Entradas

Marca personal: el storytelling llevado al extremo más crudo

Aunque no suelo hacerlo, por su interés reproduzco un escrito que me envió ayer Fernando Durán, creativo (pensador lateral) de la agencia Atletico International Advertising, dando su punto de vista sobre la marca personal.

Guillem Recolons / asesor de marca personal



Encantado de compartir red con un profesional como tú. Espero que mis comentarios en vuestra web no te hayan parecido un ataque contra las marcas personales ni contra vuestra propia empresa.

Releyendo lo que he escrito, temo que pueda parecerlo, pero no es así de ninguna manera.

Mi intención era simplemente apoyar la idea de que hay tipos de marcas para todas las categorías profesionales. De hecho, mi texto era bastante más largo, pero lo he tenido que cortar porque me parecía excesivo para ese contexto.

Hablando con un amigo sobre las marcas personales, salió el tema de que todo el mundo quiere ser Coca Cola, pero nadie quiere ser Cacaolat.

Es decir, si tu nivel profesional no es internacional, ni pretende serlo, más vale que tu marca sea de ámbito local. En mi opinión es mucho más útil y más fácil de vender. Por consecuencia, más fácil de llegar a los propios objetivos con éxito.

Hay mucha gente que está deseando ser Coca Cola y creo que eso no es bueno ni realista. Por eso digo que lo principal es “no dejarse engañar… por uno mismo”. Me da la impresión de que muchos profesionales generan una visión distorsionada de si mismos cuando tienen que venderse.

Por ejemplo, me ha parecido muy interesante el esquema del iceberg. A pesar de que toda la experiencia y bagaje profesional ocupan el 90% de la masa total, lo que se ve es lo otro.

A eso me refiero. Se trata de condensar a nivel informativo en un 10% el restante 90% que no se ve. Y que sea lo suficientemente potente como para arrastrar el resto de tonelaje.

Supongo que a nivel personal, me mata la gente que tiene Facebook, Twitter, Linkedin, WordPress, un geolocalizador caridaco y un sensor de jugos gastricos para que todo el mundo sepa lo que come…y luego no son nadie ni tienen nada interesante que decir.

Vamos, los que han entendido vuestro iceberg al revés…90% arriba y 10% abajo…

El exceso de información es el gran mal de nuestros días. Las redes sociales, mal usadas, no ayudan en absoluto. Estoy convencido de que lo de estar hasta en la sopa nos acabará pasando factura. Es decir, quien está en tantos sitios a la vez y de manera permanente… ¿cuándo trabaja?

Creo que la gran ventaja de las marcas personales tal y como lo planteáis vosotros es precisamente lo que comentaba antes, la condensación de información y densidad del mensaje, por encima de la diversidad de medios y la difusión masiva de quién eres. Me parece genial el planteamiento estratégico que hacéis (por encima del táctico) y cómo le dais seguimiento a la persona para sacarle todo el jugo posible y que pueda aclarar sus ideas.

Para mi no se trata de crear una versión 2.0 de uno mismo. Se trata de que le ayudéis a que pueda encontrarse a si mismo como no lo había hecho antes y así poder contar su propia historia.

El storytelling llevado al extremo más crudo.

Por supuesto, es sólo una opinión.

Un saludo

Fernando

10 oficios que no existían hace 10 años

En enero pasado tuve ocasión de leer y guardar un artículo de Liz Ryan, redactora de Kiplinger.com, sobre trabajos, oficios en realidad, creados durante los últimos 10 años. De entre ellos destaca el de Community Manager, el de Director de Sostenibilidad, el de especialista SEO o el de Consultor Educativo. Aunque el artículo de Ryan no lo menciona, estoy seguro de que en paralelo ha habido otros 10 oficios que han desaparecido o están en proceso de hacerlo.

