Entradas

1.000 posts sobre marca personal, casi nada

Hace pocos días mi colega Alèxia Herms publicó el post Nº 1.000 de este blog con un artículo de muy aconsejable lectura sobre las tendencias del personal branding para 2015.

Para los que pensaban que la marca personal no daba para tanto, ahí va esa cifra, mil. Con cerca de un millón de visitas. Recuerdo como si fuera ayer los inicios, allá por octubre 2010: un post diario, sin importar fiestas ordinarias ni fiestas de guardar como año nuevo, Navidad o el Día del Trabajo. Una producción prolífica, solo explicable por la presencia obligada de varios autores “fijos”, un buen número de guest bloggers y todas las ganas del mundo. Ahora se ha relajado el ritmo de publicación y ha quedado en tres semanales, cada lunes, miércoles y viernes.

El personal branding da de sí porque habla de las personas, de sus relaciones con otras personas, de la marca que dejan en otras personas y en sus entornos, en la sociedad, en las organizaciones. Y hablar de personas no tiene fin, solo tiene principio y continuidad.

[Tweet “El personal branding da de si porque habla de las personas”]

soymimarca.com personal brandingA lo largo de estos cuatro años y más de mil posts hemos descubierto que hablar de personal branding no es hablar de recursos humanos, ni de psicología, ni de coaching, ni del estrategia ni de comunicación. Es mejor que todo eso, es la suma.

Uno de los culpables de nuestra pasión por la marca personal es, sin ninguna duda, Andrés Pérez Ortega, cuya charla en abril de 2010 sobre el tema en una jornada monográfica en Madrid nos convenció a mi socio Jordi Collell y a mí para especializarnos en el tema aprovechando nuestras experiencias anteriores. A Andrés le damos las gracias, pero también a todos los que han alimentado este blog de forma completamente altruista. Es un equipazo, más de treinta profesionales de distintas áreas aportando su grano de arena para evangelizar sobre un tema que todavía muchos creen una moda pasajera.

¿Moda pasajera? Desde que Tom Peters hablara de personal branding en su artículo “The Brand called You” de la revista Fast Company han pasado ya 17 años. Y esto sigue, ya que la consolidación pasa por la asimilación del concepto en las empresas, una de las asignaturas pendientes.

Lo que mejor demuestra que no es una moda pasajera sino que ha venido para quedarse es que cada año descubro a nuevos autores que enriquecen la conversación alrededor de la gestión de marca personal: este año he conocido a Cristina Mulero, a María A. Sánchez, a Eva Collado, a Enrique Rueda, a Francesc Segarra, a Elena Tecchiati, Gabriel Aúz y Rubén G. Castro, que se unen al pequeño comando de personal branders que ya se movía en años anteriores.

Finalmente, no puedo dejar de mencionar dos cosas importantes: la primera es la consolidación del único posgrado universitario en Personal Branding, ya en su 2ª edición, gracias al empecinamiento de un socio de primera, Jordi Collell, y del apoyo imprescindible de la Universitat Ramon Llull y la Facultat Blanquerna de Comunicación y Relaciones Internacionales.

La segunda es que el próximo día 25 de diciembre, fieles a la tradición, tendremos listo para los lectores de este blog el 4º ebook de Soymimarca, un resumen de los mejores artículos de 2014 que este año lleva por título: “Auténticos, relevantes, diferentes” y que vendrá prologado por una persona especialista en personas: Eva Collado Durán.

Mil posts, nada menos que mil, casi nada. Y amenazamos de que vamos a por más, gracias por leernos; como dice la canción de Amaral “sin ti no soy nada”.

 

Y tu… ¿En qué etapa de tu marca personal estás? -3-

Los pasados 30 de mayo y 6 de junio publicamos la 1ª parte / introducción y 2ª parte / crecimiento de las etapas de la marca personal. Ahora toca hablar de la etapa de madurez, la que nos indica que ya hemos alcanzado la velocidad de crucero.

