Entradas

8 motivos por los que gestionar tu marca personal, por @FranSegarraB

Hoy más que nunca, es más fácil e importante que te decidas a tomar las riendas y gestionar tu marca personal. ¿Por qué? Aquí van 8 motivos:

 

1. Ahora es el momento de gestionar tu marca personal.

La economía digital coloca la gestión de tu marca personal al alcance de tus manos como nunca había sido posible antes. Internet facilita que puedas trabajar en el proyecto más importante de tu vida: tú mismo. Hoy más que nunca, ahora y en estos momentos, es más fácil e importante que te decidas a tomar las riendas de la gestión de tu marca personal.

2. Hoy, implementar tu plan de personal branding es accesible.

Es posible generar una marca personal con una inversión económica mínima. Incluso gratis (aquí te dejo algunos recursos gratis para trabajar tu marca personal: 10 recursos gratis para gestionar tu marca personal.

Internet y las redes sociales han democratizado la posibilidad de que todo el mundo pueda empezar a gestionar su propia marca personal, comunicar su propuesta de valor y optar por posicionarse como referencia en su mercado objetivo con una inversión inicial lejos de las grandes inversiones de las marcas, pero no por ello con menos efectiva. ¿Cuánto cuesta una conexión a internet? ¿Qué precio tiene una cámara de vídeo básica? ¿Cuánto vale un sencillo micrófono para grabarte? Hoy en día, la inversión no debería representar una barrera.

3. La marca personal pone en práctica tus ideas.

Thomas Edison afirmó “El valor de una idea reside en usarla”. ¡Todos tenemos ideas! ¿Por qué no pones en práctica las tuyas? Tener una idea no sirve de nada si no la pones en juego en la realidad, si no la enfrentas con el mercado, si no la validas con los resultados. ¿Qué ideas tienes? Seguro que son fantásticas, pero: ¿Cuál es el primer paso que vas a dar para hacerlas realidad?

4. La marca personal es para toda la vida

Hoy en día, vivimos inmersos en una evolución del mercado laboral que no tiene marcha atrás. No hay negocios, ni puesto de trabajo, ni relación laboral para toda la vida. Los contratos y los negocios vienen y van, pero tu marca personal permanece. Es el mejor activo en el que puedes invertir. El mejor proyecto que existe para ti, eres tú. Si inicias e implementas adecuadamente tu estrategia de personal branding, estás invirtiendo en ti y en tu futuro

5. Si tú no lo haces, otros lo harán por ti.

Si tú no controlas y mimas tu marca personal, dejarás al azar una de las partes más importantes de tu carrera profesional. ¿Estás dispuesto a desaprovechar todo el potencial que ello supone? Toma las riendas de tu proyecto de vida, toma las riendas del desarrollo de tu marca personal y posiciónate como la opción preferente ante tu mercado objetivo. Tu presencia en internet es inherente si existes. Tener un control sobre esta reputación nos da la posibilidad de decidir, dirigir y gestionar de manera estratégica los valores y atributos que queremos transmitir ayudando a posicionarnos de manera específica en su mente.

6. Súmate a una tendencia actual en el mercado.

El trabajo ya no está donde lo buscábamos. El 80% de las ofertas laborales ya solo circulan en la Red. Si tu objetivo al gestionar tu marca personal es el de firmar un contrato con esa empresa, organización, marca o firma en la que siempre has soñado trabajar, debes tener en cuenta que los responsables de selección de personal ya no buscan a sus candidatos en los sitios tradicionales. Los reclutadores, los HeadHunters y los Nethunters te buscaran en la red, te “googlearán”, observarán dónde te posicionas, hablarán contigo y estudiarán tu presencia on-line. ¿Vas a hacer que se fijen en ti?

7. Los negocios lo piden. Los negocios se hacen entre personas.

Por ello, cada vez vamos a reclamar, como empleados, como profesionales y a su vez como consumidores a hablar más sobre personas que sobre marcas. La confianza se deposita en éstas y sólo las marcas personales pueden transmitir este sentimiento a su público objetivo. Crea tu página web, implementa tu presencia on-line Busca tu nicho de mercado, habla con tus seguidores, conviértete en la referencia y emocionales.

8. No queda más remedio.

Probablemente la gestión de la marca personal es inherente en el 99% de las profesiones. Toma consciencia de ello. Plantea una estrategia, impleméntala, comunica tu valor diferencial, aquello que te hace único y empieza a ser valorado tal y como mereces.

 

Foto: Mike Wilson (Unsplash)

Yves Saint-Laurent: El secreto tras la marca personal

A los 21 años, Yves Saint-Laurent no solo era el modisto más joven de la alta costura francesa, si no que había sido designado Diseñador Jefe de Dior por el mismo Christian Dior.

Cuatro años después, en 1961, creaba su propia firma.

Durante cuatro décadas, Saint-Laurent revolucionó el universo de la moda femenina. Al creador del prêt-à-porter se deben, también, aportaciones como la sahariana, el traje sastre femenino, las transparencias o el perfume más vendido del mundo: Opium.

Desde la óptica de la marca personal estamos ante un ejemplar caso de estudio: una marca personal que consigue transmitir unos valores que la diferencian del resto y que provocan cambios tanto en su sector de actividad como en la sociedad.

Una marca personal que deriva en marca comercial.

Sin embargo, esta fantástica trayectoria no se hubiese producido sin el concurso de otro genio: Pierre Bergé, colaborador y pareja de Saint-Laurent.

Fue Bergé quien posibilitó la creación de la firma, al conseguir el dinero necesario a través de un inversor y demandando a Dior por los daños morales ocasionados por el despido de Saint-Laurent.

La creación del prêt-à-porter o la diversificación del negocio creando líneas de perfumería, cosmética y otros productos son sólo algunos de los hitos de la gestión de Bergé al frente de la marca.

Saint-Laurent alternaba sus etapas de frenética creatividad con otras de “descenso a los infiernos” entregándose a todo tipo de excesos. Durante su breve estancia en el servicio militar había sufrido humillaciones que, sumadas a las de su etapa escolar, le llevaron a ser ingresado en un hospital psiquiátrico, donde recibió terapias muy agresivas. Estas terapias serían las responsables de los desequilibrios emocionales que arrastraría toda su vida y que le sumían en profundas crisis de creatividad, que Bergé le ayudaba a superar, cuando no a defenderse de sí mismo.

Cuando hablamos de marca personal, tendemos a pensar en algo parecido a un super héroe: una sola persona poniendo en marcha todo un plan para posicionarse como una referencia en un nicho de mercado o especialidad.

En la práctica esto no es imposible, de la misma manera que los atletas de decathlon entrenan para diez disciplinas diferentes.

Otra cosa es que sea la opción más recomendable. La curva de aprendizaje imprescindible para adquirir las habilidades necesarias y diseñar un plan de personal branding confiando el avance al método prueba/error consume tiempo, energía y dinero. Empleando estos recursos en un plan creado y asistido por profesionales, los resultados y la rentabilidad del plan llegarán antes.

Es lo que en economía se llama coste de oportunidad: el valor de no realizar una acción es el equivalente al que se obtendría de haber realizado la mejor de las opciones posibles.

Nunca sabremos el coste de oportunidad que podría haber tenido para Yves Saint-Laurent el no haber contado con el asesoramiento de Pierre Bergé, pero tú si puedes imaginar el coste que supondrá para tu carrera y tu marca personal el dejar pasar una oportunidad de seguir un Plan de Personal Branding.