Pensemos que redes como Facebook, Twitter o Foursquare no existían hace 10 años. En cualquier caso os dejo con el artículo original, no vaya a ser que una traducción hecha con prisas haga perder matices

 

10 Jobs That Didn’t Exist 10 Years Ago

Thinking about a career change? For the best odds of snagging and hanging onto a job for the long haul, you’ll want to avoid professions on the decline in today’s economy (think bookbinders, textile workers and machine-tool operators) and focus on professions whose outlook is rosier (such as health care, financial analysis or social work).

Technology, cultural shifts and changing demographics combine to create new career fields all the time. Here are ten of our favorite new roles for 2011 and beyond, ones that didn’t even exist ten years ago:

 

Social Media/Online-Community Manager

Social media or online-community management is a field made possible and necessary by the gargantuan rise in social networking activity. Sites like Facebook serve 500 million (yep, that’s half a billion) users, who share personal and public messages, photos, videos, games and other experiences at a dizzying pace.

Social media strategists focus on building their employers’ or clients’ brands through the use of social media sites and tools, whereas online-community managers specialize in fostering user discussion and evangelism for the marketers they support. There is overlap between the two fields; one can manage social media tools without dabbling in online community, and vice versa, or the two functions can be combined in one group or person. What does a social media or online-community manager need to succeed? Essentials include great written communication skills, a sense of humor, empathy, a marketing background and lots of experience with social media tools (Facebook, Twitter and Youtube among them).

Telework Manager or Coordinator

You’ve heard of telecommuting? It’s called telework now, and it’s all the rage among small employers who want to stay nimble (plucking the best talent from across the country or around the globe and deploying people virtually, wherever they’re based) and large employers looking to shed office costs.

Full-time or part-time telework program managers and coordinators manage the telework programs in place at their employers, resolving technical and communication issues that arise and writing policies to cover every imaginable telework-created sticky wicket. Telework program managers may oversee other programs, too. A recent Department of Commerce job listing for a combined telework/disabilities program manager offered a salary range of $89,033 – $136,771 — not bad at all for a job you can do from home (we’re assuming — the irony would be crushing, otherwise). Telework managers might report to HR, to IT or elsewhere in the organization, and can also exist at the regional or divisional level.

Sustainability Manager

What we now call a “corporate sustainability program” was once referred to simply as “recycling” and was often a very small part of someone’s job. These days, nearly all sizable corporations employ dedicated and highly qualified people to look after their sustainability programs, which can stop at recycling and waste reduction or can include supplier sustainability evaluation, carbon footprint issues associated with the business (I hope the sustainability manager’s office is close to the telework manager’s) and leadership in the areas of facilities design, green manufacturing and more. Bachelors’ and masters’ programs in environmental leadership and sustainability are booming and can include courses ranging from Energy Management to Creating a Sustainability Culture. The Web site Greenbiz.com surveyed corporate sustainability officers and found that VPs in the sustainability game are earning close to $200,000 per year.

Elder-Care Services Coordinator

An aging population and increasing interest in at-home or like-home care are factors in the growth of the elder-care services coordinator role, both at residential facilities and with insurance companies and health care organizations. People who understand gerontology and end-of-life issues, and who can stay on top of the moving target of health care regulation and follow developing trends in elder-care best practices would be well-suited to these roles. Empathy, follow-through and top-notch communication skills are also must-haves for prospective elder-care services coordinators, who may need advanced degrees in gerontology (the study of aging) or related areas.

Educational Consultant

Tutoring is an old field. But in its latest incarnation, educational consultants work with children and their families to get students into the educational environments best-suited to their learning needs. In sync with an increasing body of knowledge about the way individuals learn (and we don’t all learn the same way, in case you were wondering), the field of educational consulting provides kids and their parents with more information and better options for helping Timmy spell and helping Amber find a college where her gifts will shine. Educational consultants can work on their own, for larger firms or for educational institutions themselves, testing students and interviewing them and their families to help kids get the support they need.

