Entradas

El empresario que temía apostar por su gente, por @guillemrecolons

Este pequeño relato no trata de incertidumbre, ni de crisis. Tampoco de sindicatos, bancos o legislaciones. Trata del miedo que tienen muchos empresarios a apostar por la más perfecta de sus maquinarias: su gente.

Eladio había llegado lejos. Tras acabar su carrera y trabajar en diversos empleos, hace 5 años decidió abrir su propia empresa. Para hacerlo, contó con la ayuda de un Capital Risk que se enamoró de su Plan de Negocio y contó con la gran ayuda de su marca personal, la de un emprendedor convencido de sus ideas, de mentalidad abierta, visionaria.

Contó con la gran ayuda de su marca personal, la de un emprendedor convencido de sus ideas, de mentalidad abierta, visionaria

Los dos primeros años, aún sin retorno de inversión, el negocio de Eladio fue tomando posiciones y aumentando su facturación de manera progresiva. Eladio consiguió dotar de VALOR a su empresa, a sus servicios y a sus productos. Para dotar de un mayor empuje a su empresa, Eladio pronto creyó necesario contar con la ayuda de algún “senior” que le ayudara a canalizar el plan de negocio. Contrató a 5 personas que, si bien no reunían aún la experiencia suficiente en el sector de negocio, eran portadores de energía, de ilusión y de motivación.

Al poco tiempo de hacerlo, ZAS! aparece la peor cara de la crisis

Al poco tiempo de hacerlo, ZAS! aparece la peor cara de la crisis y Eladio se ve obligado a tomar medidas para salvaguardar la empresa. Para empezar, recortar gastos superfluos. Siendo una medida insuficiente, decidió prescindir de algunos ejecutivos. El criterio seguido era elegir los que les costaba menos dinero despedir, con independencia de su valor. Más tarde redujo los salarios un 20% y eliminó dietas y bonus. Llamó a un informático para impedir que sus empleados se pudieran conectar a Facebook, Linkedin, YouTube, Twitter…, cosa que consiguió con una sencilla manipulación del servidor.

La moral del resto de trabajadores empezaba a decaer. En ese momento Eladio decidió contratar a un consultor externo para ayudar a sus empleados a encontrar la motivación que habían perdido. El consultor transmitió a Eladio que debería implicar más a su gente en los procesos de toma de decisiones, que debería delegar más para que éstos se sintieran partícipes de la empresa y que debería darles un mayor protagonismo en las actividades externas de la compañía. El consultor consideraba que de esta manera Eladio conseguiría reencontrar la motivación y además tendría mucho más apoyo en la dirección del proyecto.

Eladio lo único que quería era convencer a sus empleados de trabajar más horas

Las ideas del consultor fueron despreciadas, ya que Eladio lo único que quería era convencer a sus empleados de trabajar más horas sin exigir nada en contrapartida. Eladio tenía MIEDO de promocionar a su gente. En el fondo pensaba que si lo hacía, pronto le abandonarían llevándose todos los secretos de la compañía.

Hoy, la empresa de Eladio ha cerrado. Lo peor es que podía haberlo evitado. Solo necesitaba CREER en su equipo, ejercer el LIDERAZGO y mejorar la COMUNICACIóN interna. Así hubiera conseguido MOTIVAR.

El miedo a reforzar las MARCAS PERSONALES de la gente clave en una empresa es una práctica común. Aún no entendemos que nuestra gente se puede convertir en EMBAJADORES de la compañía, transmitiendo como nadie la VISIÓN, MISIÓN y VALORES, ayudando a generar una cadena de VALOR.

¿La moraleja del cuento? Las máquinas solo son recursos, y necesitan que las PERSONAS estén detrás para funcionar, para rendir. Si hay que apostar por algo es por las personas, sin ningún miedo.

 

Instantes de marca

Se nos ha muerto Maria Schneider.  Mi recuerdo se proyecta hacia un cine de Ginebra, olor a sudado, botellas por el suelo y el vecino de delante con gafas de pasta, barba, pelo largo sin lavar desde Dios sabe cuándo que se gira y comenta “nosotros somos de Valencia ¿y vosotros?”

