Entradas

Presentamos #Siete el ebook con lo mejor de esta casa de 2017

¿Por qué #Siete?

Dicen que el siete es el número de lo bueno (y el ocho el de lo malo). En algunas religiones el siete también es un número sagrado. Pero más allá de connotaciones espirituales, este año se publica el 7º libro de recopilación de los mejores posts de Soymimarca.

La razón de esta selección es que los primeros años Soymimarca publicaba prácticamente todos los días del año. Al acabar el año con más de 300 posts, parecía lógico y elegir los 40 principales.

Los criterios de elección son diversos: los más leídos junto a los mejor valorados y los que han ocupado más tiempo de lectura. Son datos que parten de Google Analytics, pero también de los comentarios que aparecen en el propio blog y en las redes sociales.

El prólogo de Laura Chica

En años anteriores hemos invitado a figuras tan ilustres como Andrés Pérez OrtegaEva Collado DuránJoan Clotet, y  Nilton Navarro.  Este año, con Siete, traemos a una escritora, coach y experta en marca personal. Lo tiene todo, pero lo mejor es que tú descubras la obra de Laura Chica:

¿Quién eres tú? (2013, Alienta). Según Oscar Del Santo, Laura Chica nos ofrece en ‘¿Quién eres tú?’ una introducción a la inteligencia emocional diferente, refrescante y positiva. El libro incluye citas, cuentos ilustrativos y reflexiones de corte más psicológico siguiendo las orientaciones de Daniel Goleman y otros. Fácil de leer y con ejercicios que invitan a la reflexión.

 

 

 

 

 

Pon un coach en tu vida (2015, Alienta). Según Alejandro DuránPon un coach en tu vida es el manual definitivo que estábamos esperando aquellos a los que nos gusta el coaching, las personas y cómo ayudar en su desarrollo. Un libro fácil de leer, cercano, con mucha información sobre esta disciplina y sobre todo con muchas colaboraciones interesantes.

 

 

 

 

 

Tu futuro es hoy (2014, Alienta, con Francisco Alcaide). Según Manuel Monterrubio, magnífico absolutamente. Válido para cualquiera que quiera mejorar, tenga la edad que tenga y haya alcanzado el nivel que haya alcanzado. El resumen final es grandioso. Nunca vi tan bien condensada y tan sencilla y claramente explicada una metodología para la mejora personal, para la mejora continua.

 

 

 

 

 

Palabras para encontrarte (2016, edición propia). Según Francisco Alcaide, un libro para saborear, para conocerte y comprenderte mejor, a ti y a los demás. Un libro con sensibilidad, para ver (descubrir) lo que no se ve. Me gusta también el tamaño del libro y la impecable edición (papel, tipo de letra, extensión, detalles..). Un magnífico libro de regalo para alguien a quien le guste la poesía.

 

 

 

Los autores

Este año en el ebook repiten como autores Guillem Recolons, Jordi Collell, Paula Fernández-Ochoa, Fran Segarra, Xavi Roca, Enrique Rueda, Vladimir Estrada, Celestino Martínez y María A. Sánchez. Y se estrenan Eva ColladoRaquel GómezNancy VázquezBeatriz ValeroYi Min ShumMercedes Romero (women power).

Hay opiniones desde España, República Dominicana, Colombia, México y Venezuela.

Dedicatoria

El libro está dedicado a nuestro gran amigo Enrique Rueda Salgado (Doc), tristemente fallecido en octubre 2017. Hay un epílogo especial con dos de sus artículos, el último póstumo y absolutamente indispensable desde el humanismo de esta gran persona.

El ebook

Esperemos que este ebook Siete inspire, y si os gusta, no dudéis en compartirlo con el hashtag #siete. Aquí está el enlace de descarga desde Slideshare. Feliz Navidad y mejor 2018!

Entrenar la mirada para unir talento y belleza (científica*), por @maria_a_sanchez

Desde la adolescencia, somos muchas las personas que hemos crecido repudiando todo cuanto se asemejara al artificio en la apariencia. Uniendo, inconscientemente, la ignorancia al embellecimiento.

Un claro ejemplo de esto fue el interesante diálogo que mantuve, días atrás, con una jovencísima (y extraordinariamente madura) amiga, con la que estaba haciendo una práctica de embellecimiento científico.