Within corporations, internal educational consultants get staffers the “hard” (functional/technical) and “soft” (communication and leadership skills) training they need to thrive in a global, diverse and connected world. A recent job opening for an internal educational consultant role at a global bank pays six figures and requires seven years of industry experience. Isn’t a gig like that worth a look?

Search Engine Optimization Specialist

SEO was around ten years ago, but it was a gleam in Al Gore’s eye just a few years before that. Search engine optimization pros use a combination of left- and right-brain techniques, from analysis and experimentation to gut feel and insight, to move their clients’ or employers’ Web sites up the search engine rankings, thereby bringing them more traffic and, they hope, stronger revenues. SEO types focus on natural (unpaid) and paid search initiatives and collaborate with marketing, technology and sales peers in search of the perfect search-engine-pleasing combination of site content, layout and programming. A recent search of the jobs site Indeed.com turned up 1,402 SEO-related jobs within a 25-mile radius of the Big Apple. To apply, you’ll need a mix of technical and marketing skills, grounding in search-engine logic and a nose for Web site user behavior. Payscale.com reports a national average salary from the mid-thirties to high forties for SEO specialists, but the good ones I know get double that, or more.

Medical Biller/Coder

Sure, ten years ago, people had health insurance. It’s just that, in those days, plans were simpler, and filling out the 10 million forms necessary for patient or provider reimbursement was simpler than translating the Rosetta Stone, unlike today. The new field of medical billing and coding has sprung up to get insurance companies (and government plans like Medicare and Medicaid) the information they need and to make sure that medical procedures are classified and recorded the proper way. Medical billers and coders work at doctors’ offices, at hospitals and other health care facilities and typically have certification or formal education (six-month and one-year programs abound) that allow them to navigate the tricky terrain of medical terminology every day. Payscale.com quotes an average national salary rate into the mid-thirties.

Online Advertising Manager

It used to be that if you wanted to purchase an ad in the newspaper, you’d write some ad copy, get a designer to create some nice graphics, and you’d be ready to roll. Nowadays, print ads coexist with online advertising, which is capable of things (such as tracking clicks and steering visitors off to specialized-for-their-needs landing pages) that print advertising never was. Online ad managers may work for content sites, selling ad programs and strategizing with clients (advertisers) about where on the site, when and how to run online campaigns. Or they may work for advertisers, running the online side of an advertiser’s business and tracking each ad’s performance.

Online advertising managers are savvy marketers who also understand how new technology enables cooler (or creepier, depending on your POV) ad programs all the time. (For instance, have you noticed how ads follow you around the Internet now, as though to say, “You’re SURE you didn’t want those to-die-for silver pumps? REALLY?”) Online ad managers can earn a high-five-figure salary or more, and if they do, they’ll be sure to keep track of and take credit for (very appropriately) every ad dollar they’ve driven into their bosses’ coffers!

Talent Management Coordinator

Human Resources people have always had a hand in what’s loosely been called talent management — the art and science of attracting great people (the “talent”) into an organization and keeping them there. These days, corporations employ dedicated talent managers or talent coordinators to plan their workforce needs over time and make sure that the skills exist within the company to keep the organization on top of its game. Talent managers are HR people who take the long view, looking at talent pipelines and the development of high-potential employees for leadership roles over years. They may also run their firms’ succession-planning programs, keeping nervous board members and shareholders feeling good about the company’s ability to hit its goals even if key individuals resign or retire (or get arrested, now that we think about it). Talent managers possess a mix of analytical and strategic attributes, and they are often charged with crafting the employer’s hiring plans, as well.

User Experience Manager

What’s a user experience? Why, it’s what happened to you when you went to get your new driver’s license or when you, say, read a captivating column online about new professional opportunities. Quick-thinking corporate marketers have glommed onto the fact that every interaction with an entity, from the Department of Motor Vehicles to Macy’s, is also a user experience, and they’re paying close attention to those things these days. User experience managers were first widely seen in Web design firms and the marketers who employed them, focusing on a Web site in development from the viewpoint of a user who would eventually have to navigate the thing. Now, user experience is the watchword for banks, insurance companies, restaurants and virtually any company that has reason to evaluate and improve the way its customers and prospective customers encounter its people and processes. (Now, here’s what I’d like to see: a talent manager job combined with a user experience assignment, to convince employers to stop insulting their would-be employees with those hatefully bureaucratic and tedious careers Web sites. But that’s a topic for another column.)

