Entradas

¿Hablas mal de tu empresa? ¿Eres un activo tóxico?

 

Hace algunos años encontrar a una persona hablando mal de su empresa, de sus jefes o de algunas decisiones tomadas por la dirección de la compañía era muy habitual. Últimamente la crisis ha frenado la crítica más despiadada, ya que cuando una empresa necesita prescindir de alguien de buen seguro que mete en el saco a sus “activos tóxicos”, aunque se trate de buenos profesionales.

Toxic-Text-Sign-Skull-852045-300x300Hoy, con la democratización de la comunicación, que nos permite comunicarnos a grandes audiencias a tiempo real, el insatisfecho con su empresa debería ir con más cuidado que nunca, ya que las herramientas de monitorización de las que disponen empresas y community managers pueden identificar muy rápidamente al intoxicador.

Para mi, la cuestión va un poco más allá: ¿Puede considerarse buen profesional a aquella persona que habla mal de su empresa?. Os invito a contestar, pero yo diría que no. Por varias razones.

  • A un buen profesional se le supone la suficiente discreción como para no airear los trapos sucios fuera del ámbito de la empresa. Hablando se entiende la gente, y si ese entendimiento no se produce, si no hay alineación, se puede buscar una salida negociada que vaya bien a ambas partes.
  • Un buen profesional puede afrontar una crisis o un nuevo reto preguntando por ahí,  recogiendo información, validando hipótesis, pero sin cuestionar la hoja de ruta de la compañía para la cual trabaja.

Hace pocas semanas, una amiga recibió en su correo de Linkedin una petición de una persona para mover un currículo, y en el mensaje la persona dejaba a su empresa actual por los suelos. ¿Qué nivel de confianza puede dar esta persona para que la recomendemos? ¿Realmente alguien está tan loco como para pensar que nos vamos a jugar la reputación recomendando a un activo tóxico?

El pasado lunes hablaba de embajadores de marca, y en esa línea quiero recordar que los profesionales que trabajan en una empresa son embajadores de su marca.

¿Dónde quieres estar los próximos 5 años de tu vida? (VÍDEO)

“Algún día lo haré”. Frase que la mayoría de nosotros hemos dicho alguna vez. Aunque en ocasiones rompemos esos planes y promesas, y ese día nunca llega. Este video nos recuerda aquellas cosas por las que merece la pena vivir y luchar. Hoy es un buen dia para reflexionar y preguntarnos: ¿Dónde quiero estar los próximos 5 años?

Porque como dice el vídeo “Los próximos 5 años pueden ser los mejores de tu vida o sólo 5 años más en tu vida”. Esperamos que os guste.

[youtube]http://youtu.be/D2kcppnzGWE[/youtube]

 

 

 

Si nunca has fracasado, nunca has vivido

 

Nadie dijo que el camino hacia el éxito era un camino de rosas. Hoy compartimos un vídeo que en poco menos de 1 minuto nos muestra cómo grandes personajes como Abraham Lincoln, Los Beatles o Michael Jordan fracasaron antes de alcanzar el éxito. ¿Y por qué triunfaron? Seguramente porque nunca dejaron de intentarlo. Esperamos que os guste.

[youtube]http://youtu.be/9Z2HjgzN7oc[/youtube]

¿Cómo puede una empresa “retener” a los mejores profesionales?

 

Seguramente no debería haber usado la palabra “retener”, cuya simplicidad queda corta al lado de “motivar para continuar”. Pero el sentido es el mismo. Las empresas necesitan motivar a sus profesionales, eso está claro.

La respuesta a cómo puede una empresa “retener” a los mejores profesionales es reforzando sus marcas personales. ¿Cómo hacerlo?

Aquí os dejo un fantástico vídeo australiano de The Strategist Group que resume una fórmula  muy interesante, basada en el refuerzo competencial de tres áreas:

  1. Área estrategia corporativa, donde debe confluir misión, visión y valores con los personales
  2. Área de comunicación y networking, en que la empresa facilita al profesional los recursos para su visibilidad
  3. Área de RRHH, donde la empresa facilita formación continua, programas culturales…

Aquí tenéis el vídeo, muy instructivo.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=dN8CNZ78syg[/youtube]

El empresario que temía apostar por su gente, por @guillemrecolons

Este pequeño relato no trata de incertidumbre, ni de crisis. Tampoco de sindicatos, bancos o legislaciones. Trata del miedo que tienen muchos empresarios a apostar por la más perfecta de sus maquinarias: su gente.

