Entradas

Lady Di: Me gustaría ser la reina en el corazón del pueblo, por @guillemrecolons

Se casó joven y murió joven. Pero entre una cosa y la otra tuvo tiempo de ser infeliz y de encontrar la paz espiritual en la ayuda a los demás. Lo has averiguado, hablamos de Diana Spencer.

Grandes mujeres: Diana Spencer (o Diana de Gales o Lady Di).

El 31 de agosto de 1997 se acabó su vida terrenal en el túnel de la plaza de l’Alma en París en un accidente de coche junto a su pareja, el egipcio Dodi Al-Fayed. Pero ahí nació uno de los mitos más interesantes de la historia mundial y de la cultura británica. Toni Blair dijo de ella “Diana nos ha enseñado una nueva forma de ser británico.”

Yo aún recuerdo su fastuosa boda real con Charles, el Principe de Gales en julio de 1981, pocos meses más tarde del 23F. Fueron dos eventos históricos que nos mantuvieron en vilo pegados a los televisores, aunque francamente, me quedo con la boda. Una boda que vendió una cantidad indecente de revistas del corazón durante las dos semanas siguientes.

El matrimonio no funcionó. Según la propia Diana, “En este matrimonio éramos tres, demasiada gente.“. Y la historia le ha dado la razón. Tras diversos escándalos aireados por la prensa amarilla que hablaban de amor y compresas, Carlos acabó casándose con su amor verdadero, Camilla Parker-Bowles.

El mejor legado que nos deja Diana es su obra social. A finales de los 80, la princesa de Gales se hizo conocida por su apoyo a causas tales como la asistencia humanitaria a las víctimas del sida o la lucha contra el uso de minas antipersona. Ella ayudó a los niños pobres en África y estaba al lado de muchas personas como Nelson Mandela, el Dalai Lama o la Madre Teresa de Calcuta. Algunas de sus frases de esta época son:

  • Mi padre me enseñó a tratar a todos por igual y espero que William y Harry sigan mi ejemplo… que traten de entender las inseguridades, emociones, angustias, sueños y esperanzas de los más necesitados
  • La mayor dolencia que el mundo sufre actualmente es el mal de la falta de amor
  • Sé que puedo dar mucho a esas personas carentes, por un minuto, una hora, un día o un mes, y es eso lo que quiero hacer
  • Nada me hace más feliz que intentar ayudar a los más débiles y vulnerables de la sociedad
  • Nunca me consideré a mí misma como la reina de mi país. Me gustaría ser la reina en el corazón del pueblo

Os dejo el vídeo homenaje que le hizo el gran Elton John con una versión muy especial de “Candle in the wind”.

 

Perdón pero no estoy de acuerdo

No señor, si no le importa le diré que no estoy de acuerdo. Que no comparto determinadas decisiones que su empresa ha tomado en los últimos meses. Admito que la situación es mala, muy mala, pero hay muchas maneras de enfocar las cosas antes que traicionar nuestros principios No puedo estar de acuerdo.

No señor. Usted me perdone pero no puedo estar de acuerdo. Como comprenderá no puede buscar cómplices para encubrir las consecuencias de sus actitudes. Son situaciones para las que no puedo estar conforme. No. No quiero, no puedo, no debo.

Discúlpeme de nuevo señor, pero si no le resulta demasiado molesto le diré de nuevo que no, que tampoco estoy de acuerdo en cómo estamos cambiando. Los valores de esta empresa eran parte de su estrategia ante los clientes. Y ya no están. Eran también mis valores. Me los creía y los compartía. Ahora ya no creo en nada.

No señor. Tal vez entienda la situación que le ha llevado a esto. Tal vez no sea usted el culpable. Tal vez quizás tampoco no sea usted el responsable de lo que ocurre, pero si lo es de sus actos y de sus consecuencias. No se esconda, lo hace, y no puedo estar de acuerdo.

Así que le diré por ultima vez que no estoy de acuerdo. Que no estoy ni podría estarlo. que si usted quiere enterrar años de trabajo y esfuerzo lo respetaré, pero no cuente conmigo porque no se si le he dicho que no estoy de acuerdo.

Y una cosa mas. Señor por favor agradezca que alguien sincero y consecuente le diga lo que no le ha dicho nadie. Que no estoy de acuerdo.

