por un día el titular a The Police. Aunque la canción habla de amor, lo cierto es que me gustaría que me ayudéis a encontrar mujeres que respondan a esta idea de valor.

Con vuestras sugerencias trataremos de preparar algunos post monogràficos para este verano. Artículos breves y refrescantes sobre grandes marcas personales.

Pero volvamos al asunto. ¿Qué mujeres creéis que convierten las pequeñas cosas en algo mágico?.

Necesitamos celebrities, que las conozcamos todos. Valen artistas, actrices, escritoras, políticas, deportistas, heroínas, poetas, empresarias, periodistas, abogados… todo.

Ah, podéis votar a 5 como máximo. Ánimo!

 

La trampa de la Lealtad

Durante el pasado más reciente, hasta hace aproximadamente 20 años, o lo que es lo mismo para la generación profesional anterior, la idea de una carrera profesional significaba culturalmente un proceso por el cual alguien ocupaba distintas posiciones a lo largo de su vida dentro de una organización como consecuencia de una serie de ascensos casi “automáticos o por antigüedad” a puestos de más alto nivel.  Hasta cierto punto un modelo de carrera semejante al servicio civil en la administración pública.

Este modelo se fundamentaba en una carrera definida por la lógica del progreso o, en otros términos, un conjunto de posiciones en una estructura jerárquica. El modelo se basaba en las suposiciones siguientes: Una distribución piramidal de la jerarquía, Las posibilidades de crecimiento continuo de la organización para que pudiera ofrecer oportunidades mediante el ensanchamiento de la pirámide y una dinámica de compensación de los “perdedores” fundada en la continuidad en la estructura.

El mensaje transmitido era, si no creces pero eres leal, no debes preocuparte, nosotros te ofrecemos seguridad y continuidad.

Es evidente que hoy la lealtad no puede basarse en este principio. Aunque sigue siendo vital y clave para sustentar los índices de motivación que permitirán alcanzar el éxito debe fundarse en otros elementos.

 

Rumbo a ningún lugar

–      ¡¡ Izad las velas, levantad amarras!!

–      ¡Sí mi capitán!

–      ¡¡Seguidme mis valientes!!

–      ¡¡Sí mi capitán!!, pero… ¿hacia dónde vamos?

–      ¡¡Vamos hacia el sol!!

–      ¡¡Con usted iremos mi capitán!!, pero.. ¿por qué hacia el sol?

–      ¡¡Porque lo desconocido nos espera!!

–      ¿Y qué hay allí?

¡¡Esa es la aventura, que hay que descubrirlo!!

El barco partió, y nunca más se supo de ellos.
Persiguió una vida de intrépido aventurero, se lanzó al vacío, a la nada.
No fue un héroe, y su arriesgada acción tan sólo quedó en los familiares de sus marineros.

Intenta no trazar un rumbo equivocado, pero nunca traces un rumbo a ninguna parte. Averigua antes de partir qué hay allí donde vas, y para qué necesitas llegar. Y sobre todo, nunca sigas a alguien que no tiene claro su destino.

Si no sabes dónde vas, nunca sabrás si has llegado.

Selección k

Hay seres vivos que se reproducen por miles, dejando al azar la supervivencia de muchos de ellos, y por lo tanto la selección genética. Sin embargo hay otros que se reproducen de manera más controlada, a menor escala, por lo que invierte mucho en ellas, mucho tiempo, mucho sacrificio. Lo primero es la selección “r”. Lo segundo, la selección “k”.

Tad Waddington es un especialista en el análisis del rendimiento de las personas en las empresas, e intenta convencernos del gran potencial que se puede obtener de ellas desde dentro de las organizaciones.

Realmente esto a simple vista tiene poco que ver con la marca personal, sin embargo para el desarrollo de una marca personal (Dios mío, más alla de la identidad digital) es fundamental el establecimiento de objetivos.

