Entradas

7 errores a evitar en tu Plan de marca personal, por @fransegarrab

Muchas veces, cuando te planteas empezar tu plan de marca personal, se cometen una serie de errores que son completamente innecesarios de entrada. Muchos de esos errores nacen del planteamiento con el que iniciamos la gestión de nuestra marca personal. Son errores que se mezclan con nuestras creencias.

7 errores a evitar en tu Plan de marca personal

1 – “Primero, Auto-reconócete”

Antes de empezar a ser visible, debes “construir la casa por los cimientos”. Dedica un tiempo (prudencial, operativo y concreto) a identificar tus creencias y valores. Trabájalos y flexibilízalos. Entre el negro y el blanco, hay una increíble paleta de colores. Encuentra el tuyo. Reflexiona sobre las actitudes que tienes frente a la vida y si estas te ayudan a crecer (abundancia-escasez, vitalidad, tu lifestyle). Identifica tus objetivos (profesionales como personales).
aquí te dejo algunos sencillos ejercicios introspectivos para auto-reconocerte que a mí me van bien:  Si te apetece, practícalos

2 – ¡Yo no me vendo!

Hay que reconocerlo: la palabra “MARCA” es muy poderosa y evoca en nosotros la idea de “engaño” o “fachada”, que se contrapone al concepto de “esencia” o “transparencia”. El poder de las palabras.
Algunas veces he pensado en que estaría bien cambiar el orden de los conceptos de marca personal a “Personal Marca”  Yo, que me dedico a esto, reconozco que permanezco escéptico al concepto como tal.
Pero, al final solo son… “parole parole”. A mí me interesa la parte más profunda de los procesos de personal branding: el mercado laboral ya no es como lo entendíamos. Para mí, la marca personal es la respuesta inteligente y adaptativa a esta revolución macro-estructural. 

3 – Trabajar solo por la visibilidad (o el qué dirán)

Algo sorprendente: Paradójicamente, la marca personal empieza cuando dejas de darle tanta importancia a lo que piensan los demás y empiezas a trabajar en lo que te importa a ti.

No confundas esto con hacer “lo que te dé la gana”.
Si, existen unas normas, por supuesto (y hay algunas facturas que pagar a final de mes). Trabaja (muy duro), pero deja de hacerlo por contentar a los demás y empieza a contentarte a ti mismo.
Esto es egoísmo, pero egoísmo del bueno.

4 – Confundir Personal Branding con Plan de Marketing

No eres una empresa. Entonces ¿por qué vas a usar los mismos métodos que usan las empresas para atraer oportunidades de negocio? Replantéate esto. Encuentra otros medios más humanos.

5 – No controlar la dimensión ausente/pesado

¿Eres demasiado pesado? ¿O quizás no apareces en ningún lado? Aprende a medir muy bien cuál es la frecuencia de interacción óptima con la que debes interactuar con tu comunidad. No más. No menos

6 – No usar los recursos de internet

Internet pone a tu disposición infinidad de recursos que puedes usar para dar un salto increíble en el desarrollo de tu marca personal.
Aquí puedes consultar 10 recursos que me parecen imprescindibles y que espero que te ayuden en tu proceso de personal branding: También quiero dejarte 10 recursos gratis en este otro enlace (¡para que no me pongas la excusa del coste!):

7 – No permanecer humano

Al final todo se resume en la naturalidad con la que suceden las cosas de tu plan. Se tú mismo, permanece humano y…

¡Empieza hoy mismo!

Espero que te haya sido útil conocer estos 7 errores a evitar en tu Plan de marca personal

Foto: Thomas Leuthard Flickr CC

¿Estás entre los 5 millones?

Unos lo llaman desempleo y otros paro. Pero el nombre no hace la cosa. El pasado viernes se dieron a conocer las cifras del desempleo en España. Aunque ni los peores augurios se acercaban, lo cierto es que ya se rozan los 5 millones de parados, superando el 20% de la población activa. Es una cifra aberrante que invita a plantear ciertas reflexiones desde el punto de vista de la marca personal.

Reflexión 1: el hecho de que estés sin trabajo no significa en absoluto que tus competencias no tengan valor para las empresas. Sencillamente, hay una crisis galopante, las empresas no tienen facilidades para contratar, los bancos no dan crédito y el Estado ahoga cada día más. Pregunta a tus fuentes cercanas en qué eres bueno y qué cosas podrías mejorar. Nosotros lo llamamos DAFO, pero el nombre no hace la cosa.

Reflexión 2: desde este momento debes tener claro que habrá que renunciar a cosas para conseguir un trabajo. Si no bajas tu listón te quedarás mucho tiempo en el sofá leyendo los clasificados. Nosotros lo llamamos posibilismo, pero el nombre no hace la cosa.

Reflexión 3: ya sabes que mucha gente opta a los mismos puestos que tu, así que necesitas como el agua convertirte en la opción preferente. Eso se consigue trabajando duro y trazando un plan estratégico. Nosotros lo llamamos plan de marca personal, pero el nombre no hace la cosa.

Reflexión 4: No renuncies a crear tu propia empresa. Si ves que los meses pasan y además te ronda una idea de negocio por la cabeza, dale rienda suelta y empieza a redactar un proyecto. Nosotros lo llamamos business plan o plan de negocio, pero el nombre no hace la cosa.

Reflexión 5: no se trata de renunciar a cierta ambición, pero en esta primera etapa no se trata de encontrar el éxito, será suficiente con encontrar un lugar en el mundo. Nosotros lo llamamos posicionamiento personal, pero el nombre no hace la cosa.

Estamos seguros de que se han venido a tu mente más reflexiones al respecto. ¿Las compartes?

Guillem Recolons/ asesor de marca personal, aunque el nombre no hace la cosa