Era el verano del 74 y Franco estaba convaleciente de una flebitis, su penúltimo verano, y nosotros, tres amigos recién salidos de los escolapios con el COU acabado y a punto de entrar en la universidad nos habíamos perdido en un pequeño trozo de España que era aquel cine sucio de la civilizada Suiza, los suizos debían de haber huido porque allí dentro no había ninguno.

La vida es un cúmulo de instantes, de momentos singulares que nos hacen únicos e irrepetibles como la escena que acabo de contar. Detrás cada situación por adocenada que pueda parecer hay siempre un instante sublime que nos pertenece y que nada ni nadie nos puede arrebatar.  Si somos capaces de contarlos en primera persona, si nos atrevemos a transmitir realmente lo que somos, si de estos momentos de sencillez personal conseguimos proyectar su imagen al mundo dejaremos el anonimato y habremos creado nuestro momento de marca.

María, que nos ha dejado, tuvo su momento de marca en el Último Tango en París, después que yo recuerde fuese y no hubo nada.

Identificar nuestros momentos nos hace tomar consciencia de lo que somos, de quienes somos y es un auténtico chute de autoestima. Yo soy singular, tengo muchas cosas que tú y el resto no tenéis, tengo mis instantes de marca.

Los hechos, los momentos no están aislados.  Uno tras otro configuran lo que somos, crean la imagen que los demás tiene de nosotros. Son como gotas de agua que convertidas en vapor vuelven a caer una detrás de otra sobre un vidrio transparente. Poner cada recuerdo en orden, buscar la conexión de cada momento con el siguiente hace que nuestra vida sea un relato coherente, explicable y por supuesto irrepetible.

Y esto es lo que nos diferencia, la manera cómo somos capaces de contar lo que somos, lo que hacemos y lo que queremos ser y hacer. Diferenciarse en este mercado homogeneizante, diversificado y por ello cruel, es explicar con claridad y rotundidad que porque somos únicos lo que hacemos también lo es aunque a simple vista pueda parecer similar a lo que hace otro, porque no hay dos profesionales iguales y porque con mi historia a cuestas yo estoy dando un servicio que nadie es capaz de dar.

Y esto y mucho más es lo que hacemos cuando creamos marca personal.

Y aquella tarde cine ha hecho posible que hoy compartamos este post. Desde Valencia, donde me encuentro ahora, un recuerdo para María que se nos ha ido.

Breve: Todos tenemos marca personal

Todos tenemos marca, otra cosa es que sea la que nos gustaría tener.

Por desgracia, a menudo nos cuelgan etiquetas que nos limitan el movimiento.

Trabajar la marca personal sirve para sacar a relucir la parte positiva de cada uno, proyectar nuestros valores y decidir qué mensaje queremos enviar, a quién, en qué medios y con que “tempo”.

Parece sencillo, aunque a veces no nos conocemos lo suficiente a nosotros mismos. Una ayuda profesional siempre se agradece.

 

¿Quién escribe el guión de tu vida?

Una pregunta compleja a la que nos gustaría responder: YO.

Pero no siempre es así. Hay personas que sencillamente se dejan llevar por el destino. Ojo! es una opción. Hay personas que se marcan algún objetivo, pero no trazan la hoja de ruta para llevarlo a cabo y acaban dejándose llevar por la marea. Hay personas que, aún planificando su vida, encuentran obstáculos insalvables en el camino que les hacen desistir. Y finalmente, hay personas “locomotora” que planifican su vida de una forma tan sólida que no permiten que nada les altere su camino.

Desde aquí no somos nadie para recomendar una u otra opción, pero está claro que ser tu propio guionista aporta innumerables ventajas. Me he permitido “robarle” a mi amigo Antonio Nuñez, especialista en relato/storytelling, 4 vías para crear un guión interesante:

  • ¿Quién soy yo? Hay que ser creativos, incluir aspectos personales (rasgos del carácter o incluso alguna debilidad) que nos permitan destacar, construir credibilidad y generar empatía.
  • ¿Para qué estoy aquí? Apostar por la transparencia como arma contra el cinismo y la falta de confianza.
  • Relato visionario, frente a cifras, estadísticas, porcentajes… Como ejemplo, el que planteó Bill Gates ante su equipo en los primeros tiempos de Microsoft “Un PC en cada mesa“.
  • Valores en acción, ejemplos concretos y reales en lugar de alusiones a cualidades o virtudes en abstracto.