En la medida en la que seamos capaces de cerrar nuestro círculo de aptitudes y posibilidades, a aquellas que más posibilidades de éxito tienen, y nos centremos en ellas con sacrificio y entrega, como objetivos reales y retadores, más cerca estaremos de llegar a cumplirlos.

Así pues, nuestro amigo e iniciador de la marca personal Tom Peters ya nos lo cuenta de manera parecida. “No sólo hay que hacer una lista de prioridades que hay que hacer. También otra de lo que no hay que hacer”.

No dejemos que la ausencia de claridad y concreción en nuestros objetivos deriven en un amplio abanico de ellos. No hace falta que sea sólo uno, pero nunca muchos y dispersos.

Todos sabemos en qué podemos destacar, en qué somos mejores, o en qué podemos serlos si nos lo proponemos. Y si no lo tienes claro estamos para ayudarte. Ahí es donde nace la palanca que hará que podamos mover nuestro mundo, y por qué no, el de los demás. A eso se le llama Dejar Huella. ¿has empezado ya?

El año del ciudadano periodista

En 2010 han pasado muchas cosas que merecían el título de “el año de”. Pero mi elección es clara.

Y creedme, había otros candidatos más que dignos: el cloud computing, el caso de los mineros de Chile, el caso Wikileaks, la realidad aumentada o las PC tablets al estilo iPad. Pero no tengo ninguna duda de que este 2010 hay que premiar a las personas, las protagonistas de un cambio en la forma de entender el periodismo clásico.

Los ciudadanos nos estamos convirtiendo en periodistas. No en buenos periodistas, solo en periodistas, armados con teléfonos móviles con cámara de vídeo, capaces de “subir” vídeos y fotos a la red a una velocidad de vértigo.

Armados con blogs, capaces de denunciar algunas cosas que posiblemente la prensa clásica consideraría políticamente incorrecto. Fue un bloguero americano quien avanzó una de las teorías de conspiración alrededor de los atentados del 11S en Nueva York: ¿Por qué entre las víctimas de las Torres Gemelas no había ninguna persona de creencia judía?. Aquí tenéis un enlace a notícia de CNN que pone sobre la mesa el aviso previo al atentado que tuvo un grupo de personas.

Armados con redes sociales, pero muy especialmente con la red de microblogging “Twitter“, que ha permitido que ciudadanos de a pie avancen la primicia -con foto incluida- de lo que después ha sido una gran noticia. Pasó en 2008 con los atentados de Bombay. Pasó con el aterrizaje en el rio Hudson de Nueva York. Ha pasado este año que dejamos atrás con, entre muchas otras cosas, los hechos del Sahara.

Antes, digámoslo abiertamente, denunciar algo o a alguien era un proceso engorroso y largo. Ahora basta con “colgarlo” en la red. Esta nueva forma de periodismo recibe diversos nombres: publico, participativo, democrático, de guerrilla o periodismo de calle. La idea que hay detrás de este movimiento es ofrecer información independiente, de confianza, y todo lo precisa que puede requerir un sistema democràtico.

Hablo de personas, no de organizaciones. Creo que el caso Wikileaks es diferente, ya que se trata de una organización, y que la forma de obtener la información es algo oscura. En en vano, su fundador está convencido de que será asesinado nada más poner un pie en los EEUU.

Los ciudadanos, las personas, se están convirtiendo en agentes activos y no pasivos de la información. Hay aplicaciones de smartphone que exponen la valoración de la crítica sobre una obra de teatro y también la valoración del público. Y algo está pasando cuando las opiniones personales cuentan cada vez más.

Las personas están creando marca, están dejando su sello personal en muchas actividades de la vida diaria. Ya nadie quiere ser un número, un empleado o un recurso humano. Todos queremos ser reconocidos, sentirnos diferentes. Todos, muchos aún sin saberlo, apostamos por nuestra marca personal.

Con esto no quiero decir en absoluto que los periodistas se van a quedar sin trabajo. Pero ahí va un consejo: sindicaros a buenos blogs, seguid a un buen número de personas en Twitter y pagad bien por la información. Cada día tendréis más competencia. Los ciudadanos periodistas están creciendo en todas las partes del planeta.

