Entradas

¿Las redes sociales vienen con manual de instrucciones?

Pues no lo parece. Hago eco de una noticia que he leido en el blog de Mashable referido a una “conversación” en Twitter entre Charlie Sheen y Justin Bieber. Lo interesante del caso es la moraleja.

La semana pasada, Charlie Sheen envió accidentalmente su número de teléfono a sus más de 5 millones de seguidores en Twitter al intentar enviar un mensaje directo a Justin Bieber .

Sheen – que se unió a Twitter a principios de este año – estaba cenando en un restaurante francés de lujo llamado Guy Savoy, en Las Vegas, cuando envió a la estrella del pop este mensaje: “Call me 310-954-7277 bro. C ,”

Lo que quería Sheen era enviar un mensaje privado a Bieber, pero no supo hacerlo y lo colocó en el “timeline” público. El tweet fue retuiteado por buena parte de los 5.000.000 de seguidores de Sheen. Óbviamente, a estas alturas ese tweet ha sido eliminado y el número de teléfono dado de baja.

Según el Daily Telegraph , una persona que comía cerca de Sheen en el restaurante vio cómo el teléfono de Sheen recibía un alud de llamadas y mensajes de texto. Charlie, haciendo gala de su sentido del humor, vio el lado divertido y contestó el teléfono un par de veces, diciendo cosas como “Aquí Ray Pizza…”.

No es el primer tweet enviado accidentalmente por un famoso en una confusión con un mensaje directo. Curiosamente, otra red social que os a menudo objeto de equívocos así es Facebook. Muchos de los novatos de esta red creen al principio que los mensajes del muro son privados, así que, al igual que muchos de vosotros, he llegado a leer auténticas animaladas.

¿Por qué seguimos empeñados en no leer nunca el manual de instrucciones?

¿Por qué seguimos empeñados en no leer nunca el manual de instrucciones? Cualquier cosa que adquirimos, y en internet también, viene con un manual de instrucciones que nos negamos repetidamente a leer. ¿Sabías que la edad mínima en España para crear un perfil en Facebook es de 13 años? ¿No? Pues ellos mismos lo dicen en cuanto te vas a registrar, está en el manual de instrucciones. Léelo aquí. En cuanto a Twitter y Tuenti, si no estoy mal informado la edad mínima es de 14 años.

Estoy luchando constantemente con mi hija de 11 años que quiere tener un perfil en Facebook. Lo normal sería sencillamente decir NO, pero resulta que el 60% de sus compañeros de clase tienen perfil. Eso significa que los padres de esos alumnos no han leido el manual de instrucciones, lo que me parece grave tratándose de una red no exenta de peligros. Mi hija no tiene perfil en Facebook, y sólo ha dejado de insistir en cuanto le he informado de que YO, como representante legal, puedo ir a prisión si hay algún problema.

De aquí saco 2 conclusiones:

  1. La gran mayoría de productos y servicios que se encuentran en el mercado dispone de manual de instrucciones. Algunos disponen incluso de un manual resumido de emergencia. Internet no es una excepción, al contrario, las políticas de privacidad y los sitios seguros suelen ser de mucha confianza.
  2. Si no quieres dar al traste con tu marca personal pero tampoco te apetece leer el “tocho” o manual de instrucciones, contacta con un profesional que te lo explique. Te evitarás disgustos como el de Charlie Sheen.

Guillem Recolons / Socio y asesor de marca personal

La soledad del community manager

Últimamente estoy muy en contacto con community managers, un oficio que hace solo 5 años no parecía existir. La explosión de la web más participativa, conocida como web 2.0, junto con un modelo evolucionado de comunicación de crisis han hecho del community manager una figura indispensable en toda organización que requiera crear y gestionar comunidades online.

En algunos foros se tiende a menospreciar esta figura, aduciendo simplemente que “parece que ahora todo el mundo es community Manager”. Nada más lejos. Esa es una realidad distorsionada por el hecho de que los pocos que hay son muy visibles en las redes sociales, y puede dar la impresión de que hay más de la cuenta.

