Entradas

Aquí apostamos por la marca corporativa, las personas sólo estamos de paso -por @guillemrecolons

¿De verdad? ¿Las personas sólo estamos de paso?

Si la vida media de una empresa es de 7 años, eso de que las personas sólo estamos de paso es relativo. Quien en verdad está de paso son las empresas.

¿Cuántas veces habré oído la siguiente frase (literal)?

Aquí apostamos por la marca corporativa, las personas sólo estamos de paso

Si no asumimos de una vez que empresas = personas, la vida media de las empresas será cada vez más corta. Cada vez votamos más a personas y menos a formaciones políticas. Preferimos fidelizar a unos pocos taxistas (personas) que a las empresas que los agrupan. Tomamos el café en el lugar donde las personas que nos atienden nos tratan bien, nos hacen la experiencia mejor. Los que tienen pelo 😉 eligen su peluquería por la peluquera o peluquero. Los emprendedores prefieren trabajar con personas de confianza, antes que con súper-gurús.

Si las personas sólo estamos de paso en las organizaciones es porque éstas no han entendido que sin nosotros no son nada. Nada de nada. 

Alto y claro. Your people are your brand. Seguir invirtiendo sumas ingentes en publicidad no hará tu organización mejor ni más competitiva, la hará comercialmente dependiente de lo que inviertas en publicidad. Y te lo dice un publicitario. Vale la pena invertir en generar confianza, en crear relaciones a largo plazo, en conectar, en convencer. Y el poder de hacer todo eso no está en manos de un vídeo viral, de una campaña en TV o de crear un súper-evento. Está en las relaciones P2P (persona a persona) más que en B2B o B2C.

Como dice mi futuro amigo Rosendo Hernández, “…después de 3 años, creo que las empresas ya saben que ellas son su gente. Ahora toca que lo sepan sus empleados y, sobre todo, que nos enseñen a alinear nuestra marca personal con la corporativa.”

Está en lo cierto: ahora es el momento de que los -mal llamados- empleados asuman que forman parte de la marca, y por tanto, del gran activo de la organización. Para eso están los programa de Employee Advocacy o Embajadores Internos de Marca. Alinear la marca personal con la corporativa puede no ser tarea fácil, pero es imprescindible para generar confianza interna y trasladarla al exterior, a los stakeholders.

El personal branding en la empresa, en las organizaciones, no ha hecho más que arrancar. Un proceso de gestión individual de marca personal tiene como meta convertir a un profesional en la opción preferente. Un proceso de gestión colectiva de marca personal alineada con la corporativa persigue convertir la empresa y su gente en la opción de mayor confianza.

Eso de que las personas sólo estamos de paso será verdad. Pero los directivos -dirección general, RR.HH, comunicación, formación, comercial- tienen en sus manos que el paso sea largo y productivo.

 

Photo by Larisa Birta on Unsplash

 

Corporate Branding + Personal Branding = Full Branding

 

Casi todas las organizaciones invierten en branding, branding corporativo y también branding de marcas/productos asociados. Para ello, existen múltiples herramientas a partir de un proceso esmerado de investigación y planificación estratégica.

El resultado de una buena gestión en branding corporativo es, entre muchas otras cosas, que la imagen y reputación de la marca o marcas corporativas se mantiene arriba, hay un buen recuerdo espontáneo y los valores asociados a la marca son suficientes como para hacerla preferente en sus mercados.

Pero ¿El branding corporativo es un proceso completo?

fullbranding_soymimarcaDe nada sirve mantener unos parámetros de marca inmaculados si luego fallan las personas. Y como dice Dan Schawbel, “your people are your Brand” (tu gente es tu marca). Si la reputación de los directivos de una organización y de sus profesionales públicos no existe o es deficiente, los esfuerzos en branding corporativo son inútiles. Es como ir rellenando de agua una jarra agrietada. Y por si fuera poco, hay una sensación de que “aquí huele a marketing”. Imaginemos un banco, por ejemplo, que realiza una excelente campaña a favor del diálogo y de la proximidad con los clientes. Si luego entras en una sucursal y te tratan como a un perro, el “overpromise” de su publicidad se volverá en contra. Y lo mismo pasará si decidimos confiar en un bufete de abogados y vemos que la reputación online del letrado que llevará nuestro caso dice lo contrario que su recargada página web.

Coherencia, por favor.

Recuerdo que hoy los mercados no son entes demográficos, hoy los mercados son conversaciones. Y una organización, como ente abstracto, no tiene poder de conexión  con las personas, con sus clientes, con sus stakeholders. Para que una organización conecte con personas debe hacerlo a través de personas, de valores y de una visión y misión compartida.