Eladio había llegado lejos. Tras acabar su carrera y trabajar en diversos empleos, hace 5 años decidió abrir su propia empresa. Para hacerlo, contó con la ayuda de un Capital Risk que se enamoró de su Plan de Negocio y contó con la gran ayuda de su marca personal, la de un emprendedor convencido de sus ideas, de mentalidad abierta, visionaria.

Contó con la gran ayuda de su marca personal, la de un emprendedor convencido de sus ideas, de mentalidad abierta, visionaria

Los dos primeros años, aún sin retorno de inversión, el negocio de Eladio fue tomando posiciones y aumentando su facturación de manera progresiva. Eladio consiguió dotar de VALOR a su empresa, a sus servicios y a sus productos. Para dotar de un mayor empuje a su empresa, Eladio pronto creyó necesario contar con la ayuda de algún “senior” que le ayudara a canalizar el plan de negocio. Contrató a 5 personas que, si bien no reunían aún la experiencia suficiente en el sector de negocio, eran portadores de energía, de ilusión y de motivación.

Al poco tiempo de hacerlo, ZAS! aparece la peor cara de la crisis

Al poco tiempo de hacerlo, ZAS! aparece la peor cara de la crisis y Eladio se ve obligado a tomar medidas para salvaguardar la empresa. Para empezar, recortar gastos superfluos. Siendo una medida insuficiente, decidió prescindir de algunos ejecutivos. El criterio seguido era elegir los que les costaba menos dinero despedir, con independencia de su valor. Más tarde redujo los salarios un 20% y eliminó dietas y bonus. Llamó a un informático para impedir que sus empleados se pudieran conectar a Facebook, Linkedin, YouTube, Twitter…, cosa que consiguió con una sencilla manipulación del servidor.

La moral del resto de trabajadores empezaba a decaer. En ese momento Eladio decidió contratar a un consultor externo para ayudar a sus empleados a encontrar la motivación que habían perdido. El consultor transmitió a Eladio que debería implicar más a su gente en los procesos de toma de decisiones, que debería delegar más para que éstos se sintieran partícipes de la empresa y que debería darles un mayor protagonismo en las actividades externas de la compañía. El consultor consideraba que de esta manera Eladio conseguiría reencontrar la motivación y además tendría mucho más apoyo en la dirección del proyecto.

Eladio lo único que quería era convencer a sus empleados de trabajar más horas

Las ideas del consultor fueron despreciadas, ya que Eladio lo único que quería era convencer a sus empleados de trabajar más horas sin exigir nada en contrapartida. Eladio tenía MIEDO de promocionar a su gente. En el fondo pensaba que si lo hacía, pronto le abandonarían llevándose todos los secretos de la compañía.

Hoy, la empresa de Eladio ha cerrado. Lo peor es que podía haberlo evitado. Solo necesitaba CREER en su equipo, ejercer el LIDERAZGO y mejorar la COMUNICACIóN interna. Así hubiera conseguido MOTIVAR.

El miedo a reforzar las MARCAS PERSONALES de la gente clave en una empresa es una práctica común. Aún no entendemos que nuestra gente se puede convertir en EMBAJADORES de la compañía, transmitiendo como nadie la VISIÓN, MISIÓN y VALORES, ayudando a generar una cadena de VALOR.

¿La moraleja del cuento? Las máquinas solo son recursos, y necesitan que las PERSONAS estén detrás para funcionar, para rendir. Si hay que apostar por algo es por las personas, sin ningún miedo.

 

El cliente ya no es el rey

El rey eres tú

El rey eres tú. De tu formación, tu motivación, y del auto conocimiento y auto estima dependerá que seas, el mejor vendedor del mundo.

No sé si habéis leído el libro de Og MandinoEl mejor vendedor del mundo”. En su revelador contenido, un maestro revela a su discípulo el secreto mejor guardado del mundo.

No voy a desvelar para que no tengáis más remedio que leerlo y disfrutarlo.

La historia del propio Og Mandino es una historia de superación. Al terminar sus estudios ingresó en el ejército, llegando a participar en la 2GM como piloto de combate. A su regreso se empleó como vendedor de seguros, pero fracasó, se dio a la bebida, se arruinó y perdió a su familia. Todo un drama de posguerra bastante actual si miramos a nuestro entorno. ¿os suena?