Al final, todos quieren dejar marca. Adiós 2010. Bienvenido seas, 2011.

Guillem Recolons / Personal Brand Strategist / soymimarca

¿Amas a los demás? Un chequeo para nuestra marca -3-

En menos de año y medio en mi familia hemos enterrado a tres seres queridos, mi padre, mi suegra y mi madre. Hasta que de una forma u otra no perdemos un ser querido no nos damos cuenta de lo importantes que son para nosotros las personas que queremos.

Yo tengo muy claro que necesito a los demás para crecer y sentirme pleno, para compartir los buenos y malos momentos y estando a su lado para acompañarles en su crecimiento y celebrar sus momentos de plenitud.

Mi familia, mis amigos  y también el resto de personas que me rodean son uno de los pilares en los que me apoyo y de este modo se convierten, sin que ellos lo sepan, en uno de los pilares de mi marca personal.

Henry Cartier-Bresson / El beso

En las sesiones con mis clientes siempre acabamos profundizando las relaciones con la familia, los amigos, los colegas, los conocidos, los otros miembros del club o la asociación, los compañeros de universidad o la propia pareja. Al final muchos de los temas que surgen en nuestras sesiones de trabajo tienen en su origen el hecho de que no estamos solos y  de que las relaciones no son siempre precisamente fáciles.   Vamos a dedicar a los demás nuestro tercer chequeo.

El primer punto a chequear es el respeto. Respetar a  nuestros semejantes es ser conscientes de su complejidad y de su singularidad, es dejarles crecer y realizarse y estar atentos a sus necesidades y también a sus metas.

El respeto requiere aquel nivel de madurez que nos aleja de la posesión, necesitamos haber tomado consciencia de que somos autónomos, de que no necesitamos imperativamente a los demás para actuar y saber detectar que podemos vibrar de manera acompasada y simultánea con otras personas.

Pensemos en nuestras relaciones y seamos sinceros.

Vayamos al segundo punto que se inicia cuando las cosas no van o no han ido bien, nos han herido o por lo menos así lo hemos sentido, nos han traicionado y el mundo se ha hundido a nuestros pies. Pasado el cabreo inicial, que en mi caso considero positivo y liberador, podemos tomar dos actitudes, seguir en estado de enfado y ofensa o iniciar una toma de distancia para seguir caminando dejando de lado nuestro papel de víctima y a esta última postura solemos llamarla perdonar.

Perdonar no es simplemente olvidar, es aceptar y reconocer el mal que nos han hecho para recrear la relación con la persona que nos ha lastimado. Recrear es volver a empezar haciendo borrón y cuenta nueva mirando al otro con ojos renovados y aceptando nuestra parte de responsabilidad. De esta manera el perdón es un hecho liberador y nos da un impulso en nuestro recorrido.

Perdonar no es sencillo y requiere una cierta práctica. Empecemos por perdonarnos a nosotros mismos cuando nos hacemos daño, hagamos borrón y cuenta nueva y así seremos capaces de hacerlo con los demás.

¿Tenemos el borrador a punto o todavía no lo hemos incorporado a nuestra caja de herramientas?

Y cuando no estamos solos ¿qué hacemos? Si ya hemos tomado consciencia y aceptado que necesitamos a los demás ¿cómo estamos con ellos? Es nuestra relación mono direccional o por el contrario damos y recibimos. El tercer punto de chequeo lo dedicaremos al compartir.

Nuestra pareja, los amigos, los hijos, lo otros miembros de nuestra familia ocupan un lugar importante en nuestras vidas, necesitamos su contacto, su apoyo, su afecto y de este modo nos sentimos útiles. Lo mismo pasa con los compañeros de trabajo y con los otros miembros de la colectividad. En el intercambio de afectos, opiniones, proyectos, afinidades nuestra vida cobra una nueva dimensión.

Compartir requiere dedicación que es poner a disposición de los demás nuestro tiempo.

