Entradas

El 85% de nuestras decisiones las tomamos de manera subconsciente y solo un 15% son decisiones realmente conscientes

A pesar de que  la gran mayoría de nosotros hemos sido educados en la razón  y la lógica, todos sabemos que las emociones siempre han jugado un papel importante  en nuestra vida.

Como psicóloga  me  he interesado por los estudios realizados por el  neurocientífico portugués Antonio Damasio, sobre el papel fundamental que las emociones y los mecanismos inconscientes del cerebro juegan en la toma de decisiones.

Se estima que el 85% de nuestras decisiones las tomamos de manera subconsciente y que solo un 15% son decisiones realmente conscientes.

¿Cómo es posible que todavía existan entornos empresariales que  no tengan en cuenta estos  datos?  ¿Qué relación a largo plazo  pueden establecer con  su público y/o consumidores?

En un momento de crisis como el que estamos viviendo creo que  “ninguna estrategia de negocios inteligente puede darle la espalda a la Neurociencia”. Cuando hablo de estrategias de negocios me refiero a estrategias que tienen que ver con seres humanos, tanto los  que las conciben como los que son destinatarios de las mismas.

Es una época en la que toda empresa debe contar con un enfoque multidisciplinario y con profesionales con marcas personales fuertes que se conviertan en  los  embajadores corporativos de la misma.

No estamos ante una época de cambio sino ante un cambio de época*

Entender  el comportamiento, comprender las etapas del aprendizaje humano, la toma de decisiones, etc., requiere analizar el proceso desde diferentes enfoques, desde distintas disciplinas, en consecuencia  solo un equipo multidisciplinar  válido puede afrontar con éxito la creación  de marcas personales.

Y es por eso que afirmo que darle la espalda a la neurociencia implicaría renunciar a aquello  que decimos querer conocer: el ser humano.

Ya es hora de que empecemos a dar importancia a lo que verdaderamente es importante, las personas, ya que al fin y al cabo las empresas están constituidas, por eso, por PERSONAS.

Montse Taboada / Coach

*Leonardo da Vinci.

Dejar huella o desgarrar. El coste de no impulsar las marcas personales.

El inicio de esta semana ha sido intenso e interesante. Con Montse Taboada, mi socia, hemos tenido la oportunidad de compartir y ofrecer unas jornadas de formación a un grupo de ejecutivos de un importante grupo logístico sobre los valores que sustentan el liderazgo. Hablar de valores y de todo aquello que sale de dentro de las personas es cada vez más motivador, me hace descubrir la enorme riqueza que se encierra en cada uno de nosotros y constatar que hay equipos directivos que apoyan el avance de su gente de manera sincera alivia los temores de un futuro incierto.

Me han llamado la atención unas intervenciones que resaltaban la dificultad que engendra al líder intermedio de una organización precisamente su posicionamiento. El no estar arriba del todo, en el top management, pero tampoco en la base de la pirámide genera muchas veces incomodidad y la creencia de que sólo desde la cúspide se puede ejercer influencia de manera eficaz. ¿Es esto realmente cierto o se trata de una de las muchas trampas que nos tendemos de buena fe para evitar poner a prueba todo nuestro potencial?

Estar en el medio puede llegar a ser realmente duro, se recibe presión desde arriba para obtener resultados , para compartir retos y escuchar lamentos que no están estrictamente dentro del ámbito de control ; desde abajo se pide comunicación, feed back  y respaldo al mismo tiempo que se debe tirar del carro y delegar para que las tareas fluyan  y los plazos se cumplan y todo ello sin olvidar a los colegas que también están en la misma posición y con los que se tiene que interactuar, coordinarse y a veces pelearse porque aun compartiendo una misma visión del negocio los intereses inmediatos no van por el mismo camino. Esto puede ser un lío.

La incomodidad y la tensión resienten a toda la organización. El buen hacer de los niveles intermedios, su motivación y por qué no decirlo su posibilidad de alto rendimiento potencian el valor de la compañía e impulsan los resultados cosa que para los tiempos que corren no está nada mal. De una manera u otra dejan huella y depende de cómo sea esta marcará también al  resto.

A estas alturas del relato empiezo a tener claro que este grupo de profesionales son un engranaje básico del que depende el correcto movimiento de toda la estructura. Su capacidad de influencia es clara y elevada. Sólo falta que los interesados tomen conciencia de la misma para que puedan sentirse plenamente responsables.