Después de Twitter y Linkedin, las empresas de RRHH apuntan a Facebook

jobandtalent permite a las empresas encontrar profesionales vía Facebook

Leía el otro día en RRHHdigital.com la noticia sobre jobandtalent. Me parece significativo que, después de Twitter y Linkedin, una iniciativa como jobandtalent considere Facebook como un punto de mira para captación de personas. Imagino que números son números, y 500 millones de usuarios no pueden pasar desapercibidos para nadie.

La novedad de jobandtalent consiste en haber lanzado una plataforma que facilita las cosas con los usuarios a  través de Facebook. Cada día estamos viendo como muchas empresas lanzan proyectos relacionados con RRHH y tecnología: una que nos ha gustado desde hace tiempo es Grupo Especialistas, liderada por el experto Pau Hortal. Esta empresa ofrece distintas plataformas que relacionan empresas con personas a través de la creación de redes profesionales corporativas. No nos engañemos, el planteamiento de Grupo Especialistas es más serio que otras propuestas que hemos visto por ahí. Ellos ofrecen la ventaja de generar soluciones a medida para las empresas.

Sea como sea, lo cierto es que la red es el nuevo terreno de juego para que las empresas encuentren profesionales y viceversa. Así que un consejo que daremos a cualquiera que exponga su CV a través de Linkedin, Infojobs, Xing, Facebook o cualquier otra red es que lo haga bien, que sea honesto con la información que facilita (al final todo se sabe) y sobre todo, que sepa explicar el porqué deben contratar a uno mismo y no a otro. En definitiva no deja de ser una respuesta a la pregunta ¿Qué te hace diferente?. Si alguien no sabe qué contestar a eso puede pedir ayuda a un profesional de marca personal.

¿Cambiarías 10 minutos de fama por 10 Mb de fama?

Hemos hablado a menudo de que la pregunta clave de la gestión de marca personal es ¿Qué te hace diferente?. Detrás de esta pregunta existen respuestas relativas al autoconocimiento, a una estrategia a seguir y a un plan de comunicación/visibilidad. Todos tenemos marca personal, pero consideramos que una marca personal fuerte se da cuando las tres áreas de autoconocimiento, estrategia y comunicación siguen una hoja de ruta sólida, coherente, relevante y, sobre todo, exclusiva.

Nos centraremos en este post en la fase de comunicación. Hasta hace muy poco teníamos herramientas de comunicación de largo recorrido: La televisión, la radio, los libros, escribir artículos de prensa… Las audiencias estaban poco fragmentadas, por lo que una aparición de pocos minutos en un programa de TV garantizaba una exposición enorme de marca personal. Con menor intensidad podía pasar lo mismo en radio, en revistas y otros medios convencionales. Son conocidos como “los 10 minutos de fama“. Muchos de los personajes que hoy son famosos disfrutaron de esa oportunidad de 10 minutos de fama, desde cantantes hasta empresarios pasando por magos, periodistas, deportistas y demás. Muchos de estos personajes serían desconocidos para nosotros si no hubieran disfrutado de esos instantes de fama de una manera muchas veces casual y otras veces trabajada a conciencia.

