Entradas

Tener éxito depende de ti, por @xaviroca1

Estamos viviendo una época de cambios sin precedentes. Muchos de ellos, motivados por una revolución digital que está modificando radicalmente las reglas de juego de muchísimos sectores de actividad. Además, esta época de cambio coincide en el tiempo con una de las crisis económicas más grandes de la historia. Este hecho provoca que muchas personas confundan o entremezclen ambos conceptos (cambio y crisis).

Pero esta época de cambio y crisis, ha traído un aspecto muy positivo. Las personas a nivel individual, tenemos más posibilidades que antes. Por ejemplo, en el ámbito de la formación las opciones están más abiertas que nunca. Durante muchos años resultaba imprescindible tener un título universitario para poder encontrar un trabajo cualificado. Además, era muy importante qué carrera estudiabas y en qué centro lo hacías. En la actualidad, cada vez resulta más irrelevante qué has estudiado. Las empresas o los clientes cada vez menos te contratan por tus títulos, por tu formación. Creo que, en general, les da absolutamente igual; simplemente te contratan por lo que tú sabes hacer, por lo que les vas a aportar, por lo que les vas a ayudar. Y hoy aprender (afortunadamente) es más democrático que nunca. Aprende quien quiere. Ya no es necesario gastar gran cantidad de dinero o acudir a una prestigiosa universidad (aunque es evidente que ayuda); cualquiera puede formarse de forma gratuita o muy económica. Existen muchas de universidades públicas de calidad con precios relativamente económicos. Internet ofrece muchísimas posibilidades formativas a unos precios muy reducidos o gratuitos. Semanalmente, en cualquier ciudad o región existen gran cantidad de acciones formativas (seminarios, conferencias…) gratuitas, organizadas por asociaciones empresariales, cámaras de comercio y entidades públicas o privadas… Estas acciones suelen contar con ponentes de mucho nivel que permiten aprender a cualquiera (aunque lamentablemente muchos de estos actos cuentan con pocos asistentes). También existe una amplia red de bibliotecas públicas y privadas para completar tu oferta formativa. A mi entender, quien no aprende hoy en día es porque no quiere, ya no hay excusa que valga. Tenemos muchísimas oportunidades para formarnos y aprender en cualquier temática, pero lamentablemente muchas personas no las aprovechan.

Y otro ámbito en el que actualmente existen grandísimas posibilidades es el de la comunicación. Hoy en día, resulta más fácil que nunca comunicar tu propuesta de valor. Cualquier persona que tenga algo interesante que contar lo puede hacer fácilmente. Tenemos en nuestras manos, herramientas de comunicación (páginas web, redes sociales…) que hace unos pocos años estaban sólo al alcance de grandes empresas. Comunicar hoy en día, es más fácil, económico y eficiente que nunca. Cualquiera de nosotros puede demostrar fácilmente sus habilidades de forma pública. El problema ya no son las herramientas, sino qué comunicar, cómo diferenciarte de tus competidores, cuál es tu ventaja competitiva, a quién quieres dirigir tu mensaje… en definitiva, saber qué decir y a quién decírselo. Y aquí es donde entra en juego la marca personal. Sólo aquellos que tengan bien clara su estrategia y que sepan cómo traducirla a un mensaje concreto dirigido a un público objetivo determinado tendrán éxito.

Así que ya sabes, fórmate bien y aprende, ahora es más fácil que nunca. Y a continuación ten clara tu estrategia y saca provecho del gran potencial de las herramientas de comunicación para compartir tu mensaje con tu público objetivo. Aprovecha el momento, nunca antes tener éxito había estado tan al alcance de todos, nunca antes el éxito había sido tan democrático. Ya sabes, sólo depende de ti.

Ser o parecer

Eterno dilema que acometemos hoy con valentía. ¿Ser o parecer? Dejaremos a un lado leyendas y referencias cesáreas y nos centraremos en nosotros y en la perspectiva de una marca personal.

Es muy posible que si optas a un contrato, un depósito de confianza, una cesión de responsabilidad o un puesto de trabajo tengas la tentación de mirarte en el espejo de todos aquellos que, siendo mediocres, falsos y mentirosos han llegado más lejos que tú o están disfrutando de parabienes y beneficios muy lejos de los merecimientos que sabes o sospechas que les corresponde.soymimarca_personalbranding_autenticidadEs no está bien, pero es humano.

Hay un mundo poblado por la mediocridad que domina de forma injusta destinos y ha ocupado inmerecidos altares. Tú lo sabes, notros lo sabemos y, posiblemente, los que deberían saberlo no lo saben.

Es la gente del sólo parecer.

Hay otro mundo, paralelo, real y callado que mira perdedor cómo su destino es usurpado, y cómo han sido adelantados con trampa. Merecedores pero perdedores, aunque sólo ellos lo saben.

Es la gente sólo del ser.

Por eso una marca personal trabaja el ser y también el parecer. ¿Y en qué orden?

Para gestionar el camino deberemos trabajar el parecer: gestionar la comunicación, desplegar las plumas coloreadas de nuestro valor personal y profesional, ser visibles y conocidos, activar nuestra red de contactos. Construir el mensaje, determinar entornos y trabajar la estrategia y la táctica.

Después (sólo es un segundo lugar en la acción) el ser. Guardamos el secreto para cuando lleguemos a la meta. Es el momento de la verdad, la promesa de valor, la demostración. Por que si no soy es que he mentido, he fallado, no soy merecedor.

¿Y por qué en este orden?

En primer lugar medimos nuestra capacidad, después la meta. Esto es, de forma sintética, un proyecto de marca personal.

Una vez definida la meta planteamos la estrategia: ya somos (aunque nadie la sepa) y entonces emprendo mi estrategia de visibilidad y comunicación: parezco.

Llego a la meta, llega el momento, es hora de demostrar que soy.

Es una cuestión de orden y conjugación: ser y parecer son ambas dimensiones necesarias de un proyecto y un plan personal. Pero hay que saber jugar cada una en su momento.

El caso es llegar en mejores condiciones que los demás, y conquistar una vez llegado.

Image CC Search by smithsonianmag