Entradas

¿Concentras tus fuerzas en un único proyecto o dispersas?

La fábula de hoy, atribuida a Boccaccio, nos deja la moraleja de que no se pueden hacer dos dianas con un solo dardo. Es preferible especializarse en una cosa que no tratar de ser experto en muchas. Espero que os guste.

 

La fábula del Ganso y el Caballo

Un ganso que estaba comiendo pasto en un prado se sintió molesto por un caballo que pastaba cerca de él. En tono agresivo le dijo: “No cabe duda de que yo soy un animal más noble y perfecto que tú, ya que la extensión y el espectro de tus facultades está limitado a un solo elemento. Yo puedo caminar sobre el suelo tan bien como tú, y además tengo alas para elevarme por los aires, y cuando lo deseo puedo nadar en lagos y estanques y refrescarme en la frescura de las aguas. Disfruto del poder de las aves, de los peces y de los cuadrúpedos”.

El caballo resopló de forma un tanto desdeñosa y replicó:
“Es verdad que habitas los tres elementos, pero no haces un papel muy distinguido en ninguno de ellos. Vuelas, es verdad, pero tu vuelo es tan torpe y pesado que no tienes derecho alguno a compararte con las golondrinas o las alondras. Puedes nadar sobre la superficie de las aguas, pero no puedes vivir debajo y dentro de ellas, como los peces; no puedes alimentarte en ese elemento ni hundirte hasta el fondo de las olas, y cuando caminas sobre el suelo con tus anchas patas, estirando tu largo cuello y agrediendo con tu grito sibilante a quienquiera que pase cerca de ti, sólo atraes la burla y el desprecio de quienes te ven.
Confieso que estoy hecho para moverme únicamente sobre la tierra, pero… ¡cuánta gracia hay en mis movimientos! ¡Qué elegantes son las líneas de mi cuerpo! ¡Cuán gráciles mis miembros! ¡Cuán grande mi fuerza! ¡Cuán sorprendente mi velocidad! Prefiero hallarme limitado a un solo elemento y ser admirado en él, que ser un ganso en todos.

¿Siempre tomas decisiones sin sopesar las consecuencias?

Siguiendo la serie de fábulas, hoy os presento una de las más conocidas de Esopo, LA RANAS SEDIENTAS. En ella veremos un aviso a aquellos que se quieren crear una marca con excesiva precipitación. Cada paso hay que meditarlo y asumirlo antes de dar el siguiente.

La fábula de las ranas sedientas

copyright National Geographic

Al secarse el agua por el fuerte calor del verano, dos ranas que vivían en una laguna tuvieron que marcharse, saltando de aquí para allá, en busca del agua que calmara su sed.

Después de mucho saltar, llegaron finalmente a un pozo, y subiéndose al brocal vieron que todavía tenía agua fresca, de modo que una de las ranas sedientas dijo entusiasmada a la otra:
-¡Saltemos al agua! ¿Qué esperamos para darnos un buen baño?:
Pero la otra, más cauta, advirtiendo que su amiga no había pensado en el peligro, le respondió:
-¡Espera, no saltes! ¿No ves que con el calor el agua se irá secando, y cuando estemos en el fondo del pozo no podremos salir?

Moraleja:

No debemos precipitarnos a actuar sin previamente haber pensado en las consecuencias que podrían tener nuestros actos.

El inglés que subió a una colina y bajó de una montaña

Recuerdo perfectamente esa película. El título original es “The Englishman who went up a hill but came down a mountain“. Ambiente rural, típico inglés, y el inglés más inglés de la tierra, Hugh Grant, tierno, amoroso y británico como pocos.

La película nos da toda una dosis de ilusión y motivación compartida. Pero me quedo con algo; la tenacidad llevada hasta la testadurez de una persona que no se da por vencida, y que implica a todos los habitantes de un pueblo a convertir la colina en una montaña. Por que sí ¿Por qué no?

A veces me pregunto si soy colina o soy montaña. Y me quedo simplemente en intentar dar respuesta a ese un debate interno. Un debate que por otro lado no lleva a ningún sitio ¿qué más da si soy montaña o soy colina?

Creo que lo importante no es exactamente lo que somos. Eso sólo sirve para conocernos, saber de nosotros, algo es algo; y esto es autoconocimiento.

Lo verdaderamente importante es si sea lo que sea es lo que quiero ser y lo que aspiro a ser. Eso ya es otra dimensión del pensamiento; la conciencia. Y esto ya es palabra mayor. Saber si estoy como tal y como soy y como estoy implica necesariamente un proceso de rebeldía interna que funciona como un combustible natural ¿y qué provoca eso? Acción. La tercera A ¿lo recuerdas? (entre las Aes y las Ies).

