Entradas

Tendencias sobre el Personal Branding, por @guillemrecolons

Si tuviera que decidir sobre cuál ha sido el artículo de fondo sobre Personal Branding que más reflexiones me ha provocado durante 2015 sin duda elegiría dos publicaciones recientes y consecutivas en Puro Marketing del profesor cubano afincado en la República Dominicana, Vladimir Estrada.

Te propongo el siguiente ejercicio que te ocupará aproximadamente unos 10 minutos: léetelos con cariño. 

Aquí están: 

Algunas tendencias en la gestión de marca personal. ¿Con cuál te identificas? 
Tendencias positivas actuales en el Personal Branding ¿Con cuáles te identificas?


El primero de los artículos, publicado en noviembre 2015, trata esencialmente de los aspectos negativos relacionados con la gestión de marca personal, que el Profesor Estrada resume en:

1. Tendencia a homologar la marca personal a la visibilidad en línea, un tema tratado en numerosas ocasiones en este blog y por muchos otros autores con Andrés Pérez Ortega a la cabeza con su concepto "dospuntocerolandia".

2. Confusión de marca personal con elementos visibles y audibles de imagen física, ostentación financiera y proyección comunicacional personal. Muy de acuerdo, se confunde una de las partes con el todo, lo que degrada la función del "personal brander" que trata el proceso de forma holística.

3. Tendencia a la imitación. Los modelos de éxito fácil se imponen a el modelo real basado en el foco, la coherencia, la creatividad y el esfuerzo.

4. Propensión a rechazar el término "marca" asociado a la persona. Además de la excelente explicación del profesor, añadiría que el desconocimiento de marca como propuesta de valor aleja el concepto de las personas. 

En el segundo artículo, publicado en diciembre 2015, el profesor trata los aspectos positivos relacionados con el Personal Branding y sus tendencias. Lo resume en estos once puntos: 

1. Masificación creciente, que asociamos con una mayor relevancia y necesidad de implementación del Personal Branding como proceso.

2. Profesionalización y especialización progresiva de los practicantes. Podemos dar fe de que Soymimarca y los principales autores de marca personal han puesto su grano de arena con la puesta en marcha del único posgrado universitario en Personal Branding, el de URL Blanquerna Comunicació i R.I. que ya va por su tercera edición en su formato online. Y también con la celebración del primer congreso en Personal Branding, el Personal Branding Lab Day celebrado en Barcelona a finales de junio 2015 en un entorno académico que reunió a las principales voces del personal branding en España y que dejó abierta la participación de especialistas latinoamericanos para futuras ediciones.

3. Experimentación. El profesor nos recuerda que la relativa juventud del Personal Branding lo sitúa en un campo permanente de experimentación abierta.

4. Proyección como estrategia. Sin duda es una de las aplicaciones más propias del campo de la consultoría, dado que el Personal Branding no resuelve problemas puntuales o tácticos ya que actúa y pivota sobre visión, misión, objetivos y planes de acción.

5. Proyección a través del coaching. Aunque el coaching quizás no pueda dar una respuesta completa el proceso de Personal Branding, sin duda es indispensable para tratar el área de autoconocimiento.

6. Proyección en marketing de contenidos. Eres lo que compartes, sea tuyo o no. Y en base a eso, algunos procesos de Personal Branding dan máxima importancia a esta fase.

7. Integración en el desarrollo organizacional. Se están dando los primeros pasos, por lo menos en grandes compañías que han entendido la importancia creciente del rol de los intraemprendedores o embajadores de marca.

8. Integración en el desarrollo directivo. La necesidad de convertir a los directivos en portavoces cualitativos de las marcas es proporcional al crecimiento de la desconfianza empresarial.

9. Incorporación de otras técnicas de gestión. PNL, gestión de carrera, consultoría... se están integrando con cada vez mayor frecuencia en los procesos de Personal Branding.

10. Trabajado en sistema con el marketing personal, a menudo confundido con el personal branding, pero condición indispensable para la proyección de este.

