Entradas

¿Cuál es tu ventaja competitiva?, por @xaviroca1

En la actualidad existe un alto nivel competitivo en la mayoría de sectores. Las empresas compiten con empresas de todo el mundo en un mercado cada vez más globalizado. La mayoría de los mercados se encuentran en plena madurez, con sus ventas estancadas (o en decrecimiento), lo que a la práctica significa que aquellas empresas que quieran crecer deben hacerlo a costa de sus competidoras, es decir, para crecer deben ganarles cuota de mercado (lo que nunca resulta tarea fácil).

En el mercado laboral la situación es muy parecida. Con un alto nivel de paro en la mayoría de profesiones, con una creciente movilidad geográfica por parte de los profesionales y con un exceso de personas competentes en la mayoría de sectores de actividad, la situación es realmente compleja. Competir en este entorno tan feroz, requiere no sólo de buenas competencias profesionales sino también de una correcta estrategia.

Ventaja competitiva

Uno de los elementos más importantes de la planificación estratégica de la marca personal es el concepto de ventaja competitiva. Por ventaja competitiva se entiende cuando alguna empresa o profesional tiene alguna característica diferencial sobre sus competidores que le permite conseguir unos rendimientos superiores de forma sostenible en el tiempo. Uno de los aspectos básicos del concepto de ventaja competitiva es el de diferenciación. En un entorno tan competitivo como el actual, resulta fundamental diferenciarse, hacer cosas de forma diferente ya sea a nivel de producto, de servicio, de estrategia de comercialización… Es más importante ser diferente incluso que ser el mejor o el primero.

Además, la ventaja competitiva debe ser única, exclusiva y a ser posible que no sea fácilmente copiable o imitable por tus competidores. También, ha de ser posible de mantenerla a medio y largo plazo. Pese a que todo cambia a una velocidad de vértigo, debe intentarse que la ventaja competitiva te ofrezca elementos diferenciales durante un cierto tiempo. También debe ser claramente superior a la competencia. Para destacar en mercados competitivos, tu ventaja competitiva debe ser sensiblemente superior a tus competidores y también aplicable a diferentes situaciones de mercado.

Hablando con muchas personas (universitarios que se lanzan por primera vez al mercado laboral, alumnos de talleres de personal branding, o profesionales a los que asesoro…), la inmensa mayoría desconocen el concepto de ventaja competitiva. Y no pasa nada porque no conozcan el significado de este concepto. El problema – a mi entender – proviene de que nunca se han planteado cómo van a competir en un mercado tan competitivo y en una situación tan adversa como la actual. Cuándo les pregunto por qué alguien debería contratarles a ellos en lugar de a otros profesionales competidores, la gran mayoría se quedan en blanco.

Suicidio profesional

¿Cómo alguien les va a dar una oportunidad si ni ellos mismo saben qué aportan de diferente, qué pueden hacer mejor que sus competidores? Quizá hace años, cuando la situación económica y competitiva era francamente diferente, las personas podían no preocuparse de definir su ventaja competitiva. En la actualidad, me parece un suicidio profesional.

¿Y tú, ya has pensado cuál será tu ventaja competitiva?

 

EL efecto de tu marca personal

 

Es muy posible que una de las definiciones más acertadas de lo que significa la marca personal sea “es el aroma que dejamos en los demás”. Al fin y al cabo las marcas no las posiciona quien las crea, sino el público que las convive tal y como las percibe.

Google Images

Google Images

Se antoja pues de gran relevancia conocer ese EFECTO del que nos habla Sonia González en su libro del mismo nombre.

Debemos descubrir pues ese EFECTO que causamos en los demás para potenciarlo –si es que se asemeja a lo que pretendemos transmitir como personas, o corregirlo –si se encuentra lejos de nuestras intenciones.

Pero intenciones no son realidades. Si no hay correspondencia entre lo que soy y lo que los demás perciben que soy, hay crisis de identidad.

Puedes mejorar muchas facetas  de tu marca: aptitudes, conocimientos, cualidades, valores…. pero esta es la final y decisiva clave como marca. Podemos causar muchos tipos de efecto como marcas personales:

–       Confianza, lealtad.

–       Motivador.

–       Inspirador, guía.

–       Emprendedor.

–       Solidario, comprometido.