Sin embargo, Internet ha cambiado nuestra manera de ver las cosas, y lo ha hecho de manera radical. La influencia de la red es múltiple: por un lado ha creado una tendencia a “etiquetarlo” todo, por otro lado internet se ha convertido en una plataforma viral sin precedentes en la comunicación y por otro lado el “storytelling” o técnica del relato está atando emocionalmente a empresas y profesionales con sus audiencias/clientes.  Me explicaré con algún ejemplo:

  • Santi Santamaría, el recientemente desaparecido chef, es conocido, entre otras, por dos etiquetas “el único 7 estrellas Michelin del mundo” y “el chef que desafió a Ferrán Adriá”.
  • Justin Halpern creó una cuenta en Twitter llamada @shitmydadsays (las chorradas que dice mi padre) y ha editado un libro a partir de Twitter que es un best seller. En él detalla las frases que decía su padre sobre diversas cosas de la vida.
  • El whisky Johnnie Waker ha resurgido de nuevo gracias a una brillante acción de storytelling llamada “The Man Who Walked Around The World” en que el actor Robert Carlisle (su marca, The Full Monty) narra durante un paseo por un camino escocés la historia de la compañía. El vídeo acumula millones de visitas entre YouTube, Vimeo y blogs de distinta índole y ganó un león de oro en el certámen publicitario de Cannes 2010.

El caso es ¿Hubiera pasado todo esto en la era anterior a la explosión de los social media? Posiblemente no, o posiblemente hubiera ido a una velocidad muy diferente. Hoy, cualquiera de nosotros es en sí mismo un medio de comunicación: vemos una notícia que nos gusta o nos disgusta y la enviamos a las redes sociales aportando nuestros comentarios, lo que incrementa la viralidad de la información digital.

Retomando el título, parece que estamos cambiando los 10 minutos de fama por 10 Mb de fama. En la gestión de marca personal, internet sólo es la punta del iceberg, pero hoy sería difícil planificar una acción seria de visibilidad sin tener en cuenta este medio cada vez más masivo pero cada vez más selectivo y viral.

En el espacio virtual la competencia está por todas partes, por @guillemrecolons

Si quieres seguir dormido, adelante. Pero si muchos de los mejores empleos del mundo están yendo hacia India no es casualidad. Ni es porque los salarios allí sean más bajos. Es, sencillamente, porque están mejor preparados que el resto del mundo y porque el espacio virtual permite llegar fácilmente a ellos. No en vano, India ya es el tercer PIB del mundo.

Cuando fundé en 2005 la empresa Lateral Consulting, la visión de la compañía era poder facilitar las herramientas que permitan aflorar la creatividad en todos los departamentos de las empresas. En cierta forma, mi inspirador era el pensador maltés Edward de Bono, autor del libro “Lateral thinking” (1970) acerca del pensamiento lateral.

La casualidad quiso que la única escuela de formación rigurosa sobre pensamiento lateral en el mundo estuviera en India. ¿Casualidad? En absoluto, India sabe muy bien que estimular la creatividad es la única manera de ser competitivo; por eso no pasará mucho tiempo para que este país pase a ser la primera potencia económica y educativa del mundo. Ayer mismo hablaba en este blog de los cambios de paradigma de Sir Ken Robinson. El día que los dirigentes políticos quieran entender a Robinson, el mundo cambiará.

¿Cómo nos está afectando el espacio virtual? Economía global, tecnología global, modelos de organización globales. Parece que las empresas solo tengan dos salidas: macro o micro. Si tu marco de competencia es puramente geográfico, tu oferta tiene los días contados.

Una de las cosas que queremos dejar claras en nuestros programas de marca personal es que nuestros perfiles públicos deben ser globales. ¿Por qué alguien de Zaragoza no puede hacer negocios con alguien de Lima? En muchos negocios, la distancia no es un handicap. Si trabajas en el sector servicios, la videoconferencia, skipe… te ayudarán a saltar barreras.

Cuando uno crea un perfil en Linkedin o en Xing o en Twitter tiene que entender que ese perfil puede interesar a alguien que está al otro lado del océano. Los que hablan de los peligros de la globalización hacen incapié en la pérdida de la identidad y los valores. No estoy de acuerdo. Creo que la globalización nos obligará a ser más creativos, más eficaces, diferentes. Esa es la esencia de la marca personal, conseguir convertirse en la opción preferente en un mundo globalizado y competitivo donde la ubicación geográfica no es un problema.