11. Aprovechamiento creciente del entorno online, siempre que se entienda como un medio y no como un fin en si mismo.

Como era de prever, el profesor ha listado muchos más aspectos positivos que negativos, y respondiendo a su pregunta ¿con cuáles me identifico? en mi caso debo decir que con todos. Quizás, por destacar uno de los muros con los que topa el desarrollo de la marca personal, añadiría dos puntos estratégicos a trabajar en los próximos años:

-La necesidad de una certificación, un formato reglado que distinga a persona formada integralmente del especialista en una de las áreas. Por el momento solo existen dos formatos que pueden garantizar esto: el posgrado mencionando anteriormente de URL Blanquerna y la certificación de Reach 360 de William Arruda.
-La necesidad de despenalizar al intraemprendedor que utiliza la red, de mentalizar a muchos responsables de equipos en empresas de flexibilizar sus posturas hacia la presencia online de sus profesionales, que no debe entenderse como una pérdida de tiempo sino como una participación en la conversación con los stakeholders del mercado, que hoy demanda un espacio más amplio en internet.

Imagen: Albumarium

El mercado es una gran conversación (y las personas tenemos la voz)

 

Mensaje dirigido a gestores de empresas y de recursos humanos

La comunicación a base de talonario y mensajes repetitivos tiene fecha de caducidad. Las personas quieren hablar con personas. Por lo tanto, las marcas necesitan humanizarse, cambiar el terreno de juego del “yo te voy a buscar” por el de “gustará encontrarme”.

Si gestionas una empresa o un departamento de recursos humanos, es importante tener en cuenta que el mejor activo de comunicación que tienes se llama “mis profesionales”. Si lo prefieres, sigue llamándole “mis empleados”, no importa.

marketsareconversationsEl consumidor no se ha vuelto inteligente ni idiota, se ha vuelto exigente, inconformista. Para llegar a su órbita debemos utilizar un lenguaje diferente, de persona -a- persona, sólo así generaremos complicidades, empatías.

El famoso “repetition is reputation” está ya casi enterrado. Ahora, si cuentas con 500 profesionales, tienes 500 portavoces de marca. Y cada uno explicará la marca según su percepción, con matices, con riqueza cromática, no será un único mensaje, será un único concepto con cientos de formas y contenidos.

Esto a lo que llamas empleados son -te daré una alegría- tus mejores embajadores de marca. Pero sólo lo serán si quieres y si pones en marcha un programa que combine personal branding con corporate branding que pueda generar nuevos canales internos y externos de comunicación.

El mercado es una gran conversación. Así lo avanzaron cuatro visionarios en 1999, Fredrick Levine, Christopher Locke, Doc Searles y David Weinberger en su “Cluetrain Manifesto“. Ahora el mando a distancia ya no lo tienen entes abstractos llamados “empresas”. Ahora lo tienen las personas, los interlocutores perfectos de una gran conversación que pueden dar o quitar valor a las marcas.

Es un cambio, y mirado en la perspectiva de los años es una revolución. Internet, sin duda, ha tenido mucho que ver en todo esto. La red colaborativa nos ha convertido a todos en periodistas, jueces, fotógrafos, escritores, críticos de cine, críticos gastronómicos, músicos, atletas, nos ha quitado la vergüenza, la timidez, nos ha dado voz propia, lo que antes estaba reservada a espacios de pago muy profesionalizados.

Empresario, director de recursos humanos, tienes ante ti una oportunidad única de crear una marca con una voz pero con muchos altavoces . Nadie dice que sea una tarea fácil, pero una cosa es segura: si no lo haces tú lo harán tus competidores. Tic, tac, el tiempo pasa.

Publicado en Puro Marketing el 31/10/2013

¿Puede un profesional convertirse en marca blanca?, por @guillemrecolons

Ayer leía en Puro Marketing que el 89% de los españoles consume marcas blancas y que su aceptación va al alza. Por supuesto, se refieren a marcas que amparan productos de gran consumo, como alimentación, limpieza, cosmética… ¿Y los profesionales? ¿Podemos los profesionales convertirnos en marcas blancas?

Tengamos en cuenta que detrás de toda marca blanca suele haber una Marca

Por supuesto que hay profesionales de marca blanca. Millones de ellos. Son todos aquellos cuya marca queda tapada por la de la organización para la que trabajan. Claro y simple. Cuando llamas a una empresa y pides que te pongan en contacto con un profesional (sin nombre y apellidos) para resolver un problema o atacar una oportunidad, la empresa (Marca), te envía un producto de marca blanca. No tiene entidad propia, sino que “chupa” identidad de la nave nodriza, que actúa como garante de la transacción.