Cuando más bajo cayó, y más en el fondo estaba, un libro de autoayuda cayó en sus manos y cambió su vida: “Éxito a través de la Actitud Mental Positiva”

Al cabo de unos años Og Mandino, fue un escritor de éxito y llegó hasta el pasillo de la fama de la Asociación de Oradores Nacionales (National Speakers Association).

Sin embargo quiero volver a la peligrosa afirmación del título de este post para puntualizar y desarrollar el porqué de la misma.

Pensamos demasiado en los demás y muy poco en nosotros mismos

A veces pensamos demasiado en los demás y muy poco en nosotros mismos. Actuamos como avatares de marca ajena, generamos comportamientos hacia los clientes que la empresa espera de nosotros o los propios clientes esperan que cumplamos. Y afirmo con rotundidad que estos comportamientos no hacen mucho bien sobre nuestra marca personal.

El buen vendedor, el mágico vendedor, el más grande del mundo, es aquel se siente como una criatura única, que vive cada día como si fuera el último de su existencia, si se siente de bajón revisará sus metas. Optimismo, pasión, generosidad y caridad, fidelidad a sí mismo.

El mejor vendedor del mundo es aquél que vende su marca mejor que nadie. Es el mejor vendedor del mundo de sí mismo, lo demás vendrá sólo.

No sigas buscando fuera, lo mejor está en ti.

¿Comprendemos realmente las motivaciones de los demás?

Una vez que sabemos como interpretar nuestras propias necesidades y motivaciones, debemos saber comprender las conductas ajenas.  Nos deberíamos preguntar ¿estamos o no ayudando a que nuestros colaboradores puedan cubrir sus necesidades? ¿Cómo podemos motivarlos?

La motivación exige necesariamente que haya alguna necesidad de cualquier grado; ésta puede ser absoluta, relativa, de placer o de lujo. Siempre que se esté motivado a algo, se considera que ese algo es necesario o conveniente. La motivación es el lazo que une o lleva esa acción a satisfacer esa necesidad o conveniencia, o bien a dejar de hacerlo.

En psicología, motivación son los estímulos que mueven a la persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para su culminación. Este término está relacionado con voluntad e interés. Es el impulso que inicia, guía y mantiene el comportamiento, hasta alcanzar la meta u objetivo deseado. La motivación también puede ser debida a factores intrínsecos y factores extrínsecos. Los primeros vienen del entendimiento personal del mundo y los segundos vienen de la incentivación externa de ciertos factores.

A continuación enumero unas serie de puntos clave que  el Dr. Mario Alonso Puig autor de Madera de líder explica de forma detallada en su libro sobre cómo facilitar que aquellos que trabajan con nosotros sientan una mayor motivación para expresar lo mejor que hay en su interior.

  1. Lo que más satisfacción da a las personas es hacer un trabajo creativo.
  2. La autoestima crece cuando se consiguen objetivos que no parecían ni alcanzable ni incluso posibles.
  3. Las personas necesitan estar informadas y participar de forma activa en las decisiones que le afectan.
  4. Las personas necesitan estímulos y apoyo para crecer, progresar y desarrollar nuevas habilidades.
  5. Las personas necesitan sentirse respetadas y saber que los demás se interesan por sus necesidades y aunque es una forma de sentirse querido y valorado.

Muchos de vosotros al leer los puntos de análisis del  Dr. Mario Alonso Puig,  que es uno de los expertos más demandados por las empresa para impartir conferencias y seminarios sobre liderazgo, creatividad y gestión del cambio, consideréis que lo que propone no es nuevo pero como nos dice él, necesitamos no saber cosas sino comprenderlas, y para ello es preciso practicarlas y llevarlas a nuestra realidad personal, al fin de que el conocimiento quede incorporado en nosotros de manera permanente. Os animo a reflexionar si  realmente comprendemos las motivaciones de los demás y a actuar en consecuencia en la medida de lo posible.

El ser humano ha de dejar de ser un medio para conseguir resultados

Creo  que la empresa de hoy, si quiere aumentar de manera sustancial sus resultados y hacer frente al cambio, no adaptándose a él sino generándolo, tiene que empezar en muchos casos a mimar un poco más a las personas. Hoy necesitamos que las personas que trabajan en la empresa se sientan valoradas y atendidas como personas. El ser humano ha de dejar de ser un medio para conseguir resultados, y empezar a ser un fin en sí mismo; entonces los resultados se producen de manera natural.

Tú eres el genio de la lámpara. Toda la verdad en siete secretos.

