Entradas

Personal Branding, el arte de invertir en ti (32). No hay marca sin producto

 

A menudo se entiende la marca como un todo, como un fin en sí mismo. Pero para trabajar tu marca necesitas uno o varios productos. Nike no sería nada sin sus zapatillas deportivas. Por eso es tan importante que en un proceso de personal branding definamos con mucha claridad cuál es el producto que ofrecemos, cómo es, para quién y qué problemas resuelve.  A mucha gente este discurso le suena mercantilista, pero hasta el Papa de Roma ofrece un producto.

Valor, uniqueness, relevancia y poder de persuasión

Podemos vivir en un mundo idealizado, pero si a final de mes tienes que pagar alquiler o hipoteca no te queda más remedio que ofrecer un producto. Y puedes ofrecer más de uno. Si a ese producto o grupo de productos le das un VALOR ÚNICO, RELEVANTE y lo comunicas bien, habrás conseguido un paso más para apuntalar tu MARCA personal. Así es como funciona. Tina Turner goza de una excelente marca, pero antes ha tenido que trabajar un producto contra viento y marea, rodeada de adversidades y problemas: Su marca es la energía, la fuerza, la música en estado más salvaje.

Una marca puede contener distintos productos / Foto: Pinterest

Definir el producto no es fácil. A menudo hablamos con personas que no tienen claro qué ofrecer porque sus CV están plagados de experiencias distintas, sectores diferentes y estancias cortas en empresas. En ese momento lo que se requiere es utilizar una herramienta de la que todos los seres humanos estamos provistos: la creatividad.

La creatividad no se sustenta únicamente en tener una idea: debe ser nueva, no partir de un referente excesivamente cercano.

Como dice el especialista en marca Antonio Monerris, “…La creatividad o la innovación tienen que partir de un nuevo sistema de referentes. Una transformación que puede ser cognitiva o decididamente emotiva: un cambio en lo que sabemos y pensamos, pero también en lo que sentimos y en lo que implica para nosotros…”

Pues si te encuentras en una situación dispersa, dale valor a la dispersión. Da a entender que tu curiosidad no tiene límite, que quieres entender el mundo en muy diversas facetas, y no encasillarte en una. Contra la idea del especialista hoy emerge una nueva figura, el “holístico”, el que sabe tener una visión global sobre las cosas. Quizás en un caso así tu producto sea muy valorado, ya que eres capaz de entender un problema desde diferentes perspectivas.

Sea como sea, una buena marca personal se irá configurando a base de consolidar productos de alto valor. No hay marca sin producto.

¿Tienes un Plan Estratégico Personal?

El Personal Branding Plan se expande con dos nuevos programas de formación online: El Plan Estratégico Personal y el Plan Personal de Comunicación

Hoy nos centraremos en el Plan Estratégico Personal, un programa pensando para personas que dominan las herramientas de comunicación aunque precisan una hoja de ruta más clara para alcanzar sus objetivos. En pocas palabras, saben cómo decirlo pero no saben: qué, a quién, dónde y cuándo decirlo.

El Plan Estratégico Personal ayuda a encontrar un camino. En el fondo, cada uno de nosotros, es una microempresa.

Durante 2 meses y con una dedicación media de 6 horas semanales:

  • Se analizan motivaciones, creencias, valores habilidades y competencias.
  • Se definen -con la ayuda de un mentor –  una visión, misión y objetivos personales
  • Para finalmente trazar un plan de acción para conseguirlos.

Programa:

Este curso forma parte del itinerario formativo del Personal Branding Plan.

  • Quién soy : Proponemos un hacer un viaje hacia el interior para obtener una  fotografía del momento en el que se está viviendo.
  • De qué tengo fama: Los demás nos reconocen por algún aspecto nuestro, personal, que en la mayoría de los casos es común para todos nuestros contactos. Al final de esta sesión se aprende a valorar y ser consciente de la información que uno mismo lanza al exterior.
  • Tus competencias: Se habla de aquello en lo que se es bueno y por lo que se es reconocido, la auténtica palanca de nuestra marca personal.
  • Cuál es tu sueño : Se trabajan los cimientos de la marca personal que estará siempre presente y actuará como guía y acicate tanto en los momentos buenos, como en los momentos difíciles.
  • Tu plan, tu visión: misión y valores: Para definir una estrategia, es necesario tener claro cuál es nuestra misión, visión y  valores. Todos estos elementos, aunque son difíciles de establecer, son necesarios para poder fijar un objetivo y para definir la marca personal.
  • Tu mensaje : Se construye un mensaje Veraz, Consistente, Atractivo y Especial. Conseguirás: Generar un mensaje personal y hacer que ese mensaje nos ayude a convertirnos en la opción preferente.
  •  Cuál es tu público, ¿a quien me dirijo?: En esta sesión se toma contacto con el entorno en el que se va a desenvolver el proyecto de marca personal. Es el escenario en el cual se va a poner en valor nuestra marca.
  •  Tu posicionamiento: El posicionamiento nos ayuda a saber dónde estamos en la mente de los demás, qué espacio ocupamos y cómo deberíamos movernos para mejorar.