Las teorías son bonitas, pero no hay nada como un ejemplo. Sin ánimo de ser pedante, solo ilustrativo, os pongo el mío:

Yo me decidí por la publicidad a los 14 años. Entonces Paco, un tipo vestido de hippy con una supermoto venía a menudo a casa a buscar a su novia –mi tía Elena-. Era el año 1975, y ese look tan extremo, la moto, la rubia, el glamur… me llamó poderosamente la atención. Iba contra todo lo establecido, rompía los códigos de la época, era transgresor. Le pregunté a mi tía en qué trabajaba su novio. “Hace anuncios”, dijo “trabaja en una agencia de publicidad”. A los dos años, cuando cumplí 16, hice mi primer stage de prácticas en la agencia de la que Paco era Director Creativo. Ahora soy publicitario, y desde entonces he trabajado siempre en el entorno de la comunicación.

Tras vivir algunas experiencias más que interesantes en empresas como BBDO, J. Walter Thompson, Ogilvy, Saatchi & Saatchi… me di cuenta de que mi vida profesional tenía que seguir orientada en torno a las marcas. Pero tras esos 20 años de experiencias con marcas comerciales, me incliné por potenciar marcas personales. Como todo, tiene sus pros y contras: en lo negativo, es un oficio peor pagado, en lo positivo, siempre tratas con el presidente, con la persona que decide, y las experiencias con personas son más emocionales, más vividas, más sinceras. Por eso creé Lateral Consulting en 2005, y por eso he contribuido junto con mis colegas Montse, Ignasi y Jordi a crear SoyMiMarca hace casi dos meses.

Crearse una marca es como cumplir un sueño, es poner sobre la mesa nuestra carta a los reyes personal y profesional y establecer un camino para llegar. No es más que eso. Tiene sus rutinas, por supuesto, y quizás algún secreto, pero cualquiera lo puede hacer. Con ayuda siempre es más fácil, pero todos podemos crear nuestra propia marca. Solo hay que ser consecuente con tus valores y destacar un diferencial real, algo que te convierta en opción preferente. Seguro que lo tienes.

Guillem Recolons / Personal Branding Strategist / soymimarca

¿Currículum? no, gracias. Pero ¿cuál es tu historia?

La importancia de las habilidades de comunicación como factor de elección decisivo

Puede que el currículum no haya muerto aún, pero está en la UCI. Ese trozo de papel lleno de datos -muchos de ellos de dudosa comprobación- se está convirtiendo en un referente pobre. Le falta algo, algo muy importante. Demostrar la competencia comunicativa de la persona. Y eso sucede también en los currículum de la red, los de Linkedin, Xing, Plaxo o Viadeo.

Hace un par de meses, dos ex-compañeras de trabajo en Bassat & Ogilvy, Linda Reichard y Cristina Lastra pusieron en marcha KeyIntern, una iniciativa singular: facilitar a las empresas la contratación de becarios. Pero eso no es todo, cuando solicitas un perfil te envían un enlace a YouTube con los candidatos hablando, contando cuales son sus aspiraciones. En pocas palabras, KeyIntern resuelve muchas dudas en cuanto a las habilidades de comunicación de los candidatos.

Estamos llegando al punto en que muchos de los aspirantes a un trabajo están “ultra-preparados”, con carreras y postgrados, con idiomas, con casi todo. ¿Cuál será entonces el factor diferencial entre dos o más candidatos iguales? La habilidad de comunicar, de contar su propia historia, de contar el relato de su experiencia o de sus aspiraciones.

No estamos proponiendo que cada uno escriba un cuento, pero sí que se acostumbre a relatar, a contar con cierta dosis de pasión y convicción qué hace, qué quiere hacer y porqué quiere hacerlo. Las técnicas de storytelling son una buena vía para encontrar una fórmula que nos permita mejorar nuestro discurso y dotarlo de matices para diferenciarlo de los discursos estándar.

