Entradas

“Demasiado frío fuera, demasiado vacío dentro”

Golda Meir, la Ydishe Mame de Israel

Si hoy Golda Meir levantara la cabeza y viera la guerra en Ucrania quizás volvería a sentir “Demasiado frío fuera, demasiado vacío dentro”. Esto es, en palabras suyas, lo que vivía cada día la niña Golda Mabovitch, nacida en 1898 en el seno de una muy humilde família judía, en una Kiev acosada por el inclemente imperialismo ruso. La penúltima de ocho hermanos, cinco de ellos muertos prematuramente, Golda forjó su carácter valiente, obstinado, trabajador, fuerte, nacionalista y feminista en el hambre, el frío y la miseria de su infancia en Kiev junto a su madre y sus dos hermanas.

Su firma nos muestra la dureza – casi intransigencia – y a la vez la determinación de una personalidad carismática, que le valió, mucho antes que a Margaret Tatcher, el alias de “dama de hierro” pero también el de “Madre de Israel” (Ydishe Mame) y le llevó a ser la tercera mujer en el mundo en alcanzar el cargo de Primer Ministro de un país.

De Golda MeirBen Gurión, Primer Ministro antes que ella, dijo irónicamente que era “el único hombre de su Gabinete”. En todo caso, su biografía es la historia de una determinación: que ningún niño judío más tuviera que huir ni pasar las calamidades que ella vivió. De ahí un esforzado currículo originado en Kiev pero forjado en Milwaukee y Denver (EUA), donde emigró y se formó como docente, sindicalista y sionista, y ya en Tel-Aviv, donde viajó junto con su marido, el pintor Morris Meyerson, y fue una de las veinticinco firmas de la proclamación del estado independiente de Israel, el 14 de mayo de 1948.

Brillante oradora, política, diplomática, ministra y estadista, la que fue cuarta Primer Ministra de Israel tuvo que afrontar duras crisis en su gobierno. Los ataques terroristas palestinos de 1972, que tuvieron su máxima expresión en el secuestro y asesinato de once atletas judíos durante los Juegos Olímpicos de Munic, y sobre todo la guerra del Yom Kipur, que tomó a una todavía inexperta Golda Meir como Primera Ministra totalmente desprevenida, marcaron un mandato brillante pero a la vez contradictorio, que en todo caso le valió su consagración como madre del estado judío.

El coraje es el precio que la vida exige para conseguir la paz

Sin duda la marca Amelia Earhart –la gran pionera de la aviación estadounidense- representa la marca de la superación, del inconformismo, de la lucha por los derechos de la mujer y de la pasión por alcanzar nuevas metas. Earhart fue lo que hoy llamaríamos una emprendedora.

¿Cómo vivió Amelia Earhart?

soymimarca.com Nació en Atchinson, Kansas (USA) en 1897, y ya desde pequeña quiso dejar huella. Intrépida, prefería escalar árboles, ir en trineo o cazar ratas con escopeta antes que sentarse en el campo con su familia. Tenía 23 años al empezar su primera lección para conseguir el título de piloto de avión. Pocos meses después compró un biplano biplaza de ocasión, que pintó de amarillo y con el que llegó a alcanzar 14.000 pies, un récord femenino de la época. Cuando Amelia tenía 30 años, George P. Putnam le ofreció ser la primera mujer en cruzar el atlántico a bordo de un avión, proeza que consiguió a bordo de un Fokker trimotor bautizado como “Frienship”. No viajó sola, eran tres de tripulación. Amelia Earhart se había convertido en la primera mujer en cruzar el atlántico en avión. Sus predecesoras no tuvieron suerte y murieron en el intento. Se casó con Putnam, y muy pronto se preparó para cruzar volando en solitario el Atlántico, cosa que consiguió no sin dificultades en mayo de 1932, con un vuelo de casi quince horas. Ahí nació la leyenda. [Tweet “@guillemrecolons: Amelia Earhart es la marca del inconformismo”] Tras conseguir otros récords, sus amigos le recomendaron que dejara de volar, pero su marca rebelde la llevó a plantearse el gran reto de su vida: dar la vuelta al mundo por la ruta del ecuador. Una locura. Tras dos años de preparativos, Earhart se dio cuenta de que la parte final del viaje, cruzar el Pacífico, entrañaba muchas dificultades, por lo que decidió contar para su aventura con dos experimentados pilotos, el Capitán Harry Manning y Fred Noonan. Eligió para la ocasión un Lockheed Electra 10E, un bimotor al que añadió un enorme depósito de combustible. El 1 de junio de 1937 el vuelo empezó sin publicidad volando de Los Ángeles a Miami, de allí hasta Puerto Rico, bordeando el continente americano hasta África y llegando hasta el Mar Rojo. De allí siguió hasta Pakistán, India y Singapur. Earhart enfermó de disentería en esa parte del trayecto y sufrieron algunos retrasos por culpa del mal tiempo. El día 29 de junio llegaron a Nueva Guinea, la etapa justo antes de atacar el Pacifico. Habían volado 22.000 millas y quedaban sólo 7.000 millas de cumplir un sueño. Pero algo falló.