Me doy cuenta de que faltan community managers. Veo a muchas empresas haciendo intentos de crear comunidades sin ninguna hoja de ruta, veo auténticos desastres.

Rompo una lanza a favor de estas personas cuya misión va mucho más allá de crear páginas de Facebook: tienen bajo su responsabilidad la reputación online de una empresa, la gestión de algo muy serio llamado comunicación. Muchos son lobos solitarios, o lobas. A menudo trabajan desde su casa, con poco contacto con personas reales y con mucha presión. Yo lo llamo la soledad del community manager.

Hace poco mis socios de Soymimarca y yo tuvimos ocasión de dar una charla monográfica sobre marca personal para community managers. Vino buena parte de la última promoción de INESDI, posiblemente uno de los mejores centros para formarse en esta materia. Nos dimos cuenta de que algunos llegan a mimetizarse con las marcas que gestionan. Me recuerda mis años mozos en publicidad: solo consumía las marcas de los clientes de la agencia. Era algo casi obsesivo. Con los CM’s pasa algo parecido: se imbuyen tanto de las marcas que gestionan que el resto del mundo desaparece tras ellas. Es un tipo muy actual de soledad, en la que están acompañados por miles de personas desde páginas de Tuenti, de Linkedin, de Facebook, de Twitter, de Foursquare, de blogs…

Curioso lo que les sucede a estos emprendedores, tan acompañados y tan solos.

Guillem Recolons / asesor de marca personal

En defensa de los blogs

Ayer compartí una charla dirigida a un grupo de ingenieros de distintos perfiles. El tema central era Linkedin en concreto y la marca personal en genérico. No puedo establecer estadísticas, pero me pareció que había bastante desconocimiento del potencial del blog como herramienta online de marca personal. En el fondo no me extraña: en los últimos años algunos gurús 2.0 no se han cansado de repetir que el blog ha muerto, que ahora lo que se lleva es el microblog (tipo Twitter), las redes como Facebook, Tuenti, las aplicaciones móviles…

Pero resulta que, afortunadamente, los gurús no han acertado. Me parece excelente que redes como Facebook, Linkedin, Twitter, Foursquare o Tuenti estén creciendo mucho, pero la capacidad del blog para generar opinión, para crear interactividad, para posicionarse en buscadores, para personalizar perfiles o para generar contenidos de calidad sigue siendo única.

Además, para confirmar mis palabras, cada día más empresas están creando blogs corporativos y participativos para exteriorizar la opinión de sus personas clave, sus embajadores de marca.

Si has leído hasta aquí, te van los blogs, casi seguro…

Guillem Recolons / asesor de marca personal

El fin de las redes sociales gratuitas, por @guillemrecolons

Pido perdón de antemano por el alarmismo del titular.

Una de las perlas que aparece cada diciembre es el estudio colaborativo sobre previsiones en los social media promovido por Marc Cortés (profesor de marketing digital en ESADE). Nos place adjuntaros la versión para 2011, en que Cortés, entre otras cosas, predice el final de las redes sociales gratuitas. Al final del post tenéis el enlace al estudio, que provoca más de una reflexión.

¿Quiere eso decir que redes como Linkedin, Facebook, Flickr, Twitter, Xing… están muertas? No, en absoluto. Lo que quiere decir es que a partir de ahora las empresas que utilicen redes sociales en sus estrategias de marketing tendrán que pagar por ciertos servicios que hasta ahora eran gratuitos, y posiblemente también quiere decir que tendrán algún servicio más. De momento, el tema no parece que vaya a afectar a los usuarios finales particulares, pero se abre un camino.

Hace poco mi socio Jordi Collell y yo tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación de una red privada. Lo hicimos en “petit comité”, pero la impresión causada por ese proyecto de Pau Hortal fue algo más que buena. Tanto que nos planteamos estudiar la viabilidad de un proyecto de este tipo.

Otra cosa que llama la atención del estudio es el perfil cada vez más cualitativo, en contra de las métricas, que tendrán los medios sociales. Palabras clave para 2011 serán diálogo, hashtag, conversación…

Por cierto, aquí tenéis el ENLACE prometido.