Y la acción nos convertirá en montañas aunque seamos colinas, no lo dudes.

Autoconocimiento, autoconciencia y acción son los pilares para el desarrollo de una marca personal. Son los ejes sobre los que pivota toda una estrategia de marca y crecimiento. No lo dudes, es la parte más difícil y no siempre encontramos las respuestas ¿Y por qué? Pues porque no siempre sabemos hacernos las preguntas adecuadas.

Ojalá todo fuera tan fácil como saber si soy colina o montaña. Pero no es así. Aquí estamos, para lo que necesites. Saludos

Pablo Adán / asesor de marca personal

¿Crees que hay más salidas laborales para los estudiantes?

Becarios al poder (II)

El pasado 29 de marzo publicamos en este blog el post “Becarios al Poder” sobre las nuevas oportunidades de los estudiantes a la hora de encontrar el primer trabajo. El post no generó un gran debate, pero al traspasar el post a la red Linkedin lo hicimos bajo el título “¿Crees que hay más salidas laborales para los estudiantes?”. Y ahí la liamos.

Nos parece oportuno plasmar hoy el debate generado en Linkedin por su riqueza, controversia y por los excelentes perfiles de los participantes. Por supuesto, si tienes cuenta en Linkedin puedes seguir el debate en vivo (con nombres y apellidos) en este enlace. Salud!

Guillem Recolons / asesor de marca personal

¿Crees que hay más salidas laborales para los estudiantes?

Ignacio (directivo): Guillem, me falta la referencia. ¿más salidas con respecto a qué época? Si lo comparo con la época en que yo salí al mercado de trabajo (años 80), en España hay menos salidas y las que hay son mucho más precarias. Sin embargo las nuevas generaciones juegan con dos ventajas: su mentalidad es (o debería ser..) global, y tienen internet, lo cual es un instrumento muy potente para encontrar oportunidades. En definitiva, un joven bien preparado, con idiomas y dispuesto a moverse a cualquier parte, probablemente tiene más salidas que hace 10, 20, 30 años.

Moderador (asesor marca personal): Hola Ignacio, pienso que con las herramientas actuales y con la facilidad del acceso a la información, los jóvenes tienen un camino de diferenciación mejor. El mercado laboral no ayuda, pero nunca faltan plazas para los que demuestran habilidades excepcionales.

Daniel (directivo): En mi opinión hay muchas más, en parte por la propia especialización del mercado de trabajo y la creación de nuevos segmentos de mercado. El problema es que, unido al mayor número de salidas, hay más distancia entre el entorno educativo y el laboral, los jóvenes salen con escasos conocimientos, habilidades y aptitudes.

Moderador: Daniel, creo que das en el clavo cuando hablas del gap entre el mundo educativo y el laboral. Solo algunas universidades -la mayoría privadas- se están preocupando de organizar prácticas en empresa de buen perfil cualitativo. Sin embargo, veo que, al mismo tiempo, muchos centros universitarios están utilizando a profesionales no docentes para reforzar asignaturas. Una buena noticia.

Isabel (marketing + social media): Con los tiempos que corren, actualmente es mucho más fácil encontrar trabajo si tienes la posibilidad de colocarte como becario, apenas tienes experiencia o estás en los últimos años de estudios… cosa que antes no pasaba. Sin embargo, otra cosa es el tipo de trabajo que encuentras, pero no olvidemos que es un empuje para entrar en el mundo laboral! =).

Moderador: Isabel, podríamos decir que antes se colocaban aquellos que podían disfrutar de alguna influencia familiar, y que ahora las oportunidades se han “democratizado”. Gracias por escribir.

Ignacio: Pero ¿de qué mercado laboral estáis hablando? Parece ser que en España hay un 40% de paro juvenil…¿dónde están estas oportunidades..?

Pablo (marketing & comunicación): Creo que el problema es, sin duda, el que antes comentabáis, que la universidad no te prepara realmente para lo que posteriormente te vas a encontrar. Considero que los jóvenes, a pesar de estar preparados, y en mi caso, tratar de explotar la visibilidad que nos puede proporcionar internet y las redes sociales, lo tenemos en muchas ocasiones, muy difícil. Y difícil porque nos cuesta que nos den esa primera oportunidad para demostrar lo que valemos, precisamente por esa falta de experiencia práctica.