Como por casualidad esta tarde me ha caído entre las manos el libro de Daniel H. Pink, Las Aventuras de Johnny Bunko, que ya tenía casi olvidado. Me ha venido a la memoria la primera vez que lo leí y las varias veces que lo he regalado a amigos  y clientes que por algún motivo oscuro estaban ocupados en su futuro profesional.

El tal Bunko Johnny es un tipo aparentemente normal, joven y que siempre ha seguido el recto camino marcado por los consejos  de sus mayores, tutores , consejeros y similares y ha acabado  realizando un trabajo aburrido y rutinario que le deja bastante o muy insatisfecho y que acaba preguntándose que hace un chico como él en un sitio como ese.

En estas que se le aparece una especie de hada madrina que parece una personal branding coach y le pone patas arriba sus principios y le revela seis secretos que le llevan al éxito.

El primer secreto es  que NO HAY UN PLAN. La cosa pasa por no ceñirse de manera férrea a una programación del futuro basada en razones prácticas y sí por escucharse a uno mismo, proponerse hacer aquellas cosas que realmente le  gustan  a uno y que permiten hacer un trabajo valioso aunque se aparte del guión familiar y social. Aquí no vale ponerse metas fijas y cortoplacistas sino dejarse llevar  como Ulises sin importar por donde se pasa y sin que esté claro el destino final.

El segundo secreto es CONCÉNTRATE EN TUS TALENTOS, NO EN TUS DEBILIDADES. La técnica es sortear las debilidades para enfocarse en los talentos porque los triunfadores no intentan mejorar en aquello para lo que no sirven sino que buscan aprovechar aquello en lo que son mejores. Preguntas del tipo ¿Qué hago bien con consistencia? ¿Qué me da energía en lugar de quitármela? ¿Qué clase de actividades me permiten “fluir”? son clave  para descubrir los talentos que cada uno de nosotros seguro tenemos. Por cierto lo de “fluir” viene por el estado mental operacional en el cual una persona está inmersa en lo que hace, caracterizado por un sentimiento de pertenencia y éxito en el proceso de una actividad según definición del gran Csikszentmihalyi, autor ya comentado en el post de nuestra amiga y colega Montse Taboada del 4 de Noviembre.

Estamos para servir a los demás. El tercer secreto del hada madrina / personal branding coach -que, por cierto, se llama Diana- es “NO SE TRATA DE TI” porque “los que triunfan ayudan a sus clientes a resolver sus problemas. Les brindan algo que ni saben que necesitaban. Ahí es donde depositan  su talento y energía. En cualquier trabajo, la gente valiosa consigue lo mejor de los demás, hacen que su jefe brille y que el equipo triunfe”.

La persistencia y el interés compuesto tienen un punto en común, el interés va creciendo a través del tiempo de manera que poco dinero se convierte en una gran suma  y un poco de persistencia mejora el rendimiento que alienta  más persistencia y así hasta donde se quiera llegar. El  mundo está lleno de personas con talento que no han persistido, que no han invertido las horas necesarias, que se han rendido rápidamente, que pensaron que con tener talento bastaba mientras otras personas con menos talento les pasaban por encima. La motivación, el hacer las cosas por gusto, alienta a la persistencia y a mayor persistencia hay mayor. Y el cuarto secreto es: LA PERSISTENCIA AVIVA EL TALENTO.

Las personas que triunfan cometen errores espectaculares, grandes metidas de pata porque quieren hacer algo grande  y cada vez que se equivocan aprenden y dan un paso hacia la excelencia. Pensar en grande, equivocarse, aprender y triunfar…el quinto secreto es…COMETE ERRORES EXCELENTES.

Las personas que realmente triunfan  sirven a algo más grande que ellos, tienen un propósito y dejan a sus empresas, comunidades y familias mejor de lo que las encontraron. Un buen ejercicio es imaginar el momento de nuestro funeral y ver  por lo que seremos recordados, si hemos hecho algo importante para alguien, si hemos marcado la diferencia.  El sexto y último secreto es: DEJA HUELLA.

Y como todo tiene su moraleja añadamos un séptimo secreto: Dejemos de preocuparnos por nuestro futuro y seamos proactivos. Las personas que conocen y ponen en práctica los seis secretos de Alicia destacan sobre las demás, son una opción preferente frente al resto y tienen notoriedad.  El séptimo secreto es: DESARROLLA TU MARCA PERSONAL.  ¿A qué esperas?

Jordi Collell / Personal Branding Coach / soymimarca