Líderes capaces de marcar son líderes con marca o por lo menos con capacidad de marca propia que si empujan en la misma dirección que la marca corporativa, si comparten los mismos valores, dejarán una huella profunda, sólida, visible y traducible en valor para el accionista.

Impulsar las marcas en beneficio de todos o no, esta es la cuestión. Y no vale tomarlo a guasa porque los efectos de no hacerlo pueden ser nefastos. Un arañazo, un desgarro son también una marca, ¿o no?.

Jordi Collell / Personal Branding Coach / soymimarca

Inspirar ideas, transformar vidas, ayudar a dibujar futuros

Inspirar ideas, transformar vidas, ayudar a dibujar futuros. Bonita MISIÓN, ¿No? Es lo que nos proponemos al trabajar como gestores de marca personal. Puede sonar algo ambicioso, pero es un referente de orientación de nuestro trabajo.

En cuanto a la VISIÓN “sólo” queremos ser los mejores en ayudar a conseguir que nuestros amigos/clientes cumplan sus sueños. Ahí es nada.

Nuestros VALORES siguen una ruta similar en cuanto a exigencia:

  • Sinceridad: No prometemos alcanzar la luna, pero sabemos dónde están los límites del compromiso, sabemos que trabajando duro desde uno y otro lado se puede llegar lejos.
  • Entusiasmo: Nos encanta nuestro trabajo, disfrutamos con él. Puede parecer una obviedad pero no lo es. Una meta interesante es tratar de que ese entusiasmo se contagie.
  • Respeto: La autenticidad es nuestra guía. Nunca trataremos de adulterar la personalidad de nadie. Las personas ya tienen una marca personal antes de llegar a nosotros. Sólo falta diseñarla bien y sacarla a flote.

El candidato que no está en las redes sociales es invisible

 

Cada vez somos más los que apostamos por la Marca Personal. Desde Soymimarca os ofrecemos esta entrevista publicada ayer por Nuria Peláez de La Vanguardia cuyo contenido y visión compartimos. Buen lunes y mejor lectura.

ENTREVISTA a Amparo Díaz-Llairó, autora del libro ´El talento está en la red´

“El candidato que no está en las redes sociales es invisible”

LVG Foto: Maite Cruz

Considerada una de las 10 mejores profesionales de Recursos Humanos en España según Top Ten Business Experts, Amparo Díaz-Llairó tiene 18 años de experiencia como directora de RRHH en diversas compañías y entidades financieras. Ha impartido cursos y conferencias internacionales en varios países de Europa, Estados Unidos y Oriente Medio, y este año ha formado a responsables de RRHH de más de 250 empresas. Acaba de publicar el libro “El talento está en la red” (Lid Editorial), donde analiza la influencia de las redes sociales en los procesos de selección yenseñaa candidatos y empresas a sacar el máximo provecho a las nuevas herramientas 2.0.

Todo el mundo conoce Facebook pero, ¿de qué hablamos cuando nos referimos a redes sociales?

Podemos clasificar las redes sociales en profesionales, verticales y generalistas. En las profesionales, como Xing, LinkedIn o Viadeo, se conectan usuarios con similares intereses laborales y formación profesional, por lo que si se mantiene un perfil activo hay una alta probabilidad de encontrar empleo: muchas empresas buscan a sus futuros colaboradores a través de este nuevo medio de reclutamiento. Las redes sociales verticales, por su parte, se caracterizan porque buscan una especialización: están empezando a aparecer redes muy diversas sobre apasionados del motor, informática, marketing, cocina, etc. Facebook, por su parte, es una red generalista y no nació con el fin de ser una red para buscar empleo, pero cada vez se usa más para atraer y reclutar talento.

¿De qué manera?

Muchos profesionales de RRHH utilizan Facebook para realizar campañas de atracción de talento, interactuando con candidatos potenciales a la compañía, y para crearse su marca de empleador o employer branding.También lo usan para obtener información de carácter personal del candidato que en una entrevista personal no preguntarían.

Alemania ha prohibido que se use información de Facebook para descartar candidatos. ¿Está en riesgo la intimidad de los trabajadores?