 

Matrícula y condiciones:

El precio del programa es de 420 euros, pudiendo efectuar el pago de forma aplazada en dos entregas de 220 euros.

Recuerda que si abonas el importe total desde tu tarjeta de crédito puedes también aplazar el pago. Infórmate en tu entidad.

Nuestra especial metodología on-line nos permite que puedas iniciar el curso cuándo quieras, en cuánto te decidas a trazar tu plan estratégico personal.

Si quieres más información sobre el Plan Estratégico Personal haz click aquí y descubre todo lo que este programa formativo puede ofrecerte.

5 razones para cursar el Personal Branding Plan online

¿Sabes quién eres? ¿Te has preguntado alguna vez de qué tienes fama? ¿Sabes donde quieres estar en el año 2030? Gestionar tu marca personal es escribir el guión de tu vida. Y si trazar una hoja de ruta para alcanzar tus objetivos te parece poco, aquí tienes 5 buenas razones por las que el Personal Branding Plan podría ser el programa perfecto para empezar a autogestionar tu marca personal:

 

1. Herramientas

Si la marca personal es la huella que dejamos en los demás, este curso te da las herramientas para poder gestionar esa huella.

  • Aprender a saber cómo te perciben los demás, a crear tu posicionamiento de marca y  identificar tu valor diferencial.
  • Aprender a escribir tu misión,visión y valores. 
  • Trazarás una hoja de ruta que te acompañará y guiará para alcanzar tus objetivos.
  • Aprenderás a crear un mensaje relevante, notorio y diferenciado y a adaptarlo a distintos formatos en función del medio y de la audiencia.
  • Entenderás cómo funcionan las distintas herramientas de comunicación, desde las clásicas hasta las más sofisticadas de la web 2.0. 
  • Tendrás las claves para crear y gestionar tu propio networking.

 

2. Metodología Iceberg

Las tres fases que contempla la técnica del método ICEBERG SOYMIMARCA son los contenidos del curso:

  • Autoconocimiento: Base del Iceberg.
  • Estrategia: Centro del Iceberg.
  • Visibilidad: Punta del Iceberg.

La marca personal es el iceberg al completo. Muchos piensan que la marca personal es la parte emergente del iceberg, la de las redes sociales, los blogs, el networking… , pero lo cierto es que esa parte no sirve de gran cosa si antes no hemos trabajado la parte sumergida, la que define nuestra posición actual, analiza el porqué de esa posición, traza una nueva hoja de ruta y determina unas herramientas para seguirla.

 

 3. Programa Online

Trabajar online tiene muchas ventajas, no hay rigidez de horarios, se puede tratar a cualquier hora del día o la noche. Tu marcas el “tempo”. Y además:

  • Sin fronteras: No se necesita residir o vivir cerca de ninguna ciudad, la ubicación es tu PC o tablet y tu, sin importar en qué parte del mundo estés. Sólo necesitas estar online.
  • Mayor atención: si en un centro un profesor puede tener un aula hasta 200 personas, cada mentor del Personal Branding Plan atenderá a una media de 25 personas.
  • Compatibilidad laboral : El formato online permite compaginar una actividad laboral con la formación.

 

 4. Asistencia personalizada

Durante el recorrido del curso Personal Branding Plan contarás con el apoyo de  TU Mentor.  Es la figura clave, responsable de:

  • Ofrecer feedback
  • Seguir tus progresos
  • Contestar tus dudas o sugerencias
  • Evaluar tus ejercicios
  • Impulsar tu reflexión sobre la marca personal
  • Recomendarte lecturas complementarias
  • Motivarte para crear una marca sólida

 

5. Autores con marca

Los autores del Personal Branding Plan son los mejores especialistas en marca personal, social media, coaching, RRHH, marketing y comunicación. Neus ArquésArancha RuizOscar del SantoNatalia Gómez del PozueloDavid AlcubierrePablo AdánJordi Collell y Guillem Recolons

 

En resumen….