Moderador: Ignacio, el paro juvenil (15 a 24 años) está cerca del 43%* y no para de crecer, al igual que pasa en toda Europa (excepto Alemania, as usual). Sin embargo, el tema del debate es si existen o no mejores herramientas para que los estudiantes puedan trabajar mejor su marca personal y ser los elegidos en los procesos de selección. Precisamente esa tasa de paro tan dramática (la media de la UE es del 20% y en EEUU es del 18%) es la que pone de manifiesto la necesidad de utilizar las técnicas que permitan una mayor especialización y diferenciación. *Datos Eurostat

Cristina (directiva RRHH): Me encanta ver la actividad en este foro – gracias Guillém por iniciarlo, sé que compartimos muchas inquietudes y soluciones en éste tema. Estoy de acuerdo con todos vuestros comentarios. Desafortunadamente, más canales de búsqueda no supone que sepamos optimizarlos y que hallan más salidas. Con alguna excepción, son las mismas pero hay más herramientas para publicitarlas y enviar CVs. Despersonaliza el proceso, multiplica la competencia entre candidatos y exponencialmente el trabajo de selección final en las empresas…Tenemos tendencia a ir rezagados en adoptar algunas actitudes y prácticas esenciales. Facilitar y optimizar el paso del mundo académico al laboral es una de ellas. Hay dos áreas de acción esenciales: 1. Asesorar a los estudiantes en técnicas de presentación y búsqueda para destacar y apoyarles fomentando una actitud pro-activa, emprendedora y profesional en sus estancias profesionales. Se comenta poco, pero el año que viene las prácticas serán obligatorias por el Plan Bolonía y no estamos ni concienciados ni preparados para el aluvión de becarios que van a necesitar prácticas para acabar su carrera universitaria. 2. Es fundamental activar un cambio en la percepción empresarial de las prácticas, sobre todo en las Pimes, para conocer y valorar las ventajas de RRHH que suponen y crear así las salidas que necesitan nuestros talentos emergentes. Se nos va la imagen de país en ello (ver artículo Becarios al poder! en nuestro blog becarioslapoder.wordpress.com) ¿Quizás sería el momento para crear una plataforma/lobby a la americana? Qué dices Guillem ¿os apuntaís?

Clara (becaria): Hola! Voy a hacer mi aportación como “joven buscando empleo” que soy. Soy Diplomada en Turismo y con un Máster en Dirección de RRHH, actualmente cursando Humanidades. He trabajado de becaria en la CAM, donde posteriormente trabajé 4 meses y donde me habría quedado de no ser por la actual situación económica española y por la situación de la CAM en sí…. Esta ha sido la única empresa que, realmente, me ha dado una oportunidad ya que el resto de empresas donde he realizado prácticas sólo buscan tener a un empleado trabajando gratis para ellos, en lugar de verlos como una inversión de futuro. Opino que la mayoría de empresas, en lugar de dar una oportunidad a las personas jóvenes y ver que su ilusión y ganas de aprender son lo más importante puesto que la formación se presupone, buscan perfiles que tengan experiencia, algo imposible si nunca puedes empezar y si no te valoran por lo que realmente eres. Saludos!!

Daniel: Clara, seguramente tengas razón, pero la situación actual es coyuntural e influenciada por el ciclo económico: por el “mismo precio” las empresas pueden encontrar a gente experimentada en paro. Me preocupa más la situación estructural de desconexión entre mercado laboral y universidades.

Ignacio: La universidad ha de tener como objetivo dar una formación generalista y, lo que es más importante, dotar a los estudiantes de capacidad de aprender. Las empresas han de seleccionar a gente que sea capaz de aprender, y formarlas en su negocio.

Moderador: En eso estoy de acuerdo con Ignacio, la universidad no puede convertirse en un centro de colocación para estudiantes, debe ser un modelo de aprendizaje global.  Clara, gracias por tu aportación como “sufridora” y testigo directo. Aunque Daniel pueda tener razón con el tema coyuntural lo cierto es que falta una política de empresa específica en la contratación del talento joven (y digo talento aunque no haya experiencia, son cosas muy distintas).  Este es un debate enriquecedor, os agradezco a todos vuestra aportación.

Pau (directivo RRHH): Me parece un debate interesante. Voy a escribir sobre ello en el blog. Lo fundamental en todo caso es la percepción. Creo que la gran diferencia entre nuestra generación, a lo de los 90 y la actual es la sensación que tiene el joven respecto al mercado de trabajo. Para nosotros esto no era un problema, para los de los 90 empezó a serlo y hoy es un problema grave. Evidentemente no tienen ninguna seguridad respecto a su entrada en el mercado de trabajo. Respecto a la desconexion entre universidad y empresa es algo casi “consustancial” con el mundo universitario. Lo era en los 70, en los 90 y ahora. Hoy se agrava incluso más por las circunstancias anteriores pero este si que es un problema grave de nuestro mercado de trabajo y en el que parece que aunque hay mucho por hacer nadie “se pone” de verdad.