Si un candidato publica en su perfil de Facebook cierta información de forma transparente para todos aquellos usuarios de la Red, está expuesto a que las empresas puedan revisar su perfil. Hay que ser extremadamente prudente con la información personal y profesional que se exhibe en las redes sociales. También es recomendable no mezclar contactos profesionales y personales dentro de un mismo grupo, ya que se puede cruzar información inconveniente. Por ejemplo, Facebook permiten crear grupos con diferentes niveles de privacidad y acceso a los comentarios, fotografías, vídeos, etc.

¿Tener un perfil en las redes sociales es suficiente para buscar empleo?

El profesional debe ser proactivo y crear su perfil no cuando necesite buscar trabajo sino antes. Darse de alta en una red social es sencillo, pero hay que invertir tiempo para atraer seguidores y construir una buena reputación digital, creándonos nuestra propia marca personal 2.0. Todas las personas que deseen desarrollar una carrera profesional deberían probar a poner su nombre en Google para comprobar qué se está diciendo de ellos y si están consiguiendo sus objetivos de marca personal 2.0. Actualmente no sólo el currículum sino también el perfil profesional en las redes debe ser la tarjeta de visita de un candidato que esté buscando un nuevo empleo. El que no está en las redes sociales es invisible: de hecho, algunos cazatalentos descartan a potenciales candidatos si no los encuentran en una red social profesional, por considerar que no se ha adaptado a las nuevas tecnologías.

¿Se han adaptado las empresas españolas a esta nueva realidad?

El reclutamiento 2.0 es más un cambio de modelo mental que un cambio tecnológico. Los profesionales de RRHH cada vez usan más las redes sociales para buscar perfiles de contenido técnico específico o mandos intermedios, pero sobre todo para atraer a la generación Y. Son los profesionales que ahora tiene entre 18 y 28 años, y que en sólo 5 años representarán el 80% de la población mundial. Según un estudio de Telefónica, el uso de las redes sociales entre los jóvenes aumentó en 2009 un 500%, lo que coloca a España como el segundo país de Europa por penetración con casi tres de cada cuatro internautas como usuarios de las redes. Las empresas deberán reinventar sus canales tradicionales de atracción de talento para captar a esta generación.

RESILIENCIA en tu marca ¡Ahora más que nunca!

 

Resiliencia, un concepto estable… en un mundo de cambio continuo

Uno de los conceptos más modernos y llamativos de la psicología actual  aplicado al mundo de los recursos humanos y de la marca personal es el de Resiliencia. Un nombre extraño que alude en el campo de la física, a la capacidad  que tienen algunos materiales de volver a su forma original, cuando han sido forzados a cambiar o deformarse. En psicología, el concepto de resiliencia, señala la capacidad para enfrentar situaciones críticas, sobreponerse y salir airoso y fortalecido, en vez de frustrado o debilitado El vocablo resiliencia tiene su origen en el idioma latín, en el término “resilio” que significa volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar.

Según Rutter, fue adaptado a las ciencias sociales para caracterizar aquellas personas que, a pesar de nacer y vivir en situaciones de alto riesgo, se desarrollan psicológicamente sanos y exitosos. El trabajo que dio origen a este nuevo concepto fue el de  Werner (1992), el cual a lo largo de más  30 años observo a más de 500 niños criados en familias con padres alcohólicos, quienes pese a esto, se recuperaban y lograban una calidad de vida aceptable.

Lo esencial aquí, es comprender, que más allá del análisis del concepto de resiliencia o de su origen, disponemos de una potente capacidad de superación ante las adversidades y que es potestad de cada persona descubrirla o adquirirla. Podemos evitar ciertas circunstancias, pero no podemos evitarlas todas. Es importante tener en cuenta que no podemos ser responsables de todo lo que nos sucede, pero sí de la manera como lo vivimos emocionalmente, pues la experiencia y la vivencia no son lo mismo.

La resiliencia tiene como pilares por un lado una actitud positiva, que engloba optimismo, adaptación, y predisposición a buscar soluciones; y, por otro, el desarrollo de capacidades como el autocontrol, asumir responsabilidades, estructurar las relaciones, y configurar el futuro para tener un objetivo.  Actitudes y capacidades todas ellas esenciales para crear y desarrollar una buena marca personal.

