Entradas

La diferenciación asusta a los cobardes, por @jordicollell

El mimetismo es la capacidad que tienen algunos seres vivos para parecerse a otros seres vivos o al entorno en el que se mueven para obtener algún beneficio o alejar algún peligro. Así nos encontramos con insectos que parecen ramas de árbol, mariposas que parecen hojas, moscas que parecen abejas o avispas y, por supuesto, los camaleones que cambian el color de su piel frente a determinadas circunstancias.

Las personas también practicamos el mimetismo pero como no tenemos la capacidad de alterar de manera rápida nuestra características físicas lo hacemos a través de las habilidades sociales.

Ser diferente nos pone en situación de riesgo. Distinguirnos entre una multitud nos hace más vulnerables porque permite que los demás se focalicen en nosotros y seamos el blanco perfecto para lo positivo y para lo negativo.

Mimetizarse es siempre un mecanismo de defensa. Recuerdo muchas veces los consejos de mis padres al principio de cada curso: “hijo, que no te vean demasiado”, la mejor forma de protección era la fusión con el grupo, el anonimato, el pasar desapercibido.

La adhesión a la mayoría es una forma de mimetización social, sin necesidad de citar estudios al respecto, cuántas veces nos hemos encontrado en reuniones poco productivas en las que se ha hecho difícil avanzar porque daba la sensación de que había unanimidad porque todos los participantes se unían a la primera opinión.

El objetivo de la mimetización es evitar la mirada y la atención de los demás, es buscar el anonimato, es fundirse con el entorno para estar sin ser visto, es dejar de existir porque, no lo olvidemos, si no nos ven no existimos a los ojos de los demás.

La prudencia es una actitud o una cualidad que nos lleva a actuar de manera reflexiva para evitar posibles daños, la prudencia no frena la acción si no que la modula para no salir malparado. El prudente no se esconde si no que se manifiesta y da la cara cuando considera que es el momento oportuno.

El que se esconde busca ante todo su protección más allá de su foco y de sus convicciones porque pone por delante el miedo y a esta actitud se le llama comúnmente cobardía. El cobarde evita la acción cuando vislumbra la posibilidad de un riesgo y por ello también evita la exposición.

La gestión de la marca personal no admite mimetismos, para ser conocidos, reconocidos, memorables y elegidos hemos de estar siempre visibles.

Quien se esconde no deja marca.

No importa cómo veas el mundo, lo que importa es cómo el mundo te ve, @alexiaherms

Todos tenemos una visión del mundo, una manera de ver e interpretar las cosas que nos rodean. Pero lo que realmente importa es cómo el mundo nos ve a nosotros. Cómo nos etiquetan, perciben y sobretodo cómo nos recuerdan.

La publicidad ya no va de lo que una marca quiere decir, sino de lo que el mercado y las personas quieren oír o mejor dicho; sentir. Si una empresa no escucha ni sabe ver lo que necesitan, quieren y valoran sus consumidores está automáticamente perjudicando a su marca.

Y exactamente lo mismo sucede con el personal branding. Importa mucho menos cuál sea nuestra forma de ver el mundo (el enfoque tradicional basado en la psicología), y más cómo el mundo nos ve. Y partiendo de este axioma podemos aprender de las grandes marcas y de sus secretos a la hora de comunicar y conectar exitosamente con el mundo. 

1. No te enfoques en lo que te hace similar a los demás, pon el foco en lo que te hace diferente.

Las marcas líderes destacan por potenciar sus puntos de diferencia. En realidad ser “diferente” es mejor que ser “mejor”. Si una marca puede hacerse un lugar muy claro en la mente de las personas, el producto o el servicio deja de ser una mercancía. Al igual que las marcas corporativas, la comprensión de tu propia marca personal te puede dar una ventaja competitiva que te permita sobresalir en tu sector profesional, y también en el mundo. 