Me resulta insoportable esa línea artificial, sobre el ojo, que llevan muchas amigas y compañeras de clase

Me decía, mientras yo le dibujaba una ligera sombra al final del párpado superior, para contrarrestar la apenas perceptible línea descendente que se formaba al final de su ojo. Como su expresión es de concentración / elucubración continua sus facciones, a pesar de sus enormes y preciosos ojos claros,  suelen muestran una seriedad que ‘aleja’.

En nuestro próximo encuentro, le animaré a ‘enmarcar sus palabras’ con un ligero color labial, sin brillo, en los momentos en los que necesitara hacerse oír.

¿Crees que llegará a sentirse bien con esos toques de decoración facial, tan nuevos para ella?

Me preguntaba una amiga y colega en esto de la formación en Imagen y Marca Personal. También ponente en el ‘Personal Branding Lab Day’.

Si –le respondí rotunda- solo tiene que hacerse las 200 fotografías que le he aconsejado y seleccionar las 4 mejores, además de atreverse a mostrarse así ante algunos círculos y recibir el ‘feedback’ de quienes la contemplen. Porque no van a detectar que va ligeramente maquillada, solo que ‘se le ve bien’. Porque lo que le he enseñado a hacer es a transmitir la felicidad que lleva dentro. Ama la vida que lleva. Ahora se le nota que está feliz y cuando trabajemos su verticalidad y aumente su flexibilidad al caminar, verás!’

El hecho de que exista tan marcado prejuicio en la unión de embellecimiento y talento, se debe, en mi opinión, a que es difícil imaginar que una persona que cuida extremadamente su imagen, pueda invertir su tiempo leyendo a Nietzsche.

Sn embargo, nadie se asombra de que una persona pueda llevar una empresa, una casa, tener dos hij@s pequeñ@s, tener una imagen impecable y cultivar su talento a la vez, como mi querida (y no nombrada) amiga y colega.

Vaya una loa en este post al talento, las mujeres, las madres y la belleza científica!

Por cierto, os recuerdo que los próximos 22 y 23 de junio se celebrará la 3a edición del Personal Branding Lab Day, en esta ocasión dedicado al Personal Branding en la empresa.

¿Influyes en la Marca Personal de tus clientes? por @Maria_A_Sanchez

Los inicios

Leyendo el libro de Cristina Mulero, Saltar de la Pecera, me viene a la mente mi propio salto, hace 20 años: <<multi-empresaria>> en el mundo de la belleza, estaba contenta con mi trabajo, pero insatisfecha. Algo dentro de mí se negaba a aceptar que lo que yo hacía fuera embellecer, por embellecer, sin objetivo… y además, un artículo de lujo. Porque muchos expertos de la salud y la imagen personal (gimnasios, centros de belleza…) que se quejan de no tener los suficientes ingresos, no hacen números con propiedad: cuando se aplican adecuadamente los costes base y se pagan sueldos en armonía con los recientes movimientos (por fin!) como el <<Capitalismo consciente>> o la <<Economía del Bien Común>>, cualquier servicio de los que ofrecen, se dispara, como sucede en los países vecinos. Recuerdo que hace 15 años, en Londres, un corte de cabello de caballero (apenas 20 minutos de tiempo), costaba al cliente, al cambio, unos 48€.

Comencé a buscar  los orígenes de ese concepto… embellecer, en la Filosofía, entre otras disciplinas.

Ciertamente no era una profesional al uso: pasaba más de una hora de media con más de 2.000 clientes al año, les medía el rostro, para saber exactamente qué volúmenes le favorecían en el cabello, analizaba qué lado de sus facciones tenía las líneas más ascendentes (todas las personas tenemos un ojo más alto que otro:),  para enseñarles el modo de compensarlo con el peinado, les aconsejaba lavar el cabello ‘al revés’, para que brillara más y utilizaran menos tiempo, producto y agua… Me adoraban por mis consejos prácticos, pero aun así, a mi me faltaba algo.

Las clases

Los resultados de mis investigaciones, fueron la base para, después de unos años, impartir clases y pasar consulta, dando pautas, a profesionales, de cómo sacar la mejor versión de sí mismas. Les acompañaba a crear su Plan de Visibilidad, junto a muy buenos expertos… sobre todo en comunicación.