El personal branding no es ninguna estupidez en este contexto, y tampoco un factor efímero o modal, ya que complementa los esfuerzos de una marca en su branding corporativo para constituir una fuerza holística de marca que podríamos denominar “full branding”.

El entorno digital actual favorece la comunicación entre profesionales y stakeholders, y esa es una oportunidad que no se puede desaprovechar. El personal branding es un proceso estratégico e integral, y dista mucho de tener seguidores en Twitter o de tener mucha influencia online: se requiere un proceso, una idea clara de dónde queremos llegar en un plazo de tiempo. Es como un iceberg: parte de la zona interior y sumergida de la persona (autoconocimiento), sigue con su hoja de ruta /estrategia personal) y acaba en el área de comunicación y networking (visibilidad). Pero en realidad no acaba ahí, es un proceso continuo.

No es oro todo lo que reluce

Las organizaciones tienen una excelente oportunidad para reforzar sus marcas de una manera global, un full branding. Para ello deberán investigar quién hay en el mercado que pueda guiarles en este proceso, y no todo es válido. Para gestionar adecuadamente este proceso se necesitan equipos con especialistas en las tres áreas, autoconocimiento, estrategia y comunicación, pero también que estos equipos sean integrados y persigan un objetivo común: que cada profesional, directivo o no de una empresa con visibilidad pública sea capaz de transmitir la visión y misión de la organización, de explicar un relato de marca, de entender cuál es su diferencial de marca, transmitir valor y de facilitar la conexión con clientes y agentes del mercado. ¿Las ventas? Por supuesto, las ventas llegarán con esa coherencia de marca corporativa y personal.

Personal Branding en 2014: La consolidación

 

Muchos hablamos hace un año de 2013 como un año clave para el Personal Branding. Y no nos equivocamos. Analizando las alertas de Google sobre el tema, vemos que cada vez es mayor el interés por la estrategia personal para definir y alcanzar unos objetivos con éxito.

En 2013 han aparecido nuevos profesionales que se unen a los que hace algunos años que estamos en esto. Unos son pura fachada, colocan “personal branding” porque creen que está de moda, pero detrás no hay nada serio. Pero también ha surgido nuevas voces a tener muy en cuenta en este panorama.

Nuestro resumen del 2013 pasa necesariamente por dos grandes hechos:

  1. La tímida entrada del branding personal en el territorio de la empresa
  2. El lanzamiento del primer Posgrado universitario en Personal Branding

En las empresas el personal branding aun genera desconfianza, ya que muchos creen que es algo que compite contra el corporate branding. Nada más lejos: si tenemos en cuenta que las empresas son personas, el estímulo del personal branding en la empresa no puede hacer otra cosa que reforzar la corporación y sus lazos con sus stakeholders. Unir empresa y cliente en “la conversación” del mercado es una de las tareas de los programas de embajadores de marca que se aplican en el personal branding empresarial.

Foto: Majopez

Foto: Majopez

El Posgrado en Personal Branding de la Universitat Ramon Llull / Blanquerna Comunicació se lanzó con éxito el pasado 19 de noviembre. Se trata de una modalidad mixta online y presencial que permite que muchos estudiantes del otro lado del atlántico puedan seguir el posgrado. Aunque la matrícula sigue abierta unos días más, en junio de este 2014 saldrá la primera promoción de “personal branders”, lo que nos llena de alegría, ya que como sabéis Soymimarca ha colaborado en la creación, coordinación y dirección del curso.

Y volviendo al título, hablemos de presente y de futuro. Para el Personal Branding en 2014, vemos que cada vez son más profesionales los que deciden tomar las riendas de su marca y no dejar que sean “otros” los que la dirijan. Esto está sucediendo también en las empresas. La consolidación del personal branding está relacionada con la realidad de que todos somos diferentes y todos tenemos propuestas de valor. Ya no queremos ver el partido desde la butaca de casa, lo queremos jugar en la cancha.

¡Feliz 2014!

PD: Por si te perdiste nuestro regalo de Navidad, aquí lo tienes. (ya lleva 6.000 descargas). Enlace al e-book gratuito Soy mi marca o no soy nada

Nuestro regalo de Navidad: el eBook “Soy mi marca o no soy nada”

 

El eBook que regalamos la Navidad anterior, “Es algo personal” se acerca ya a las 300.000 descargas (sí, trescientas mil). El listón se ha situado muy alto, así que el eBook regalo de este año 2013, además de incluir nuevos autores, va prologado nada menos que por Andrés Pérez Ortega, el sherpa de la marca personal.