Ejemplos como Nelson Mandela, Gandhi, Stephen Hawking, Ana Frank entre otros son arquetipos del espíritu de “Resiliencia” que distingue a los triunfadores de aquellos que se resignan a asumir calladamente sus circunstancias. Pero como ellos, y sin conocerlos, estoy convencida que existen otros muchos que de forma anónima han construido sus vidas desde el compromiso y la entereza de ánimo necesario para lograr sus metas.

“No son los más fuertes de la especie los que sobreviven, ni los más inteligentes. Sobreviven los más flexibles y adaptables a los cambios”. Darwin

Ahora más que nunca -por las circunstancias que estamos viviendo- poseer una marca resiliente nos permitirá enriquecernos en la crisis y salir fortalecidos.

Si no estás gestionando tu marca personal, otros lo harán por ti, por @guillemrecolons

Suena muy duro pero es así. O tomas el control de tu marca personal u otros lo harán por ti. Aquí vemos unos datos significativos del marco actual en la red 2.0:

  • La irrupción de la web 2.0 ha provocado una explosión de información. 2.000 millones de personas están conectadas a la red, pero pronto serán 5.000 millones.
  • En España somos 30 millones de personas conectadas, y un 21% lo hacemos a través del móvil.
  • En los hogares con conexión se consume más internet que televisión.
  • Cada día un internauta recibe una media de 70 mensajes directos.
  • Los internautas se convierten en jueces y periodistas, emitiendo recomendaciones, prescribiendo y destrozando marcas. Es imparable, y no hay marco legal que proteja a las marcas de calumnias online.

¿Qué significa todo esto? Que cada vez será más difícil diferenciarse, pero a la vez será más imperativo hacerlo.

La necesidad de crear y gestionar tu marca personal es hoy mayor, ya que:

  • Cualquiera puede “colgar” un comentario negativo sobre ti o –quizás inocentemente- etiquetarte en una foto comprometida que dará al traste con tu imagen.
  • Nos estamos acostumbrando a informarnos más sobre a quién vamos a ver o sobre qué producto vamos a comprar. Y lo hacemos en la red. El 80% de ventas en automoción se hacen en la red.
  • El currículum ha muerto. No lo decimos nosotros. Es un hecho. Cualquiera puede mentir en un trozo de papel, pero hoy todo se comprueba en cuestión de segundos; la red lo hace posible. A las empresas ya no les interesan tanto los diplomas o licenciaturas, ahora investigan las motivaciones y competencias de una persona para integrarse en un equipo.

¿Cómo empezar? A modo de adelanto, os recomendamos que paséis el test de las 5 preguntas (*):

1.       ¿Cuáles son tus objetivos?

2.       ¿Qué es lo que valoras?

3.       ¿Qué es lo que te apasiona? (ver post de ayer)

4.       ¿Qué es lo que te motiva?

5.       ¿Qué es lo que te hace diferente?

Difícil, ¿no?. Realmente es muy complejo responder con toda seguridad y sin titubear a estas preguntas. Pero son necesarias para enfocar los primeros pasos en la construcción de tu marca personal, la base del iceberg de tu marca.

Los profesionales de marca personal estamos para eso, para ayudarte a responder estas preguntas y poder plantear las fases siguientes de construcción de la marca, las que establecen una hoja de ruta, un calendario y unas rutinas para hacer emerger el iceberg. Si tu marca es buena, la red la hará crecer. Si sólo es mediocre o mala, desaparecerá.

(*) Kristian Andersen – Brand You

Marca Personal: Tener poder para crear valor -I-

“Management is doing things right; leadership is doing the right things.”  Peter F. Drucker

Este es un post escrito para todos aquellos profesionales y empresas que creen que su misión en la vida es hacer que las cosas, las personas y las organizaciones con las que se relacionan avancen, prosperen, cambien y tengan resultados extraordinarios. Está pensado para aquellos que tienen o quieren tener poder para dejar su huella en el mundo, en su empresa, en su familia, en las asociaciones en las que participe, en sus amigos y para los que intuyen que pueden ser actores del cambio en general.

El poder es esto, la habilidad para hacer que las cosas cambien, para dirigir este cambio de acuerdo con unos valores y una misión personales. También es la capacidad para conseguir que otras personas hagan cosas que de manera ordinaria no harían.