3. La fase de madurez

  • En esta fase, tu marca personal está consolidada.
  • Estás en el mejor momento, eres un profesional de referencia que no puede faltar en un artículo o entrevista sobre tu especialidad.
  • El ROI ha sido superado, y empiezas a generar beneficios que permiten un desarrollo estable del negocio.
  • Te puedes permitir seleccionar las ofertas que te hacen para impartir charlas.
  • Pero se avecina una tormenta. Tu éxito está siendo modélico, y otros competidores están tratando de hacerse un hueco en el mercado con propuestas innovadoras a las que has renunciado hasta ahora.
  • Es un momento decisivo para saber si vas a defender con uñas y dientes tu modelo o te vas a adaptar a las nuevas circunstancias.
  • Aunque no hay una regla escrita, normalmente es aconsejable mirar hacia un lado y hacia el otro y ver las ventajas que supone la innovación. No hay que ponerse una venda en los ojos ante los inconvenientes, pero será mejor no darles excesivo valor.

¿Está tu marca personal preparada para mantenerse en esta fase de madurez? ¿O nos vamos al declive?

La adaptación al cambio, la creación de nuevas relaciones profesionales y la capacidad de desechar viejas creencias serán elementos clave para mantener la velocidad de crucero. No hay que cambiar el rumbo, hay que adaptarlo, sortear las tormentas y aliarse con otros barcos para que la travesía sea más llevadera. Quizás hay que dar entrada a algún nuevo socio que aporte savia nueva.

Seguiremos. El próximo y último post de esta serie va dedicado a la fase de declive, que puede dar paso a una caída al abismo o a una reinvención o reposicionamiento.

Guillem Recolons / asesor de marca personal

La oportunidad no llega, hay que salir a buscarla

Esperas, esperas, esperas… Y no llega nunca. Doña Oportunidad está en otra parte y no te viene a ver. Te has formado, tienes algo de experiencia laboral, eres buen profesional. ¿Lo tienes todo? ¿Y entonces porqué no llega doña Oportunidad?

No llega porque no lo tienes todo. Te falta proactividad, te falta movimiento, y quizás te falta una marca personal que te posicione como es debido.

Desde el sofá de casa no se consiguen grandes cosas. La oportunidad no llega, has de ir a buscarla. Ya. No hay más excusas. No importa si buscas empleo o si quieres cambiar de empresa, o si estás madurando una idea de negocio o si has acabado la carrera. Levanta tu pesado culo y sal, ve a buscarla. Doña oportunidad no te esperará toda la vida.

Guillem Recolons / asesor de marca personal

Y tu… ¿En qué etapa de tu marca personal estás? -2-

El lunes pasado iniciamos una serie de artículos breves sobre el ciclo de vida de una marca personal. Lo hicimos hablando de la fase de introducción -“picar piedra” sería un nombre alternativo-. Hoy hablamos de una de las fases mágicas, la de crecimiento, cuando parece que todo va viento en popa, pero aún falta trabajar duro para alcanzar la velocidad de crucero.

2. La fase de crecimiento

  • En esta fase, tu marca personal está alcanzando buenas cuotas de reconocimiento.
  • Estás en un buen momento, ya que todas las habilidades aprendidas se están convirtiendo en valor.
  • Tu entorno profesional te empieza a considerar una referencia, y empiezas a hacer de tu marca la opción preferente en procesos de selección de distinta índole.
  • Algunas empresas, escuelas de negocio o universidades te invitan para dar charlas, lo que hace crecer tu notoriedad de manera muy interesante.
  • Tu web o blog mejoran en visitantes e interacciones, y otros blogs lo tienen como referencia en sus enlaces de interés.
  • Si en esta fase tienes éxito, necesitas estar preparado para afrontar la llegada de nuevos competidores que entienden tu segmento de mercado como una oportunidad.
  • Precisamente la competencia te obliga a prepararte, a reforzar tu networking y a generar el máximo de confianza.

¿Está tu marca personal preparada para pasar a la fase de madurez?

Este es un momento clave de construcción de futuro y de “fine tunning”. El método de prueba y error permitirá establecer los ajustes necesarios para crear una base de negocio sólida y duradera. Lo valores por los que apostamos en nuestra fase introductoria se convierten en ejes estratégicos. Cualquier oportunidad es buena para comunicar. Nuestra marca personal gana coherencia, si bien aun no estamos en una etapa muy fructífera en la generación de negocio.