Poco a poco fui descomponiendo el ‘Mapa’ de todo lo que yo había ayudado a mejorar en mis clientes / alumnos, desde la forma de pisar –con o sin movimiento-, a la expresión facial, que enmarca las líneas que forman el peinado y la decoración facial –bigote / barba en los hombres y líneas y colores en las facciones de las mujeres-, pasando por el balanceo de la pelvis, para ‘devolver’ a los intestinos a su lugar y evitar así la poco deseada tripa, sin olvidar la recomendación de masticar hasta licuar la comida, que se descansa a medio día y se ‘pasea’ por las noches.

Todo esto no lo hice sola, claro. Como reza en mi libro, llegó a mi vida la persona a la que yo llamo ‘mi maestro’, Magen, y me hizo repasar a ‘los grandes’, como Nietzsche, Margarita Yourcenar, etc. Y me invitó a fijarme en la química del organismo… un nuevo mundo se abrió ante mi.

Influir en la Marca Personal de los clientes

Han pasado más de 20 años y han ido apareciendo personas que han influido increíblemente en mi ‘Marca Personal’, además de mi maestro, mi gran amigo, el padre de mis hijos y también ellos, por supuesto, que son los que más me hacen reflexionar y cambiar. Doy gracias cada día por tenerlos en mi vida, a ellos y a mis sobrinos, con los que paso horas y horas hablando, pasando por mi actual mentor y mi pareja, entre otros familiares, amigos y colegas -sobre todo, del mundo de la Salud, la Belleza y la Marca Personal, en todas sus variantes.

Esta es la reflexión del presente escrito: llamar la atención a los ‘influencers’ de nuestra vida, en forma de profesionales que varían volúmenes y <<micro gestos>> de nuestra <<Identidad Visual>> para que tomen conciencia de su responsabilidad y piensen el efecto de cuanto hacen / dicen a sus clientes. Están influyendo en la visibilidad de su <<Marca Personal>>, mucho más de lo que creen.

Ejemplos

Los profesionales de estos sectores, son formadores de forma implícita, sus clientes suelen ser incondicionales. Siguen sus consejos y a menudo,  les copian.

Les animo a que acompañen a sus clientes a conocerse. Que les acompañen a <<saltar de su pecera>>. Que les recuerden la importancia de los buenos hábitos y de tener presente un objetivo en mente, al hablar, peinarse, vestirse o llevar a cabo cualquier acción que modifique su apariencia. Que les animen también a evitar la queja y les recuerden que, a su vez, son personas de referencia para otros.

Es tan importante tener el objetivo presente… Recuerdo una recomendación (lamento no saber a quién se la escuché) que me impactó:  <<Recuerda cada día de qué quieres más en tu vida y ve a por ello.  Que cada paso te acerque a tu objetivo>>.

Dos ejemplos de las recomendaciones que doy cuando formo a estos profesionales:

1 ¿Lo que desea nuestro cliente es atraer de un modo sensual? Ánimo con los adornos, en forma de grandes relojes o colores. Botones desabrochados…

2 ¿Desea demostrar profesionalidad? Imprescindible mucha preparación en lo profesional, claro, y los consejos, en cuanto a la Imagen de Marca Personal, es: minimalismo, embellecimiento científico, que se note en la expresión facial lo satisfecha que está la persona de saber mucho de <<eso>> y que todo el cuerpo comunique salud –si es real, el efecto es mayor que cuando es solo <<de bote>>.

Podría escribir de muchos más casos, pero ya están en el librito y en los diversos posts que he ido escribiendo.

No olvidemos que siempre hay, al menos, una persona que nos escucha y nos copia. Desde aquí les animo a que cuiden sus palabras y en particular a quienes se dedican a la formación, como maestros, profesores o entrenadores en ventas, actitud, etc.

Como broche, recordar mi querido <<Triple Filtro de Sócrates>>: hacer / decir Solo cosas Buenas, útiles y que sean Verdad. De estas iniciales, mis alumnos, sacaron el acrónimo SUBVir.

Lo dicho: SUBVes?

Hasta pronto!

Imagen: Wikimedia Commons

‘Marca Mujer’ II: Los silencios verbales y visuales suman, por @Maria_a_Sanchez

Cuando pregunto a alumnas y clientes adultas (estudiantes o profesionales), si tienen claro que la imagen personal comunica, la respuesta es siempre afirmativa.

A mi siguiente pregunta: lo que pensaron que deseaban comunicar al elegir este o aquel estilo de vestuario o peinado, la respuesta, o no llega (porque no pensaron en ello) o no se refieren a cualidades deseables en una buena ‘Imagen de Marca personal’, como podría ser profesionalidad, seguridad, etc.