La marca personal rompe muchos tabúes, como el de compartir conocimientos. Compartir no solo es aconsejable, es necesario en un mundo que nos permite estar al día gracias a la generosidad y altruismo de aquellos que comparten. Por supuesto, todo tiene un límite; las aplicaciones de teléfonos móviles gratuitas ofrecen las funciones básicas, las funciones extras tienen un pequeño coste.

Si quieres seguir soñando en que todo es como era antes, adelante. Si despiertas, ten claro que sin una marca personal fuerte y global no llegarás muy lejos.

Solo tienes 30 segundos para captar la atención, quizás menos, por @guillemrecolons

Imagina que subes a un ascensor y te encuentras a la persona que hace años que buscas; al cliente perfecto, al socio perfecto o al novio/a perfecto/a. Tienes 30 segundos.

Te invade un sudor frío. Tienes muy claro lo que puedes ofrecerle, pero la presión de tener que decirlo en muy poco tiempo te paraliza. Decides no decir nada antes de quedar en ridículo. Esperarás a una ocasión mejor. ¿O qué?

O harás una inmersión en storytelling para poder explicar TU MARCA PERSONAL en solo 30 segundos. Y lo más importante: poder explicar dentro de ese pequeño lapso de tiempo QUÉ BENEFICIOS obtendrá quien te escucha por el hecho de contratarte, asociarse o aceptar una cita.

Si vienes del mundo de la publicidad, donde es obligado relatar en 20 segundos, tienes ventaja. Si eres usuario experimentado de Twitter tienes aún más ventaja. Explicar cosas en 140 caracteres tiene mérito.

Quizás os parezca una idea absurda, pero es muy interesante el ejercicio de condensar una biografía en solo 140 caracteres. Algún ejemplo:

  • Ing. de Caminos(esp. urbanismo),Project Manager, e-commerce, experiencia en ffcc. Ganas de desafíos
  • Secretaria, Aux. Adtva, polifacética, proactiva, metódica, ordenada, seria, idiomas, búsqueda activa, Galicia, España y mundo.
  • Técnico de empleo, orientador, coach, emprendedor. Investigo y difundo recursos de empleo 2.0. Conector de personas e ideas.
  • Vendedor de todo. Negociador constante, tenaz y decidido que sabe lo que quiere y a dónde va, tras varios intentos fallidos.
  • Trabajamos para contribuir al desarrollo económico de Navarra.
  • Apasionada por la comunicación y la reputación empresarial, con experiencia en rrpp, prensa, eventos y marketing on line 2.0

¿Qué os parece? Os aseguro que es de todo menos fácil. Con este punto de partida, la conversación de ascensor dispone de alguna ventaja adicional: tono, aspecto visual, lenguaje no verbal (gestos, miradas, movimientos), algo más de 140 caracteres, quizás unos 300 con pausas y todo.

Elevator Pitch image by shutterstock.com

 

El empresario que temía apostar por su gente, por @guillemrecolons

Este pequeño relato no trata de incertidumbre, ni de crisis. Tampoco de sindicatos, bancos o legislaciones. Trata del miedo que tienen muchos empresarios a apostar por la más perfecta de sus maquinarias: su gente.

Eladio había llegado lejos. Tras acabar su carrera y trabajar en diversos empleos, hace 5 años decidió abrir su propia empresa. Para hacerlo, contó con la ayuda de un Capital Risk que se enamoró de su Plan de Negocio y contó con la gran ayuda de su marca personal, la de un emprendedor convencido de sus ideas, de mentalidad abierta, visionaria.