–       Etc

No estaría de más que fuéramos capaces de articular una serie de herramientas que nos ayudaran a descubrir ese efecto. Muchas de ellas ya forman parte de la lista de dinámicas de grupo y de rol play en campos como la comunicación personal, la asertividad e incluso en auditorías de recursos humanos, por ejemplo:

–       Hablar en ausencia.

–       Mi argumento de vida.

–       Autobiografía.

–       Mi rol, mi desempeño.

–       Feedback 360º.

–       Mi filosofía.

–       La rueda de la vida.

–       Etc

Sea cual sea su nombre, origen y aplicación, debemos escuchar a los demás y escucharnos a nosotros mismos. Debemos ser curiosos con nosotros, críticos y exigentes.

Y sobre averiguar si generamos algún efecto en los demás… y qué efecto producimos. Es, en cierto modo, el principio y el final para todo lo demás.

¿En quién confiamos?

 

Hablar de confianza en los tiempos que corren es mentar al mismísimo diablo. Es un concepto que cotiza a la baja ya sea porque los escenarios todavía no son muy halagüeños o porque determinados comportamientos públicos o privados han defraudado las expectativas o simplemente porque hay personas de naturaleza desconfiada, que las hay.

La confianza es la expresión de la seguridad depositada en los actos de otras personas. Confiamos en alguien cuando estamos convencidos de sus actos se harán de acuerdo a unas expectativas depositadas o de acuerdo con unas reglas generales de comportamiento. Hay otras definiciones de confianza que no vienen al caso porque no están relacionadas con el comportamiento de las personas.

La confianza está relacionada con el futuro mientras que la reputación se refiere al pasado. Hay una empresa de relaciones públicas americana que publica cada año un estudio al que llama Barómetro de Confianza en el que se trabaja una muestra de 33.000 personas pertenecientes a 26 países. En el informe de este año hay algunas conclusiones que tienen una cierta relevancia para la marca personal.

Una parte del informe está destinado al mundo empresarial y de los negocios,  y detalla quienes son los actores en los que más se confía distinguiendo cinco grandes grupos de personas: CEO, empleados, consumidores activos, académicos y medios de comunicación y cinco aspectos de la vida empresarial: compromiso, integridad, productos y servicios, propósito y operaciones. Los empleados ganan de calle en todos los conceptos con un 36% del total de confiabilidad seguidos por los CEO con un 27% y el resto se distribuye en consumidores 25%, académicos 21% y medios de comunicación 16%. Los empleados son el referente de confianza de las empresas por delante de sus dirigentes y es un resultado que se repite año tras año y que va en aumento.

Diapositiva1

No es difícil concluir que cuanto más y mejor se deje oír la voz de los empleados tanto más se ampliará la confianza en las empresas o en otras palabras cuanto más potente sea la marca personal de los empleados tanto mayor será la confianza en la marca corporativa.

Cuando desde el personal branding decimos que los empleados son los auténticos y genuinos embajadores de las empresas sabemos que estamos en lo cierto y esto convierte nuestro trabajo en una profesión de futuro.

Amateurs Top

 

Si nos alejamos de las grandes estrellas, de los galardones bañados en oro, si nos situamos fuera de las portadas de las revistas, lejos de los grandes estadios deportivos, observamos con admiración, como desde hace unos años, hay un gran movimiento de personas anónimas que entrenan cada día y compiten cada fin de semana, en carreras populares, triatlones, duatlones, aguas abiertas…

bota-circulo-2

http://www.javierzamorasaborit.com/

Si nos centramos en esa “masa silenciosa” de deportistas amateurs o semiprofesionales, podemos darnos cuenta, que se abre un nicho de oportunidades para un abanico de profesionales que están alrededor de ellos.

En otros artículos he destacado la importancia del “storytelling” como herramienta de construcción de una marca personal para deportistas profesionales, siguiendo esa misma línea, el uso del “storytelling” también puede servir para los profesionales que rodean a esa “masa silenciosa” de deportistas amateurs o semiprofesionales que cada semana entran en competición.

Os pondré en contexto, a parte de las marcas principales que albergan este tipo de eventos,  se abre un nicho de oportunidades donde cada semana, existe una competición donde se reúnen miles de personas con ganas de practicar su deporte.

