Entradas

Me importas, por eso no descuido mi imagen ni un solo día, por @jordicollell

Lo que se ve de nosotros es importante. Al final las primeras impresiones son las que cuentan, y mucho, en la opinión que los demás se forman de nosotros. Es así porque entre otras cosas somos imagen, lenguaje no verbal y de manera consciente o no nos pasamos la vida entera comunicando.

Lo que es válido para las primeras impresiones también lo es para las relaciones continuadas. Nuestro aspecto, nuestra manera de vestir y lo que expresamos con nuestro cuerpo son indicativos de nuestro estado de ánimo y de nuestra manera de ser y estar en cualquier circunstancia.

Aunque nuestra imagen sea importante, no podemos perder de vista que todavía lo es más lo que queremos transmitir, nuestro mensaje. Imagen y lenguaje no verbal son un medio para que el mensaje llegue con fuerza al receptor y no un fin en si mismos y por esto es fundamental que seamos plenamente conscientes de lo que transmitimos o podemos correr el riesgo de que el medio mate el mensaje.

Cuando hablamos de imagen nos estamos refiriendo a cómo nos perciben los demás, a nuestra marca personal, y no olvidemos que sin ellos, sin los demás, no tendrían sentido ni la imagen ni la marca personal. Nuestra marca personal existe porque los demás están aquí.

Generalmente asociamos nuestra imagen a un entorno profesional o a situaciones en las que nos interesa especialmente destacar para deslumbrar o seducir pero ¿qué pasa con el día a día? ¿qué pasa con las personas que tenemos más cerca de las que queremos y sabemos que nos quieren?
Para que el mensaje prevalezca por encima de todo, que es el caso de las relaciones profesionales, María Asunción Sánchez apuesta por mantener una neutralidad clara y simple mientras que para deslumbrar o seducir la opción es la opuesta. En las relaciones cotidianas, de amistad o de pareja, la imagen sigue siendo importante. Si la cara, y por extensión el aspecto, es el espejo del alma ¿tiene sentido minimizarlo cuando priman el afecto, el amor y la amistad?

Dicho de otra manera, ¿es razonable dejar de gestionar nuestra marca personal fuera de los entornos profesionales o enfocados a un fin material concreto?
En No Imagen, María A. Sánchez, afirma que “si vamos a un lugar en el que se nos quiere, la imagen es lo de menos, y si no se nos quiere, ¿para qué vamos?. En mi opinión la apariencia es una herramienta de comunicación cuando no hay afecto”.

Aunque sea una opinión de la autora su contenido es como un mantra que en muchos ambientes se repite a través de diversas formulaciones y tengo que decir que me preocupa. Si bien es cierto que quien bien nos quiere lo hará más allá de nuestro aspecto físico, la indiferencia hacia la percepción que el que nos quiere tiene de nosotros ¿no es de por si una manera de rebajar o desvalorizar la relación? Si con el cuerpo, y a través de nuestra imagen, podemos expresar amor, pasión, interés, proximidad, exclusividad y muchas más cosas ¿por qué aceptamos que la neutralidad mate estas posibilidades de mensaje?

La imagen no es el todo, en palabras de Walter Riso “si la autoafirmación personal, es decir, lo que valgo como ser humano depende de mi belleza física, esto indica una alarmante inversión de valores” pero si nos despreocupamos, mucho o poco, por la misma cuando estamos en círculos personales o íntimos ¿no será que estamos abriendo la puerta a la rutina y sembrando la semilla del desamor?

Imagen: Freepik

Personal Branding, el arte de invertir en ti (8). Y tu, ¿qué cuentas?

En la gestión de nuestra marca personal saber transmitir a los demás quienes somos, lo que queremos y qué ofrecemos es de importancia capital.

foto: Flickr Creative Commons

De poco sirve haber reflexionado en profundidad los grandes ejes que nos definen si no somos capaces de contarlos en cualquier contexto y situación,  nos  estamos haciendo un flaco favor a nosotros y a nuestra marca porque todo lo que no seamos capaces de transmitir con nuestras palabras nuestra audiencia se lo imaginará y correremos el riesgo de ofrecer una imagen totalmente distorsionada.

El mensaje es el objetivo principal de cualquier proceso de comunicación que se establece entre dos partes, el emisor y el receptor. Se compone principalmente de palabras y también de signos, gestos y señales.

El objetivo final de nuestro mensaje es que llegue a los demás de forma clara para que nos ayude a convertirnos en la opción preferente y para ello debe tener por lo menos cuatro características:

  • Veracidad: en consonancia con lo que somos
  • Consistencia: con lo que queremos transmitir, con nuestro proyecto
  • Que sea atractivo: Capaz de llegar al corazón del receptor
  • Que sea especial:  Genuino, original

y también:

  • Brevedad: Para no aburrir al receptor
  • Claridad: Que se entienda a la primera
  • Simplicidad: Que no utilice, a ser posible, terminología difícil de entender.