2. No importa que tus aspectos diferenciales te parezcan sencillos o de poco valor.

La realidad es que la mayoría de los productos (y personas) son prácticamente indistinguibles de sus competidores a primera vista. Sin embargo, una marca líder puede construir una fuerte ventaja competitiva en torno a diferencias más leves.

3. Cuando destacas y eres reconocido por tu VALOR DIFERENCIAL podrás permitirte monetizarlo más rápido.

La gente paga más por los productos y las personas que aportan un valor distinto. Y al igual que los clientes pagan más por las marcas “fascinantes”, las empresas pagan salarios más altos para los empleados que destacan con un beneficio específico, una propuesta de valor única. 

Todos destacamos por algo. Se trata de descubrir nuestra personalidad natural, en definitiva, qué da sentido y valor a nuestra marca. Y una vez tenemos claro cuál es esa huella y qué aspectos nos hacen destacar seremos capaces de mostrarlo al mundo en unos pocos segundos.

¿Eres tú el patito feo?, por @rubengcastro

El otro día en la sala de espera del dentista me dió por coger uno de los cuentos que ponen en la mesita de centro. Escogí “El patito feo”. No hay nada como buena literatura con muchos dibujitos, antes de sentarse en la silla de Frankenstein.

El cuento del patito feo, es un cuento danés escrito por Hans Christian Andersen en 1843. Cuenta la historia que un huevo de cisne cayó por error en un nido de patos. Cuando nació era tan diferente del resto de los hermanos que fue repudiado por ellos y por su madre. Era el haz me reír del resto de animales de la granja por su graznido y su evidente diferencia corporal. El patito fue abandonado, hasta que un buen día se puso a llorar desconsoladamente en el estanque. Una mama cisne con sus crías pasaba por allí, “por esas casualidades de la vida” y lo oyó llorar, se acercó a él, se llenó de ternura y lo acogió junto a sus crías. El patito feo al ver su nueva mamá, se dio cuenta que la diferencia que le había marcado al nacer tendría su recompensa cuando creciera.

La verdad es que el cuento no llegó a relajarme como esperaba. Como en todos los cuentos siempre te dan una de cal y otra de arena.
La moraleja del cuento va dirigida a aquellos niños que se sienten diferentes y tristes por ello, animándolos a que no se sientan avergonzados, ya que esas diferencias pueden convertirse en cualidades especiales, que el futuro premiará.

Si lo enfocamos a las personas adultas y a su búsqueda de éxito profesional, podríamos ver la importancia de diferenciarse, de ofrecer aquello que nadie o poca gente ofrece y gritarlo a los cuatro vientos en el estanque más adecuado y seguro que vendrá mamá cisne (tu público) a buscarte. El estanque es la plaza del pueblo, son las redes sociales, crear un canal en youtube, el networking, escribir un libro, dar una conferencia, ofrecer cursos y talleres, etc, etc. Una buena estrategia de marca personal puede hacer que tu diferencia y tu valor, llegue a más gente y por tanto que seas escogido.

Encontrar la diferencia, con tus competidores, puede ser clave para destacar y ser reconocido con mayor facilidad. Esto te aventaja, pero se ha de comunicar correctamente y trazar el camino más adecuado para encontrar el estanque donde te esté esperando mamá cisne.

Esta es mi moraleja; encuentra tu diferencia y haz que tu público se entere! todos tenemos algo de patito feo.

La próxima vez me cojo el Lecturas. Lo prometo!!

Dejo el enlace al cuento que interpretó Walt Disney;

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=-zkXYl0bLgs[/youtube]

El que no enseña no vende y el que enseña demasiado se le mosquea

 

“El que no enseña no vende, y el que enseña demasiado se le mosquea”… Que razón tenía mi abuela Doña Eva con este dicho.