En este tipo de eventos, nos damos cuenta, que un amplio porcentaje de deportistas que compiten, únicamente lo hacen por el mero hecho de acabar la competición, de superarse a sí mismo, de mejorar tiempos…

¿Qué papel juega la marca personal y el Storytelling?

Los distintos perfiles profesionales que rodean al deportista de este tipo de competiciones, fisioterapeutas, entrenadores personales, readaptadores, nutricionistas… tienen la oportunidad de crearse una marca personal que les ayude, en primer lugar a ser visibles dentro de este perfil de deportistas amateurs o semiprofesionales  (quitando el intrusismo profesional evidente que existe)  Y en segundo lugar, a crear oportunidades de conexión con este tipo de deportistas.

Es cierto, que un porcentaje de deportistas amateurs, no necesitan de los servicios continuos de estos profesionales, pero si en algún momento puntual. Y en ese punto, es donde entra en juego la importancia del “Storytelling”, para conseguir que sea de forma continua y no únicamente puntual.

Un buen profesional cualificado con una buena marca personal, puede aprovechar su imagen de marca, sus medios propios on y off line para conseguir ser el narrador de la historia de los deportistas a los que entrena o trata.  Siendo el altavoz de las historias personales de sus deportistas, de sus retos, de sus logros o fracasos, en definitiva poner rostro a ese deportista “silencioso” que cada fin de semana compite.  El deportista por tanto, sabe  que su historia va a ser contada  antes, durante y después de la competición a través del profesional.

 

En esa unión entre deportista amateur y  el profesional que lo prepare o trate (remarco y doy importancia a la palabra profesional) se establece un vínculo emocional, clave para conseguir un prescriptor ideal que atraiga a otros deportistas.

En esa vinculación, abre también la oportunidad a crear “miniclubs” alrededor de la figura del deportista, aprovechando esa vinculación para que sus clientes unidos por unos colores, ideales o sentimientos,  sean un vehículo de comunicación perfecto no tan sólo para los servicios que ofrece el  profesional sino también para  crear  “merchandising”  propio donde incluir a patrocinadores que quieran entrar dentro de este “miniclub”.  Un buen ejemplo de esto es “Noteparesteam”

Patrocinadores, que quieren aprovechar esa “mayoría silenciosa” para estar presente dentro de este tipo de competiciones, dado el amplio número de deportistas que son prescriptores y consumidores a la vez. Ejemplos como “Taymory” o “Orbea” son los que más me han llamado la atención.

Si el profesional logra, mediante su marca personal crear un “miniclub” donde unido a otros profesionales puede ofrecer un servicio más completo y colaboraciones con marcas patrocinadoras, entra en disposición de potenciar su marca personal, ganar visibilidad, dar credibilidad a su trabajo y conseguir nuevos clientes.

En resumen, cuando hablamos de la construcción de la imagen de marca personal, no siempre debemos imaginarnos a los grandes deportistas, sino también a cualquier profesional del ámbito deportivo que bien asesorado sepa potenciar y aprovechar su imagen de marca personal. 

Personal Branding en 2014: La consolidación

 

Muchos hablamos hace un año de 2013 como un año clave para el Personal Branding. Y no nos equivocamos. Analizando las alertas de Google sobre el tema, vemos que cada vez es mayor el interés por la estrategia personal para definir y alcanzar unos objetivos con éxito.

En 2013 han aparecido nuevos profesionales que se unen a los que hace algunos años que estamos en esto. Unos son pura fachada, colocan “personal branding” porque creen que está de moda, pero detrás no hay nada serio. Pero también ha surgido nuevas voces a tener muy en cuenta en este panorama.

Nuestro resumen del 2013 pasa necesariamente por dos grandes hechos:

  1. La tímida entrada del branding personal en el territorio de la empresa
  2. El lanzamiento del primer Posgrado universitario en Personal Branding

En las empresas el personal branding aun genera desconfianza, ya que muchos creen que es algo que compite contra el corporate branding. Nada más lejos: si tenemos en cuenta que las empresas son personas, el estímulo del personal branding en la empresa no puede hacer otra cosa que reforzar la corporación y sus lazos con sus stakeholders. Unir empresa y cliente en “la conversación” del mercado es una de las tareas de los programas de embajadores de marca que se aplican en el personal branding empresarial.