Tenemos ejemplos a miles. Hay grandes consultoras del mundo del derecho, de RRHH, de negocios, de construcción, que hay invertido muchos recursos en crear una marca corporativa lo suficientemente fuerte como para que cualquier profesional que la represente sea percibido como “the best of the best” aún sin saber si lo es o no. “Contratemos a un abogado del bufete talycual, con este seguro que ganamos el caso”: es una frase recurrente en nuestro mundo de grandes marcas.

¿Te encuentras en este caso? ¿Trabajas en una gran compañía en la que tu nombre es uno más?

Pues recuerda la frase de mi amigo Andrés Pérez Ortega: Si eres uno más, serás uno menos. Aquí se trata de debatirse entre ser producto o marca. Y creedme, es mejor ser marca, ya que detrás siempre hay una propuesta de valor.

¿Cómo hacerlo?

Lo ideal es que la propia compañía promueva la idea de convertir a sus profesionales en embajadores de marca. Es una decisión acertada en todos lo casos que conozco. Por un lado, la empresa refuerza vínculos con sus profesionales (por favor, dejemos ya esa jerga anticuada de “empleados”) y los convierte en poderosos canales de comunicación externa. Por otro lado, los profesionales pueden desarrollar su propia marca sin estar “tapados”. Muchos directivos temen aplicar este programa: piensan que si promueven a su gente, se les irá. Y tienen razón, pero inversa, se largarán si no les promueven.

Si la compañía no pone nada de su parte, nada ni nadie puede prohibir a un profesional participar en foros (offline y online), dar alguna clase de vez en cuando, asistir fuera de horas a eventos de networking, trabajar en un blog sobre aficiones personales, interactuar en redes como Twitter o Linkedin con otros ususarios…

Recuerda, si eres marca blanca es porque lo permites.

Las cinco etapas de un mensaje personal convincente

 

Publicado en www.guillemrecolons.com y en www.puromarketing.com

Las personas no somos productos, pero tenemos un producto que ofrecer. 

Recuerdo de mi etapa en J. Walter Thompson un proceso que analizaba el sistema de compra de un producto. Empezaba por la necesidad, seguía por la búsqueda, la prueba, la comparación, la compra, la experiencia y la repetición (si la experiencia era buena).

image
Obviamente, el “buying system” era muy completo y sofisticado en una inversión grande -la compra de una vivienda, de un automóvil- y mucho más simple en el caso de un producto de compra impulsiva, como un helado (hace calor, paso por un kiosko de helados y compro).

¿Es aplicable el sistema de compra a las personas?

En cierta manera sí, pero apuntaré a unos cambios lógicos derivados del carácter más emocional y duradero de la condición humana. Y dado que las personas no son objetos que se compran (de acuerdo, aún no ha desaparecido del todo la esclavitud, pero hablamos en términos generalistas), nos centraremos en la EFICACIA DEL MENSAJE PERSONAL.

Distingo 5 etapas para calibrar que un mensaje personal cale hondo y sea efectivo:

1. Notoriedad. ¿Te conozco?
2. Afinidad ¿Sé lo que ofreces?
3. Encaje ¿Necesito lo que me propones?
4. Elección. ¿Eres mejor que tu competencia?
5. Fidelidad ¿Cumples tus promesas?

1. Notoriedad

doIknowyouCiertamente, si no te conozco difícilmente sabré lo que ofreces. Así que aquí hablaremos de un iceberg invertido, en que el primer contacto con alguien se produce a través de la visibilidad.

Hoy, afortunadamente, existen más formas de darse a conocer que hace, por ejemplo, 10 años.

Offline 

Tenemos las clásicas e infalibles como escribir un libro, aparecer regularmente en algún medio como radio, prensa, TV. No están al alcance de todo el mundo, pero recordemos que también existen las emisoras locales, la prensa regional… No hay que pretender alcanzar la luna el primer día.

Tenemos la asistencia a actos, eventos… con su correspondiente intercambio de tarjetas (networking, si lo prefieres). Esto está al alcance de todos los mortales. Y lo único que necesitas son tres cosas: ganas, conocer la planificación de eventos afines a tu entorno, y disponer de tarjetas de visita. ¿No tienes una? También puedes ser ponente, seguro que dominas alguna área. Si no te atreves a hacerlo solo, prueba a ir de la mano con otra persona.