Ignacio: Nunca como ahora, un joven ha tenido “el mundo a sus pies”: puede contactar con cualquier agencia de colocación del mundo, y con poco dinero puede viajar a cualquier parte del mundo, quién tuviera ahora 25 años!!!, ya me gustaría!! Solo les recomendaría que, por favor, aunque cuesta un pequeño esfuerzo, que hablaran algún idioma… En nuestra época era más fácil encontrar trabajo a 20 minutos de casa, sí, estoy de acuerdo, y de alguna forma la economía “nos ataba” al lugar de nacimiento, benditos los jóvenes de ahora que no tiene este tipo de ataduras!!

Clara: Y menos mal que hay países que valoran a los trabajadores!! No como en España. Y si los jóvenes no hablan más idiomas, tal vez sea por el mal sistema educativo que tenemos…

Ignacio: Clara, con tu última frase no estoy de acuerdo. En mi opinión uno aprende idiomas si quiere aprenderlos, y sobre todo se aprenden cuando se siente la necesidad…

Clara: Cierto, en parte. Yo he asistido a la smismas clases que el resto de personas y hablo inglés y otros no. No tengo un nivel bilingüe pero puedo mantener una conversación en inglés sin problemas. Por otra parte, el inglés que estudiamos durante los años de colegio, los de instituto e, incluso, los de universidad es siempre lo mismo, nunca se avanza. Se estudia gramática una y otra vez pero poco vocabulario y casi nunca se valora ni se practica la parte oral.
En otros países europeos se habla el idioma oficial y también inglés.

Pau: Vale, vale, pero en temas laborales no me quisiera poner en el lugar de nuestros hijos. Nosotros (años 70) no tuvimos ningun problema para acceder al mercado de trabajo (no tuvimos y no lo veiamos como problema). La siguiente generación (años 90) lo tuvo algo más complicado porque además coincidió con la crisis posterior al 92. Los de ahora creo que francamente lo tienen como generación mucho mas complicado. Tengo que recordaros la importancia estadística del desempleo juvenil. Creo que hay un 40% de los jovenes menores de 25 en desempleo. Esto es responsabilidad de todos y en particular de un sistema educativo que no les ha preparado suficientemente.

Ignacio: Discrepo con esta teoría. Cada generación tiene que lidiar con la época y la economía que le toca vivir. No voy a enumerar las ventajas e inconvenientes de mi época, que los había. Pero hoy en día los jóvenes tienen: 1/Infinitamente más información, 2/Mayor accesibilidad al mercado global, 3/Mayor acceso al aprendizaje de idiomas, 4/Facilidad para viajar 5/Mayor oferta de masters y cursos de especialización. También hay inconvenientes: 1/Hay pocas oportunidades en mi ciudad, 2/Tengo que moverme, 3/Con una carrera no basta, hay que estudiar más, y, el peor inconveniente, 4/En casa de mis padres se vive muy bien….al final, cada época tiene sus “cosas”, pero siempre la única cuestión es espabilarse…

Moderador: Yo lo llamaría “discrepancias convergentes”. Parece que estamos de acuerdo en que hay más y mejores herramientas para posicionarse y también que el panorama laboral actual es muy cerrado para los más más jóvenes. A eso se le une una cierta falta de motivación empresarial por “formar” personas (eso cuesta tiempo y dinero, pero también genera fidelidades). El cocktail nos puede llevar a la conclusión de que -perdonad, barro un poco hacia casa- el posicionamiento personal adquiere más importancia que nunca.

Laia (directiva comunicación): Estoy de acuerdo con Pau en que ahora los jóvenes que salen de la universidad los tienen mucho más difícil, y parece que sea más complicado a medida que pasan los años. Es cierto que no se nos prepara lo suficiente, ni en el colegio ni en la universidad. Totalmente de acuerdo con Clara en que el nivel de inglés que se enseña en el colegio es nefasto. Ya no sólo el nivel, sino el sistema que se utiliza. Al fin y al cabo, lo más importante es poder entenderse con las personas, tener vocabulario, no tanto construir la frase de forma perfecta. En fin, que pensé que mi generación lo tendríamos difícil y la verdad es que no ha sido fácil, pero veo que las que vienen detrás aún lo tienen peor. Además, se le suma la crisis y lo que las empresas se están “aprovechando” de contratar becarios en condiciones precarias para ahorrarse dinero.