Este año el título es algo agresivo, lo reconocemos. “Soy mi marca o no soy nada” es un manifiesto sobre la marca personal que recoge los mejores textos del blog Soymimarca durante 2013, escritos por Jordi Collell, Guillem Recolons, Aléxia Herms, Xavier Roca Torruella, Celestino Martínez, Javier Zamora Saborit, Olga Villacampa, Neus Fornells, Pablo Adán Micó, Carme Gibert, Gian-Lluís Ribechini, Pau Hortal, Paula Fernández-Ochoa, Pau Samo y Alejandro Capparelli. Casi nada

En el eBook del primer año, “Personal y transferible“ y el del segundo “Es algo personal” los artículos se habían clasificado en función de las tres partes del iceberg de marca personal: autoconocimiento, estrategia y visibilidad. En el nuevo eBook “Soy mi marca o no soy nada” hemos añadido además una sección dedicada al branding personal en la empresa.

Esperamos que lo disfrutéis. Sólo tenéis que hacer un click en la imagen. Feliz Navidad!

 

Las empresas son personas. La evidencia (I)

 

Aun de forma tímida, algunas empresas empiezan a darse cuenta de un hecho irrefutable: Las empresas son las personas, las empresas son personas. Y lo mismo diremos de las organizaciones de todo tipo, con o sin ánimo de lucro. Podemos decirlo al revés para que nadie tenga la tentación de contradecir el hecho: sin persona o personas no hay empresa.

Lo que frena a muchas empresas a potenciar interna y externamente a sus profesionales es el miedo.

Vaya novedad, ¿no?. Sí, el miedo a que se vayan, a perder a los buenos, a darles excesivo protagonismo. Aquí creo interesante recordar la frase de Napoleón “Aquel que teme ser conquistado seguramente será derrotado“. Es lícito que las empresas opten por retener el talento. Algunas incluso lo detienen. Pero me gustaría hablar de las empresas que tienen el valor de potenciar a las personas por encima de los riesgos que pueda comportar una política de ese tipo.

Todos somos conscientes de que en algunos colectivos hay profesionales con marca propia, con una marca personal tan poderosa que si se van de la compañía sus clientes les siguen. Sería, por ejemplo, el caso de abogados, arquitectos, publicitarios… Pero llegados hasta aquí la cuestión es ¿de verdad marchará de una empresa un profesional que se sienta bien en ella? Que cada uno medite su respuesta. Lo que es seguro es que el dinero ya no es el factor clave de retención de profesionales. Lo que quiere el profesional de una empresa es sentirse de verdad parte de ella, participar en las decisiones clave, participar en la comunicación de la compañía, compartir aspectos clave de la visión, de la misión, de objetivos, de valores…

Afortunadamente muchas empresas y colectivos empiezan a darse cuenta de la importancia del personal branding en la empresa como factor de refuerzo del branding corporativo. En una época en que las personas quieren entenderse con personas, ¿qué mejor medio de comunicación corporativa puede tener una empresa que sus propios profesionales?.

Humanizando la comunicación

Iremos hablando del tema. Aquí vemos un anuncio de la compañía de seguros Zurich que muestra el diferencial de la compañía con algo más que declaraciones de intenciones: Lo muestra con fotografías, con nombres y apellidos. Bravo por Zurich, una empresa que ha perdido el miedo. ¿Y la suya?

zurich

Personal Branding, el arte de invertir en ti (19). Mi marca en la empresa

Muchas personas se sorprenden cuando hablamos de la aplicación del personal branding en la empresa. La propia palabra “personal” parece que establezca una frontera que no pueda traspasar al ámbito profesional. Nada más lejos

La gestión de la marca personal pretende alcanzar objetivos personales, pero sobre todo profesionales. De aquí la importancia de seguir trabajando nuestra marca dentro de los “muros” de la empresa. Hoy existe cierto recelo por parte de empresarios y responsables de RRHH en que un profesional pueda tener, por ejemplo, un blog personal con miles de seguidores. La pregunta es ¿por qué ese recelo?

Foto: Flickr CC

Lo peor que puede hacer el empresario en un caso así es prohibir, limitar el uso de redes a esa persona. Si se trata de un buen profesional, podrá simultanear su actividad bloguera o twitera con su trabajo. No solo eso, la empresa puede aprovechar el potencial del bloguero para convertirlo en un perfecto embajador de la compañía o de alguna de sus marcas. ¿Por qué no?.

