Entradas

El fin de las redes sociales gratuitas, por @guillemrecolons

Pido perdón de antemano por el alarmismo del titular.

Una de las perlas que aparece cada diciembre es el estudio colaborativo sobre previsiones en los social media promovido por Marc Cortés (profesor de marketing digital en ESADE). Nos place adjuntaros la versión para 2011, en que Cortés, entre otras cosas, predice el final de las redes sociales gratuitas. Al final del post tenéis el enlace al estudio, que provoca más de una reflexión.

¿Quiere eso decir que redes como Linkedin, Facebook, Flickr, Twitter, Xing… están muertas? No, en absoluto. Lo que quiere decir es que a partir de ahora las empresas que utilicen redes sociales en sus estrategias de marketing tendrán que pagar por ciertos servicios que hasta ahora eran gratuitos, y posiblemente también quiere decir que tendrán algún servicio más. De momento, el tema no parece que vaya a afectar a los usuarios finales particulares, pero se abre un camino.

Hace poco mi socio Jordi Collell y yo tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación de una red privada. Lo hicimos en “petit comité”, pero la impresión causada por ese proyecto de Pau Hortal fue algo más que buena. Tanto que nos planteamos estudiar la viabilidad de un proyecto de este tipo.

Otra cosa que llama la atención del estudio es el perfil cada vez más cualitativo, en contra de las métricas, que tendrán los medios sociales. Palabras clave para 2011 serán diálogo, hashtag, conversación…

Por cierto, aquí tenéis el ENLACE prometido.


No soy un recurso humano, soy mi marca!

Sé que un titular así de agresivo no encaja con el espíritu de paz de estas fiestas. Pero también sé que cerramos un 2010 pésimo en cuanto a empleo se refiere. Seguro que no arreglaremos nada desde un blog como este, pero nadie me quita que airee esta reivindicación a los cuatro vientos: NO SOMOS RECURSOS HUMANOS*, SOMOS MARCAS PERSONALES!

mi primera marca personal

Lo mismo me pasa cuando oigo la palabra “empleados”. ¿No pensáis que se parece mucho a “esclavos”? ¿Dónde está el valor de ser empleado? ¿Y dónde está la motivación para serlo?. Ya, la vida es dura, y en estos tiempos que corren, cualquier cosa es buena.

Pues NO! Tampoco queremos ser empleados, nuestro compromiso con una empresa, con un proyecto, va mucho más allá lo que dice un contrato redactado por una firma consultora externa. Queremos ser PROFESIONALES, con todo el grado de compromismo que implica serlo, para lo bueno y para lo malo.

Solo cuando consigamos cambiar este lenguaje rancio de “recursos humanos”, “empleados”, “currículum” y demás anacronismos conseguiremos que una empresa sea un todo formado por PERSONAS COMPROMETIDAS EN UN PROYECTO COMÚN.

Cada uno de nosostros tiene competencias interesantes, habilidades únicas, y formas de hacer las cosas distintas. Cada uno de nosostros es una marca, un valor único, algo que va más allá de una plantilla de papel o de un test psicotécnico. Creámoslo, carajo, cada uno de nosotros vale más de lo que algunos nos quieren hacer creer. Rebelémonos, tengamos fe en nosotros, miremos dónde está nuestra marca personal. Está ahí, démoslo por seguro. Quizás le falte abrillantarla o pulirla, pero está ahí. Saquémosla con orgullo, hagamos que nuestra marca sea personal, única, intransferible y relevante. Es lo mejor que podemos pedir para este 2011.

Creo que después de mucho luchar lo he conseguido. No soy un recurso humano, soy mi marca.

Feliz Navidad.

Guillem Recolons / Personal Brand Strategist / soymimarca

*Dedicado a un amigo de siglas APO.

La princesa del pueblo supera a Coca-Cola, ¿Qué nos está pasando?

¿Llegarán marcas personales a superar a marcas comerciales históricas?. ¿Y porqué no?

Existe una gran diferencia entre una marca personal y una comercial: la marca personal piensa por sí misma. Y por ello, hagan lo que hagan los publicitarios y la industria del marketing, una marca comercial siempre será un símbolo. Buena o mala, pero símbolo.

Estos días se ha hablado mucho sobre el posible tercer puesto en unas elecciones de “la princesa del pueblo” si se presentara.

Pero la cosa no queda aquí: según Google Trends, la “marca” Belén Esteban” habría superado a la marca “Cristiano Ronaldo” y a la marca “Coca-Cola” en el ranking de búsquedas de Google. Eso no quiere decir exactamente que la notoriedad de la princesa esté por encima de la marca de Atlanta, pero sí que nos da un índice de lo que le importa a l@s español@s.

¿Qué nos está pasando? Nada extraño. La audiencias de “Sálvame” ya reflejan unas cifras que muestran las preferencias de nuestro país. La cultura, la política y la economía importan menos que el fútbol -eso ya lo sabíamos- y menos que los excesos verbales de una mujer cuya perla curricular es ser ex-mujer del torero Jesulín. En España es más famosa la frase “por mi hija mato” que cualquier frase pronunciada por un poeta, un político, un escritor, un científico o un entrenador de fútbol.

Para mayor sorpresa, los lugares donde más búsquedas se producen son Euskadi y Catalunya, con lo que así se rompen algunos tópicos pseudoculturales.

La marca personal Belén Esteban es una marca trabajada. No hay nada que sea fruto de la improvisación. Quizás pudo empezar con algo casual, pero a la que la audiencia comenzó a premiar a la princesa, estoy muy seguro de que se rodeó de personas/consultores/guionistas que ayudaron a la Esteban a reforzar su marca. A ella solo puedo felicitarla. Al cobrar más de 1 millón de euros al año demuestra que es mucho más lista que toda la lista de críticos que la persiguen. Cada país tiene los totems que merece.

Guillem Recolons / Personal Brand Strategist / soymimarca