El mensaje debe adaptarse a cada contexto o situación y para ello necesitamos tener diversos tipos de redactados.

Así hablamos de:

  • Mensaje breve: Que corresponde a un título corto pero muy claro. “Para que seas la opción preferente” es un ejemplo de mensaje que explica a lo que nos dedicamos los estrategas de marca personal.
  • Mensaje corto: Es una presentación breve. ”Soy Jordi Collell. Estratega de marca personal y coach en Soymimarca. Quiero que te conviertas en la opción preferente”
  • Mensaje medio: Es una presentación más completa que la reseñada en el mensaje corto no mas de 7 u 8 líneas. “Soy Jordi Collell. Estratega de marca personal y coach en Soymimarca. Nací en Barcelona, ciudad que imprime carácter, estudié Economía y me especialicé en dirección de empresas en el IESE. Durante más de 20 años he ocupado puestos de dirección en diversas empresas y he tenido la oportunidad de comprar, hacer crecer y vender la mía. Durante mi carrera como directivo me di cuenta que el mayor valor que podía aportar era ayudar a que mis colaboradores pudieran desarrollar una carrera profesional exitosa, en beneficio propio y de la empresa. Y esto me ha llevado a donde ahora estoy porque un día decidí dedicarme a impulsar personas para que sean la opción preferente que es lo que realmente me hace feliz”

Finalmente debemos ponernos en la situación del receptor al que nos dirigimos e intentar saber lo que es relevante para el para ponerlo más de relieve en nuestro mensaje.

Ahora te toca a ti,¿ te atreves a redactar tu mensaje?.

Sé quién soy y dónde quiero llegar. Me quiero hacer visible.

Introducción al módulo VISIBILIDAD del Personal Branding Plan

Presentamos la introducción al tercer y último módulo del iceberg del curso online Personal Branding Plan, la dedicada a visibilidad y que tratará cuatro sesiones:

  • Cómo me vendo + Blog, de la que os hablará su autor, Guillem Recolons, el próximo sábado 11
  • Storytelling, de la que os hablará su autora, Arancha Ruiz, el sábado 18 de agosto
  • Reputación online, RRSS y networking, de la que os hablará su autora, Neus Arqués, el sábado 25 de agosto
  • Construyendo mi Social Media Plan, de la que os hablará David Alcubierre, su autor, el sábado 1 de septiembre

Aquí tenéis el vídeo de presentación de este módulo:

[youtube]http://youtu.be/TNkURCK8ZOo[/youtube]

Si queréis ver todo lo publicado hasta la fecha sobre este curso online solo tenéis que clicar este ENLACE.

Personal Branding, el arte de invertir en ti (3). Creatividad en la estrategia

Introducción a la estrategia personal

Si el lunes pasado Jordi Collell te daba las bases del autoconocimiento, ahora sentamos las bases de lo que debería ser todo proceso de estrategia personal.

Para dejar una cosa clara, diremos que una marca personal no se crea: se gestiona, se planifica, pero ya está creada desde el momento en que adquirimos consciencia y somos capaces de dejar una huella en el corazón de los demás.

¿Qué tiene que ver creatividad con estrategia?

Todo. Lo que nos distingue de los demás es lo que nos hace especiales, únicos. Y hay que descubrir el nacimiento de ese río, explorarlo.

Visión y creatividad.

La estrategia personal empieza definiendo una visión, un sueño a largo plazo, una respuesta a la difícil pregunta ¿Dónde quieres estar en 10 o 15 años? Muchas veces no lo sabes, es algo natural. Vivimos muy al día, planificamos –como mucho- a un año vista. Otras veces no quieres saberlo, prefieres dejar tu futuro como un barco sin timón, que navega hacia donde le lleven los vientos y las corrientes. Aplicar la creatividad en la visión es clave. Puedes optar a ganar un premio Nobel o convertirte en un referente literario. Las opciones son ilimitadas, y no necesariamente deben encontrarse en tu marco actual de actividad. Deben estar en tu sueño. Personas como Steve Jobs o Bill Gates soñaron que todas las familias podían tener un ordenador en su casa. Ahora nos parece algo normal, pero en 1980 eso podía parecer una locura. Y esa es la clave: si tu sueño, tu visión, no parecen una locura, tendrán poco que ver con la creatividad. ¿Por qué no plantearte reducir un 50% la capa de ozono para que el planeta sea un lugar más habitable? O ¿Por qué no desarrollar una metodología que impida que algunos políticos defrauden, incumplan sus promesas o trabajen sólo para sus votantes?