Google Images

Google Images

Cada día tenemos más competencia, hay más profesionales que hacen lo mismo y tal ves mucho mejor que tú. Tenemos que ser conscientes de  la importancia de la visibilidad hoy en día. A muchos profesionales no les gusta mostrarse, no se sienten cómodos hablando bien de sí mismos. Yo lo que te digo es que si no te muestras, si no muestras tu valores, el beneficio de trabajar contigo, qué es lo que haces y  qué es lo que logras con lo que sabes, cada día que pase sin mostrarte  le darás oportunidad a otros para que tomen esos puestos, proyectos o clientes que pueden ser para ti, estarás abonando a que otro mejore su calidad de vida y logre esos sueños que tú estás dejando pasar.

Hablar de personal branding, consiste justo en diseñar una estrategia de visibilidad que muestre quién eres como profesionista basado en tu marca personal. Tú ya eres una marca, la fuerza o debilidad que tenga en la mente de quienes deciden determinarán su decisión para trabajar contigo.

Si estás dentro de una empresa, o eres freelance, diseña una estrategia de comunicación y visibilidad que exprese lo mejor que hay en ti, y lo más atractivo de trabajar contigo.

Hoy es mucho más fácil hacerlo a través de las redes sociales, aunque se dice que audiencia no es lo mismo que influencia. No se trata sólo de publicar frases lindas que de alguna manera reflejan tu personalidad o gustos,  mas no necesariamente estás hablando de tí, no estás mostrando tu marca personal, si vas a publicar frases o pensamientos, que sean tuyos o personalízalos, crea reflexiones alrededor de ellos, comparte tus experiencias profesionales, lo que estás haciendo,  tus desafíos actuales, tus aprendizajes,  lecturas y  logros del día,  con esto de alguna manera, estarás compartiendo quién eres en lo profesional  y también expresarás quién eres como persona, como consecuencia, tus clientes ya sea que te encuentres dentro de una organización o freelance podrán identificarse contigo y comprarán tu marca en el momento que lo requieran, te llamarán, te promoverán, te ofrecerán una nueva oportunidad de trabajo, o bien, contratarán tus servicios por que saben que es lo que pueden esperar de ti, ya has creado expectativa.

Personal Branding, el arte de invertir en ti (24). ¿Para qué ser diferente?, por @guillemrecolons

Hemos hablado muchas veces de la necesidad de tener una propuesta de valor, de ser relevante, de ser notorio y de ser diferente. De acuerdo, pero para concretar un poco más veamos para qué sirve exactamente ser diferente. Y no lo diré yo, si no que lo dirán 17 personas que han dejado escritas algunas respuestas. Espero que os convenzan.

Ser uno mismo es algo fantástico. Pero respetar el derecho a ser diferente tal vez es aún mayor. Paul David Hewson – Bono (U2), cantante

Para ser indispensable necesitas ser diferente. Gabrielle Bonheur “Coco” Chanel, modista

La estrategia trata de tomar decisiones, de valorar oportunidades; trata de elegir de forma deliberada ser diferente. Michael Porter, profesor de economía

Si quieres que el presente sea diferente del pasado, analiza el pasado. Baruch Spinoza, filósofo

Crecí en un pueblo donde todo el mundo quería ser lo mismo y tener el mismo aspecto. Y todo el mundo tenía miedo a ser diferente. Kate Bosworth, actriz

Siempre quise ser diferente. Siempre quise ser la primera. Miuccia Prada, diseñadora de moda

Sé diferente, destaca y déjate el pellejo trabajando. Reba McEntire, cantante

Nadie va a decirme cómo ser diferente, así que no me preguntéis más cuánto suman dos más dos. Todo el mundo sabe que dos más dos suman cinco. Shaquille O’Neal, estrella del baloncesto

En las carreras cada curva, cada tramo puede ser diferente de lo que creías. Eso lo hace interesante. Kimi Raikkonen, piloto

No me parezco a ninguna otra mujer, y con el tiempo me voy acostumbrando a ser diferente. Pero ser diferente es positivo. Serena Williams, tenista

Me fascina lo que pasa cuando alguien se queda quieto mientras tomo una y otra vez la misma fotografía… y siempre sale diferente. Annie Leibovitz, fotógrafa

Quería ser diferente porque quería tener el poder, fama y dinero: porque quería triunfar con las mujeres. Os mentiría si no admitiera que eso es parte de mi éxito. Michael Buble, cantante