Contó con la gran ayuda de su marca personal, la de un emprendedor convencido de sus ideas, de mentalidad abierta, visionaria

Los dos primeros años, aún sin retorno de inversión, el negocio de Eladio fue tomando posiciones y aumentando su facturación de manera progresiva. Eladio consiguió dotar de VALOR a su empresa, a sus servicios y a sus productos. Para dotar de un mayor empuje a su empresa, Eladio pronto creyó necesario contar con la ayuda de algún “senior” que le ayudara a canalizar el plan de negocio. Contrató a 5 personas que, si bien no reunían aún la experiencia suficiente en el sector de negocio, eran portadores de energía, de ilusión y de motivación.

Al poco tiempo de hacerlo, ZAS! aparece la peor cara de la crisis

Al poco tiempo de hacerlo, ZAS! aparece la peor cara de la crisis y Eladio se ve obligado a tomar medidas para salvaguardar la empresa. Para empezar, recortar gastos superfluos. Siendo una medida insuficiente, decidió prescindir de algunos ejecutivos. El criterio seguido era elegir los que les costaba menos dinero despedir, con independencia de su valor. Más tarde redujo los salarios un 20% y eliminó dietas y bonus. Llamó a un informático para impedir que sus empleados se pudieran conectar a Facebook, Linkedin, YouTube, Twitter…, cosa que consiguió con una sencilla manipulación del servidor.

La moral del resto de trabajadores empezaba a decaer. En ese momento Eladio decidió contratar a un consultor externo para ayudar a sus empleados a encontrar la motivación que habían perdido. El consultor transmitió a Eladio que debería implicar más a su gente en los procesos de toma de decisiones, que debería delegar más para que éstos se sintieran partícipes de la empresa y que debería darles un mayor protagonismo en las actividades externas de la compañía. El consultor consideraba que de esta manera Eladio conseguiría reencontrar la motivación y además tendría mucho más apoyo en la dirección del proyecto.

Eladio lo único que quería era convencer a sus empleados de trabajar más horas

Las ideas del consultor fueron despreciadas, ya que Eladio lo único que quería era convencer a sus empleados de trabajar más horas sin exigir nada en contrapartida. Eladio tenía MIEDO de promocionar a su gente. En el fondo pensaba que si lo hacía, pronto le abandonarían llevándose todos los secretos de la compañía.

Hoy, la empresa de Eladio ha cerrado. Lo peor es que podía haberlo evitado. Solo necesitaba CREER en su equipo, ejercer el LIDERAZGO y mejorar la COMUNICACIóN interna. Así hubiera conseguido MOTIVAR.

El miedo a reforzar las MARCAS PERSONALES de la gente clave en una empresa es una práctica común. Aún no entendemos que nuestra gente se puede convertir en EMBAJADORES de la compañía, transmitiendo como nadie la VISIÓN, MISIÓN y VALORES, ayudando a generar una cadena de VALOR.

¿La moraleja del cuento? Las máquinas solo son recursos, y necesitan que las PERSONAS estén detrás para funcionar, para rendir. Si hay que apostar por algo es por las personas, sin ningún miedo.

 

¿Somos prisioneros de la red?

Cada día me encuentro con más personas que tienen la sensación de estar prisioneras de la red. Que si Facebook me roba dos horas, si Linkedin media hora más y que si ver los dos o tres vídeos de YouTube otro tanto. Si además estás en Twitter, ni te cuento, una hora más como mínimo. La pregunta es ¿Hacemos buen uso de la red? ¿Estamos al servicio de la red o la red está a nuestro servicio?

La respuesta se parece mucho al concepto central de la dieta mediterránea: hay que probar de todo pero con moderación. Es más, hay que fijarse unos límites, aunque sean orientativos; 10 minutos al día, 15 o 20. Si queréis 30, pero no mucho más (a no ser que forme parte de vuestro trabajo).

Los grandes como Google, Microsoft, Apple … necesitan crecer, y lo hacen en el entorno 2.0, el que les permite visualizar mejor un negocio “long tale”. Van creando y tejiendo redes en las que nosotros vamos cayendo: ¿No estás en Foursquare? ¿No conoces Whatsapp? ¿No usas el MobileMe? ¿Aun no has probado Skipe?. Cierto, quieren hacernos dependientes de las redes, de las tecnologías. La televisión ya no es la caja tonta, ahora se considera casi un mal menor. Los más jóvenes invierten 3 veces más tiempo en aplicaciones de PC o móvil que en ver TV.

