Entradas

Tener éxito depende de ti, por @xaviroca1

Estamos viviendo una época de cambios sin precedentes. Muchos de ellos, motivados por una revolución digital que está modificando radicalmente las reglas de juego de muchísimos sectores de actividad. Además, esta época de cambio coincide en el tiempo con una de las crisis económicas más grandes de la historia. Este hecho provoca que muchas personas confundan o entremezclen ambos conceptos (cambio y crisis).

Pero esta época de cambio y crisis, ha traído un aspecto muy positivo. Las personas a nivel individual, tenemos más posibilidades que antes. Por ejemplo, en el ámbito de la formación las opciones están más abiertas que nunca. Durante muchos años resultaba imprescindible tener un título universitario para poder encontrar un trabajo cualificado. Además, era muy importante qué carrera estudiabas y en qué centro lo hacías. En la actualidad, cada vez resulta más irrelevante qué has estudiado. Las empresas o los clientes cada vez menos te contratan por tus títulos, por tu formación. Creo que, en general, les da absolutamente igual; simplemente te contratan por lo que tú sabes hacer, por lo que les vas a aportar, por lo que les vas a ayudar. Y hoy aprender (afortunadamente) es más democrático que nunca. Aprende quien quiere. Ya no es necesario gastar gran cantidad de dinero o acudir a una prestigiosa universidad (aunque es evidente que ayuda); cualquiera puede formarse de forma gratuita o muy económica. Existen muchas de universidades públicas de calidad con precios relativamente económicos. Internet ofrece muchísimas posibilidades formativas a unos precios muy reducidos o gratuitos. Semanalmente, en cualquier ciudad o región existen gran cantidad de acciones formativas (seminarios, conferencias…) gratuitas, organizadas por asociaciones empresariales, cámaras de comercio y entidades públicas o privadas… Estas acciones suelen contar con ponentes de mucho nivel que permiten aprender a cualquiera (aunque lamentablemente muchos de estos actos cuentan con pocos asistentes). También existe una amplia red de bibliotecas públicas y privadas para completar tu oferta formativa. A mi entender, quien no aprende hoy en día es porque no quiere, ya no hay excusa que valga. Tenemos muchísimas oportunidades para formarnos y aprender en cualquier temática, pero lamentablemente muchas personas no las aprovechan.

Y otro ámbito en el que actualmente existen grandísimas posibilidades es el de la comunicación. Hoy en día, resulta más fácil que nunca comunicar tu propuesta de valor. Cualquier persona que tenga algo interesante que contar lo puede hacer fácilmente. Tenemos en nuestras manos, herramientas de comunicación (páginas web, redes sociales…) que hace unos pocos años estaban sólo al alcance de grandes empresas. Comunicar hoy en día, es más fácil, económico y eficiente que nunca. Cualquiera de nosotros puede demostrar fácilmente sus habilidades de forma pública. El problema ya no son las herramientas, sino qué comunicar, cómo diferenciarte de tus competidores, cuál es tu ventaja competitiva, a quién quieres dirigir tu mensaje… en definitiva, saber qué decir y a quién decírselo. Y aquí es donde entra en juego la marca personal. Sólo aquellos que tengan bien clara su estrategia y que sepan cómo traducirla a un mensaje concreto dirigido a un público objetivo determinado tendrán éxito.

Así que ya sabes, fórmate bien y aprende, ahora es más fácil que nunca. Y a continuación ten clara tu estrategia y saca provecho del gran potencial de las herramientas de comunicación para compartir tu mensaje con tu público objetivo. Aprovecha el momento, nunca antes tener éxito había estado tan al alcance de todos, nunca antes el éxito había sido tan democrático. Ya sabes, sólo depende de ti.

En marca personal no hay atajos

 

La marca personal se conjuga en presente fue el título de un post que escribí hace ya un par de años.  A diferencia de la terapia que hurga en el pasado para encontrar elementos que ayuden a comprender una situación que bloquea y crea disfunciones o de los adivinos que escrutan el futuro a través de modelos y proyecciones o de la simple inventiva el personal branding se centra en el momento presente para vivirlo en plenitud y usarlo como palanca de construcción del futuro.

3251209204_26d57b3bbb_oLeo en el número de marzo de este año de la Harvard Business Review una entrevista a la Dra. Ellen Langer’s, experta en mindfulness o procesos de consciencia plena, que vivir el momento presente con consciencia plena es tener activados dentro de nosotros los mecanismos necesarios para saber detectar de manera activa cosas nuevas, es tener los ojos, los oídos y los sentidos preparados y en disposición de captar los mensajes que nos llegan del entorno para analizarlos, procesarlos, integrarlos y gestionarlos. En la práctica esto significa tener una doble visión del día a día por una parte desde la trinchera donde los acontecimientos se suceden uno detrás de otro y por otra desde la colina para enmarcarlos en su contexto global y observarlos con perspectiva para saber como se interrelacionan y gestionar así las respuestas y soluciones más adecuadas. Hacer lo contrario nos focaliza en los problemas individuales, nos lleva a evaluaciones negativas y pesimistas y al final nos incapacita para encontrar soluciones y aparece el monstruo de stress que nos corroe.

Vivir el momento presente con consciencia plena requiere voluntad y apertura de mente y la capacidad de poner en tela de juicio lo que vemos y lo que hemos aprendido, la Dra. Langers nos recuerda que no podemos solucionar los problemas de hoy con soluciones de ayer y esto es uno de los preceptos básicos de la gestión de la marca personal. Quien no esté dispuesto a ser crítico con su vida no será capaz de gestionar su marca personal.

El conocimiento de uno mismo, el saber explicar por qué estamos aquí y que queremos hacer para ser más felices y aportar felicidad a los demás que es ni más ni menos que nuestra propuesta de valor, el dotarnos de las herramientas que nos ayuden a centrarnos en lo que queremos dejando de lado el ruido ambiental que nos contamina y paraliza constituye la base de la huella que vamos a dejar en los demás.

Muchas veces el gran error de los consultores de marca personal consiste en saltarse este paso. Todos hemos tenido la tentación de tratar a  un cliente bien posicionado social y profesionalmente o con habilidades potentes y bien consolidadas como si fuera un producto o una marca comercial y no una persona y pasar directamente a gestionar la estrategia y la visibilidad sin profundizar en la persona, su proyecto y en la manera de enfocarlos para vivir con consciencia plena. Gestionar la estrategia y la visibilidad de algo que no se ha ponderado y puesto en tela de juicio acaba generando un artefacto, un artificio y no una marca.

[subscribe2]