Misión y creatividad

El primer “Mac”

Una vez has definido tu visión necesitarás herramientas para llegar. Es la misión, construida a base de objetivos específicos que, una vez asumidos y unidos, lograrán llegar al destino final, a ese sueño. Si tomamos el ejemplo de la metodología por una política “limpia”, tal vez la misión sea arrancar una macro-encuesta a nivel mundial para conocer la opinión de los votantes hacia medidas de transparencia, luego realizar la misma encuesta entre políticos de todo el planeta, y luego crear diferentes “área test” en el mundo para aplicar esas medidas aceptadas a priori por votados y votantes. Pero en la misión también necesitamos aplicar la creatividad, el pensamiento divergente, llegar más allá de lo que se ha hecho siempre. Como dijo Einstein, si siempre hacemos lo mismo no podemos esperar resultados diferentes. Aquí la locura también juega, y fuerte. Steve Jobs trabajó para que cualquier persona sin ningún conocimiento previo de informática pudiera manejar un ordenador, y creó el Macintosh, un ordenador que integraba monitor y disco duro y funcionaba ¡con un ratón!

Valores y autenticidad

Llegados a este apartado, he cambiado creatividad por autenticidad. Henry Ford dijo en una ocasión “Un cliente puede tener su automóvil del color que desee, siempre y cuando desee que sea negro”. Yo me atrevo a afirmar que una persona pueda abanderar los valores que tenga, siempre que la autenticidad sea uno de ellos. Aquí no hay creatividad que valga. Los valores son los principios que rigen nuestra actividad en la vida, nuestra manera de pensar. Sin autenticidad nuestra marca personal no existe, sin autenticidad el resto de valores sólo serán promesas.

Mensaje y creatividad

Si tienes un perfil en Twitter, no te pierdas las biografías que cuelgan en 160 caracteres muchos twitteros. Hay auténticas joyas:

  • Su loquero de confianza
  • Eslabón en la difusión de las tendencias. Altavoz de quien tenga algo que contar. Facilitadora de conferenciantes.
  • Periodista autodestructivamente perseverante
  • Los papeles dicen que periodista y publicista. Yo voy viendo cómo lo enfoco… Pero siempre con algún tomate

Un mensaje, para ser creativo tiene que ser capaz de transmitir un beneficio, una promesa, una oferta. Hay muchos mensajes que son divertidos, originales o distintos, pero quizás no contrataríamos a su emisor ya que no sabemos lo que ofrece. Por ejemplo, “Frente a frente con la vida”. Es bonito, distinto, pero no sabemos qué hay detrás, qué ofrece.

Público y creatividad

La clave de todo mensaje es saber a quién lo dirigimos. Si queremos seducir a un colectivo religioso, está claro que deberemos tener cuidado con el lenguaje. Si se trata de llegar a un colectivo de quinceañeras, ya podemos prepararnos para utilizar argot SMS telefónico. Mensaje, medio y audiencia tienen que caminar en convergencia, pero la creatividad aquí también es indispensable. En el caso de esa visión sobre la “política limpia” podríamos lanzar una encuesta masiva a la población o quizás sería mejor involucrar al público, a la audiencia. Imaginaos un libro colaborativo titulado “Si yo fuera político…”. Y que cada uno de nosotros diera respuesta a las múltiples preguntas que se plantean los políticos. Pasarían dos cosas, la primera es que seguramente veríamos que “hacer política” no es tan sencillo, y la segunda es que tendríamos una estadística exacta de respuestas del gran público. Y el gran público lo conformamos los votantes, el sostén de las democracias. Como dijo David Ogilvy, “El consumidor no es estúpido, es tu pareja”.

Posicionamiento y creatividad

El posicionamiento personal es el auténtico generador de la diferenciación. Todo posicionamiento necesita ser creíble (autenticidad), relevante, convincente y… notorio. Esta notoriedad requiere altas dosis de creatividad. Hace unos meses tuvimos un cliente que había trabajado como director comercial en distintas empresas. En la última lo despidieron. Se hundió, pensó que ya no sería útil como director comercial y decidió apostar por convertirse en community manager. ¿Es un posicionamiento diferencial?. No, en absoluto, ya que entra en competencia con miles de personas de generación digital con mayores habilidades en el mundo de los bits. Nuestro consejo fue simple: aprovecha tus habilidades naturales (comercial) y mézclalas con tus habilidades adquiridas (community manager). El resultado: Director Comercial 2.0. Eso es un posicionamiento creativo, diferencial.