Tenemos, en el plano laboral, el CV o currículo, un documento cada vez más inútil pero que muchas empresas siguen requiriendo. Lo encuentro inútil porque se ha convertido en un formato tan estandarizado que es casi imposible destacar en él. Yo, si tuviera que reinventarlo, lo convertiría en una hoja de papel con 10 o 12 nombres y teléfonos de personas importantes en nuestra vida. Y un mensaje: si de verdad me quiere conocer, llámeles.

Online

Y ahora tenemos el mundo de los bits, la web 2.0 o la democratización de la comunicación (gracias a la cual, por ejemplo, estás leyendo este texto). ¿Por dónde empezar?

Hay que recordar algo clave en esta etapa: primero el contenido y luego el medio. No se trata de crearse perfiles en las redes. Se trata de saber a quién queremos dirigirnos, cuáles son los soportes afines, cuál la periodicidad, qué tipo de respuestas buscamos.

El medio rey online es, sin duda, el blog. Es tu alter ego virtual, tu casa, el lugar donde se resume toda la información sobre ti, sobre tu forma de enfocar las cosas, tus pasiones y fobias. En definitiva, tu oferta de valor. No es necesario saber escribir para gestionar un blog. Hay blogs de autor que únicamente reproducen el contenido de otros blogs de una manera selectiva. También hay videoblogs, fotoblogs…

Pero ¿Cómo llega el contenido de un blog a las personas? Sí, a través de las redes sociales. Las hay de todos los gustos, pero distinguiría las personales de las profesionales. Un consejo si lo que quieres es generar un networking de valor es que te muevas por LinkedinYouTubeTwitterSlideshare,Pinterest y si quieres Facebook y Google Plus.

Finalmente, no hay que olvidar controlar la reputación, tanto sea real como online. Si tu no lo haces, otros la gestionarán por ti (a su manera).

Libros recomendables en esta etapa de notoriedad:

2. Afinidad

mensajePuede parecer una obviedad, pero después de decir tu nombre hay que seguir con tu especialidad o tu cargo. Por ejemplo, “soy Guillem Recolons, asesor de marca personal y socio de Soymimarca”.

Quizás no descubra nada nuevo, pero cada día saludo a más personas que limitan a dar el nombre como dando por supuesto que ya sabes quiénes son. Y no es así.

¿Tanto cuesta invertir apenas 10 segundos en explicar tu especialidad y cargo?

El problema es que si no me lo dices de entrada pueden pasar dos cosas: 1. Eres un vendedor que me vas a enchufar algo que yo no quiero. 2. Voy a perder el interés en la conversación al no saber si hay afinidad entre tu y yo, entre tu negocio y el mío.

Esto es especialmente relevante, por ejemplo, por teléfono, un medio que cada vez consideramos más invasivo y que requiere de una transparencia absoluta para su buen fin. Muchas veces recibo llamadas “sospechosas” que tienen casi siempre el mismo patrón: la persona emisora tarda unos segundos en hablar (señal inequívoca de centralita telefónica). Acto seguido necesitan asegurarse de que eres tu, así que preguntan ¿Hablo con …?. Cuando ya sospechas que es una llamada no deseada, preguntas tu ¿Con quién hablo? y ahí es donde a menudo se rompe la comunicación, ya que el emisor de la llamada, en vez de identificarse adecuadamente, te suelta la parrafada comercial, de la que huyes rápidamente.

En el mundo online, estoy harto de ver a personas que o bien no se identifican (solo está el nombre) o bien te colocan un odioso eufemismo tipo “en búsqueda activa de empleo”. Eso sucede, por ejemplo en Twitter y en Linkedin.

Fantasmas en la red

Si en Twitter no veo ningún texto bajo tu nombre, probablemente no te devolveré el follow. No tengo tiempo para entrar en tu timeline y ver qué contenidos creas o qué contenidos compartes. Una buena descripción me ayuda a “seguir” rápidamente y me ubica en el tipo de persona que eres.

En Linkedin, veo personas que no escriben nada bajo su nombre, son fantasmas en la red. También veo a otros con el “en búsqueda activa de empleo”, como si eso pudiera definir la especialidad de la persona.

Ambas cosas son un error, ya que evitan que sigamos interesados en seguir leyendo, rompen la afinidad.

Cuando, además, no hay fotografía, nos encontramos ante una persona que tiene algo que ocultar.

Así que, lo dicho, puede parecer una obviedad, pero después de decir tu nombre hay que seguir con tu especialidad o tu cargo.