Hablar de poder escuece, no es políticamente correcto y muchas veces negamos nuestro interés  hacia él en un arrebato de pudor. No hemos sido educados para ejercer el poder, no hemos sido formados para destacar, es mas destacar está socialmente mal visto y lo legal es pasar desapercibido, ser del montón, ir tirando y evitar el riesgo por si las cosas salen mal. ¿Nos es familiar este razonamiento?

En toda organización hay dos tipos de poder, el que podríamos llamar formal y que depende de la posición que la persona ocupa  y el informal que se origina a través de características individuales como la personalidad, las habilidades y las aptitudes. Es poder formal el que permite recompensar o castigar, controlar o usar recursos y tener acceso y control a la información. Dentro del poder informal encontramos el de los expertos basado en tener una habilidad fuera de lo común, el de relación basado por un lado en ser apreciado, admirado o querido y por otro en la capacidad de tener contactos y finalmente el poder carismático basado en la capacidad de convicción de algunas personas que hace que los demás les sigan a pies juntillas.

Lo fastidioso del poder formal es que mandar,  mandar, mandan pocos, lo del mando y ordeno está mal visto y puede acabar induciendo a errores, es decir mal. La mayoría de nosotros necesitamos para ejercer nuestra capacidad de acción, nuestro poder, trabajar  y relacionarnos con otras personas que están fuera de nuestro ámbito jerárquico por lo que la cosa está difícil.

¿Podemos poner nuestra marca personal al servicio de los demás, de las organizaciones en las que participamos, de nuestra empresa para hacer que las cosas que dependen de nosotros funcionen, prosperen y cambien cuando sea preciso? ¿Puede ser nuestra marca personal una fuente de poder al servicio de la marca corporativa?

Lo que caracteriza nuestra marca personal es lo que nosotros somos, nuestra autenticidad, lo que queremos ser y hacer, nuestra manera de ver el mundo y de relacionarnos con los demás. La marca corporativa se basa en lo que la empresa quiere ser, en su misión, en como enfoca la manera de estar en el mundo, en su visión y bajo que principios lo hace, sus valores.

Si las empresas fomentan no sólo que sus colaboradores conozcan y compartan su marca corporativa sino que además también fomentan que sus colaboradores desarrollen su marca personal de manera que compartan algunos de los aspectos clave de su misión, visión y valores, ¿no estarán creando PODER?, ¿no estarán facilitando que los que tienen que hacer que las cosas funcionen lo hagan con convicción, motivación y entusiasmo?

Tener profesionales y colaboradores implicados requiere darles la capacidad para llevar a término su misión personal dentro de la empresa,  darles poder, apoderarles, para que la huella que deje la compañía en forma de creación de valor sea mayor y más profunda. ¿Negaría un propietario, un accionista la posibilidad de ver aumentado el valor de su empresa?

Un colaborador sin marca propia es una persona sin poder en la organización y no crea valor.

No detectar e impulsar las marcas personales dentro de la empresa degrada al colaborador, al profesional a la categoría de empleado y destruye valor.

soymimarca ha nacido para impulsar la creación de valor en las empresas desarrollando las marcas personales de sus colaboradores al servicio de la marca corporativa.

Jordi Collell / Personal Branding Coach / soymimarca

Coming together is a beginning. Keeping together is progress. Working together is success.

Coming together is a beginning.
Keeping together is progress.
Working together is success.

La frase es de Henry Ford, aunque no fue el único que ensalzó el trabajo en equipo. Recordamos el proverbio japonés:  una sola flecha se rompe fácilmente, pero no un fardo de diez flechas. Y otro que dice que cuando un equipo funciona, se trabaja la mitad y se rinde el doble

Proverbios al margen, cuando las marcas personales de los integrantes de un equipo son fuertes, y además se respetan las habilidades, recursos y competencias de cada uno, llegar al objetivo és más fácil.

Aquí os describimos 5 claves para desarrollar una buena marca de equipo

1. Creatividad 1+1=3

Todos tenemos diferentes habilidades, conocimientos y atributos personales. Si utilizamos todos los atributos de un equipo, se pueden generar más ideas . Más ideas son soluciones más creativas y son mejores resultados.

2. Satisfacción

Las encuestas a profesionales de una empresa suelen destacar la falta de satisfacción en el trabajo. Las personas que trabajan en equipo para lograr un objetivo común progresan de forma continua. A medida que interactúan, generan mayor energía y entusiasmo, y eso produce resultados que afectan positivamente en la motivación y facilitan el camino del éxito.