Foto: Majopez

Foto: Majopez

El Posgrado en Personal Branding de la Universitat Ramon Llull / Blanquerna Comunicació se lanzó con éxito el pasado 19 de noviembre. Se trata de una modalidad mixta online y presencial que permite que muchos estudiantes del otro lado del atlántico puedan seguir el posgrado. Aunque la matrícula sigue abierta unos días más, en junio de este 2014 saldrá la primera promoción de “personal branders”, lo que nos llena de alegría, ya que como sabéis Soymimarca ha colaborado en la creación, coordinación y dirección del curso.

Y volviendo al título, hablemos de presente y de futuro. Para el Personal Branding en 2014, vemos que cada vez son más profesionales los que deciden tomar las riendas de su marca y no dejar que sean “otros” los que la dirijan. Esto está sucediendo también en las empresas. La consolidación del personal branding está relacionada con la realidad de que todos somos diferentes y todos tenemos propuestas de valor. Ya no queremos ver el partido desde la butaca de casa, lo queremos jugar en la cancha.

¡Feliz 2014!

PD: Por si te perdiste nuestro regalo de Navidad, aquí lo tienes. (ya lleva 6.000 descargas). Enlace al e-book gratuito Soy mi marca o no soy nada

Nuestro regalo de Navidad: el eBook “Soy mi marca o no soy nada”

 

El eBook que regalamos la Navidad anterior, “Es algo personal” se acerca ya a las 300.000 descargas (sí, trescientas mil). El listón se ha situado muy alto, así que el eBook regalo de este año 2013, además de incluir nuevos autores, va prologado nada menos que por Andrés Pérez Ortega, el sherpa de la marca personal.

Este año el título es algo agresivo, lo reconocemos. “Soy mi marca o no soy nada” es un manifiesto sobre la marca personal que recoge los mejores textos del blog Soymimarca durante 2013, escritos por Jordi Collell, Guillem Recolons, Aléxia Herms, Xavier Roca Torruella, Celestino Martínez, Javier Zamora Saborit, Olga Villacampa, Neus Fornells, Pablo Adán Micó, Carme Gibert, Gian-Lluís Ribechini, Pau Hortal, Paula Fernández-Ochoa, Pau Samo y Alejandro Capparelli. Casi nada

En el eBook del primer año, “Personal y transferible“ y el del segundo “Es algo personal” los artículos se habían clasificado en función de las tres partes del iceberg de marca personal: autoconocimiento, estrategia y visibilidad. En el nuevo eBook “Soy mi marca o no soy nada” hemos añadido además una sección dedicada al branding personal en la empresa.

Esperamos que lo disfrutéis. Sólo tenéis que hacer un click en la imagen. Feliz Navidad!

 

El mercado es una gran conversación (y las personas tenemos la voz)

 

Mensaje dirigido a gestores de empresas y de recursos humanos

La comunicación a base de talonario y mensajes repetitivos tiene fecha de caducidad. Las personas quieren hablar con personas. Por lo tanto, las marcas necesitan humanizarse, cambiar el terreno de juego del “yo te voy a buscar” por el de “gustará encontrarme”.

Si gestionas una empresa o un departamento de recursos humanos, es importante tener en cuenta que el mejor activo de comunicación que tienes se llama “mis profesionales”. Si lo prefieres, sigue llamándole “mis empleados”, no importa.

marketsareconversationsEl consumidor no se ha vuelto inteligente ni idiota, se ha vuelto exigente, inconformista. Para llegar a su órbita debemos utilizar un lenguaje diferente, de persona -a- persona, sólo así generaremos complicidades, empatías.

El famoso “repetition is reputation” está ya casi enterrado. Ahora, si cuentas con 500 profesionales, tienes 500 portavoces de marca. Y cada uno explicará la marca según su percepción, con matices, con riqueza cromática, no será un único mensaje, será un único concepto con cientos de formas y contenidos.

Esto a lo que llamas empleados son -te daré una alegría- tus mejores embajadores de marca. Pero sólo lo serán si quieres y si pones en marcha un programa que combine personal branding con corporate branding que pueda generar nuevos canales internos y externos de comunicación.

El mercado es una gran conversación. Así lo avanzaron cuatro visionarios en 1999, Fredrick Levine, Christopher Locke, Doc Searles y David Weinberger en su “Cluetrain Manifesto“. Ahora el mando a distancia ya no lo tienen entes abstractos llamados “empresas”. Ahora lo tienen las personas, los interlocutores perfectos de una gran conversación que pueden dar o quitar valor a las marcas.