Sun Tzu, en su libro “el arte de la guerra” ya lo dice claro: si no puedes con el enemigo, únete a él. Además, el empresario debería considerar las bondades del personal branding en la empresa e introducirlo en la cultura interna. Muchas grandes empresas lo están haciendo, no sin miedos, pero lo están haciendo.
Para conocer las ventajas del personal branding en la organización, os recomiendo un vistazo a este ENLACE.

Transformando el capital humano de la empresa en Embajadores de Marca, por @guillemrecolons

La marca es el activo más preciado de una empresa. La imagen corporativa, la publicidad, los productos y las acciones de la empresa son los elementos que la constituyen. La marca no deja de ser un reflejo de lo que la compañía es, hace y representa. Pero… ¿Qué pasa con el capital humano? ¿Qué son los embajadores de marca?

Cuestión de identidad corporativa

La responsabilidad de transmitir la identidad de la compañía, su marca, es tarea de toda la organización, desde la recepción, primera toma de contacto, hasta la dirección general y el consejo de administración.

Es de vital importancia que toda la organización comprenda perfectamente lo que la marca representa, y tenga las habilidades necesarias para transmitirlo donde sea necesario. Una empresa que convierte su capital humano en embajadores de marca potencia su marca global, la hace más potente y más coherente. Es el claro ejemplo de la que la unión hace la fuerza, en este caso, de la marca.

Si además tenemos en cuenta que la confianza empresarial está por los suelos, los profesionales de las organizaciones pueden mejorar ese aspecto dotando de autenticidad y humanidad a la comunicación corporativa. El barómetro Edelman de Confianza junto los distintos estudios que se lanzan desde el CIS dan cuenta de la crisis que viven los CEO y algunas marcas corporativas que siguen utilizando viejos esquemas de comunicación.

En Soymimarca proponemos un programa de “Embajadores de marca” con un claro objetivo: Desarrollar y poner en marcha un plan de comunicación y creación de marca que asegure que la Marca de la compañía se apoya y se alimenta en toda la organización entendida en sentido amplio.

¿Se puede desarrollar una marca Mayor y Mejor?

Una Marca más Fuerte es una marca Mayor, y si además le damos más Valor los resultados se verán notablemente mejorados y aumentados.

¿Tu empresa no da voz a la gente clave?, por @guillemrecolons

Pero… ¿Qué está pasando a tantos empresarios? ¿Por qué no quieren dar voz a su gente clave? ¿Miedo? ¿De qué? ¿De que se marchen a la competencia gracias a su notoriedad? ¿No lo harían igualmente?

Uno de los fenómenos paranormales que más nos encontramos en las empresas es el MIEDO. El miedo de muchos empresarios a dar alas a su gente clave, el miedo a dejar que estas personas sean fuertes y se conviertan en embajadores de la marca. Del mismo modo que la imagen de la empresa influye en la imagen personal, la imagen de un individuo puede tener un impacto sobre la imagen de la empresa.

Una imagen fuerte y positiva de un individuo, por carisma, beneficia al final la imagen de la empresa.

8 razones que justifican la implementación de un programa de personal branding en la empresa:

  1. Con un programa de personal branding la empresa favorece la coherencia personal de sus empleados y dispone a los trabajadores más en consonancia con sus misiones personales y les confiere más confianza en el desarrollo de sus funciones.
  2. Rompe con el antiguo paradigma del trabajo que es proporcionar el sustento. El personal branding refuerza la nueva tendencia, ya que se ocupa de buscar un sentido en concordancia con las pasiones, de la búsqueda de reconocimiento, del deseo de desarrollo personal, de la necesidad de interdependencia y del querer ser “uno mismo” en el puesto de trabajo.
  3. Uno de los desafíos de las empresas es poder conciliar sus retos con los proyectos personales de sus miembros. Los profesionales no se implican realmente  si los proyectos no tienen sentido para ellos.
  4. Si gracias al Personal branding el trabajador puede orientarse hacia el tipo de misiones que se corresponden mejor con su evolución y características personales la empresa se beneficia de un nivel de desempeño superior.
  5. El Personal branding permite a la empresa perfilar de manera más certera las contrataciones que en un entorno clásico de contratación.
  6. Entramos en una época en que se necesitan profesionales multifunción capaces de cambiar de entornos, equipos y tareas al ritmo de las cambiantes condiciones de trabajo  y la relación empresa / trabajador ya no se basa solo en la fidelidad sino en la capacidad mutua de encaje a corto plazo. Se prevé una tendencia en la que los individuos serán su propia empresa unipersonal.
  7. Desarrollar una marca personal dentro de la empresa permite que el trabajador pueda proponer en cualquier momento de su carrera una oferta de servicios que vayan más allá de su descripción de funciones proporcionando un beneficio mutuo.
  8. Contribuyendo al desarrollo del personal branding la empresa  afianza los contactos de sus colaboradores con el exterior que redundan en beneficio mutuo. Muchas veces se contrata a un profesional más que por sus conocimientos por su red de contactos.