Por si puede servir de inspiración, os dejo el enlace a 0,23, un site plagado de cuentos cortos que pueden ayudar mucho a estructurar nuestro discurso. Y también os adjunto un vídeo de uno de los mejores anuncios de la historia de la publicidad contado en clave de relato: el de Johnnie Walker “The man who walked around the world”, que ya enlacé hace unos meses en mi blog de Lateral Consulting. Feliz relato.

Guillem Recolons / Personal Branding Strategist/ soymimarca

Elecciones, marcas personales e irrupción de valores emocionales

No ha sido fácil poner un título a este post justo el día de la jornada de reflexión de las elecciones catalanas que se celebran mañana.

Un dato: en estas elecciones –como nunca había pasado antes- han entrado en juego aspectos más propios e íntimos de la marca personal de los candidatos: creencias, aficiones, patrimonio personal, valores –más allá de los del partido-, familia, historias personales, biografías…

¿Será esta proximidad emocional con el elector la clave del éxito? Mañana lo sabremos, pero lo que es seguro es que esta contienda catalana ha abierto un nuevo elemento, un elemento que va a jugar fuerte en futuras contiendas: la marca personal. Al final, queremos confiar en alguien, y en este campo de batalla lo personal juega fuerte.

Como comenta el politólogo Antonio Gutiérrez-Rubí “…Tenemos, además, la intuición de que la biografía, el relato personal, deviene información política de primer orden. Los electores piensan que el hecho de conocer cómo vive, cómo fue educado, cómo creció y en qué se desarrolló como persona y como profesional ese candidato es vital para profundizar sobre el carácter y la escala de valores de los que aspiran a dirigirnos.”

¿Cuál es el poso que nos han dejado los 5 principales candidatos?

Artur Mas:

  • Quizás nadie como la periodista Pilar Rahola ha definido la evolución del candidato de CiU en su faceta emocional: Artur Mas ha sabido romper la máscara que le protegía su intimidad. Posiblemente haya contribuido su particular “travesía del desierto”, sus 7 años en la oposición después de haber ganado las dos elecciones a las que se había presentado.
  • El libro de Rahola “La máscara del Rey Arturo” convierte a un candidato en una persona humana, le dota de valores, de historias de superación. De alguien que quiso vivir de una forma personal, discreta y con toda la implicación el proceso del tumor que tuvo su mujer, Elena Rakosnik.
  • La marca personal de Mas, el poso que no ha dejado, ha sido ese, el de la superación, la persistencia, la catalanidad en su sentido más abierto, más próximo y el del valor del esfuerzo. Tiene página propia en Facebook, con 5.000 amigos, fanpage, no está en Twitter y su videoblog está integrado en la web del partido.

José Montilla:

  • El que hace pocos años fuera calificado por el ex-ministro Jordi Sevilla como “un charnego que no está preparado para ser presidente de Catalunya” sorprendió a propios y extraños convirtiéndose en el presidente 128 de la Generalitat catalana.
  • En lo emocional, la marca del candidato del PSC gira alrededor de su capacidad de adaptación, la historia de un joven que llega desde Córdoba a Catalunya con solo 16 años, sin hablar una palabra de catalán y consigue llegar a la alcaldía de Cornellá y al Ministerio de Industria sin haber cursado una carrera universitaria. Un auténtico self-made-man que consiguió convertirse en presidente del PSC tras la crisis política abierta por Maragall / ERC tras la falta de apoyo de la formación independentista al Estatut.
  • La marca personal de Montilla es la discreción, la máscara que no ha roto del todo, el principio de autoridad y la superación. Tiene una fanpage en Facebook con unas 7.500 adhesiones, no tiene cuenta personal en Twitter y su blog es un “flog” o falso blog en que escriben terceras personas.

Joan Puigcercós:

  • Puigcercós estrena candidatura por Esquerra. Este hijo de “masovers” se conviertió en conseller de la Generalitat durante el segundo tripartito governado por Montilla. Tras el fracaso electoral de su partido en las elecciones generales de marzo 2008, decidió salir de la Generalitat para dedicarse a rehacer el partido.
  • Su identidad tiene mucho que ver con su aspecto físico, grande, un barco rompehielos que aparta lo que se le pone por delante, una locomotora lanzada. También se abraza a la polémica buscada, esa necesidad de notoriedad perfectamente calculada. Tiene 5.000 amigos en su página de Facebook y apenas 22 en su fanpage, no está en Twitter (es cuenta de partido) y su blog está algo abandonado.
  • Su marca es la independencia, aunque le pesa la frustración de no haber sido capaz de retenerla en el seno de su partido y haber permitido dos escisiones (Solidaritat Catalana de Laporta y Reagrupament de Carretero) que le pueden salir caras en resultado electoral.