Pablo Adán / asesor de marca personal

Aquellos líderes movidos por la misión y la visión son los más respetados y admirados

El arte de liderar, según Alberoni

Cayó por casualidad en mis manos este libro, y no le di demasiada importancia. Ha estado cerca de 2 meses sobre la pila de libros por leer, pero siempre encontraba alguna excusa para posponer su lectura.

El caso es que me decidí a cogerlo, a raíz de un trabajo acerca del liderazgo para una editorial, buscando nuevos enfoques.

Franceso Alberoni parte de ejemplos de liderazgo en diversos órdenes de la vida; la política, la empresa, el sindicato, la vida militar. Uno tras otro, todos sus conceptos van edificándose sobre referencias históricas y actuales, en diferentes entornos.

Lejos de referencias teóricas y argumentos clásicos, Alberoni, en una sucesión ciertamente ligera y amena, va desgranando cualidades y características de líderes, dirigentes, y jefes.

Entre sus interesantes aportaciones podemos destacar tres capítulos.

1. La meta y el ideal.

Recurre al ideal en múltiples partes del libro para describir al buen líder. Crear, aportar, dar. Hay una sistemática línea argumental sobre moral y valores, algo muy de agradecer.

Así, en función del fin que representa el liderazgo para diferentes personas, establece tres niveles:

  • aquellos cuyo motor es el poder (llegarán alto).
  • aquellos que lo hacen por prestigio y por riqueza (obtendrán resultados).
  • y aquellos movidos por la misión y la visión, que son los respetados, los admirados (los que más lejos llegarán).

Un líder que tenga un sueño, lo comparta, y nos haga soñar.

2. La capacidad.

Diferencia entre aquellos que dirigen por encima de su capacidad, los que lo hacen por debajo, y los emprendedores.

Los primeros sufren y hacen sufrir a su entorno. Encubrirán con arrogancia su falta de capacidad

Los que lo hacen por debajo de sus capacidades son los mediocres. Su frustración y resentimiento invadirán de mal ambiente las organizaciones.

Los emprendedores, por el contrario, son aquellos deseosos de aprender y compartir. Se suelen rodear de gente creativa y entusiasta, y de gente preparada para el cometido. Son generadores de riqueza y les empuja un ideal.

3. Por último define una serie de tipologías humanas en su relación con la gestión de organizaciones, y diferencia:

  1. El que tiene un sueño y el que sólo desea el poder
  2. El que crea y el que obstaculiza
  3. El que crea y el que explota
  4. El que crea y el que destruye

En definitiva, un referente de los animosos lectores sobre el liderazgo. No es una nueva teoría, sino un nuevo planteamiento para ver las cosas.

Pablo Adán / asesor de marca personal

10 trucos para mantenerse en la cresta de la ola

¿Te gusta ser un referente en tu empresa? ¿Quieres que tus clientes hablen bien de ti? ¿te inquieta la situación económica que vivimos?. En tiempos de incertidumbre actúa con sentido común y sigue mis diez consejos.


  1. Pon pasión en tu vida. Tu entorno necesita tu energía. Haz que te vean como una fuente de ilusión e inspiración y para ello pon el corazón en lo que haces y deja que tu mente haga el resto.
  2. Trata a los demás como tú querrías ser tratado. En la vida no estamos solos y en nuestra carrera menos. El éxito y nuestra supervivencia depende en gran parte de los demás.
  3. Sorprende. Da más de lo que se espera de ti. Brilla por tu generosidad en  medio de la selva egoísta.
  4. Tus clientes son tu tesoro. Sin clientes somos una tortilla de patatas sin huevo. Y no nos olvidemos de nuestros clientes internos.
  5. Aprende, mejora y ponte al día. El negocio cambia, el entorno cambia, el mundo cambia. Comprende lo que pasa, ten las herramientas para actuar y dar respuesta a los clientes, adelántate a las necesidades y capta las tendencias.
  6. Crea escuela. Piensa en convertir experiencias aislados en estructuras  y procesos que sirvan en el futuro. Sistematiza y serás un referente.
  7. Ten el ROI en la mente. Tú no trabajas para el diablo, trabajas para tener resultados, para ganar dinero. No olvides en explicarte primero a ti y luego a los demás la rentabilidad de tus acciones.
  8. Afila tu estrategia y la de tu negocio. Ten un ojo puesto en el mañana. Armoniza tus misión y visión con la de tu organización y que los valores indique que vas por el camino correcto.
  9. Arremángate. Que nada quede por hacer aunque directamente no te corresponda. Delega siempre que puedas pero cuando el trabajo arrecie da el callo y siempre de buen rollo.
  10. Cuida, pule y trabaja TU MARCA PERSONAL. Te corresponde por derecho propio ser el elegido, no lo eches a perder. Cuida tu marca personal como el bien más preciado y déjate guiar por los expertos. La auto prescripción puede ser nociva y no conducir a los resultados esperados en el menor tiempo posible.