¿Cómo desapareció Amelia Earhart?

Partió  de Nueva Guinea a las 0:00 GMT el 2 de julio de 1937 bajo una situación atmosférica poco favorable. A las 19:30 GMT se recibió el siguiente reporte: «KHAQQ llamando al Itasca. Debemos estar encima de ustedes, pero no los vemos… El combustible se está agotando…» A las 20:14 GMT el guardacosta recibió el último mensaje dando su posición; hacia las 21:30 GMT determinaron que el avión pudo haberse estrellado en el mar y entonces comenzó la búsqueda. Se cree que el avió cayó de 56 a 160 kilómetros de la costa de la isla Howland. Algunos creen incluso que el avión pudo haber flotado debido a los tanques vacíos. Franklin D. Roosevelt autorizó la búsqueda con 9 barcos y 66 aviones, una operación de 4 millones de dólares. El 18 de julio se abandonó el rescate. Circulan decenas de teorías sobre el destino de Earhart y su equipo, tantas que han dado pie a documentales muy interesantes y a películas, la última de ellas “Amelia” protagonizada por Hillary Swank y Richard Gere. También es recomendable el artículo de National Geographic titulado ¿Dónde está Amelia Earhart? Tres teorías sobre su misterioso final y su web oficial www.ameliaearhart.com. A pesar de su misterioso final, Earhart sigue siendo una leyenda, una marca viva y un referente de voluntad, de esfuerzo y de resiliencia. Y como no, con un punto de locura. Entre sus frases célebres destaco tres:

  • El coraje es el precio que la vida exige para conseguir la paz
  • Soy muy consciente de los riesgos… Lo hago porque lo quiero hacer. Las mujeres deben tratar de hacer las cosas tal como los hombres lo han hecho. Y cuando fallen, su fracaso no debe ser sino un reto para otras.
  • La manera más efectiva de hacer algo es hacerlo

[subscribe2]

¿Quién quiere una reina sin Blog?

Querida reina Letizia,

soymimarca_personalbranding_letiziaortizBienvenida al mundo de la comunicación comercial. El destino ha querido que seas uno de los iconos de España y entre tus responsabilidades recae también la de estar a la altura de tu generación. Una generación en el que las mujeres ganan por goleada ya plenamente incorporadas en todas las profesiones, incluso en la tuya, ya que las monarquías están sembradas de plebeyas consortes. Espero que seas una mala madre, aunque no te he visto nunca como princesa retuiteando alguno de los interesantísimos post del blog www.malasmadres.com. Y que te sueltes un poquito la melena ¿Para qué quieres ser perfecta? Te vamos a criticar igual. Un divorcio, un aborto, un fracaso pueden hacer a las royals más auténtica y más autorizadas. Tengo un amigo brandólogo (Guillem Recolons, socio fundador de Soymimarca) que después de proclamado el rey Don Felipe VI puso en cuestión su marca personal poniendo el foco en el mensaje y en su público

Tu, reina Letizia ¿Qué marca tienes?

Prometías mucho cuando eras plebeya pero como reina si no espabilas vas a defraudar…¿Quien ha dicho como tiene que ser una reina del siglo XXI? ¡Y con qué autoridad! Tu eres la primera reina española de sangre roja y universidad pública. ¡Demuéstralo! ¿ A qué estás esperando para compartir? No te equivoques de siglo y comunica que ya estás tardando. Lo que vemos no vende un colín.

Se educa con el ejemplo. El tuyo tenía todas las variables necesarias para que tus niñas conocieran de primera mano todas las oportunidades de un mundo transversal. Y lo que vemos por la tele no es ni carne ni pescado. ¿De qué vas reina Letizia, con Z?

Espero que la década que llevas codeándote con la flor y la nata de la sociedad haya servido para algo más que estirar tu piel y retocar tus atributos físicos en busca de ideales de belleza a los que muchas aspiramos. La estética no está reñida con la ética, más bien lo contrario.