Isabel: Estoy leyendo con atención todos los comentarios y veo que hay varias personas que están a favor de que los jóvenes lo tienen más difícil. Entonces… ¿por qué me encuentro con muchas más ofertas que piden becarios o gente para prácticas que hace unos años? Cuando yo acabé la carrera y el máster todo el mundo te pedía experiencia y ahora en muchas ocasiones te dicen que tienes demasiada para el puesto requerido (que nunca entenderé cómo se tiene demasiada experiencia, pero bueno). Las personas con puestos intermedios estamos con esta crisis en un “vacío” que ha hecho que o tienes mucha experiencia para unos puestos y no te dan siquiera la oportunidad o tienes poca para otros y no les interesa invertir en tí, puesto que saben que encontrarán a alguien en paro con esa experiencia. En fin, que todos los tenemos difícil… Saludos 🙂

Laia: Efectivamente, las empresas solicitan becarios o personas sin experiencia para no tener que pagarles un sueldo decente, pero contratan a jóvenes para ahorrarse dinero que a menudo no están preparados para el puesto que tienen que ocupar. Es muy triste ver como tus amigos/as tienen que eliminar formación y experiencia profesional de su currículum para poder acceder a un puesto de trabajo. Así va el país…

Clara: Exacto Isabel, como dice Laia, las empresas buscan más becarios porque así no tienen que pagarles (porque las prácticas, por supuesto e inexplicablemente, no se pagan…) y luego, como sólo has hecho prácticas, no te contratan por no tener experiencia laboral, en fin… Sinceramente, me siento menospreciada y eso que soy una persona siempre feliz, ilusionada y motivada pero no sé que pasa que sigo sin encontrar trabajo!!

Isabel: No te preocupes, Clara, no pierdas la sonrisa de la foto, pasaremos por esto y por lo que nos echen, así somos nosotras!. Yo tengo más experiencia y estoy en la misma situación que tú, las cosas están mal para todos, me temo. Gracias por responder Laia y Clara. Saludos a tod@s!

M. Carmen (arquitecto): No estoy del todo de acuerdo. Por mi experiencia, veo tanto en mi generación como en la actual a gente más joven a la espera de que les llegue el super-puesto de trabajo. Sin duda mucha gente se mueve, se forma… pero también abunda quien no quiere hacer el esfuerzo de cambiar de ciudad, no hablemos ya de pais, con otra lengua y costumbres que aprender, que no aceptan puestos que consideran inferiores o mal pagados pero en los que podian estar ampliando conocimientos y experiencia….  Os pongo un ejemplo (caso real cercano): una persona, con el inglés del instituto, se marcha los veranos a cuidar niños a Londres; acaba su carrera (Biblioteconomía y Documentación) y, con una beca Erasmus (6 meses), trabaja en la British Library; cuando se le acaba, se queda otros 6 meses, a su costa (sigue cuidando niños), para terminar el proyecto que ha empezado. Cuando vuelve a España, recibe una llamada para trabajar de nuevo alli, esta vez contratada. Acabó con contrato indefinido….. que dejó para trabajar en una ong colombiana durante unos años. Ahora trabaja en Madrid… y sigue colaborando. No fue la unica en su promocion que hizo algo similar. Y tambien muchos de sus compañeros nunca han trabajado de lo que han querido, tampoco han querido moverse, …

Ignacio: El ejemplo que menciona M.Carmen es significativo. Al final, en cualquier época, lo importante es la actitud para afrontar los retos que se le plantean a uno, y, ser joven toda la vida ha tenido muchas ventajas en cuanto a energía e ilusión por las cosas (“juventud divino tesoro”….).

Pau: Durante muchos años, cuando ejercía como consultor de outplacement -cosa que por otra parte me gustaba y no hacía mal- siempre le decia a los candidatos que sean cúales sean las condiciones del mercado de trabajo, quien quiere de verdad trabajar encuentra siempre una oportunidad. Esto creo que sigue siendo así. Respecto a los jóvenes lo que creo que ha cambiado (ya he insistido en ello en otros comentarios) es la percepción real del problema del empleo. Nosotros probablemente estabamos peor preparados pero no sentíamos este problema. Hoy este problema existe y es claramente percibido por los jovenes, aunque finalmente quién se esfuerza encuentra una oportunidad.

¿Continuará?

¿Qué te frena a ser tú mismo? por @guillemrecolons

La historia de la niña con los calcetines desparejados.

Leía hace algún tiempo un relato de la Doctora en Psicología Donna Dunning sobre un profesor de primaria al que le llamó la atención que una niña tuviera en clase los calcetines coordinados. Avisó a los padres y les advirtió que la niña estaba cambiando, que no participaba en la clase y que estaba generando una actitud incierta. El profesor sabía que esa niña era muy creativa, una inconformista que vestía de manera poco convencional, que jamás llevaba los calcetines iguales y que participaba activamente en clase.

La explicación al cambio se encontraba en el hecho de que la niña quiso ser aceptada en un grupo, tuvo que aceptar sus normas y por tanto se llegó a olvidar de cómo era realmente. No está claro que un evento como este implique el final de la infancia. Los compañeros influyen de manera poderosa en lo que somos, y a menudo tendemos a actuar para encajar mejor en el grupo.