Herramientas + Metodología propia + Programa online + Asistencia personalizada + Autores con marca personal = Personal Branding Plan

Si eres un estudiante, un emprendedor, un profesional con ganas de subir en tu empresa, si quieres dar un giro a tu vida o eres una personalidad pública el Personal Branding Plan esta hecho para ti. En unos 3 meses aproximadamente empezarás a gestionar tu marca y a avanzar hacia el éxito personal y profesional.

Si quieres más información sobre el Personal Branding Plan puedes mandar un mail a ayuda@personalbrandingplan.com, contactarnos por teléfono al 93.4449926 o por skype (usuario: soymimarca.com). O si lo prefieres puedes llenar el formulario haciendo click aquí.

Autenticidad, la luz en el camino de la marca personal, por @guillemrecolons

No es difícil que nos influya el éxito ajeno, para qué negarlo. Pero de ahí a perder nuestra esencia hay un trecho. Hoy aprovecho el misticismo propio del día de San Jaime, Yago, Santiago, Jacobo… para hablar de la luz que ilumina el camino de la marca personal, la autenticidad.

De las distintas definiciones de autenticidad que leo me quedo, una vez más, con la más minimalista: ser fiel al origen. Es bien cierto que en esta vida evolucionamos, cambiamos. Nuestros entornos se mueven, y nosotros nos movemos en consecuencia. Pero existen una serie de principios, de pautas, de reacciones, o de conductas que forman parte de nuestro ADN inmutable, es lo que configura nuestra personalidad. Y eso no se mueve, es lo que nos distingue de otras personas, lo que nos hace únicos, nuestro capital emocional diferencial.

No me cansaré de repetir que, sin el paraguas de la autenticidad el resto de valores que podamos abanderar carecen de sentido. No puedo creerme que seas una persona honesta si antes no tengo claro que eres auténtica, fiel a tus principios.

El capital emocional es un gran responsable de nuestro posicionamiento diferencial. Hemos de aceptarlo y potenciarlo, evitando como sea imitaciones sin sentido de personas a las que admiramos. Estos días ando trabajando con un cliente que es un gran admirador del ex banquero y ahora escritor Mario Conde. Respetable. Pero mi cliente sabe muy bien que él no será un Mario Conde, sabe distinguir entre admirar y emular.

A menudo, cuando estoy dando una charla suelo lanzar esa pregunta comprometedora: ¿Dónde quieres estar en 10 años? Lo habitual, y lo natural es que no haya ni una respuesta. Pero creedme, sueño con el día en que alguien me conteste: en 10 años quiero seguir siendo yo.

¿Eres barato o eres sexy?

¿Te has preguntado alguna vez cuál es el lado más seductor de tu marca personal? Insinuar, atraer, seducir, sorprender. Dicen que una marca “sexy” debe cumplir las 3 “S”: Ser sexy, sensual y sobretodo seductora.

Las marcas de hoy en día son sensibles, experienciales, cálidas, flexibles y glamurosas. Son símbolos llenos de valor y no tienen nada que ver con las marcas de antaño que solo servían para el marcaje o la pertenencia.

Vivimos en una época de extremos. El fenómeno del “slow food” planta cara al famoso “fast food”, el sector del lujo crece y se impone al low cost. Lo que esta claro es que las compras son cada vez más seleccionadas y que nos movemos más por emociones que por prestaciones. Conectamos con esas marcas que nos aportan algo más y que nos hacen sentir bien.

Y es que la experiencia de compra no es la misma en un supermercado que en una tienda de productos gourmet. La puesta en escena, el trato, la comunicación, el aroma de los productos y la experiencia global nos seducen. Con esta reflexión no quiero posicionarme a favor o en contra de los supermercados o las tiendas gourmet. Lo que quiero transmitir es que nuestra marca personal debe de tener ese lado seductor y que conecta más allá de la razón. Debemos posicionarnos desde el valor diferencial de nuestra marca para ser más atractivos.