Ahora ya puedes diferenciarte bastante más. Empieza quitándote lo de consorte para que tus hijas tengan como referencia una madre profesional. Es más feo que la quijada. En la España de la Constitución del 78 una reina no puede mandar, pero sí influir. Esa Constitución no va a durar mucho pero pasará a la historia, como tú. Aprovecha para que tu huella te distancie de Sisi emperatriz. La talla no es solo la de la ropa.

Hoy conciliamos todas cuando nos dejan. Tu también. Socializa y comparte tu vida en Facebook ¿Qué tiene de malo? ¿Por qué no tienes Twitter oficial?

El discurso del rey no desató pasiones ni en él. Dicen los que piensan en positivo que fue un manual de estilo. ¿Pero de qué estilo? En el siglo XXI el estilo que triunfa es el directo y no los eufemismos ¿Cómo vas a sorprendernos?

Tendrás que contarlo todo ¿Quién quiere una reina sin blog?

De momento Doña Letizia mi reina es Elisa Zaragoza, joven empresaria que comparte su tiempo entre su propio negocio, su familia, sus amigos y una ONG, Publicitarios Implicados, donde lleva varios años ocupándose de rentabilización los recursos ejerciendo como subdirectora. Elisa es elegante, viste con estilo, es guapa y más joven que tu. Trabaja lo próximo y está contentísima de compartir todo lo que ha aprendido a diario con sus clientes.

Elisa es soberana, habla con autoridad, práctica la escucha activa desde el ejercicio libre de una profesión que como la corona ha de ir de humilde por la vida.

Copia de Elisa con “S” reina de España. Lo que toca es hacer saber, no figurar.

Cuando te vea con una camiseta de la ELA existe, o en El Sol o El Chupete, te daré crédito, hasta entonces solo me queda decirte que llevar a la familia vestida de primera comunión para ser proclamada real no es suficiente.

Foto: Letizia Ortiz Rocasolano oil paint 2012 CC BY-SA 3.0 Zontal — Travail personnel

[subscribe2]

 

Leila Janah, la marca del microtrabajo

 

Es más que posible que no conozcamos a Leila Janah ni a Samasource. Pero hay más de 15.000 personas que han salido de la miseria gracias a ella y a su iniciativa.

Leila es fundadora y CEO de Samasource, una empresa social sin ánimo de lucro que da empleo digital para  personas pobres de todo el mundo. Fundada en 2008, Samasource ha facilitado un microtrabajo a 15.000 personas en 9 países, ha conseguido más de 5 millones en contratos con 75 empresas de tratamiento de datos (eBay, Walmart, Linkedin…) y conseguido financiación de donantes como la Fundación Google, la Rockefeller, Cisco y Ford. Por si fuera poco, Samasource ha recibido decenas de premios, incluyendo el Premio de Innovación de la Secretaria de Hillary Clinton (2012), el Templeton Freedom Award, y el Premio NetExplorateur por parte del Senado francés. Además, Leila ha sido incluida en la “League of extraordinary women 2012” de la revista Fastcompany

Leila Janah / Foto: Mike McGregor

Leila Janah / Foto: Mike McGregor

Leila (Nueva York 1982)  se crió en un suburbio de Los Angeles, California. Ganó una beca de la universidad a los 16 años, se graduó en Universidad de Harvard en 2005 con una licenciatura en Estudios para el Desarrollo de África. Tras su graduación, Janah trabajó como consultora de gestión en Katzenbach Partners hasta 2007 donde pasó a ser profesora de la prestigiosa Universidad de Stanford con el Programa de Justicia Global, fundado por el profesor de derecho de Joshua Cohen. 

En 2008, creó Samasource, una idea que se inspiró en sus experiencias en el Banco Mundial y en el trabajo de campo en Mozambique, Senegal y Ruanda, durante su proceso en Harvard.

Nina Simone: la marca personal fraguada por la adversidad

Habrían de pasar aún veinte años para que fuese conocida como Nina Simone, y alguno más para convertirse en una de las más grandes divas del jazz pero, a la edad de cuatro años, Eunice Kathleen Waynon, ya cantaba y tocaba el piano con soltura en los oficios religiosos. Su familia apenas podía mantenerse pero, a los seis años, y gracias a una ayuda anónima, pudo comenzar sus estudios de piano clásico.

Cuatro años más tarde, Eunice, que ya era una pianista prodigiosa, ofreció un concierto en la biblioteca de su ciudad. Sentados en la primera fila, sus orgullosos padres aguardaban a que comenzase el concierto cuando fueron obligados a levantarse de sus asientos para que unos ciudadanos blancos ocupasen su lugar.

Este hecho marcaría para siempre a Eunice que, con los años, se convertiría en una activa defensora de los derechos de la población afroamericana.

