Entradas

Y tu… ¿En qué etapa de tu marca personal estás? -2-

El lunes pasado iniciamos una serie de artículos breves sobre el ciclo de vida de una marca personal. Lo hicimos hablando de la fase de introducción -“picar piedra” sería un nombre alternativo-. Hoy hablamos de una de las fases mágicas, la de crecimiento, cuando parece que todo va viento en popa, pero aún falta trabajar duro para alcanzar la velocidad de crucero.

2. La fase de crecimiento

  • En esta fase, tu marca personal está alcanzando buenas cuotas de reconocimiento.
  • Estás en un buen momento, ya que todas las habilidades aprendidas se están convirtiendo en valor.
  • Tu entorno profesional te empieza a considerar una referencia, y empiezas a hacer de tu marca la opción preferente en procesos de selección de distinta índole.
  • Algunas empresas, escuelas de negocio o universidades te invitan para dar charlas, lo que hace crecer tu notoriedad de manera muy interesante.
  • Tu web o blog mejoran en visitantes e interacciones, y otros blogs lo tienen como referencia en sus enlaces de interés.
  • Si en esta fase tienes éxito, necesitas estar preparado para afrontar la llegada de nuevos competidores que entienden tu segmento de mercado como una oportunidad.
  • Precisamente la competencia te obliga a prepararte, a reforzar tu networking y a generar el máximo de confianza.

¿Está tu marca personal preparada para pasar a la fase de madurez?

Este es un momento clave de construcción de futuro y de “fine tunning”. El método de prueba y error permitirá establecer los ajustes necesarios para crear una base de negocio sólida y duradera. Lo valores por los que apostamos en nuestra fase introductoria se convierten en ejes estratégicos. Cualquier oportunidad es buena para comunicar. Nuestra marca personal gana coherencia, si bien aun no estamos en una etapa muy fructífera en la generación de negocio.

El branding personal nos puede ayudar a utilizar las herramientas estratégicas y de visibilidad para empezar a alcanzar la velocidad de crucero.

Seguiremos. El próximo post de esta serie va dedicado a la fase de madurez (yo la llamo velocidad de crucero).

Guillem Recolons / asesor de marca personal

Y tu… ¿En qué etapa de tu marca personal estás? -1-

Aunque hay ciertas diferencias, el marketing personal o desarrollo de la marca personal no dista demasiado del marketing tradicional. No sé si el maestro Philip Kotler estará muy de acuerdo con mi afirmación, pero puedo decir que he trabajado en las dos disciplinas y que ambas pivotan alrededor de un eje mágico: el posicionamiento. Hoy empezamos una serie de 4 posts breves sobre las etapas o fases de la marca personal, algo parecido al ciclo de vida.

1. La fase de introducción

  • Las raices de la gestación de tu marca personal vienen de lugares como el parvulario, el colegio, el instituto, la universidad. Ahí empezaste a ser una persona conocida por algunas habilidades, gestualidades, formas de pensar y actuar. Hasta es posible que tuvieras un “mote”, una pequeña marca nacida de una peculiaridad, de una diferencia.
  • Si has empezado a trabajar, tu marca personal ha ido creándose en un ámbito algo más hostil, en el que cada vez diferenciarse de los demás se hace difícil pero indispensable.
  • Puede que también hayas creado algún perfil online en alguna red social. Puede incluso que te hayas atrevido con un blog.
  • En el terreno profesional, aún no eres una persona muy conocida, pero tu nombre empieza a ser familiar en un ámbito profesional reducido.
  • Falta caminar algo más para ganarte la confianza de la gente.
  • Pocas personas son conscientes de la oferta que hay detrás de tu marca personal, por lo que aún te toca trabajar duro

¿Está tu marca personal preparada para pasar a la fase de crecimiento?

Este es un momento crucial de definición estratégica. De valorar cómo hemos llegado hasta donde hemos llegado y qué debemos cambiar. De plantearnos una visión, un sueño para el que definamos una misión. De poner sobre la mesa unos principios (valores) que regirán nuestra actividad. De crear una hoja de ruta, un calendario y un público objetivo al que dirigir nuestra oferta. Y, por supuest0, de dar visibilidad y coherencia a esa marca.

Si alguna etapa es clave para contar con una ayuda en esta fase de definición de branding personal es esta, la etapa de introducción en que uno decide dar un paso adelante.

Seguiremos. El próximo post de esta serie va dedicado a la fase de crecimiento.

Guillem Recolons / asesor de marca personal