3. Habilidades

Incluso la persona mejor cualificada no puede reunir todas las habilidades para hacerlo todo. Algunos tienen su punto fuerte en dar con la idea. Otros manejan bien el detalle, mientras que hay algunos cuya especialidad es “the big picture”. Los hay que no entienden de estrategia pero son buenos en táctica. Pero la clave es que cuando un equipo trabaja en armonía, tiene mayores posibilidades de conseguir resultados.

4. Agilidad

Imaginemos que tenemos un proyecto que requiere investigación, una propuesta, su financiación, su aplicación y una expectativa de beneficios . Si se asigna a una sóla persona, podría tardar meses o años en conseguirlo. Al repartir el proyecto en un equipo, el trabajo puede avanzar en paralelo para lograr el objetivo final mejor y más rápido.

5. Apoyo mutuo

Es increíble el “coleguismo” que se genera en los equipos, especialmente cuando las cosas se ponen difíciles. La gente está más dispuesta a arriesgar cuando sabe que puede apoyarse en un equipo.

Así que ¿cómo podría una empresa aprovechar las ventajas del trabajo en equipo? Quizás haya muchas vías, pero el refuerzo de marcas personales es un atajo. Un atajo que implica un tu ganas/yo gano/todos ganamos.

Desde soymimarca podemos ayudar a reforzar esas marcas personales en beneficio del branding corporativo. Es menos complejo de lo que parece. Sea como sea, os dejamos este vídeo titulado “Lessons from geese”, creado por Saatchi & Saatchi Australia en 1996, una obra maestra de la época que loa el trabajo en equipo.

Guillem Recolons / Personal Branding Coach / soymimarca

En un plato de huevos con beicon, el cerdo está “comprometido”, mientras que la gallina sólo esta “implicada”

Diseñando tu futuro

Nuestra sociedad es cada vez más seria, por momentos se muestra más insegura y angustiada.  Las malas noticias cada día se multiplican oscureciendo el firmamento y pareciendo presagiar una tormenta sin precedentes.  La reacción natural es cubrirse la cabeza y esperar que nosotros no seamos afectados. Levantamos la mirada y los latidos del corazón aumentan sensiblemente. ¿Pero realmente qué actitud adoptamos ante el devenir de los acontecimientos?

Según Víctor Hugo (1802-1885) novelista francés, La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano. Sólo desde un estado anímico óptimo podemos ver las cosas de “color de rosa”, sólo desde ahí podemos dejarnos fluir, generar ideas innovadoras y ser coherentes  con nosotros mismos. El estado óptimo  de experiencia interna es cuando hay orden en la conciencia. Debemos tomar conciencia de quiénes somos y de  qué queremos, cuáles son las opciones que disponemos y ordenarlas en nuestra mente.

Quien más ha investigado en esto del fluir es el profesor Mihaly Csikszentmihalyi, autor de numerosos estudios y libros sobre el concepto de Fluir, cuya lectura recomiendo. En sus estudios ha intentado comprender cómo se sentían las personas cuando más disfrutaban y por qué, y ha elaborado una teoría basada en el concepto del flujo:

¿Te has sentido alguna vez en un estado de concentración absorbente, en el que el tiempo deja de tener importancia, centrándote totalmente en la actividad, física o mental, que estás realizando, simplemente por el mero disfrute de hacerla? Entonces has experimentado el estado de flujo, sabes lo que es fluir.

El fluir no se detiene ahí, además nos anima a darle un sentido de flujo a nuestra vida entera, definiendo claramente cuáles son nuestras metas tanto a corto como a largo plazo.

Las principales características  que definen la situación de flujo, son:

  • Situación de reto o desafío.
  • Focalización de la atención en la acción.
  • Metas claras.
  • Retroalimentación sobre la acción.
  • Sentimiento de control.
  • Despreocupación sobre uno mismo.

Como ocurre con cualquier otra cosa, no se puede disfrutar de las relaciones sin dar nada a cambio. Debemos emplear una determinada cantidad de energía psíquica para cosechar sus frutos.

¿Cuánto tiempo hace que no dedicas unos minutos a reflexionar sobre qué estás cosechando?