A pesar de este incidente, Eunice continuó sus estudios de piano y canto hasta que, tras ver denegada una beca de estudios, asumió que no iba a ser la primera concertista negra de la historia de los Estados Unidos y comenzó a trabajar como pianista en un bar de Atlantic City.

Cada noche debía tocar y cantar durante seis horas, así que creó un repertorio de música popular, que personalizaba con toques de jazz y clásicos y que interpretaba con un estilo vocal intenso y desgarrado. Sería entonces cuando adoptaría el nombre artístico de Nina Simone para que su madre no se enterase de que tocaba el piano en un bar.

Su inconfundible estilo pronto la haría popular, posibilitando la grabación del primero de una larga lista de discos. Comenzó entonces una carrera llena de éxitos, que no la hicieron abandonar de su posición comprometida contra la discriminación racial.

Hay pocos ejemplos tan claros en el mundo del espectáculo de lo que es una marca personal: la suma de conocimiento, actitud y valores hacían de Nina Simone una artista irrepetible e inimitable.

Por eso, en estos tiempos en los que soplan vientos de cambio, encuentro inspiradora su historia, la de alguien que supo crear su marca y su futuro a partir de la adversidad.

No hablo de milagros, de secretos, de atracción, ni de positivismo barato. Hablo de estudiar, de practicar, de ser constante, de tener determinación e integridad.

En los próximos años tendrás que acostumbrarte a evolucionar, a cambiar de ocupación, a adquirir conocimientos de manera continua. Lo que no cambiará nunca, si está bien construida, es tu marca.

En la discografía de Nina Simone hay música que podríamos clasificar como jazz, soul o pop, aunque sería irrelevante hacerlo. El estilo, o la marca, de Simone son tan inconfundibles que traspasan los límites de las etiquetas.

Hace ya casi diez años que el piano y la voz de Nina Simone se apagaron para siempre, pero nos queda su música y una declaración de intenciones que, aún hoy, no hace más que reforzar su marca:

Me gustaría que se me recordara como una diva comprometida con sus sentimientos hacia el racismo y sobre cómo debería ser el mundo; y que, hasta el final de sus días, permaneció fiel a sí misma

Nina eligió como título de su autobiografía “I put a spell on you”, uno de sus temas más conocidos, en el que versionaba al extravagante Screamin’ Jay Hawkins, y no se me ocurre mejor cierre para apreciar las inimitables cualidades artísticas de la Simone.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=UGvI3dXldPI[/youtube]

 

Sangra tanto el corazón del que pide, que hay que correr y dar, sin esperar

Si algún personaje público ha mantenido intacta su notoriedad más de medio siglo después de su muerte, éste es Eva Duarte de Perón, Evita.

“Confieso que tengo un ambición, una sola gran ambición personal: quisiera que el nombre de Evita figurase alguna vez en la historia de mi patria”. Es una gran declaración de marca personal de una mujer que habiendo nacido en una de las capas más humildes de la sociedad argentina logro ilusionar e impulsar a su país.

Producto de una época de grandes desequilibrios sociales, Evita nació en 1919 en Junín, provincia de Buenos Aires, en el seno de una familia ilegítima porque su padre mantenía otra familia oficial. Este hecho, que podría pasar como anecdótico, le hizo tomar consciencia práctica de la palabra injusticia, que se materializó de manera dramática al no serle permitido asistir al velatorio de su padre en 1926, aunque sí pudo acompañarle al cementerio.

“ Para explicar mi vida de hoy, es decir, lo que hago de acuerdo con lo que mi alma siente, tuve que ir a buscar en mis primeros años, mis primeros sentimientos…he hallado en mi corazón, un sentimiento fundamental que domina desde allí. En forma total, mi espíritu y mi vida: ese sentimiento es mi indignación frente a la injusticia. Desde que yo me acuerdo cada injusticia me hace doler el alma como si me clavase algo en ella. De cada edad guardo el recuerdo de alguna injusticia que me sublevó desgarrándome íntimamente” así lo explica nuestro personaje en el libro La razón de mi vida ( Ediciones Peuser 1951).

Siempre tuvo un carácter fuerte sobre todo para conseguir sus objetivos. Logró labrarse una reputación como actriz sin dudar en sacrificar su bienestar y su salud, viviendo en pensiones baratas y en algunas ocasiones con síntomas de malnutrición. En 1935, con quince años, llegó a Buenos Aires dispuesta a triunfar en el mundo del espectáculo y lentamente fue logrando un cierto reconocimiento. Pero su situación no se estabilizó hasta bien entrado el año 1942, en que consiguió hacerse un lugar en las emisiones de radio, en el teatro y el cine. Fueron ocho largos años de restricciones que acabaron de forjar su carácter.