Confía en nosotros.

Jordi Collell / asesor de marca personal

Netiqueta

Netiqueta. No es la primera vez que me encuentro con esta palabra. Define un conjunto de normas por las que cualquier empresa responsable modularía su discurso dentro de la red. La netiqueta está a caballo entre la función del responsable de RSC (responsabilidad social corporativa) y el community manager. A mi juicio, la netiqueta no es otra cosa que aplicar en el plano internet la misma coherencia de marca que cualquier empresa o persona aplicaría a toda su actividad, ya sea online como offline.

El vocablo lo he leído esta misma mañana en un excelente artículo del periodista Pepe Cerezo publicado hoy en El País, titulado Las leyes de la frontera digital y que podéis encontrar en este enlace.

Cerezo aborda en su artículo uno de los temas que más preocupan hoy desde la perspectiva de la gestión de marca personal: la alineación de valores entre personas y empresas. La red, y especialmente la llegada de blogs y microblogs, ha hecho aflorar el perfil personal y profesional de muchas personas; y resulta que, a menudo, esos perfiles “chocan” frontalmente con la visión, misión y valores de las empresas para las que trabajan.

No es difícil encontrar en Twitter a alguien que se defina como “el azote del sistema, voy contra todos los políticos y las grandes empresas”. Esta persona marca un perfil muy claro, tanto que dudo que pudiera encontrar un trabajo como asalariado en una empresa, grande o pequeña. Si las empresas son coherentes, nunca contratarían a un perfil como este. Si el twittero es coherente, nunca aceptaría una oferta que proceda del “sistema”.

Así que, para concluir, existen programas específicos para conseguir una cierta alineación de valores entre empresa y profesional. Entre la marca coprporativa y la marca personal. En el caso de SOYMIMARCA lo llamamos “Embajadores de marca“, y es sin duda ninguna el programa de mayor implantación. ¿Cuestión de netiqueta?

Guillem Recolons / asesor de marca personal

¿Comprendemos realmente las motivaciones de los demás?

Una vez que sabemos como interpretar nuestras propias necesidades y motivaciones, debemos saber comprender las conductas ajenas.  Nos deberíamos preguntar ¿estamos o no ayudando a que nuestros colaboradores puedan cubrir sus necesidades? ¿Cómo podemos motivarlos?

La motivación exige necesariamente que haya alguna necesidad de cualquier grado; ésta puede ser absoluta, relativa, de placer o de lujo. Siempre que se esté motivado a algo, se considera que ese algo es necesario o conveniente. La motivación es el lazo que une o lleva esa acción a satisfacer esa necesidad o conveniencia, o bien a dejar de hacerlo.

En psicología, motivación son los estímulos que mueven a la persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para su culminación. Este término está relacionado con voluntad e interés. Es el impulso que inicia, guía y mantiene el comportamiento, hasta alcanzar la meta u objetivo deseado. La motivación también puede ser debida a factores intrínsecos y factores extrínsecos. Los primeros vienen del entendimiento personal del mundo y los segundos vienen de la incentivación externa de ciertos factores.

A continuación enumero unas serie de puntos clave que  el Dr. Mario Alonso Puig autor de Madera de líder explica de forma detallada en su libro sobre cómo facilitar que aquellos que trabajan con nosotros sientan una mayor motivación para expresar lo mejor que hay en su interior.

  1. Lo que más satisfacción da a las personas es hacer un trabajo creativo.
  2. La autoestima crece cuando se consiguen objetivos que no parecían ni alcanzable ni incluso posibles.
  3. Las personas necesitan estar informadas y participar de forma activa en las decisiones que le afectan.
  4. Las personas necesitan estímulos y apoyo para crecer, progresar y desarrollar nuevas habilidades.
  5. Las personas necesitan sentirse respetadas y saber que los demás se interesan por sus necesidades y aunque es una forma de sentirse querido y valorado.