Alicia Sánchez-Camacho:

  • La única mujer candidata, la candidata del PP llama la atención por ser familia monoparental: su hijo no tiene padre, un detalle que posiblemente ha ayudado a romper con ciertos clichés.
  • Al igual que con Puigcercós, la historia de esta abogado y juez (sustituta) implica el destronamiento de su antecesor. Ocurrió en 2008, cuando al entonces presidente del PP catalán, Daniel Sirera, le comunicaron desde Madrid que tenían a alguien mejor para el puesto: Sánchez Camacho.
  • Tuvo que luchar contra Sirera, Alberto Fernández, y Montserrat Nebrera para despuntar como la N1 del partido en Catalunya, lo que le deja una huella imborrable de liderazgo, de coherencia y de cierto narcisismo.
  • Dispone de Facebook, con página personal (5.000 amigos) y fanpage. No está en Twitter y su blog está integrado en  la web del partido.

Joan Herrera:

  • El hombre de la bicicleta, el candidato de ICV, ha supuesto un bálsamo para su partido, erosionado tras las polémicas actuaciones del antiguo líder, Joan Saura.
  • Hombre de verbo cálido y bragado en la política parlamentaria española, es jurista y político, y su carrera está llena de activismo. Su Facebook cuenta con 5.000 amigos, y suele escribir de vez en cuando. No tiene twitter, pero su blog, creado en 2007, está bien nutrido de posts y bien estructurado.
  • Si marca personal está muy relacionada con la coherencia, el “fairplay” y todo lo verde, lo ecológico, aunque en su haber también ha conseguido convertirse en la única opción de izquierda.

Guillem Recolons / Personal Branding Strategist/ soymimarca

La impresionante historia del tipo que encontró el trabajo que él quería utilizando Google Adwords, por @guillemrecolons

Subtítulo: Y SÓLO LE COSTÓ 5€!!

Sub-Subtítulo: Basado en una historia real

Imagínate que el sueño de tu vida es encontrar trabajo como redactor creativo en una de las 5 mejores agencias del país. Imagínate que además, estás sin blanca y no puedes gastarte más de 4 o 5€ en conseguir tu azaña.

Te diría lo mismo si tu meta es conseguir entrar en uno de los mejores bufetes de abogados, de economistas, de ingenieros. Te diría lo mismo si quieres encontrar una buena plaza de maestro de escuela, de director comercial o de lo que tu quieras.

Es más sencillo de lo que parece. Entras en Google, buscas Google Adwords y compras unas palabras clave. Si quieres comprar “creativo publicitario” te costará una pasta. Y sólo tenemos 4 o 5€. La fórmula de Adwords no es de precio cerrado, si no que pagas por subasta. Si nadie quiere lo que tu quieres, te costará 0,15 por clic, realmente barato. Pero si quieres comprar palabras generalistas como “creativo”, prepárate a pagar un dineral.

En nuestra historia, lo que haremos es comprar los nombres de los mejores creativos publicitarios del país. ¿Porqué?

Porque cuando busquen su nombre en Google se van encontrar con nuestro anuncio: “Hola Director Creativo XXXX, Googlearte a tí mismo es divertido. Contratarme a mi como creativo en tu empresa, también. Llámame. Ya tardas.”

Pues bien, esta pequeña historia es cierta, y acabó bien. Nuestro amigo, cuyo nombre real es Alec Brownstein consiguió entrar como redactor senior en Young & Rubicam. Le contrato Scott Vitrone, un director creativo que quedó alucinado de la capacidad de Alec para llamar la atención.

Doy gracias a mi buena amiga y compañera Linda Reichard por publicarlo en su LinkedIn. La historia la publicó el pasado 18 de mayo el diario online “The Globe and Mail”, y aquí tenéis el enlace para ver la historia completa, que incluye una  entrevista a los protagonistas.