¿Has pensado en las armas de seducción de tu marca personal? Tal vez deberías plantearte si estás empleando todo tu potencial. Y como dice el gran Guy Kawasaki: ¿Eres barato o eres sexy?

 

Si existe una certeza en nosotros, es la de nuestra identidad

 

De las frases interesantes que leemos todos los días, retengo esta del psicólogo William G. Roll sobre la identidad. Espero que os guste.

Foto: Flickr -creative commons-

“Si existe una certeza en nosotros, es la de nuestra identidad. Sin ella no sabríamos diferenciarnos de los otros y de nuestro entorno. Ello nos conduce a una sensación conocida: la de habitar un cuerpo, conocerlo, posicionarse en le espacio o simplemente la sensación de existir con y por él. De alguna manera nos da certeza de nuestra propia identidad”.

3 Competencias básicas para ser un profesional del Siglo XXI

Una vez hemos asumido que el empleado es una especie en vías de extinción, por un lado la crisis ha diezmado una parte importante su población pero la causa principal es que las cosa han cambiado, las relaciones entre las empresas y sus colaboradores han pasado a ser de larga duración y gran dependencia a estar regidas por proyectos concretos que pueden ser largos o cortos pero tienen siempre un inicio y un fin. En este nuevo entorno la gestión de la marca personal pasa de ser un buen objetivo a una necesidad , quien no gestione su marca tendrá mayores dificultades para ser el elegido.

En medio de tanto cambio hay algunas competencias básicas que han cambiado. En el número de enero-febrero de 2012 de la Harvard Business Review se publican tres artículos cortos que se refieren a tres de estas competencias escritos por Andrew Molinsky, Thomas  H. Davenport, Bala Iyer y Cathy Davidson.

1. Cambiar de código entre culturas. Si estamos en un entorno laboral marcado por proyectos que van cambiando la capacidad para tratar con equipos y personas diversas, la multiculturalidad, toma un papel relevante. La capacidad de cambiar nuestra manera de hacer en cada nuevo entorno sin perder la esencia ni traicionar los principios personales es una necesidad de supervivencia porque de lo contrario las personas con la que hemos de colaborar  se encontraran descolocados y la relación puede dejar de ser positiva, creativa y productiva. La capacidad de diagnóstico de cada situación para comprender las necesidades del entorno, la voluntad de realizar los pequeños o grandes ajustes de adaptación y tener en la mente muy claro el objetivo al que estamos sirviendo son algunos de los pasos necesarios para ajustar el sintonizador a la realidad con la que hay que lidiar.

2. Ejercer influencia en el entorno digital. En algunas ocasiones hemos hablado del mundo de los átomos o real, y del mundo virtual o de los bits. En la red ambos mundos se funden y se ajustan. Esta competencia se basa en la capacidad de tejer redes profesionales que permitan aumentar la capacidad de influencia mucho más allá del entorno habitual. Construir redes eficaces requiere tres habilidades íntimamente relacionadas con la marca personal: reputación, especialización y posicionamiento. Que están relacionadas con saber a donde vamos, tener un mensaje claro y dirigido hacia el púbico adecuado. Y para las empresas aceptar y tolerar que sus colaboradores actúan en la red, gestionan su reputación y trabajan su posicionamiento personal y profesional es la contrapartida imprescindible, la que no juegue perderá a sus profesionales.

3. Trabajar con diversos focos de atención. Si bien antes se valoraba el estar centrado en una tarea o en diversas pero con una dedicación en términos de espacio tiempo compartimentada, lo que ahora la realidad pide es ser un auténtico multitarea con capacidad para ir cambiando de manera rápida para poder aprovechar todas las ventajas que ofrece la tecnología  y poder atender todos lo frentes sin dejar la piel en el intento. Requiere entrenamiento, voluntad de no encerrarse en antiguos paradigmas y ganas de aprender y estar motivado en un entorno en constante movimiento. Tolerar las interrupciones, gestionar varias situaciones al mismo tiempo y saber aprovechar para ello las facilidades que ofrece el entorno tecnológico son los puntos a trabajar para poder desarrollar esta nueva competencia.

Ahora ha llegado el momento de actuar. Cuenta con Soymimarca para ponerte en marcha.

Convence, diferénciate y sé relevante, por @guillemrecolons

Hace pocos días prometí en el post Recognition, Reputation and Reach que hablaría sobre tres elementos clave del posicionamiento personal: preparar un mensaje creíble, diferencial y relevante, y hacerlo siempre bajo el paraguas de la autenticidad.