Si no  has desarrollado la curiosidad y el interés durante los primeros años tu vida, es una buena idea adquirirlos ahora, antes de que sea demasiado tarde para aumentar tu calidad de vida. Hacerlo es muy fácil en principio, aunque es más difícil en la práctica. Pero seguro que vale la pena intentarlo. Desde soymimarca te ayudamos a descubrir y desarrollar la parte sumergía del Iceberg, a elevar a tu conciencia todo tu potencial y a focalizar tu atención en la acción concreta para conseguir la marca personal que tú deseas.

Para mí el compromiso es uno de los atributos más importantes y más exigentes que tenemos con nosotros mismos a la hora de desarrollar nuestra marca personal. Si no, recuerda aquella definición de la diferencia entre estar comprometido y estar implicado. En un plato de huevos con beicon, el cerdo está “comprometido”, mientras que la gallina sólo esta “implicada”(*).

¿Realmente estás  preparad@ para adquirir un compromiso de crecimiento y desarrollo de tu marca personal/profesional? Sólo desde el fluir y el compromiso se puede obtener él éxito deseado.

(*) Encourage your people to be committed to a project rather than just involved in it. You know the difference between involvement and commitment don’t you? In a meal of bacon and eggs, the chicken is involved, the pig is committed Richard Pratt – multimillonario australiano

Conseguir resultados excepcionales fomentando la marca personal en la empresa

Montse Mateos nos explica en Expansión y Empleo de este fin semana, 30 de Octubre, que la organización forma a base de mandos y burocracia esté en vías de extinción. La organización informal  basada en la adaptabilidad, la espontaneidad, la colaboración y la motivación se está abriendo camino de manera imparable e un artículo titulado Adiós a los mandos y a la burocracia, llega la organización informal que os animamos encarecidamente a leer. De la combinación de los elementos formales con los emocionales, que están en la base de la organización informal, saldrá la organización del futuro que reforzará la excelencia en la gestión de las compañías.

Ya lo contábamos la semana pasada en “Rebelión en la Empresa. De empleados mediocres a profesionales motivados” que una de las maneras de hacer más eficaces a los colaboradores es permitir que desarrollen todo su potencial. En el artículo que ahora comentamos David Suárez, Vicepresidente de CStrategyand.PWC en España, nos complementa diciendo que “…las estructuras en las que el jefe manda y el empleado asume están en desuso…No sólo se ve a las unidades de negocio como departamentos que se pueden autogestionar; se habla de individuos independientes que funcionan como pequeñas empresas: Tienen objetivos y son evaluados y retribuidos por el cumplimiento de los mismos”.  El desarrollo del potencial individual y la evolución del empleado hacia un profesional independiente, hacia el Yo S.A., requieren un elemento de conexión que por un lado identifique los valores, las motivaciones, las actitudes y las aptitudes del profesional con su misión y visión profesionales y este elemento no es ni más ni menos que su Marca Personal, su sello de identidad, su huella dactilar, el lacre con el que personaliza cada una de sus acciones.

Ya tenemos al profesional con marca, a los profesionales con marca que conforman el núcleo de trabajo de la compañía, ¿tendremos resuelto con esto el problema de gestión de la empresa?, ¿generaremos un cambio espontáneo sólo por este hecho?, ¿hay alguna acción más a realizar? Sigue el artículo aludido en palabras de Suárez “…Las empresas líderes no se conforman con gestionar el desempeño: trabajan la motivación e inculcan la satisfacción y el orgullo entre sus empleados para conseguir resultados excepcionales”. El profesional con marca necesita que haya armonía entre sus intereses profesionales y los de la compañía de lo contrario la motivación la satisfacción y el orgullo, de estar en el grupo, se verán seriamente menoscabados.

La Marca Corporativa, la huella identitaria de la empresa, y las Marca Personales de los empleados comprometidos deben ir de la mano, tienen que dialogar y complementarse, deben intercambiar los aspectos básicos de la misión y la visión y compartir valores. El Personal Branding, la Marca Personal de los colaboradores, y el Corporate Branding tienen que prestarse un servicio recíproco, la empresa debe potenciar de manera activa las marcas de sus profesionales aportándoles elementos de identidad y recibirá a cambio creatividad, motivación, implicación y valor para la compañía que se traducirá en mejores resultados.