Y ser diferente es genial. Nunca quieres ser el mismo. Kristen Johnston, actriz

En publicidad, no ser diferente equivale al suicidio. William Bernbach, publicista

En el mundo de la moda, las personas quieren estar en sus propias tribus, por lo que quieren usar la misma ropa para conectar con los demás en esa tribu. Pero quieren ser diferentes de otras tribus. Christian Lacroix, diseñador de moda

Creo que una de las razones de mi fama es que llevo corbata. Tienes que ser diferente. Tony Bennett, cantante

La locura, a veces, no es otra cosa que la razón presentada bajo diferente forma. Johann Wolfgang Goethe, poeta

Si ser distinto es un delito, yo mismo me colocaré las cadenas

Comparto al 100% la frase de Oscar Wilde sobre ser distinto. En un mundo de miles de millones de personas diferenciarse no es una obligación, es una necesidad. Todos somos diferentes, todos tenemos competencias y habilidades que nos pueden abrir puertas. Unos tardan más en encontrarlas y otros menos. Estamos en la era de la humanización de las marcas, las personas tienen la posibilidad de ser visibles de mil formas diferentes. Tú eres diferente, si no dices qué es aquello que te hace único nadie lo va a hacer por ti.

Oscar Wilde. Foto: Flickr

Creatividad, constancia y buenos contenidos. Ese es el cocktail perfecto para comunicar tu valor de marca. Y tú, ¿Te has planteado qué te hace diferente?

No hay sitio para todos

Esta afirmación generó un interesante debate posterior a su pronunciación. Fue recientemente en una ponencia sobre Marca Personal para Emprendedores.

Google Images

La parte más emocional de la audiencia se reveló contra una aseveración que pudiera generar desánimo en aquellos cuyo afán de superación, positivismo y autoconfianza. En un principio quedé sorprendido, casi incomprendido por lo que entendía como una mala interpretación de mi propuesta.

¿Hay realmente sitio para todos?

No hay sitio para todos, es una trágica realidad que implica que el mercado laboral no podrá absorber en los próximos años, más de los que nos gustaría, a todos aquellos que por estar en desempleo, ser estudiantes o figurar entre los valientes que van a promover proyectos emprendedores.

No hay sitio para todos es una llamada a ver la realidad, lejos de esfuerzos mentales que puedan generarnos situaciones o ilusiones difíciles de conseguir.

No hay sitio para todos es una llamada a la superación y a la distinción como personas y también para el valor de nuestro proyecto.

No hay sitio para todos es una referencia para desarrollar y promover nuestra marca personal, distinguirnos, ser relevantes y ser referentes.

No hay sitio para todos significa que al menos hay sitio, aunque sea más pequeño, para que aquellas personas que hagan bien las cosas, consigan establecerse objetivos y  llevar a cabo sus estrategias personales con sus proyectos bajo el brazo consigan hacerse un hueco.

No hay sitio para todos, lo siento pero es así. Lo habrá para aquellos que tomen conciencia de esta situación y a partir de ella se pongan en marcha.

Necesito vuestra ayuda

Apreciados amigos y lectores de Soymimarca,

Estoy acabando un Master Of Science en la University of Texas at Dallas en Management, Organizacional Behavior and Coaching y necesito vuestra colaboración para reunir 400 respuestas a la encuesta de marca personal que os adjunto. Ya llevo unas 180 respuestas. El cuestionario es corto y no tardareis más de dos minutos en completarlo.

Es para un pequeño proyecto de investigación sobre el concepto y los atributos de la Marca Personal y os haré partícipes en diversos post de los resultados.

Vuestra contribución servirá para profundizar en el conocimiento de la marca personal, vuestros intereses y necesidades y reforzará a nuestra comunidad Soymimarca que diariamente vamos construyendo.

Gracias. Aquí tenéis el ENLACE A LA ENCUESTA

Jordi Collell / asesor de marca personal