Suelen responder con sentimientos y emociones: ‘me siento bien con ello, me gustó el color, lo lleva ‘x’ persona ‘(su referente). Conclusión: no saben lo que su apariencia ‘dice’ de ellos/as.

Si miramos a nuestro alrededor, veremos que la apariencia de muchas mujeres está llena de lo que, como decía en el post anterior, en asesoría de imagen llamamos ‘ruidos visuales’: pendientes (que de un tamaño adecuado, que no se muevan, son hasta convenientes, claro), collares, anillos. Adornos que hacen ruido, se mueven, y hasta brillan… por lo que distorsionan el mensaje visual de la llamada ‘Marca personal’.

¿Cuál es la solución? Me preguntaba una amiga a la que le exponía este punto de vista: ¿Cómo podrían nuestras jóvenes (o cualquier mujer, en cualquier circunstancia) adquirir mayor seguridad?

Definir el objetivo, lo que deseamos ‘parecer’ (que ha de estar unido al ser), fue mi respuesta: construir nuestra ‘Imagen de Marca Personal’ con una estrategia: asistiendo a la formación correspondiente, leyendo al respecto, observando a las personas que admiramos… Para lograrlo, es imprescindible ir añadiendo silencios a nuestra vida (de palabras y de símbolos en la apariencia).

La herramienta: adquirir el hábito de respirar antes de ‘todo’: comer, hacer ejercicio, hablar o elegir un estilo de peinado, de vestuario. El silencio nos dará tiempo para pensar… y observar.

Mirar a nuestro alrededor, de un modo consciente, haciendo un ejercicio de reflexión. Seleccionar hábitos, actitudes y estilos de peinado y vestuario que copiar, entre las personas a las que admiramos en cualquier sentido. Que se desenvuelven como a nosotras nos gustaría, que han logrado objetivos similares a los que deseamos…

Este proceso aporta seguridad, como cada acción dirigida a lograr un objetivo: definir claramente el tipo de persona o profesional que deseamos ser a los ojos de los demás.

En cuanto a la apariencia, ante un atisbo de duda, optar por lo más sencillo. Es mejor evitar elementos estruendosos y llamativos. El objetivo es que cada elemento de la apariencia, de nuestra ‘marca personal’, hable de nosotras, o sea tan neutra que guarde silencio y deje lugar a la palabra… y a la seguridad de los silencios.

Imagen: Google CC Search

Marca Mujer: Experiencias y estrategias que aportan seguridad, por @Maria_A_Sanchez

Ellas sacan mejores notas pero son más inseguras’. Es lo que reza el informe PISA, del que se han hecho eco los medios de comunicación.

En diversos eventos, con motivo de la conmemoración del día de la mujer, y desde diferentes ámbitos, me han pedido mi opinión al respecto. Deseo compartir desde aquí mi punto de vista, y las pautas que doy al respecto en cualquier consulta, clase o conferencia, desde mi profesión: asesora de imagen, desde hace casi 20 años, en Alicante, y profesora de ‘Imagen Estratégica para el diseño de la Marca Personal’ en diversas instituciones.

Carmen García Ribas, profesora de comunicación en ESCI (escuela de negocios de la Universidad Pompeu Fabra), directora del máster ‘Liderazgo Femenino’, en el que imparto esta asignatura, y autora del libro El síndrome de Maripili, nos dice que las mujeres necesitamos la mirada del hombre.

¿Es eso lo que les da inseguridad a las jóvenes estudiantes? ¿Qué sus compañeros no las miran? ¿Es por eso que los fines de semana vemos esas apariencias tan…? Pongan ustedes el calificativo que deseen. Cualquiera de ellos será contrario a ‘naturales’. Ya Platón se preguntaba, ante el maquillaje muy evidente: ¿Por qué se maquillan las mujeres, que esconden?

Antes de escribir este texto, para añadir datos ‘frescos’ a mi razonamiento, decidí hacer mi propia encuesta, con una única pregunta:   Mujer igual a… qué?

Me respondieron mujeres que para mí son referentes (quiere esto decir que las observo y copio en diversos sentidos). Si vd., lector o lectora, no es consciente de que tiene sus referentes, le aconsejo que los busque, y los reconozca como tal. Así tendrá más datos sobre su ‘Marca Personal’.