Conclusión: la estrategia personal es nuestra hoja de ruta. De nada nos vale salir al ruedo de la comunicación sin conocer a fondo cada uno de los puntos anteriores. Si el autoconocimiento nos abre la puerta de nuestras habilidades y competencias, la estrategia nos enseña las herramientas para elevar estas competencias al terreno de la preferencia, de la elección, de la diferenciación. Iremos entrando en cada uno de los temas esbozados aquí para desarrollarlos y sacarles todo el partido. Recuérdalo, todo los lunes en la serie “Personal Branding, el arte de invertir en ti”.

Nunca volverás a ser como antes

En las charlas y sesiones introductorias a la gestión de la marca personal me preguntan de manera casi recurrente sobre cuanto tiempo es necesario que transcurra para poder empezar a ver resultados prácticos, algo así como cual es el periodo de retorno, el “pay back” del proceso. Y mi respuesta siempre es la misma: a partir del momento en que tomas la decisión de pasar a la acción y de tomar el control de tu marca, los resultados son inmediatos. Nunca volverás a ser como antes.

Gestionar nuestra propia marca es un acto de libertad básico y estrictamente individual y personal. Y al mismo tiempo es un acto de supervivencia. Si nosotros no tomamos la iniciativa para que los demás nos perciban como realmente somos, serán ellos los que nos etiquetarán en función de lo que perciban, del momento, de las circunstancias y de sus propios filtros.  Y os aseguro que las distorsiones pueden ser considerables.

Todo proceso de marca personal se inicia con la toma de consciencia de que somos una marca desde el momento en que nacemos, y que tenemos la oportunidad de gestionarla para ser reconocidos , para ser recordados, para ser tenidos en cuenta y, en definitiva, para ser los elegidos en cualquier situación de la vida. Es una decisión vital porque implica o bien tomar el control de nuestra vida o dejarlo en manos ajenas. Hay un antes y un después porque es un decisión que imprime carácter.

Si el objetivo final es ser tenidos en cuenta hemos de dejar bien claro quien somos, a dónde vamos, qué queremos y cual es nuestra propuesta de valor. Es otro momento de toma de consciencia al que genéricamente le llamamos autoconocimiento. Que marca un antes y un después, y además nos hace crecer.

Cómo transmitir lo que somos a los demás supone toda una estrategia que abarca desde como decimos lo que queremos decir, el mensaje que emitimos, hasta escoger a quien nos dirigimos – audiencia o público objetivo – pasando por saber cómo hacer frente a las incidencias que nos podemos encontrar o quien hay en nuestro entorno que quiera hacer algo similar a lo que nosotros hacemos.

Si no nos ven, no existimos. A los ojos de los demás necesitamos trabajar nuestra visibilidad. Difícilmente seremos los escogidos si estamos escondidos. Y tenemos otro antes y otro después, pasamos de la oscuridad del anonimato a la luz que nos hace visibles.

Conseguir nuestros objetivos lleva su tiempo y vivimos en un entorno cultural basado en la inmediatez, en la instantaneidad. Al final si hemos dado los pasos anteriores con constancia y rigor llegaremos a la meta propuesta y seremos los elegidos. En el camino habremos cambiado y seremos mejores.

¿Cuál es el periodo de retorno?

En Soymimarca te ayudaremos a gestionar tu marca personal. Cuenta con nosotros para obtener resultados desde el primer momento.

¿En qué te comprometes?

Compromiso es vida, es viaje, es trabajo, es amor,  es estar con uno mismo, es estar con los demás, es estar en el mundo, tener lo que deseas y perseguir lo que  deseas y no tienes y es no tener y no conseguir  lo que persigues y deseas, es estar donde quieres y no estar donde no quieres, pero también estar donde no quieres y no sufrir por ello, es sufrir por lo que quieres y no tienes y disfrutar con lo que tienes y con lo que no tienes… Desigual : just 26 (Libro del 26 aniversario) pags. 62-63

Copyright Desigual, Barcelona 2010

La marca personal es la huella de nuestro compromiso, no existen el uno sin el otro. Es el reflejo de nuestra autenticidad, está forjada con el trabajo diario, se mece con las olas de nuestro sueño, avanza con la fuerza que imprime el mensaje que enviamos al mundo y al universo, se gana paso a paso el respeto de las personas y empresas a las que queremos y servimos, nos hace diferentes de los demás y nos da luz propia para que brillemos en la oscuridad y nos hace todavía más visibles a la luz del sol. Sin compromiso no hay huella, sin huella no hay marca y por supuesto la marca no se compra ni se vende llaves en mano porque la semilla nunca crece sin agua, sol, amor y respeto.

Nuestro compromiso es facilitar los recursos para que el mundo esté surcado de huellas profundas, auténticas y duraderas. Confíanos la construcción de tu marca personal, estás en buenas manos.