La situación en su país, Argentina, no era fácil. Grandes desequilibrios internos que ocasionaron migraciones significativas desde las zonas rurales a las urbanas y que provocó la llegada a las grandes ciudades, y entre ellas Buenos Aires, de los cabecitas negras, los trabajadores deslocalizados de sus empleos en el campo. La urbanización y la industrialización se caracterizaron también por la presencia de un gran número de mujeres buscando un lugar en el mercado de trabajo.

A nivel político los partidos políticos tradicionales estaban en claro y franco desprestigio porque habían apoyado a un sistema político corrupto sin ser capaces de dar respuestas a las necesidades de la población.

En 1943 se produjo un golpe militar en el que Juan Domingo Perón, el hombre con el que Evita viviría hasta su muerte y forjaría su mito, era un integrante de tercera fila.

Perón se fue comprometiendo en el avance de las conquistas sociales y laborales con la oposición de los sectores más tradicionales y de la embajada de los Estados Unidos.

Evita y Juan Domingo Perón se conocieron en 1944 y se casaron en 1945. Entremedio, otro golpe militar llevó a la destitución y detención de Perón, cuya liberación se llevó a cabo por la movilización de los trabajadores que ocuparon la Plaza de Mayo.

En el año 1946 Evita comenzó su carrera política acompañando a su esposo en la campaña electoral para las presidenciales de 1946. Fue la primera esposa de candidato que estuvo presente en una campaña electoral y que acompañó su consorte durante sus giras.

Tres días después de las elecciones pronunció su primer discurso político a favor de los derechos de la mujer, y un año más tarde la Cámara de diputados sancionó la igualdad de derechos políticos entre hombres y mujeres.

En 1947 Perón fundó el Partido Peronista, que en realidad se constituyó como un movimiento integrador de múltiples clases y tendencias. Evita se erigió como nexo entre los sindicatos y Perón y fue el movimiento sindical el que la promovió en 1951 a la vicepresidencia del Partido Peronista, iniciativa que se vio frustrada por su enfermedad y su muerte.

Evita tenía una visión muy combativa de los derechos sociales y laborales y estaba convencida que la oligarquía y el imperialismo actuarían incluso utilizando la violencia para anularlos. Por ello impulsó la formación de milicias obreras y fue partidaria de armarlas.

“El capitalismo foráneo y sus sirvientes oligárquicos y entreguistas han podio comprobar que no hay fuerza capaz de doblegar a un pueblo que tiene conciencia de sus derechos”

En 1947 hizo una gira internacional visitando varios países europeos y entre ellos España, que estaba sometida a la dictadura franquista. De regreso declaró que “a la mujer de Franco no le gustaban los obreros, y cada vez que podía los tildaba de “rojos” porque habían participado en la guerra civil. Yo me aguanté un par de veces hasta que no pude más, y le dijo que su marido no era un gobernante por los votos del pueblo sino por la imposición de una victoria. A la gorda no le gustó nada”

Participó en múltiples iniciativas a favor de la justicia social y de los más desfavorecidos.

Eva Perón enfermó de leucemia y falleció en 1952.

El gran éxito de Eva Duarte fue el haber sabido conectar con su pueblo, con su público objetivo, con un lenguaje claro y llano. Siempre estuvo atenta a lo que realmente importaba y se consolidó como una gran marca personal.

Más abominable aún que los imperialistas son los hombres de las oligarquías nacionales que se entregan vendiendo y a veces regalando por monedas o sonrisas las felicidad de sus pueblos”

Acusada de demagógica y populista por unos, elevada casi a los altares por otros. Si en algo pudo equivocarse Evita, fue en haber estado siempre al lado de los más débiles.  Algo a ser tenido en cuenta en los tiempos que corren por todos aquellos que se dedican a la política.

Lo único que debemos hacer es adquirir plena conciencia del poder que poseemos y no olvidarnos de que nadie puede hacer nada sin el pueblo”

Every little thing she does is magic

Le robo por un día el titular a The Police. Aunque la canción habla de amor, lo cierto es que me gustaría que me ayudéis a encontrar mujeres que respondan a esta idea de valor.

Con vuestras sugerencias trataremos de preparar algunos post monogràficos para este verano. Artículos breves y refrescantes sobre grandes marcas personales.

Pero volvamos al asunto. ¿Qué mujeres creéis que convierten las pequeñas cosas en algo mágico?.

Necesitamos celebrities, que las conozcamos todos. Valen artistas, actrices, escritoras, políticas, deportistas, heroínas, poetas, empresarias, periodistas, abogados… todo.

Ah, podéis votar a 5 como máximo. Ánimo!