Si, yo también dije en su día me creí que no copiaba a nadie, hasta que hice el ejercicio de observación y reflexión necesario. Fue muy aleccionador. Encontré, sobre todo, personajes de películas.

Las respuestas más comunes de las mujeres consultadas las esperaba: feminidad, curvas, cuidados, detalles, belleza…

Quiero referirme especialmente a una respuesta que me sorprendió agradablemente. ’ La palabra mujer es igual a libertad: puedes tener un hijo si quieres; seguridad: puedes desenvolverte en muchos campos, somos polifacéticas. ¡Me encanta ser mujer!’. Acabó diciendo mi interlocutora. Y la conversación derivó en otros temas más interesantes, si cabe, sobre experiencias, relaciones… Ahí fue cuando vi claramente que hay algo que caracteriza, especialmente, a la mujer: la comunicación de nuestras emociones.

Esto es, probablemente, una de las cosas que nos hace más vulnerables a las mujeres… más inseguras, como nos dice el ‘informe Pisa’. Los expertos en negociación coinciden en dos cosas: Si hablas de lo que sientes, estás en manos del receptor de tu mensaje, y si prestas atención al halago, te debilitas.

Dos características típicas de las mujeres: hablamos con relativa facilidad de nuestros sentimientos, y provocamos la adulación acicalándonos… a veces en exceso.

Extrapolemos la ‘estrategia del silencio’ a la comunicación mediante la apariencia. Recomiendo a alumnos y clientes, en mis conferencias, talleres y consultas, sobre ‘Imagen de marca Personal’ los mínimos ‘ruidos visuales’. O lo que es lo mismo: minimalismo en sus componentes: peinado, vestuario, complementos…

Que sea lo que decimos y lo que hacemos lo que ‘hable’ de nosotras.

No imagen para reforzar la marca

Si la primera impresión es lo que cuenta nuestra imagen es fundamental para poder transmitir de manera fidedigna lo que somos. Identidad y mensaje están modulados por lo que se ve y, dependiendo de lo que se vea, la huella que dejamos cambia  por lo que hemos de adecuar lo que enseñamos a lo que somos o corremos el riesgo de acabar distorsionados ante los ojos de nuestros interlocutores.

personalbranding-soymimarca-imagenpersonalSi gestionar en general es asumir responsabilidades sobre un proceso para que cumpla la finalidad que tiene asignada, la gestión de la imagen personal asume la responsabilidad de transmitir lo que somos a través de lo que se ve,  de lo que enseñamos, en cada uno de los roles que nuestra marca detenta a lo largo de cada día y de la vida.

En imagen personal es importante gestionar el momento, cada momento, para que refuerce el mensaje que queremos transmitir. Si se trata de deslumbrar o seducir tendremos que adecuar nuestra imagen a esta finalidad, si nos interesa comunicar nuestro ascendente jerárquico o nuestra posición económica o nuestra tendencia cultural, nuestra apariencia deberá ser acorde con nuestra intención.

¿Qué pasa cuando lo que queremos es transmitir un mensaje de profesionalidad, cuando lo que queremos es resaltar nuestra propuesta de valor por encima de cualquier otro atributo, cuando lo que queremos es que oigan y entiendan nuestro mensaje? María A. Sánchez nos explica que en este caso hemos de neutralizar nuestra imagen para evitar que los elementos externos resten valor a nuestra propuesta. Si de una reunión lo que se recuerda es el color de la corbata o el deslumbrar de unos pendientes o la sensual doble luna de un escote más que nuestro relato, podemos tener la certeza de que hemos fallado. Por esto María ha titulado su libro de reciente aparición No Imagen, porque en las circunstancias importantes en las que la primera impresión es fundamental si no se apuesta por el minimalismo se corren riesgos de distorsión y difuminación del mensaje.

No Imagen, nos dice su autora, más que un libro es un manual que nos ayuda a mirarnos de otro modo,  una opinión que comparto. La gestión de la imagen como la gestión de la marca personal pasa por el autoconocimiento que pone de manifiesto aquellos atributos que por ser propios y diferenciales hay que destacar, la estrategia, porque detrás de la gestión de la imagen hay una manera de vivir que tiene que ser acorde y finalmente la visibilidad, que engloba las acciones necesarias para dejar huella.

Si seguimos los consejos que María nos ofrece a través de su larga y dilatada experiencia en la materia habremos dado un paso de gigante para ser conocidos, reconocidos, relevantes y elegidos.

[subscribe2]