Todos nos adaptamos, eso está claro. Queremos ser aceptados socialmente, y por ello adaptamos nuestra conducta para no irritar a los demás; es una práctica común.

La clave es poder hacerlo sin perder nuestra esencia. Para lograrlo, hemos de discernir de una manera clara cuándo somos nosotros y cuándo somos “otro”. El profesor y Doctor en filosofía Josep Manuel Udina lo resume así “el ser humano es siempre idéntico”. Es cierto que la identidad no se pierde a lo largo de la vida, lo que va cambiando es la personalidad.

La presión por ser “otro” puede empezar a edades tempranas y por distintas razones, casi siempre basadas en expectativas que tienen otros sobre nosotros. Los niños entienden lo que valoran sus padres, y pueden aceptarlo o rechazarlo. Sea como sean es difícil escapar a la influencia de los padres, los mensajes en la infancia arraigan con facilidad.

En un sentido amplio, las influencias sociales nos envían mensajes constantemente acerca de cómo deberíamos ser y qué es lo que importa. Comprar cosas, ser atractivo, permanecer joven, o invertir mucho dinero en ocio son solo algunos ejemplos del bombardeo publicitario que sufrimos todos los días.

A veces nos gustaría ser otra persona. A mí, por ejemplo, me gusta mi manera de ser algo desestructurado, soñador y espontáneo, pero eso no quita que a veces añore un sistema más organizado y estructurado. Algunas personas se obsesionan con ser “otro” y trazan su hoja de ruta bajo ese parámetro. Creo que es un error. Yo puedo llegar a ser organizado, pero no puedo convertir eso en mi valor central. Aceptar nuestras debilidades y fortalezas forma parte de nuestro autoconocimiento.

¿Puedes asegurar que tu marca personal habla de ti, de tu auténtico yo, y no de la presión social por ser otro? Tu verdadero yo está en algún lugar de ti, solo necesitas aislarlo de las presiones y mensajes que te dirigen a otras personas. Solo entonces crearás tu propia marca personal.

¿Qué es una empresa triunfadora?

Siempre me ha intrigado saber cómo las empresas triunfadoras se las arreglan para desarrollar un clima interno que impulse al éxito.  Normalmente he visto que existe una coincidencia entre la cultura de la empresa, la innovación y el lanzamiento de productos punteros. Hoy comentaremos el caso de Apple a través de diez puntos sintetizados por Steve Tovak en BNet.com.

Copyright © 2011 Apple Inc. All rights reserved

Si tuviera que definir en tres palabras los profesionales de Apple diría que tienen con marca personal fuerte, son embajadores de su compañía y apasionados por la innovación. Vaya que de haber existido Soymimarca en el momento fundacional, hubieran sido clientes aventajados tanto a nivel personal como corporativo o ¿alguien opina lo contrario?

La primera vía para hacer avanzar el lema Pensar Diferente es impulsar a los empleados a marcar la diferencia. Ya no se trata de alcanzar la luna como diríamos por nuestros pagos sino en dejar marcado el universo en palabras del propio Jobs.

Valorar qué es importante y no lo secundario es el segundo punto. Esto significa en lenguaje claro dejarse de puñetas. No importa cómo la gente e vista, como organice su trabajo o la manera de tenerlo todo bajo control. Lo importante es que la gente haga su trabajo y esto requiere libertad y flexibilidad.

Querer y conservar a los innovadores va en tercer lugar. Cuando en otros entornos a los innovadores aunque están formalmente apreciados en la práctica se les cierra las puertas de la promoción profesional tal como explica Gian-Lluis Ribechini en su blog Innogeniero.

En cuarto lugar va una práctica que en bastantes sectores se mueve al vaivén de la situación económica, se trata de hacer en casa lo que realmente es importante, no delegar a externos lo que nos diferencia y que abarca ámbitos como el diseño, el software y el canal de ventas.

Ser marketing invirtiendo grandes esfuerzos en captar tendencias y adivinando cual será la siguiente gran cosa que el público va a querer aunque todavía nintan siquiera lo sepa va en quinto lugar.

Controlar el mensaje creando rumores y opiniones en un ambiente de no secretismo. Su entorno es su embajador comenzando por sus empleados, en sexta posición.

Las pequeñas cosas marcan la diferencia. Está claro, ¿no? Y es el punto siete.

El ocho nos habla de cambio en las personas. No dejar que los colaboradores hagan cosas si no hacerlos mejores haciendo cosas. Parece fácil pero ¿quién lo aplica realmente?

La visión práctica es el noveno punto que se resume en cuando encuentres algo que funciona continúa haciéndolo. Visto desde otra perspectiva significa el adaptar cualquier proceso, idea o producto en algo que funcione y repetirlo.