La marca personal va íntimamente relacionada a un posicionamiento. Sin posicionamiento no conseguiremos despertar la atención ni el interés de nadie. Nuestra oferta profesional se perderá como se pierde una gota en el mar.

Mensaje convincente/creíble: nuestro mensaje central tiene que estar articulado alrededor de nuestra oferta profesional y del público al que nos dirigimos. Ofrecemos consultoría en telecomunicaciones para la PYME, ofrecemos soluciones legales en el ámbito de la agricultura y ganadería, ofrecemos consultoría de marca personal para empresas, emprendedores y profesionales… ¿qué ofrecemos? ¿a quién? ¿es creíble y coherente?

Mensaje diferencial: aquí radica gran parte de nuestra propuesta de valor, lo que nos diferencia de nuestros competidores, la parte más creativa y a la vez la más difícil. Nuestro posicionamiento personal debería comenzar con el texto “soy el único que…”. Caben varios ejemplos: soy el único arquitecto especializado en material reciclado, soy la única taxista que le ofrecerá lo mejor de la ópera italiana, soy la única economista especializada en derecho fiscal internacional… ¿en qué somos diferentes?

Mensaje relevante: la creatividad sin más no sirve, necesitamos que el mensaje se ajuste en afinidad, funcionalidad, momento y oportunidad a nuestro público objetivo. Si hacemos un esfuerzo para vender un automóvil a alguien que acaba de adquirirlo, nuestra oferta le será irrelevante. Para ello es vital conocer a nuestro posible cliente y saber en qué momento será receptivo a una oferta. ¿Es este el momento y el lugar adecuado?

Finalmente, la autenticidad. Gran aspecto ligado a una marca, y más cuando es una marca personal. Es vital que nuestro mensaje esté alineado con nuestra visión, nuestra misión y nuestros valores, con nuestra personalidad. Podemos fijarnos en otros modelos para mejorar, pero sin llegar a fingir, sin forzar nada, sin cambiar el YO. Veo muchos vídeos y conferencias magistrales que dicen cosas como que hemos de dirigirnos a la gente echando los hombros muy hacia atrás; si no lo has hecho nunca se notará que actúas. Sé auténtico.

Espero haberos ayudado un poco a afinar vuestro posicionamiento y a entender su importancia. Estoy a vuestra disposición.

El currículum ya no funciona para buscar trabajo. Y usted, ¿qué marca es?

Os adjuntamos el artículo aparecido ayer en La Razón de la periodista María Poveda, y en que interviene Andrés Pérez Ortega (Marca Propia), Neus Arqués (Manfatta Comunicación), Dan Schawbel (autor de Me 2.0) y Guillem Recolons (soymimarca y  Lateral Consulting). Poveda traza un  interesante camino que empieza en la definición de la marca personal, pasa por el fenómeno de las micro-empresas YO, S.A. y acaba en la escena 2.0. Os recomendamos su lectura para entrar en materia de lo que es el personal branding. Feliz lunes.

Guillem Recolons / Personal Brand Strategist / soymimarca

Y usted, ¿qué marca es? El nuevo marketing personal

El currículum ya no funciona para buscar trabajo. Hay que aplicar los principios del marketing a las personas. Según los expertos «se trata de descubrir cómo nos perciben y decidir si es eso lo que queremos reflejar»

Qué tienen GoogleMacDonalds o BMW en común? Todas son marcas que tuvieron éxito porque supieron diferenciarse dentro del mercado. ¿Ha pensado que usted también puede convertirse en marca para encontrar su hueco en este panorama laboral tan desalentador? Si miramos a los rostros populares, lo hicieron Madonna, Donald Trump u Oprah Winfrey… y todos han tenido éxito en lo que se han propuesto. Son capaces de vender cualquier producto que lleve su nombre, desde una revista (Oprah), a una película (Madonna) o incluso dar caché a un edificio o un filete (Trump). ¿Su secreto? Ser ellos mismos, ser auténticos y diferenciarse del resto. Aplican (consciente o inconscientemente) los principios del marketing a su propia persona y crean su marca personal («personal branding», en inglés), el último cartucho para triunfar, ya convertido en disciplina universitaria en Estados Unidos y que en España se empieza a implantar.