El branding personal nos puede ayudar a utilizar las herramientas estratégicas y de visibilidad para empezar a alcanzar la velocidad de crucero.

Seguiremos. El próximo post de esta serie va dedicado a la fase de madurez (yo la llamo velocidad de crucero).

Guillem Recolons / asesor de marca personal

Y tu… ¿En qué etapa de tu marca personal estás? -1-

Aunque hay ciertas diferencias, el marketing personal o desarrollo de la marca personal no dista demasiado del marketing tradicional. No sé si el maestro Philip Kotler estará muy de acuerdo con mi afirmación, pero puedo decir que he trabajado en las dos disciplinas y que ambas pivotan alrededor de un eje mágico: el posicionamiento. Hoy empezamos una serie de 4 posts breves sobre las etapas o fases de la marca personal, algo parecido al ciclo de vida.

1. La fase de introducción

  • Las raices de la gestación de tu marca personal vienen de lugares como el parvulario, el colegio, el instituto, la universidad. Ahí empezaste a ser una persona conocida por algunas habilidades, gestualidades, formas de pensar y actuar. Hasta es posible que tuvieras un “mote”, una pequeña marca nacida de una peculiaridad, de una diferencia.
  • Si has empezado a trabajar, tu marca personal ha ido creándose en un ámbito algo más hostil, en el que cada vez diferenciarse de los demás se hace difícil pero indispensable.
  • Puede que también hayas creado algún perfil online en alguna red social. Puede incluso que te hayas atrevido con un blog.
  • En el terreno profesional, aún no eres una persona muy conocida, pero tu nombre empieza a ser familiar en un ámbito profesional reducido.
  • Falta caminar algo más para ganarte la confianza de la gente.
  • Pocas personas son conscientes de la oferta que hay detrás de tu marca personal, por lo que aún te toca trabajar duro

¿Está tu marca personal preparada para pasar a la fase de crecimiento?

Este es un momento crucial de definición estratégica. De valorar cómo hemos llegado hasta donde hemos llegado y qué debemos cambiar. De plantearnos una visión, un sueño para el que definamos una misión. De poner sobre la mesa unos principios (valores) que regirán nuestra actividad. De crear una hoja de ruta, un calendario y un público objetivo al que dirigir nuestra oferta. Y, por supuest0, de dar visibilidad y coherencia a esa marca.

Si alguna etapa es clave para contar con una ayuda en esta fase de definición de branding personal es esta, la etapa de introducción en que uno decide dar un paso adelante.

Seguiremos. El próximo post de esta serie va dedicado a la fase de crecimiento.

Guillem Recolons / asesor de marca personal

12 retos del personal branding en la empresa

1. Nueva configuración de la organización: Las nuevas tendencias organizativas tienden a que las empresas trabajen por proyectos o en red. En este marco los trabajadores dejan de ser meros ejecutantes situados en una estructura jerárquica para tener un papel de “emprendedores” de modo que la identidad estereotipada y la apariencia única dejan lugar a una reconstrucción libre del entorno. Conservando la identidad individual se desarrollan sinergias que promueven una interdependencia saludable.

  • El personal branding y la visibilidad individual que del mismo se desprende pueden contribuir a la puesta en marcha de proyectos y espacios virtuales de colaboración así como a la construcción del conocimiento.

2. Imagen personal e imagen corporativa: Del mismo modo que la imagen de la empresa influye en la imagen personal, la imagen de un individuo puede tener un impacto sobre la imagen de la empresa.

  • Una imagen fuerte y positiva de un individuo, por carisma, beneficia al final la imagen de la empresa.

3. Coherencia personal: Con un programa de personal branding la empresa favorece la coherencia personal de sus empleados y dispone a los trabajadores más en consonancia con sus misiones personales y les confiere más confianza en el desarrollo de sus funciones.

4. Nueva concepción del trabajo: Rompe con el antiguo paradigma del trabajo que es proporcionar el sustento. El personal branding refuerza la nueva tendencia:

  • Búsqueda de sentido o actividades en concordancia con las pasiones.
  • Búsqueda de reconocimiento
  • Deseo de desarrollo personal
  • Necesidad de interdependencia
  • Querer ser “uno mismo” en el puesto de trabajo

5. Motivación: Uno de los desafíos de las empresas es poder conciliar sus retos con los proyectos personales de sus miembros. Los profesionales no se implican realmente  si los proyectos no tienen sentido para ellos.