Manifestar los sentimientos a las personas que queremos también es compartir.

y en la calle codo a codo, somos mucho más que dos

¿Damos y recibimos de manera equilibrada? ¿Somos capaces de dar sin sentirnos desposeídos? ¿Aceptamos recibir sin sentirnos usurpadores? ¿Nos atrevemos a pedir? o ¿quizás es más fácil dar porque preserva mejor nuestra intimidad? ¿Abrimos nuestro corazón del mismo modo que queremos que los demás nos abran el suyo?

Para acabar quiero compartir un poema que resume de manera muy clara y directa lo que significa para mí amar.

Te Quiero de Mario Benedetti

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

Gracias por haber llegado hasta aquí. Te espero en el siguiente chequeo.

Por cierto! En nombre de todo el equipo de soymimarca, FELIZ AÑO NUEVO!!

Jordi Collell / Personal Branding Coach / soymimarca

Posts relacionados: ¿Qué es esencial para nosotros? Un chequeo para nuestra marca -1- , ¿Te quieres mucho? Un chequeo para nuestra marca -2-

La televisión es una fuente de cultura, cada vez que alguien la enciende me voy a la habitación de al lado a leer un libro

Paradojas de la vida ¿Cuál es la tuya?

Según  Wikipedia,  una paradoja es una idea extraña, opuesta a lo que se considera verdadero o a la opinión general. En otras palabras, es una proposición en apariencia verdadera que conlleva a una contradicción lógica o a una situación que infringe el sentido común. En retórica, es una figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones o frases que envuelven contradicción.

La paradoja es un poderoso estímulo para la reflexión, los filósofos a menudo se sirven de las paradojas para revelar la complejidad de la realidad en la que vivimos sumergidos. Las cosas no siempre son como parecen.

Está claro que lo que el mundo necesita es “más Platón y menos Prozac”. Estas 20 paradojas contienen la esencia de grandes principios universales.

1. Paradoja de los Sentimientos (y la Lógica): “El corazón tiene razones que la razón no entiende” (Pascal).

2. Paradoja de la Ceguera: “Lo esencial es invisible a los ojos. Sólo se ve con el corazón” (El Principito).

3. Paradoja de la Improvisación: “La mejor improvisación es la adecuadamente preparada”.

4. Paradoja de la Cultura:  “La televisión es una fuente de cultura, cada vez que alguien la enciende me voy a la habitación de al lado a leer un libro” (Groucho Marx).

5. Paradoja de la Ayuda: “Si deseas que alguien te haga un trabajo pídeselo a quien esté ocupado; el que está sin hacer nada te dirá que no tiene tiempo”.

6. Paradoja del Dinero: “Era un hombre tan pobre, tan pobre, tan pobre, que lo único que tenía era dinero”.

7. Paradoja del Tiempo: “Vete despacio que tengo prisa”.

8. Paradoja de la Tecnología: “La tecnología nos acerca a los más lejanos y nos distancia de los más próximos” (Michele Norsa).

9. Paradoja del Sentido: “No llega antes el que va más rápido sino el que sabe dónde va” (Séneca).

10. Paradoja de la Felicidad: “Mientras que objetivamente estamos mejor que nunca, subjetivamente nos encontramos profundamente insatisfechos” (José Antonio Marina).

11. Paradoja de la Sabiduría: “Quien sabe mucho, escucha; quien sabe poco, habla. Quien sabe mucho, pregunta; quien  sabe poco, sentencia”.

12. Paradoja de la Generosidad: “Cuanto más damos, más recibimos”.

13. Paradoja del Conocimiento: “El hombre busca respuestas y encuentra preguntas”.

15. Paradoja de lo Cotidiano: “Lo más pequeño es lo más grande”.

16. Paradoja del Silencio: “El silencio es el grito más fuerte” (Shopenhauer).

17. Paradoja del Experto: “No hay nada peor que un experto para evitar el progreso en un campo”.

18. Paradoja de la Riqueza: “No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita”.

19. Paradoja del Cariño: “Quien te quiere te hará sufrir”.

20. Paradoja del Disfrute: “Sufrimos demasiado por  lo poco que nos falta y gozamos poco de lo mucho que tenemos” (Shakespeare).