 

3. Encaje

imageEl mensaje personal no se detiene en un nombre y una especialidad. Además hay que trabajar a fondo el factor de encaje, el que hace posible que incluyamos una propuesta de valor relevante para nuestro público.

Es muy posible que tu mensaje sea notorio, que genere afinidad, pero si tu propuesta de valor no interesa, el vaso de la comunicación se rompe.

Me explico. Si ofrezco, por ejemplo, muebles cuyo valor radica en que los han diseñado niños de 8 años, el mensaje bien pudiera ser notorio, pero tal vez carezca de relevancia ya que no sabemos entender cuál es el VALOR que añade el diseño por parte de los niños.

En pocas palabras, hemos de asegurarnos de que la relevancia (idea de valor) esté clara y explícita en nuestro mensaje. No por ser diferente será relevante. A menudo utilizo el ejemplo de un hombre que quema una Biblia o un Corán. ¿notoriedad? Sí, mucha. ¿Relevancia? Poca.

Este factor de falta de relevancia es el culpable de que muchos currículos acaben la papelera o en el archivo de “más adelante”. Al completar un CV, se debe dejar muy claro el Valor que implica nuestra aportación. Si es posible, esa propuesta de valor hay que destacarla para que sea leída en diagonal. Recordemos que el tiempo medio de lectura de un CV es de algo menos de 20 segundos.

También sería aconsejable adaptar el CV o el mensaje en función del público al que vaya dirigido. Si entramos en una selección para una empresa de brockers de bolsa, quizás valga la pena destacar nuestra capacidad multitarea (si existe, claro).

 

4. Elección

varitaDisponer de elementos para ser visto, dejar clara nuestra propuesta y dejar claro su valor pueden no ser elementos suficientes para ser la opción preferente. Falta un factor clave, lo que te hace diferente a tus competidores.

En otras palabras, decir qué haces quizás no sea tan importante como decir cómo lo haces, ya que en el método puede estar la diferencia. A menudo, durante los procesos de personal branding con personas, emerge la duda, la gran sombra negra que lleva por título “lo que yo hago no es diferente de lo que hacen otros“. Gran falsedad. Por el hecho de hacerlo tu ya es diferente. Pero hay más:

¿Dónde puede estar la diferencia? Hay una serie de factores que pueden constituir la propuesta de valor diferencial, la USP (Unique Selling Proposition,  creada por Rosser Reeves de Ted Bates):

  1. La experiencia es un grado. Si ofreces algo que también ofrece personas sin experiencia, ésta puede convertirse en un factor de garantía.
  2. Resultados. Si lo que estás haciendo ha generado resultados, es importante resaltarlos, ya sea en forma de testimoniales, gráficos o artículos de prensa.
  3. Uniqueness. El factor USP indica que lo que haces no lo hace nadie más, eres únic@.
  4. Novedad. Aunque es un factor efímero, el ser el primero en hacer algo siempre puede suponer una ventaja competitiva.
  5. Exclusividad. Ya sea por una patente o por cualquier otro tipo de registro, lo que haces no lo puede hacer nadie más, eres la única vía.
  6. Metodología. Tener una metodología propia indica que has trabajado duro para mejorar lo que ya existe, no eres un imitador.
  7. Partnership. Si lo haces con un co-branding potente, puedes ganar en argumentos competitivos.
  8. Certificación. Si lo que haces puede suponer algún tipo de certificación para tu cliente, has ganado dos enteros.
  9. Facilidad. Imagina que ofreces algo online y los demás no, eso te ayuda a ampliar tu base de clientes.
  10. Fee por resultados. Cobrar un fee en función de los resultados de tu trabajo puede ser arriesgado pero te puede diferenciar.

Hay muchos más factores de diferenciación, lo importante es saber utilizarlos para conseguir la elección final, el ser la opción preferente.

 

5. Fidelidad

Veíamos en la introducción que el sistema de compra de un producto o servicio no dista excesivamente de el sistema aplicado a las personas. Uno de los elementos comunes es el que cierra el círculo:

Captura de pantalla 2013-04-25 a la(s) 17.13.12

Aquí vemos que la experiencia es el factor clave de repetición. Pasa en el mundo de los negocios y las empresas y pasa en el área de las relaciones personales. Cumplir promesas es, hoy por hoy, condición necesaria pero no suficiente. El estadio superior es superar expectativas, ir más allá de lo esperado, sorprender, epatar, ser proactiv@. Y el último estadio, el máximo, es generar empatía.