Es un cambio, y mirado en la perspectiva de los años es una revolución. Internet, sin duda, ha tenido mucho que ver en todo esto. La red colaborativa nos ha convertido a todos en periodistas, jueces, fotógrafos, escritores, críticos de cine, críticos gastronómicos, músicos, atletas, nos ha quitado la vergüenza, la timidez, nos ha dado voz propia, lo que antes estaba reservada a espacios de pago muy profesionalizados.

Empresario, director de recursos humanos, tienes ante ti una oportunidad única de crear una marca con una voz pero con muchos altavoces . Nadie dice que sea una tarea fácil, pero una cosa es segura: si no lo haces tú lo harán tus competidores. Tic, tac, el tiempo pasa.

Publicado en Puro Marketing el 31/10/2013

6 razones por las que “amo” la marca personal

ilovepersonalbranding

Google Images

 

Hace unos días llegaba a mis manos un articulo publicado en el Huffington Post en su versión digital titulado “6 Reasons Why I Hate the Term ‘Personal Brand’(6 razones por las que odio el término “marca personal”). La autora de este post cuenta qué motivos la han llevado a ver con ojos de desconfianza la marca personal. No voy a entrar en el juego de decir si lleva o no razón, únicamente voy a hablar del lado positivo del personal branding.

Todos sabemos que del amor al odio hay un paso. Y yo, por lo que refiere a la “marca personal” estoy en el lado dulce, el lado que confía, respeta y aprende de esta disciplina y de los profesionales que se dedican a ella.

Así que dejando odios y rencores a un lado, ahí va un punto de vista más positivo e optimista – para mi el único-.

Seis buenas razones por las que “amo” la marca personal:

1. Porque ayuda a personas y a profesionales a conocerse, a descubrir su talento. Les invita a soñar y a descubrir su grandeza.

2. Porque da impulso a los emprendedores a sacar adelante sus proyectos. Y lo hace con una hoja de ruta y las herramientas necesarias para conseguirlo.

3. Porque trabajar en personal branding significa relacionarse con personas de perfiles y características muy diferentes. Algo enriquecedor, que supone aprender algo nuevo cada día. Y en ocasiones incluso a vivir momentos únicos –que un cliente músico interprete una canción en directo sólo para 3 asistentes no pasa todos los días-.

4. Porque ayudar a alguien a desarrollar su estrategia personal y ver cómo avanza hacia sus objetivos es más que un incentivo profesional. Es dar sentido a lo que haces.

5. Porque combina disciplinas tan diferentes como el marketing, la comunicación, el coaching…. Da versatilidad a mi profesión y me permite ver las cosas desde diferentes puntos de vista.

6. Porque se basa en la autenticidad. Aunque muchos crean que el personal branding consiste en inventarse una nueva identidad o en hacerse famoso, para nada es así.  Es un proceso estratégico que pretende ayudar a las personas a llegar donde quieran llegar.

Por estos 6 motivos y por muchos más creo en la marca personal.

El iceberg de la marca personal, un proceso integral de branding

 

Por si no llevas tiempo en este blog, si te atrae el tema de la marca personal me complace poner a tu alcance algunas definiciones y conceptos que te ayudarán a tener una idea más clara.

¿Marca personal? ¿Personal Branding? ¿Branding Personal? ¿Marketing personal? ¿Marca personal 2.0? ¿Iceberg de la marca personal?

Marca personal sería un equivalente al término inglés Personal Brand: Se trata de la huella emocional que dejas en los demás. Por tanto, no la decides tu, es lo que perciben los demás, sea real o no. Es una fotografía estática. Como diría Jeff Bezos, presidente de Amazon -y del Washington Post-, “marca personal es lo que dicen de ti cuando no estás delante“. Uno de los problemas con este concepto en castellano es que se confunde a menudo con puntuación, con “score”. Por ejemplo, “el atleta consiguió batir su marca personal en 400 metros”. De ahí a que haya tanta confusión cuando se busca en internet.