Muchas de estas paradojas se convirtieron en marcas personales de aquellos que las crearon, y muchas de ellas constituyen parte de la esencia misma de muchas personas. ¿Cuál es la tuya?

¿Quién escribe el guión de tu vida?

Una pregunta compleja a la que nos gustaría responder: YO.

Pero no siempre es así. Hay personas que sencillamente se dejan llevar por el destino. Ojo! es una opción. Hay personas que se marcan algún objetivo, pero no trazan la hoja de ruta para llevarlo a cabo y acaban dejándose llevar por la marea. Hay personas que, aún planificando su vida, encuentran obstáculos insalvables en el camino que les hacen desistir. Y finalmente, hay personas “locomotora” que planifican su vida de una forma tan sólida que no permiten que nada les altere su camino.

Desde aquí no somos nadie para recomendar una u otra opción, pero está claro que ser tu propio guionista aporta innumerables ventajas. Me he permitido “robarle” a mi amigo Antonio Nuñez, especialista en relato/storytelling, 4 vías para crear un guión interesante:

  • ¿Quién soy yo? Hay que ser creativos, incluir aspectos personales (rasgos del carácter o incluso alguna debilidad) que nos permitan destacar, construir credibilidad y generar empatía.
  • ¿Para qué estoy aquí? Apostar por la transparencia como arma contra el cinismo y la falta de confianza.
  • Relato visionario, frente a cifras, estadísticas, porcentajes… Como ejemplo, el que planteó Bill Gates ante su equipo en los primeros tiempos de Microsoft “Un PC en cada mesa“.
  • Valores en acción, ejemplos concretos y reales en lugar de alusiones a cualidades o virtudes en abstracto.

Las teorías son bonitas, pero no hay nada como un ejemplo. Sin ánimo de ser pedante, solo ilustrativo, os pongo el mío:

Yo me decidí por la publicidad a los 14 años. Entonces Paco, un tipo vestido de hippy con una supermoto venía a menudo a casa a buscar a su novia –mi tía Elena-. Era el año 1975, y ese look tan extremo, la moto, la rubia, el glamur… me llamó poderosamente la atención. Iba contra todo lo establecido, rompía los códigos de la época, era transgresor. Le pregunté a mi tía en qué trabajaba su novio. “Hace anuncios”, dijo “trabaja en una agencia de publicidad”. A los dos años, cuando cumplí 16, hice mi primer stage de prácticas en la agencia de la que Paco era Director Creativo. Ahora soy publicitario, y desde entonces he trabajado siempre en el entorno de la comunicación.

Tras vivir algunas experiencias más que interesantes en empresas como BBDO, J. Walter Thompson, Ogilvy, Saatchi & Saatchi… me di cuenta de que mi vida profesional tenía que seguir orientada en torno a las marcas. Pero tras esos 20 años de experiencias con marcas comerciales, me incliné por potenciar marcas personales. Como todo, tiene sus pros y contras: en lo negativo, es un oficio peor pagado, en lo positivo, siempre tratas con el presidente, con la persona que decide, y las experiencias con personas son más emocionales, más vividas, más sinceras. Por eso creé Lateral Consulting en 2005, y por eso he contribuido junto con mis colegas Montse, Ignasi y Jordi a crear SoyMiMarca hace casi dos meses.

Crearse una marca es como cumplir un sueño, es poner sobre la mesa nuestra carta a los reyes personal y profesional y establecer un camino para llegar. No es más que eso. Tiene sus rutinas, por supuesto, y quizás algún secreto, pero cualquiera lo puede hacer. Con ayuda siempre es más fácil, pero todos podemos crear nuestra propia marca. Solo hay que ser consecuente con tus valores y destacar un diferencial real, algo que te convierta en opción preferente. Seguro que lo tienes.

Guillem Recolons / Personal Branding Strategist / soymimarca