Empatía: Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro (Diccionario de laRAE). En otras palabras, te puedo dar un servicio inmejorable porque soy capaz de escucharte. Cuanto más te escucho más aprendo. Y cuanto más aprendo, de más alternativas dispongo para solucionar tu problema. No se trata de ser un camaleón, se trata de ser una oreja gigantesca, una esponja, un captador de información emocional.

Si llegamos a ser empáticos, tenemos la repetición del proceso prácticamente asegurada, aunque en esta fase habrá que anclar bien aspectos de precio y calendario. Eso lleva a una renovación de la venta o contrato sin pasar por el resto de fases (notoriedad, afinidad, encaje y elección), lo que nos garantiza un ROI óptimo.

 

[button size=”large” style=”info” color=”pink”]Como conclusión, recordemos que necesitamos 1. Que nos vean (si no, tenemos pocas posibilidades de competir) 2. Que nuestra oferta esté muy clara 3. Que nuestra oferta o mensaje sea relevante para nuestra audiencia o cliente y 4. Que nuestra propuesta sea diferencial, única, competitiva. Solo así conseguiremos el 5. Una buena experiencia y repetición de compra[/button]

 

Ser creativos. Thinking different

Este es el artículo sobre creatividad que publiqué hace pocas semanas en mi blog personal y que luego fue publicado por la revista Puro Marketing. Espero que os guste.

Creo que estamos básicamente de acuerdo en que una persona creativa no es un gurú, no es un milagro de la naturaleza, ni una persona tan diferente a la mayoría de los mortales.

Esta claro por otro lado que para desarrollar cualquier trabajo con un mínimo de conocimientos de la profesión es necesario en primer lugar ser consciente de nuestras habilidades y luego formarse para desarrollarlas y mejorarlas.

Tras muchos años trabajando en agencias de publicidad y con creativos de muy diversa procedencia y condición, tengo que reconocer que el mito del creativo bohemio y en cierto modo informal se me ha caído. No soy realmente un especialista en analizar este tipo de perfiles pero si creo que puedo concluir que junto con las indudables cualidades de grandes creativos, unos adorados como dioses del Olimpo, otros con menos suerte y reconocimiento pero de igual o mayor valía, hay grandes dosis de pasión por su trabajo. Creo que ahí radica la clave, y creo que fundamentalmente es eso lo que los define y diferencia. Pasión por su trabajo, pensar en creativo.

Vivimos tiempos de cambio. Tras las turbulencias ya pasadas lo que nos queda ahora es adaptarnos al nuevo escenario. Ya nada volverá a ser lo mismo, pero es no es malo del todo. Uno de los recursos que nos ayudaran sin duda es el pensamiento creativo.

Viendo Redes hace unos días, acerca del pensamiento creativo,  planteaban cuatro claves para ser creativo, para tener una habilidad creativa:

  1. Saber lo que mas nos motiva. El autoconocimiento, el descubrimiento de lo que más nos interesa, lo que nos gusta, en lo que podemos destacar, el motor de nuestro cuerpo y nuestra mente. El leit motive
  2. La pasión. Poner grandes dosis de esta condición en las cosas que hacemos, poner en ello nuestros 5 sentidos, añadiendo el cuerpo y el alma. Combustible para la acción.
  3. Disciplina y conocimiento. El trabajo en equipo, la auto exigencia, la comunicación. Y formación, la puesta en activo de forma pertinente del proceso de aprendizaje.
  4. Arriesgarse. Asumir riesgos, pensar que los fracasos nos ayudan en el aprendizaje, sin riesgo no hay progreso.

Así que ser creativo es un proceso mental que aplicamos a nuestro día a día. Dicen que el que no es creativo, puede ser debido a varias razones, entre ellas:

  • porque no sabe,
  • porque nunca lo ha aprendido,
  • porque nadie le ha enseñado,
  • porque no lo ha practicado.

¿Sorprendido? No deberías estarlo.

Tu puedes serlo, debes serlo. Tu lo necesitas, tu empresa lo necesita. Es una cualidad del liderazgo, del emprendedor, y una garantía para el éxito.

Cambia tu forma de ver las cosas, cambia tu forma de interpretarlas, y cambia la forma de resolverlas. Aplica el pensamiento creativo.

Think different, be creative

Pablo Adán / asesor de marca personal