Personal Branding, al incorporar el gerundio “branding” ya nos habla de acción, de proceso. Si españolizamos el término, podemos hablar de Branding Personal. Sería lo mismo, pero en versión castiza. En este caso hablamos de un proceso que consiste en alcanzar objetivos personales, ya sea individualmente o dentro de una organización. Si no hay objetivos que alcanzar, no hay proceso. También necesitamos que haya motivos que justifiquen los objetivos. Oí por ahí una frase interesante (desconozco al autor, pero le felicito): “Si tienes un por qué, ya encontrarás el cómo”. El Personal Branding requiere medición, KPI’s, o como quieras llamarlo, no importa. Y algo importante, el Personal Branding no tiene nada que ver con  la presencia en las redes sociales, eso sería sólo la punta del iceberg.

Marketing Personal: Es una parte del Personal Branding, la que define elementos estratégicos y de comunicación. Pero no es el todo. El marketing personal no incluye las áreas de autoconocimiento, imprescindibles para un correcto diagnóstico de partida, para detectar y conocer competencias y para analizarnos internamente.

Marca Personal 2.0. Es un término confuso que hace referencia a el poso que deja nuestra marca en las redes. Y digo confuso porque hay quien lo plantea como un proceso integral cuando se trata únicamente de una fase de comunicación. Las redes son un medio, como también lo es una tarjeta de visita o una aparición en un programa de radio. Lamentablemente, hay mucho falsos gurús que llevan a engaño, ojito con esa gente.

soymimarca_iceberg4-219x300Iceberg de la marca personal. Si ya tenemos un por qué, ahora podemos hablar del cómo. El Iceberg de la marca personal es una metodología de trabajo que utiliza Soymimarca con sus clientes, y que se basa en tres etapas:

  • Autoconocimiento: Representa la parte menos visible de nuestra marca, con aspectos desconocidos incluso para nosotros mismos. Es la base del iceberg, la parte más sumergida y profunda. Nos ayuda a entender quiénes somos, cómo nos ven (personal brand), qué desprendemos, frenos, miedos, sueños, fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades. Sin esta parte es difícil fijar objetivos.

 

  • Estrategia personal: Sigue sin ser visible, pero analiza en profundidad la hoja de ruta que necesitamos para llegar a un objetivo. Empieza a partir de una visión, misión y ratificación de valores. Sigue con nuestro modelo personal de negocio, analiza posibles clientes, propuestas de valor, prespcritores clave, actividad central, roles, canales de comunicación, recursos… Luego entra a fondo en posicionamiento y mensaje.

 

  • Visibilidad: Es la parte que ven los demás. Es importante trabajar esta fase únicamente cuando se han trabajado anteriormente autoconocimiento y estrategia personal. De lo contrario seríamos vendedores de humo o especialistas en multinivel. Se trabajan los distintos formatos de un mensaje, se traza un plan de medios off y online para que nuestro mensaje llegue con la máxima efectividad a nuestros públicos objetivo. Se gestionan esos contactos (networking) y las respuestas a nuestros mensajes. Se establecen y siguen los indicadores de éxito.

De acuerdo, ¿Cómo trabajo mi marca personal?

Espero haber ayudado un poco a aclarar conceptos. No dudes en contactar si necesitas más información.

 

Personal Branding es el arte de invertir en ti

 

Compartimos con vosotros la entrevista realizada por Javier García Barros, autor del libro “Haz, marca personal para personas” a Guillem Recolons a través del Blog Siempre con algo en la cabeza

 

JG: Dentro de la cantidad de cosas que has vivido en tu carrera profesional, me llama mucho la atención que después de casi 20 años trabajando “para otros” decidieras emprender tu propio proyecto ¿Cuál fue la razón principal que te motivo a HAZerlo? 

GR: El despido podría haber sido el elemento detonante y el ansia de cambio el elemento motivante. Tras una carrera de éxito en agencias “de otros”, llega un momento en que me despiden. Ahí hay dos salidas:

1. El mundo se viene abajo. Te vas a la cola del paro y te pones a buscar trabajo.

2. La vida sigue, y 24h después del despido estás firmando ante notario la constitución de tu propia compañía.

Opté por la segunda, y volvería a repetirlo una y otra vez.

 

Guillem_RecolonsJG: Por si fuera poco, tiempo después fundaste soymimarca. ¿Por qué iniciar un nuevo proyecto si el que tenias funcionaba? Muchos quizás no hubiéramos arriesgado otra vez.

