Entradas

Convence, diferénciate y sé relevante, por @guillemrecolons

Hace pocos días prometí en el post Recognition, Reputation and Reach que hablaría sobre tres elementos clave del posicionamiento personal: preparar un mensaje creíble, diferencial y relevante, y hacerlo siempre bajo el paraguas de la autenticidad.

La marca personal va íntimamente relacionada a un posicionamiento. Sin posicionamiento no conseguiremos despertar la atención ni el interés de nadie. Nuestra oferta profesional se perderá como se pierde una gota en el mar.

Mensaje convincente/creíble: nuestro mensaje central tiene que estar articulado alrededor de nuestra oferta profesional y del público al que nos dirigimos. Ofrecemos consultoría en telecomunicaciones para la PYME, ofrecemos soluciones legales en el ámbito de la agricultura y ganadería, ofrecemos consultoría de marca personal para empresas, emprendedores y profesionales… ¿qué ofrecemos? ¿a quién? ¿es creíble y coherente?

Mensaje diferencial: aquí radica gran parte de nuestra propuesta de valor, lo que nos diferencia de nuestros competidores, la parte más creativa y a la vez la más difícil. Nuestro posicionamiento personal debería comenzar con el texto “soy el único que…”. Caben varios ejemplos: soy el único arquitecto especializado en material reciclado, soy la única taxista que le ofrecerá lo mejor de la ópera italiana, soy la única economista especializada en derecho fiscal internacional… ¿en qué somos diferentes?

Mensaje relevante: la creatividad sin más no sirve, necesitamos que el mensaje se ajuste en afinidad, funcionalidad, momento y oportunidad a nuestro público objetivo. Si hacemos un esfuerzo para vender un automóvil a alguien que acaba de adquirirlo, nuestra oferta le será irrelevante. Para ello es vital conocer a nuestro posible cliente y saber en qué momento será receptivo a una oferta. ¿Es este el momento y el lugar adecuado?

Finalmente, la autenticidad. Gran aspecto ligado a una marca, y más cuando es una marca personal. Es vital que nuestro mensaje esté alineado con nuestra visión, nuestra misión y nuestros valores, con nuestra personalidad. Podemos fijarnos en otros modelos para mejorar, pero sin llegar a fingir, sin forzar nada, sin cambiar el YO. Veo muchos vídeos y conferencias magistrales que dicen cosas como que hemos de dirigirnos a la gente echando los hombros muy hacia atrás; si no lo has hecho nunca se notará que actúas. Sé auténtico.

Espero haberos ayudado un poco a afinar vuestro posicionamiento y a entender su importancia. Estoy a vuestra disposición.

¿Cómo puede serle útil la marca personal a un universitario?

“Soy Licenciado, tengo un Master y hablo tres idiomas…¿por qué nadie me contrata?”. Esta es la frase que muchos estudiantes como yo nos hacemos, o nos hemos hecho, al terminar nuestros estudios.  Y es que una vez nos visten con la toga y nos dan el título creemos que ya está todo hecho… pero en la mayoría de casos nada más lejos de la realidad.



Después de estudiar varios años, una vez conseguimos finalmente ser abogados, periodistas, publicistas, diseñadores… Seguramente la pregunta que todos nos hacemos es , ¿Y ahora, cómo voy a conseguir trabajo?. Solo unos pocos afortunados cuentan con un puesto de trabajo nada más terminar la carrera, el resto tal vez deberíamos anticiparnos y preparar de antemano nuestro aterrizaje en el mercado laboral.

La construcción de nuestra marca personal puede ayudarnos mucho en este proceso. La mayoría de nosotros acumulamos conocimientos, idiomas y experiencia… pero solo unos pocos cuentan con una marca personal. Pero… ¿Cómo construye un estudiante su marca personal? Parece complicado, pero deberíamos empezar pensando en todo aquello que nos hace diferentes y únicos, y que en definitiva es lo que forma el ADN de nuestra marca personal.

Pongamos por ejemplo grandes marcas como Apple, Nike, Harley Davidson… Seguro que solo con pensar en ellas nos vienen algunos conceptos e ideas a la mente. De eso se trata, la clave es construir un vínculo entre nuestro nombre y aquellas características con las que queremos que se nos identifique.

Una vez tengamos eso bien definido el siguiente paso sería determinar aquellos valores con los que queremos que se nos asocie profesionalmente (creatividad, flexibilidad, especialización…). Este proceso requiere planificación, autoconocimiento, estrategia y comunicación. Hemos de pensar en nosotros mismos como un producto el cual queremos vender a la empresa en la que nos gustaría trabajar, y las redes sociales pueden ser nuestras aliadas.

El CV ha quedado atrás, ahora de lo que se trata es de:

Ser diferente y genuino + buena estrategia + comunicación = Marca personal

La clave es saber diferenciarnos, posicionarnos y saber utilizar los recursos y canales disponibles para poder comunicar al mundo/ a la empresas que existimos, que creemos en lo que hacemos y somos capaces de aportar valor y dedicación si nos dan una oportunidad.

Alèxia Herms / asesora de marca personal