  • Desgraciadamente los individuos conocen mejor los objetivos de la empresa que sus objetivos personales, no están acostumbrados a dejar aflorar y a aceptar sus emociones y motivaciones profundas.
  • Ayudar  a que los trabajadores se conozcan más y mejor y que por este hecho tengan una visión más clara de su futuro y de lo que quieren, constituye una fuerte palanca de motivación.

6. Sacar mejor partido de la experiencia: Si gracias al Personal branding el trabajador puede orientarse hacia el tipo de misiones que se corresponden mejor con su evolución y características personales la empresa se beneficia de un nivel de desempeño superior.

7. Gestión de las competencias: El Personal branding permite a la empresa perfilar de manera más certera las contrataciones que en un entorno clásico de contratación.

  • Asimismo permite descubrir competencias en los trabajadores que antes hubieran quedado escondidas.
  • Algunas empresas como Microsoft, Procter & Gamble, British Telecom, JP Morgan han integrado el concepto de Personal branding en su programa de desarrollo de talento. Estas empresas consideran que la mejor estrategia es pedir que sus trabajadores den lo mejor de sí y no el máximo.

8. Recursos Humanos = Gestores de Marcas Personales: Entramos en una época en que se necesitan profesionales multifunción capaces de cambiar de entornos, equipos y tareas al ritmo de las cambiantes condiciones de trabajo  y la relación empresa / trabajador ya no se basa solo en la fidelidad sino en la capacidad mutua de encaje a corto plazo. Se prevé una tendencia en la que los individuos serán su propia empresa unipersonal.

  • La capacidad de los RRHH de gestionar las marcas individuales y contribuir a su evolución de acuerdo con las necesidades de la empresa marcará el nuevo rumbo.

9. Enriquecimiento de las funciones: Desarrollar una marca personal dentro de la empresa permite que el trabajador pueda proponer en cualquier momento de su carrera una oferta de servicios que vayan más allá de su descripción de funciones proporcionando un beneficio mutuo.

10. Networking: Contribuyendo al desarrollo del personal branding la empresa  afianza los contactos de sus colaboradores con el exterior que redundan en beneficio mutuo. Muchas veces se contrata a un profesional más que por sus conocimientos por su red de contactos.

  • Lo mismo es aplicable a las redes sociales del entorno 2.0.

11. Competencias del Personal branding al servicio de la empresa: Una persona que desarrolla su marca personal despliega un conjunto de competencias que son de eminente interés y utilidad para la empresa:

  • Espíritu de empresa
  • Sentido de iniciativa
  • Creación y búsqueda de oportunidades
  • Creatividad práctica
  • Audacia y originalidad
  • Capacidad de comunicación y marketing
  • Convicción personal y fuerza de persuasión
  • Desarrollo de una personalidad fuerte
  • Capacidad para desarrollar una estrategia
  • Visión clara de sus objetivos profesionales
  • Equilibrio de competencias y conocimientos
  • Desarrollo constante y óptimo en su dominio profesional
  • Pasión por su trabajo
  • Desarrollo de una red de contactos
  • Anticipación por las novedades y cambios del entorno
  • Adaptación al cambio
  • Capacidad para construir sus propios referentes
  • Aptitud para manejar la incertidumbre

12. Riesgos: una lectura conservadora puede convertir todos o muchos de los puntos anteriores en riesgos para la compañía: Escasa confidencialidad, dispersión de la mano de obra….

Selección k

Hay seres vivos que se reproducen por miles, dejando al azar la supervivencia de muchos de ellos, y por lo tanto la selección genética. Sin embargo hay otros que se reproducen de manera más controlada, a menor escala, por lo que invierte mucho en ellas, mucho tiempo, mucho sacrificio. Lo primero es la selección “r”. Lo segundo, la selección “k”.

Tad Waddington es un especialista en el análisis del rendimiento de las personas en las empresas, e intenta convencernos del gran potencial que se puede obtener de ellas desde dentro de las organizaciones.