GR: Creo que la clave está en la propia pregunta, en el concepto de proyecto. El nuevo formato laboral se basa más en proyectos y clientes que en abstracciones como “compañía”. Trabajando solo podía llegar a cubrir una parte muy amplia del personal branding, pero me faltaba una pata: el área de autoconocimiento.

Además, me aburre bastante la acción comercial. Por todo ello creí necesario unir fuerzas con uno de los mejores coach de marca personal que conozco, Jordi Collell.

 

JG: Sé por experiencia propia que los inicios son difíciles ¿Cómo superaste en ambos proyectos esos momentos?

GR: Te parecerá simple, pero la ilusión y la convicción del proyecto eran el aliciente para seguir.

Además, redacté mi propia estrategia personal, mi visión, mi misión, valores, objetivos, targets, mensajes, partners, plan de comunicación. Me pregunté dónde quería estar en 10 años. Trabajé escenarios y estoy en el camino.

 

JG: ¿Ha sido duro el camino recorrido desde ese día que te “invitaron a irte” hasta hoy? ¿Has tenido ganas de abandonar alguna vez?

GR: No, y eso que entre medio sufrí otro fracaso.

En 2007 abrí la delegación española de TVLowCost, una agencia especializada en campañas TV. No funcionó, la cerramos en 2009, ya que en España el concepto low cost no representaba nada nuevo. Acumulo dos fracasos, y eso ayuda mucho a generar nuevos enfoques.

Un país como España penaliza el fracaso, pero créeme, es una lección de vida por la que creo que hay que pasar.

 

JG: Uno de los principales obstáculos que tenemos es “el miedo al fracaso” ¿Qué pasa si alguna de tus iniciativas/productos no funciona? ¿Cómo reaccionas?

GR: No pasa nada. Al contrario, aprendes. Recuerdo una campaña cuyo cierre era “The more we listen, the more we learn. And the more we learn, the more we can help”.

Creo que hoy no sería un consultor creíble si no conociera lo que NO hay que hacer. Y no supiera escuchar.

 

JG: Tu experiencia es muy inspiradora para mucha gente qué después de bastante tiempo trabajando se ven en la calle ¿Cómo le animarías a seguir hacia adelante, a actuar?

GR: La clave es hacerse un plan. Todo pasa por ahí, hay que dibujar una hoja de ruta, tener claro un norte, una meta, un sueño. Levantarse por la mañana sin tener una misión a corto y a medio plazo desmotiva y desanima a cualquiera.

 

JG: Para mi la marca personal es la mejor herramienta para HAZer, para actuar. ¿Cómo definirías la marca personal? ¿Cuáles son su principales ventajas?

GR: Utilizo a menudo una definición emocional “Personal Branding es el arte de invertir en ti”.

No considero el personal branding como una ciencia, lo considero una inversión a futuro, algo que, bien gestionado, nos podrá llevar al lugar que visualizamos como objetivo en un plazo razonablemente largo.

Además, y como díría el poeta griego Kavafis, no se trata solo de llegar a un lugar deseado, también hay que saber disfrutar de la travesía.

 

JG: Uno de los principales “peros” que argumentan muchas personas para empezar a desarrollar su marca personal es la exigencia de resultados en muy breve espacio de tiempo ¿Cómo vencer esas urgencias?

GR: Con una frase sencilla: Si no gestionas tu marca, otros lo harán por ti. Eso puede llevar algún tiempo, pero que alguien te destruya es cuestión de minutos.

 

JG: Con estás charlas quiero inspirar a la gente HAZer, a moverse, a no quedarse quieta ¿Qué le dirías a esa persona que lleva tiempo con una idea en la cabeza pero no se atreve a dar el paso?

GR: No tengas miedo al ridículo, no tengas miedo al fracaso, no te expongas sin haberte trazado un plan, y cuando lo tengas, lánzate con paracaídas.

Al principio puede dar cierta sensación de vértigo, pero siempre será mejor eso que la falsa comodidad del sofá (metáfora de la zona de confort). Recuerda que todo deja marca. Y mantente siempre, siempre, siempre con algo en la cabeza ;-)

 

JG: Guillem, muchísimas gracias por pasarte por mi casa en la red. Ha sido un enorme placer y sé que tu historia y experiencia va a servir de ayuda e inspiración a mucha gente. ¡Gracias!

GR: Gracias a ti, Javier por esta oportunidad de conectar con tus seguidores.