Los cinco empleos más buscados

Este martes estuve en una sesión informativa de INESDI en la que Jordi Escalé dió una charla sobre economía digital y empleo. No en vano, Jordi es Director de Marketing de Infojobs, una autoridad en la materia.

Unos de los temas que me llamó la atención fue la “short list” de los 5 empleos más buscados por las empresas,  en los que hay mucha más oferta que demanda:

  1. Community Manager
  2. Atención al cliente -área digital-
  3. Informática y telecomunicaciones
  4. Marketing y comunicación -área digital-
  5. Diseño y artes gráficas -área digital-

¿Os llama la atención alguna cosa? Efectivamente, todos están relacionados con la economía digital. Parece que la demanda de las grandes empresas va en aumento (se ha multiplicado por seis en el último año), y recientemente se está incorporando la PYME.

Una cosa está clara: hoy es complejo plantear un negocio en que la web 2.0 no tenga cierto papel, ya sea como elemento comercial paralelo, como canal de venta, como fuente de información, o como fuente de formación.

Los estudios necesarios para cubrir la mayoría de estos puestos no son superiores. ¿Entonces qué sucede? ¿Por qué le cuesta tanto a una empresa encontrar un  director de marketing digital? ¿O un community manager?.

Otra información trascendente: una persona que trabaje en atención al cliente en el entorno digital puede cobrar de media un 20% más que la que lo hace en el entorno clásico offline.

La conclusión es clara: nos hace falta más formación digital, y además, los trabajos en este ámbito disfrutan de mayor libertad de horarios y de mejores salarios. Casi nada.

¿El fin de la privacidad?

La película “La red social” no sólo es una biografía del joven más rico del mundo, hay algo más. Además de ser una buena película, transmite a la perfección uno de los factores de mayor relieve en la era 2.0: Ante el fracaso de intentar encontrar a los amigos a la manera 1.0, es decir, la vía tradicional, muchas personas recurren a la red. Los encuentros son con personas reales, pero son encuentros virtuales.

¿Responde Facebook al perfil de una persona tímida, introvertida? No, en absoluto.  Facebook ha roto esa barrera, y también ha roto la barrera de la privacidad.

Hace algunos años, pasar desapercibido era una virtud. En el servicio militar, por ejemplo, siempre se aconsejaba al recluta no destacar ni por arriba ni por abajo.

La cosa ha cambiado. Ahora pasar desapercibido es, sencillamente, no existir. Ya sea en la forma clásica presencial o en la web 2.0, si uno no existe no progresa, se estanca. Ahora es más necesario que nunca dar va conocer al Mundo cuál es nuestra virtud, qué nos hace diferentes y cómo podemos ser útiles a la sociedad.

La globalización acentúa más aún la necesidad de ser distinto: nuestro terreno de juego se ha ampliado, nuestro mercado no es de 40 o 50 millones de personas, es de miles de millones.

Una buena idea, como la que inspiró a Mark Zuckerberg a crear Facebook, se extenderá como un virus y se instalará en zonas donde quizás comer dos veces al día sea un lujo. Haber ganado 4.000 millones de dólares antes de los 30 años puede no ser una casualidad, pero también puede serlo. La idea: crear un software que permita romper el muro de la privacidad. As simple as this.

A todas aquellas personas que sigan pensando que no quieren poner su vida al alcance del mundo, un mensaje: No es indispensable dar los buenos días en Twitter, compartir las fotos del perro en Facebook o declararse en Tuenti. De lo que se trata es de trabajar un posicionamiento personal y darlo a conocer. No es mucho más que eso. Lo llamamos marca personal, y está formada por un sinfín de atributos, algunos de ellos buscados y otros los fruto de la percepción que forjamos.

Si eres bueno una cosa y no lo haces saber, ¿Quién se va a enterar?. Si no sabes si eres bueno en una cosa, ¿Cuándo y cómo te vas a dar cuenta?. Un consejo: ponte en manos de profesionales. Ser una marca implica abrirse al mundo, romper esa privacidad. El fin aquí justifica los medios.

Guillem Recolons / Personal Branding Coach / soymimarca