Pérez Ortega, Arqués, Schawbel y Recolons

¿Y cómo se construye su marca un ciudadano de a pie? «El ‘‘Branding’’ (marca, en inglés) personal es posicionamiento, no venta. Se trata de convertirte en un profesional de referencia, de ocupar un lugar preferente en la mente de otros. El objetivo final es que te elijan a ti», resume Andrés Pérez Ortega, responsable de Marca- propia.net.

Hasta hace poco, los consejos para el éxito venían de los libros de autoayuda. En el «personal branding», el éxito viene no sólo de la capacitación, sino de cómo presentas tu producto (en este caso, tú mismo). El concepto va mucho más allá que el de mostrar una buena imagen: «Tu mercado te busca por lo que ofreces, porque eres útil (producto), pero te elige porque eres fiable y atractivo (marca)», añade Pérez Ortega.

La presencia física, junto con la virtual en las redes sociales, es sólo «la punta del iceberg», según la metáfora que utiliza el equipo de soymimarca, empresa dedicada al asesoramiento en marca personal desde octubre de 2010. Lo que da valor, peso y posicionamiento al nombre son «las dos terceras partes sumergidas: la formación, el autoconocimiento, la educación, la genética y las habilidades. La marca personal es el iceberg completo», explica Guillem Recolons, publicista y miembro fundador de soymimarca.

Yo, sociedad limitada
La nueva corriente del «personal branding» defiende la creación de la marca de uno mismo como estrategia para gestionar nuestra carrera y sobrevivir en un panorama que cambia por los pocos puestos de trabajo y la web 2.0. Dicho esto, ¿cómo se pone uno manos a la obra? «El primer paso para crear tu marca personal es descubrirla. Todos la tenemos porque es la huella que dejamos a la gente. Lo que hay que hacer es analizar cómo nos perciben y decidir si es lo que queremos reflejar», aconseja Dan Schawble, reconocido como «gurú» de la marca personal por «The New York Times» y autor de una revista y un blog sobre el tema.

Pero en el camino para definir nuestra marca, no basta con lo que vean los demás, también tenemos que definir «qué nos apasiona, cuáles son nuestros puntos fuertes y nuestros objetivos a corto y largo plazo». Por último, y fundamental, es «seleccionar un nicho de mercado que concuerde», concluye Schawbel. Y con esto, ¿se puede triunfar? «El currículum ya no funciona», sentencia Pérez Ortega. «Hay que dejar de ser un empleado, entendido como utilizado, y tomar las riendas de nuestro futuro. Ya no hay trabajos para toda la vida. La gente asume que su marca es la de su empresa y si se quedan sin trabajo pierden su identidad», dice Pérez Ortega.

Detrás de los consultores de marca personal españoles hay antecedentes profesionales de todo tipo. Por ejemplo, Pérez Ortega se dedicó a esta disciplina tras trabajar en una cadena de supermercados con productos de marca blanca: «Me di cuenta que lo que se hace actualmente con las personas es lo mismo que con los productos de marca blanca. Se busca profesionales sin marca, para pagarles poco».

A Neus Arqués, consultora de marca personal y autora de «¿Y tú qué marca eres? Doce claves para gestionar tu reputación personal», le pasó algo similar. Llevaba años dedicándose al márketing promocional de ciudades «cuando entendí que los mismos principios que se aplican a un producto o a una ciudad se pueden aplicar a un profesional».


Tu precio en on-line

El concepto de marca personal, sin embargo, está poco desarrollado en Europa. No así en EE UU, donde surgió a principios de los 80, de la mano de autores de libros de gestión empresarial como Tom Peters, William Arruda o Peter Montoya. En España empieza a implantarse, también en Brasil, Reino Unido, Suráfrica, Japón o Malasia, según los datos que maneja Dan Schawbel.

En todo este proceso de creación de la automarca, el reflejo on-line de la personalidad es fundamental. «Internet es la piscina del talento global, y si no estás, no recibes las oportunidades que otros aprovecharán. Para formar parte se requiere una presencia electrónica, incluyendo una web, un blog y perfiles en las principales redes sociales como Twitter, Facebook, Linkedin. No basta con estar, hay que gestionar la presencia virtual. Aún se puede sobrevivir sin presencia on-line, pero en el futuro más próximo, no», sentencia Schawbel, que también es autor del libro «Me 2.0: Four steps for building your future» (Yo 2.0.: Cuatro pasos para construir tu futuro).