Muchos de vosotros al leer los puntos de análisis del  Dr. Mario Alonso Puig,  que es uno de los expertos más demandados por las empresa para impartir conferencias y seminarios sobre liderazgo, creatividad y gestión del cambio, consideréis que lo que propone no es nuevo pero como nos dice él, necesitamos no saber cosas sino comprenderlas, y para ello es preciso practicarlas y llevarlas a nuestra realidad personal, al fin de que el conocimiento quede incorporado en nosotros de manera permanente. Os animo a reflexionar si  realmente comprendemos las motivaciones de los demás y a actuar en consecuencia en la medida de lo posible.

El ser humano ha de dejar de ser un medio para conseguir resultados

Creo  que la empresa de hoy, si quiere aumentar de manera sustancial sus resultados y hacer frente al cambio, no adaptándose a él sino generándolo, tiene que empezar en muchos casos a mimar un poco más a las personas. Hoy necesitamos que las personas que trabajan en la empresa se sientan valoradas y atendidas como personas. El ser humano ha de dejar de ser un medio para conseguir resultados, y empezar a ser un fin en sí mismo; entonces los resultados se producen de manera natural.

El año del ciudadano periodista

En 2010 han pasado muchas cosas que merecían el título de “el año de”. Pero mi elección es clara.

Y creedme, había otros candidatos más que dignos: el cloud computing, el caso de los mineros de Chile, el caso Wikileaks, la realidad aumentada o las PC tablets al estilo iPad. Pero no tengo ninguna duda de que este 2010 hay que premiar a las personas, las protagonistas de un cambio en la forma de entender el periodismo clásico.

Los ciudadanos nos estamos convirtiendo en periodistas. No en buenos periodistas, solo en periodistas, armados con teléfonos móviles con cámara de vídeo, capaces de “subir” vídeos y fotos a la red a una velocidad de vértigo.

Armados con blogs, capaces de denunciar algunas cosas que posiblemente la prensa clásica consideraría políticamente incorrecto. Fue un bloguero americano quien avanzó una de las teorías de conspiración alrededor de los atentados del 11S en Nueva York: ¿Por qué entre las víctimas de las Torres Gemelas no había ninguna persona de creencia judía?. Aquí tenéis un enlace a notícia de CNN que pone sobre la mesa el aviso previo al atentado que tuvo un grupo de personas.

Armados con redes sociales, pero muy especialmente con la red de microblogging “Twitter“, que ha permitido que ciudadanos de a pie avancen la primicia -con foto incluida- de lo que después ha sido una gran noticia. Pasó en 2008 con los atentados de Bombay. Pasó con el aterrizaje en el rio Hudson de Nueva York. Ha pasado este año que dejamos atrás con, entre muchas otras cosas, los hechos del Sahara.

Antes, digámoslo abiertamente, denunciar algo o a alguien era un proceso engorroso y largo. Ahora basta con “colgarlo” en la red. Esta nueva forma de periodismo recibe diversos nombres: publico, participativo, democrático, de guerrilla o periodismo de calle. La idea que hay detrás de este movimiento es ofrecer información independiente, de confianza, y todo lo precisa que puede requerir un sistema democràtico.

Hablo de personas, no de organizaciones. Creo que el caso Wikileaks es diferente, ya que se trata de una organización, y que la forma de obtener la información es algo oscura. En en vano, su fundador está convencido de que será asesinado nada más poner un pie en los EEUU.

Los ciudadanos, las personas, se están convirtiendo en agentes activos y no pasivos de la información. Hay aplicaciones de smartphone que exponen la valoración de la crítica sobre una obra de teatro y también la valoración del público. Y algo está pasando cuando las opiniones personales cuentan cada vez más.

Las personas están creando marca, están dejando su sello personal en muchas actividades de la vida diaria. Ya nadie quiere ser un número, un empleado o un recurso humano. Todos queremos ser reconocidos, sentirnos diferentes. Todos, muchos aún sin saberlo, apostamos por nuestra marca personal.

Con esto no quiero decir en absoluto que los periodistas se van a quedar sin trabajo. Pero ahí va un consejo: sindicaros a buenos blogs, seguid a un buen número de personas en Twitter y pagad bien por la información. Cada día tendréis más competencia. Los ciudadanos periodistas están creciendo en todas las partes del planeta.

Al final, todos quieren dejar marca. Adiós 2010. Bienvenido seas, 2011.

Guillem Recolons / Personal Brand Strategist / soymimarca