Es curioso, cuando entras en Twitter muchos perfiles se definen como “adicto a los social media”, “adicto a las redes sociales”. Triste. No hay que llegar a eso. Hay que salir más, ir a bares, al cine, a bibliotecas, a eventos, a exposiciones. Hay todo un mundo ahí fuera. Rompamos los barrotes de la celda digital.

El año del ciudadano periodista

En 2010 han pasado muchas cosas que merecían el título de “el año de”. Pero mi elección es clara.

Y creedme, había otros candidatos más que dignos: el cloud computing, el caso de los mineros de Chile, el caso Wikileaks, la realidad aumentada o las PC tablets al estilo iPad. Pero no tengo ninguna duda de que este 2010 hay que premiar a las personas, las protagonistas de un cambio en la forma de entender el periodismo clásico.

Los ciudadanos nos estamos convirtiendo en periodistas. No en buenos periodistas, solo en periodistas, armados con teléfonos móviles con cámara de vídeo, capaces de “subir” vídeos y fotos a la red a una velocidad de vértigo.

Armados con blogs, capaces de denunciar algunas cosas que posiblemente la prensa clásica consideraría políticamente incorrecto. Fue un bloguero americano quien avanzó una de las teorías de conspiración alrededor de los atentados del 11S en Nueva York: ¿Por qué entre las víctimas de las Torres Gemelas no había ninguna persona de creencia judía?. Aquí tenéis un enlace a notícia de CNN que pone sobre la mesa el aviso previo al atentado que tuvo un grupo de personas.

Armados con redes sociales, pero muy especialmente con la red de microblogging “Twitter“, que ha permitido que ciudadanos de a pie avancen la primicia -con foto incluida- de lo que después ha sido una gran noticia. Pasó en 2008 con los atentados de Bombay. Pasó con el aterrizaje en el rio Hudson de Nueva York. Ha pasado este año que dejamos atrás con, entre muchas otras cosas, los hechos del Sahara.

Antes, digámoslo abiertamente, denunciar algo o a alguien era un proceso engorroso y largo. Ahora basta con “colgarlo” en la red. Esta nueva forma de periodismo recibe diversos nombres: publico, participativo, democrático, de guerrilla o periodismo de calle. La idea que hay detrás de este movimiento es ofrecer información independiente, de confianza, y todo lo precisa que puede requerir un sistema democràtico.

Hablo de personas, no de organizaciones. Creo que el caso Wikileaks es diferente, ya que se trata de una organización, y que la forma de obtener la información es algo oscura. En en vano, su fundador está convencido de que será asesinado nada más poner un pie en los EEUU.

Los ciudadanos, las personas, se están convirtiendo en agentes activos y no pasivos de la información. Hay aplicaciones de smartphone que exponen la valoración de la crítica sobre una obra de teatro y también la valoración del público. Y algo está pasando cuando las opiniones personales cuentan cada vez más.

Las personas están creando marca, están dejando su sello personal en muchas actividades de la vida diaria. Ya nadie quiere ser un número, un empleado o un recurso humano. Todos queremos ser reconocidos, sentirnos diferentes. Todos, muchos aún sin saberlo, apostamos por nuestra marca personal.

Con esto no quiero decir en absoluto que los periodistas se van a quedar sin trabajo. Pero ahí va un consejo: sindicaros a buenos blogs, seguid a un buen número de personas en Twitter y pagad bien por la información. Cada día tendréis más competencia. Los ciudadanos periodistas están creciendo en todas las partes del planeta.

Al final, todos quieren dejar marca. Adiós 2010. Bienvenido seas, 2011.

Guillem Recolons / Personal Brand Strategist / soymimarca