Y para apoyar la predicción, dos datos: el 92% de los bebés ya tienen una presencia en internet (AVG, Octubre 2010), y el 80% de los empleadores utilizan motores de búsqueda y redes sociales para buscar información de los candidatos, según Microsoft. «Internet es un escaparate de nuestras capacidades. Democratiza la visibilidad, pero conlleva la responsabilidad de gestionarla», dice Arqués, experta en la presencia en internet.

Para aquel que decida confeccionar su marca, sepa que se puede recurrir a la ayuda de un experto. A partir de 500 euros (los precios oscilan hasta los 1.500) y en cuatro o cinco sesiones le ayudarán a definirse y poner sus objetivos. En soymimarca han diseñado incluso paquetes para cuatro perfiles muy concretos: universitarios, desempleados, emprendedores y ejecutivos. «Lo interesante, frente a la marca corporativa, es que aquí cada cliente es el presidente de su propia empresa», señala Recolons. Pequeños empresarios y portavoces son los que más partido pueden sacar de ello, dice Recolons. Rosa Tous, de la joyería Tous, es un ejemplo de pequeña empresaria que supo hacer de ella misma una marca y hacer crecer con ello su negocio. «Es la cara visible de su compañía y representa todos los valores de la marca», comenta Arques. Si está decidido a probarlo, debe saber que hay tres cosas que una marca personal no puede hacer por usted: «Ocultar la incompetencia, hacerte famoso o conseguir tus objetivos por sí misma. Debes actuar», concluye Pérez Ortega.

Dejar huella o desgarrar. El coste de no impulsar las marcas personales.

El inicio de esta semana ha sido intenso e interesante. Con Montse Taboada, mi socia, hemos tenido la oportunidad de compartir y ofrecer unas jornadas de formación a un grupo de ejecutivos de un importante grupo logístico sobre los valores que sustentan el liderazgo. Hablar de valores y de todo aquello que sale de dentro de las personas es cada vez más motivador, me hace descubrir la enorme riqueza que se encierra en cada uno de nosotros y constatar que hay equipos directivos que apoyan el avance de su gente de manera sincera alivia los temores de un futuro incierto.

Me han llamado la atención unas intervenciones que resaltaban la dificultad que engendra al líder intermedio de una organización precisamente su posicionamiento. El no estar arriba del todo, en el top management, pero tampoco en la base de la pirámide genera muchas veces incomodidad y la creencia de que sólo desde la cúspide se puede ejercer influencia de manera eficaz. ¿Es esto realmente cierto o se trata de una de las muchas trampas que nos tendemos de buena fe para evitar poner a prueba todo nuestro potencial?

Estar en el medio puede llegar a ser realmente duro, se recibe presión desde arriba para obtener resultados , para compartir retos y escuchar lamentos que no están estrictamente dentro del ámbito de control ; desde abajo se pide comunicación, feed back  y respaldo al mismo tiempo que se debe tirar del carro y delegar para que las tareas fluyan  y los plazos se cumplan y todo ello sin olvidar a los colegas que también están en la misma posición y con los que se tiene que interactuar, coordinarse y a veces pelearse porque aun compartiendo una misma visión del negocio los intereses inmediatos no van por el mismo camino. Esto puede ser un lío.

La incomodidad y la tensión resienten a toda la organización. El buen hacer de los niveles intermedios, su motivación y por qué no decirlo su posibilidad de alto rendimiento potencian el valor de la compañía e impulsan los resultados cosa que para los tiempos que corren no está nada mal. De una manera u otra dejan huella y depende de cómo sea esta marcará también al  resto.

A estas alturas del relato empiezo a tener claro que este grupo de profesionales son un engranaje básico del que depende el correcto movimiento de toda la estructura. Su capacidad de influencia es clara y elevada. Sólo falta que los interesados tomen conciencia de la misma para que puedan sentirse plenamente responsables.

Líderes capaces de marcar son líderes con marca o por lo menos con capacidad de marca propia que si empujan en la misma dirección que la marca corporativa, si comparten los mismos valores, dejarán una huella profunda, sólida, visible y traducible en valor para el accionista.

Impulsar las marcas en beneficio de todos o no, esta es la cuestión. Y no vale tomarlo a guasa porque los efectos de no hacerlo pueden ser nefastos. Un arañazo, un desgarro son también una marca, ¿o no?.

Jordi Collell / Personal Branding Coach / soymimarca