Hay muchas más, pero por hoy lo dejamos aquí con la pregunta del principio: ¿Tu empresa no da voz a la gente clave?

Imagen: Flickr CC Search

Marca Personal: Tener poder para crear valor -I-

“Management is doing things right; leadership is doing the right things.”  Peter F. Drucker

Este es un post escrito para todos aquellos profesionales y empresas que creen que su misión en la vida es hacer que las cosas, las personas y las organizaciones con las que se relacionan avancen, prosperen, cambien y tengan resultados extraordinarios. Está pensado para aquellos que tienen o quieren tener poder para dejar su huella en el mundo, en su empresa, en su familia, en las asociaciones en las que participe, en sus amigos y para los que intuyen que pueden ser actores del cambio en general.

El poder es esto, la habilidad para hacer que las cosas cambien, para dirigir este cambio de acuerdo con unos valores y una misión personales. También es la capacidad para conseguir que otras personas hagan cosas que de manera ordinaria no harían.

Hablar de poder escuece, no es políticamente correcto y muchas veces negamos nuestro interés  hacia él en un arrebato de pudor. No hemos sido educados para ejercer el poder, no hemos sido formados para destacar, es mas destacar está socialmente mal visto y lo legal es pasar desapercibido, ser del montón, ir tirando y evitar el riesgo por si las cosas salen mal. ¿Nos es familiar este razonamiento?

En toda organización hay dos tipos de poder, el que podríamos llamar formal y que depende de la posición que la persona ocupa  y el informal que se origina a través de características individuales como la personalidad, las habilidades y las aptitudes. Es poder formal el que permite recompensar o castigar, controlar o usar recursos y tener acceso y control a la información. Dentro del poder informal encontramos el de los expertos basado en tener una habilidad fuera de lo común, el de relación basado por un lado en ser apreciado, admirado o querido y por otro en la capacidad de tener contactos y finalmente el poder carismático basado en la capacidad de convicción de algunas personas que hace que los demás les sigan a pies juntillas.

Lo fastidioso del poder formal es que mandar,  mandar, mandan pocos, lo del mando y ordeno está mal visto y puede acabar induciendo a errores, es decir mal. La mayoría de nosotros necesitamos para ejercer nuestra capacidad de acción, nuestro poder, trabajar  y relacionarnos con otras personas que están fuera de nuestro ámbito jerárquico por lo que la cosa está difícil.

¿Podemos poner nuestra marca personal al servicio de los demás, de las organizaciones en las que participamos, de nuestra empresa para hacer que las cosas que dependen de nosotros funcionen, prosperen y cambien cuando sea preciso? ¿Puede ser nuestra marca personal una fuente de poder al servicio de la marca corporativa?

Lo que caracteriza nuestra marca personal es lo que nosotros somos, nuestra autenticidad, lo que queremos ser y hacer, nuestra manera de ver el mundo y de relacionarnos con los demás. La marca corporativa se basa en lo que la empresa quiere ser, en su misión, en como enfoca la manera de estar en el mundo, en su visión y bajo que principios lo hace, sus valores.

Si las empresas fomentan no sólo que sus colaboradores conozcan y compartan su marca corporativa sino que además también fomentan que sus colaboradores desarrollen su marca personal de manera que compartan algunos de los aspectos clave de su misión, visión y valores, ¿no estarán creando PODER?, ¿no estarán facilitando que los que tienen que hacer que las cosas funcionen lo hagan con convicción, motivación y entusiasmo?

Tener profesionales y colaboradores implicados requiere darles la capacidad para llevar a término su misión personal dentro de la empresa,  darles poder, apoderarles, para que la huella que deje la compañía en forma de creación de valor sea mayor y más profunda. ¿Negaría un propietario, un accionista la posibilidad de ver aumentado el valor de su empresa?

Un colaborador sin marca propia es una persona sin poder en la organización y no crea valor.

No detectar e impulsar las marcas personales dentro de la empresa degrada al colaborador, al profesional a la categoría de empleado y destruye valor.

soymimarca ha nacido para impulsar la creación de valor en las empresas desarrollando las marcas personales de sus colaboradores al servicio de la marca corporativa.

Jordi Collell / Personal Branding Coach / soymimarca