Realmente esto a simple vista tiene poco que ver con la marca personal, sin embargo para el desarrollo de una marca personal (Dios mío, más alla de la identidad digital) es fundamental el establecimiento de objetivos.

En la medida en la que seamos capaces de cerrar nuestro círculo de aptitudes y posibilidades, a aquellas que más posibilidades de éxito tienen, y nos centremos en ellas con sacrificio y entrega, como objetivos reales y retadores, más cerca estaremos de llegar a cumplirlos.

Así pues, nuestro amigo e iniciador de la marca personal Tom Peters ya nos lo cuenta de manera parecida. “No sólo hay que hacer una lista de prioridades que hay que hacer. También otra de lo que no hay que hacer”.

No dejemos que la ausencia de claridad y concreción en nuestros objetivos deriven en un amplio abanico de ellos. No hace falta que sea sólo uno, pero nunca muchos y dispersos.

Todos sabemos en qué podemos destacar, en qué somos mejores, o en qué podemos serlos si nos lo proponemos. Y si no lo tienes claro estamos para ayudarte. Ahí es donde nace la palanca que hará que podamos mover nuestro mundo, y por qué no, el de los demás. A eso se le llama Dejar Huella. ¿has empezado ya?

soymimarca presenta su oferta de formación y consultoría para empresas y colectivos

Ya están disponibles los módulos de formación sobre marca personal para empresas, para colectivos, y que también podrán funcionar con grupos de particulares interesados en cada materia. La oferta está colocada en el menú “formación” de esta página web, y contempla cuatro tipos de eventos:

  • Conferencias (hasta 90 minutos)
  • Seminarios (hasta 5 horas)
  • Programas de consultoría (de 60 a 200 horas)
  • Cursos (30 horas)

Soymimarca ha reforzado su equipo para formación incorporando a uno de los mayores especialistas en marketing personal de España, que se hará cargo de algunos seminarios y del curso de 30h.

Para mayor información sobre la oferta formativa, disponibilidades y precios, rogamos hacerlo a través del menú contacto.

No soy un recurso humano, soy mi marca!

Sé que un titular así de agresivo no encaja con el espíritu de paz de estas fiestas. Pero también sé que cerramos un 2010 pésimo en cuanto a empleo se refiere. Seguro que no arreglaremos nada desde un blog como este, pero nadie me quita que airee esta reivindicación a los cuatro vientos: NO SOMOS RECURSOS HUMANOS*, SOMOS MARCAS PERSONALES!

mi primera marca personal

Lo mismo me pasa cuando oigo la palabra “empleados”. ¿No pensáis que se parece mucho a “esclavos”? ¿Dónde está el valor de ser empleado? ¿Y dónde está la motivación para serlo?. Ya, la vida es dura, y en estos tiempos que corren, cualquier cosa es buena.

Pues NO! Tampoco queremos ser empleados, nuestro compromiso con una empresa, con un proyecto, va mucho más allá lo que dice un contrato redactado por una firma consultora externa. Queremos ser PROFESIONALES, con todo el grado de compromismo que implica serlo, para lo bueno y para lo malo.

Solo cuando consigamos cambiar este lenguaje rancio de “recursos humanos”, “empleados”, “currículum” y demás anacronismos conseguiremos que una empresa sea un todo formado por PERSONAS COMPROMETIDAS EN UN PROYECTO COMÚN.

Cada uno de nosostros tiene competencias interesantes, habilidades únicas, y formas de hacer las cosas distintas. Cada uno de nosostros es una marca, un valor único, algo que va más allá de una plantilla de papel o de un test psicotécnico. Creámoslo, carajo, cada uno de nosotros vale más de lo que algunos nos quieren hacer creer. Rebelémonos, tengamos fe en nosotros, miremos dónde está nuestra marca personal. Está ahí, démoslo por seguro. Quizás le falte abrillantarla o pulirla, pero está ahí. Saquémosla con orgullo, hagamos que nuestra marca sea personal, única, intransferible y relevante. Es lo mejor que podemos pedir para este 2011.

Creo que después de mucho luchar lo he conseguido. No soy un recurso humano, soy mi marca.

Feliz Navidad.

Guillem Recolons / Personal Brand Strategist / soymimarca

*Dedicado a un amigo de siglas APO.