Finalmente el punto diez es Pensar Diferente , ser consciente de ello y seguir el propio rumbo a pesar de los comentarios de terceros. Jobs en el discurso de la Universidad de Standford ya  lo definió no dejéis que el ruido de las opiniones de otros ahogue vuestra voz interior.

En Soymimarca colaboramos con las empresas ganadoras a tener profesionales con marcas personales fuertes que amplifican el eco de la marca corporativa. Reforzamos la misión corporativa incorporando la misión y la visión compartidas de sus colaboradores.

¿Crees que hay marcas buenas y marcas malas?

Cada persona tiene la marca que se crea y cada cual tiene la marca que se merece. No hay marcas buenas y marcas malas, en todo caso hay marcas y no marcas.

Hoy hemos tenido una conversación de ascensor con Guillem e Ignasi, socios de soymimarca, acerca de algunas afirmaciones que son de uso común en foros populares y profesionales acerca de la bondad o maldad de las marcas.  Coincidíamos en que se da una curiosa traslación de nuestras percepciones y de nuestra escala de valores cuando calificamos las marcas de otras personas de modo que si el individuo en cuestión actúa de acuerdo con nuestros valores o preferencias otorgamos a su marca un marchamo de bondad y por el contrario la tildamos simplemente de mala.

Cuan simples llegamos a ser en nuestras afirmaciones!  Caer en las trampas es sumamente fácil. Las marcas son simplemente marcas y lo de buenas y malas depende de las gafas de cada cual. Lo bueno de una marca es que existe y que proporciona notoriedad a su detentor y transmite un mensaje a la audiencia a la que va dirigida y esto sucede siempre y bajo cualquier supuesto. En caso contrario simplemente no existe y se acabó la discusión porque ojos que no ven corazón que no siente.

Detrás de cada marca se esconde una manera de ver el mundo y una voluntad de ser, estar y hacer, una visión y una misión, que se concreta en maneras genuinas de actuar basadas en criterios y parámetros particulares que acostumbramos a llamar valores. Y esto sucede siempre.

Hay personas cuya marca nos despierta admiración o curiosidad o respeto y otras que nos suscitan indignación o repulsión o simplemente nos hacen enrojecer de vergüenza ajena.

Pocas marcas nos dejan indiferentes y la mayoría de las que en nuestras conversaciones de ascensor las llamamos malas son el producto de un trabajo consciente, duro y por supuesto nada ingenuo para conseguir notoriedad a cualquier precio.  Que perduren en el tiempo o no es harina de otro costal y generalmente la historia se encarga de encumbrar o relegar al olvido a quien corresponde.

A partir de ahora cuando veamos una marca seamos conscientes de que nada sucede por azar y que detrás del personaje más histriónico, raro, malvado o recompuesto cincuenta veces por la cirugía estética hay un trabajo de marca labrado con sudor y codicia. Y que si a pesar de los valores que  transmite logra tener notoriedad es por que como marca ha triunfado. No nos llevemos a engaño.

El empresario que temía apostar por su gente, por @guillemrecolons

Este pequeño relato no trata de incertidumbre, ni de crisis. Tampoco de sindicatos, bancos o legislaciones. Trata del miedo que tienen muchos empresarios a apostar por la más perfecta de sus maquinarias: su gente.

Eladio había llegado lejos. Tras acabar su carrera y trabajar en diversos empleos, hace 5 años decidió abrir su propia empresa. Para hacerlo, contó con la ayuda de un Capital Risk que se enamoró de su Plan de Negocio y contó con la gran ayuda de su marca personal, la de un emprendedor convencido de sus ideas, de mentalidad abierta, visionaria.

Contó con la gran ayuda de su marca personal, la de un emprendedor convencido de sus ideas, de mentalidad abierta, visionaria

Los dos primeros años, aún sin retorno de inversión, el negocio de Eladio fue tomando posiciones y aumentando su facturación de manera progresiva. Eladio consiguió dotar de VALOR a su empresa, a sus servicios y a sus productos. Para dotar de un mayor empuje a su empresa, Eladio pronto creyó necesario contar con la ayuda de algún “senior” que le ayudara a canalizar el plan de negocio. Contrató a 5 personas que, si bien no reunían aún la experiencia suficiente en el sector de negocio, eran portadores de energía, de ilusión y de motivación.

Al poco tiempo de hacerlo, ZAS! aparece la peor cara de la crisis

Al poco tiempo de hacerlo, ZAS! aparece la peor cara de la crisis y Eladio se ve obligado a tomar medidas para salvaguardar la empresa. Para empezar, recortar gastos superfluos. Siendo una medida insuficiente, decidió prescindir de algunos ejecutivos. El criterio seguido era elegir los que les costaba menos dinero despedir, con independencia de su valor. Más tarde redujo los salarios un 20% y eliminó dietas y bonus. Llamó a un informático para impedir que sus empleados se pudieran conectar a Facebook, Linkedin, YouTube, Twitter…, cosa que consiguió con una sencilla manipulación del servidor.

La moral del resto de trabajadores empezaba a decaer. En ese momento Eladio decidió contratar a un consultor externo para ayudar a sus empleados a encontrar la motivación que habían perdido. El consultor transmitió a Eladio que debería implicar más a su gente en los procesos de toma de decisiones, que debería delegar más para que éstos se sintieran partícipes de la empresa y que debería darles un mayor protagonismo en las actividades externas de la compañía. El consultor consideraba que de esta manera Eladio conseguiría reencontrar la motivación y además tendría mucho más apoyo en la dirección del proyecto.

Eladio lo único que quería era convencer a sus empleados de trabajar más horas

Las ideas del consultor fueron despreciadas, ya que Eladio lo único que quería era convencer a sus empleados de trabajar más horas sin exigir nada en contrapartida. Eladio tenía MIEDO de promocionar a su gente. En el fondo pensaba que si lo hacía, pronto le abandonarían llevándose todos los secretos de la compañía.

Hoy, la empresa de Eladio ha cerrado. Lo peor es que podía haberlo evitado. Solo necesitaba CREER en su equipo, ejercer el LIDERAZGO y mejorar la COMUNICACIóN interna. Así hubiera conseguido MOTIVAR.

El miedo a reforzar las MARCAS PERSONALES de la gente clave en una empresa es una práctica común. Aún no entendemos que nuestra gente se puede convertir en EMBAJADORES de la compañía, transmitiendo como nadie la VISIÓN, MISIÓN y VALORES, ayudando a generar una cadena de VALOR.

¿La moraleja del cuento? Las máquinas solo son recursos, y necesitan que las PERSONAS estén detrás para funcionar, para rendir. Si hay que apostar por algo es por las personas, sin ningún miedo.

 

El fin de las redes sociales gratuitas, por @guillemrecolons

Pido perdón de antemano por el alarmismo del titular.

Una de las perlas que aparece cada diciembre es el estudio colaborativo sobre previsiones en los social media promovido por Marc Cortés (profesor de marketing digital en ESADE). Nos place adjuntaros la versión para 2011, en que Cortés, entre otras cosas, predice el final de las redes sociales gratuitas. Al final del post tenéis el enlace al estudio, que provoca más de una reflexión.

¿Quiere eso decir que redes como Linkedin, Facebook, Flickr, Twitter, Xing… están muertas? No, en absoluto. Lo que quiere decir es que a partir de ahora las empresas que utilicen redes sociales en sus estrategias de marketing tendrán que pagar por ciertos servicios que hasta ahora eran gratuitos, y posiblemente también quiere decir que tendrán algún servicio más. De momento, el tema no parece que vaya a afectar a los usuarios finales particulares, pero se abre un camino.

Hace poco mi socio Jordi Collell y yo tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación de una red privada. Lo hicimos en “petit comité”, pero la impresión causada por ese proyecto de Pau Hortal fue algo más que buena. Tanto que nos planteamos estudiar la viabilidad de un proyecto de este tipo.

Otra cosa que llama la atención del estudio es el perfil cada vez más cualitativo, en contra de las métricas, que tendrán los medios sociales. Palabras clave para 2011 serán diálogo, hashtag, conversación…

Por cierto, aquí tenéis el ENLACE prometido.


Inspirar ideas, transformar vidas, ayudar a dibujar futuros

Inspirar ideas, transformar vidas, ayudar a dibujar futuros. Bonita MISIÓN, ¿No? Es lo que nos proponemos al trabajar como gestores de marca personal. Puede sonar algo ambicioso, pero es un referente de orientación de nuestro trabajo.

En cuanto a la VISIÓN “sólo” queremos ser los mejores en ayudar a conseguir que nuestros amigos/clientes cumplan sus sueños. Ahí es nada.

Nuestros VALORES siguen una ruta similar en cuanto a exigencia:

  • Sinceridad: No prometemos alcanzar la luna, pero sabemos dónde están los límites del compromiso, sabemos que trabajando duro desde uno y otro lado se puede llegar lejos.
  • Entusiasmo: Nos encanta nuestro trabajo, disfrutamos con él. Puede parecer una obviedad pero no lo es. Una meta interesante es tratar de que ese entusiasmo se contagie.
  • Respeto: La autenticidad es nuestra guía. Nunca trataremos de adulterar la personalidad de nadie. Las personas ya tienen una marca personal antes de llegar a nosotros. Sólo falta diseñarla bien y sacarla a flote.