Entradas

Cómo evitar que tu marca personal entre en vía muerta

 

Los objetivos, las metas, los sueños y los proyectos son elementos definidores de la marca personal que tienen una proyección a largo plazo, nos identifican y nos distinguen  de los demás. Para ser reconocidos y memorables es necesario ser consistentes con lo que decimos, hacemos y comunicamos. Las personas estamos en continuo movimiento, la vida es movimiento y cambio y la marca personal no es en absoluto ajena a esta circunstancia. Y este proceso de constante mutación y adaptación a los entornos cambiantes afecta a la totalidad de la marca incluidos sus elementos identificadores.

 

Google Images

Google Images

En cada persona hay elementos definitorios y definitivos y no se trata de un juego de palabras. Hay unos elementos que nos definen y que se adaptan a cada momento de la vida y otros que forman la parte más fija de nuestra identidad. Unos, los definitorios, son producto de opciones y decisiones personales y los otros, los definitivos, pueden provenir bien sea de una elección vital o de circunstancias específicas. En el primer bloque se encuentran la visión, los proyectos y los sueños y en el segundo la misión, las opciones religiosas y los atributos adquiridos por nacimiento y pertenencia y ambos forman parte de nuestra identidad.

 

Cambiar los sueños, los objetivos y los proyectos suele causarnos desasosiego y sensación de infidelidad cuando no son más que la adaptación al cambio de nuestra misión .

 

Mantenernos aferrados por principio a los elementos no definitivos de nuestra identidad nos puede llevar al inmovilismo, la vida es adaptación al cambio e impedir esta adaptación o negar el cambio es dirigir la marca personal, la identidad hacia una vía muerta.

 

Todos tenemos derecho al cambio, a reformular nuestros sueños y a posponer proyectos importantes. Reconocer este derecho es tomar consciencia de que estamos vivos y de que somos movimiento.

 

La necesidad de cambio sale de la razón y del corazón. Nuestra intuición y nuestras emociones son el primer indicativo de que nuestra vida tiene que tomar un nuevo derrotero y nuestra razón nos ayuda a encontrar la manera de hacerlo. Una marca personal  que se niega a escuchar los mensajes del corazón corre el riesgo de anquilosarse.

 

La vida es camino y aprendizaje. Cada paso que damos nos aporta nuevos elementos de conocimiento y nuevas experiencias. Cada situación de cambio implica cerrar un libro para abrir otro y por este motivo el cambio es aprendizaje y vida.

Pensar en el cambio y ponerlo práctica no es abandonar, no es una manifestación de inconsistencia es un signo de crecimiento y de fortalecimiento de nuestra marca personal.  Permitirse el cambio es optar por la vida.

¿Cuál es tu Brand Mantra?

 

Para definir todo aquello que una marca representa existen distintas herramientas. Pero hay una que resulta especialmente útil para encontrar su verdadera “esencia”: El Brand Mantra.  Esta herramienta permite definir aquellos conceptos relacionados con la marca o la promesa que ésta hace, podríamos decir que el Brand Mantra es una expresión del “corazón y el alma” de una marca.

El Brand Mantra es la idea interna de una marca capaz de sintetizar la razón de ser de su existencia; que refleja su esencia, intenciones y su forma de entender el entorno.

Un buen Brand Mantra debe de ser capaz de: Comunicar, ser Simple e Inspirar.

  • Comunicar: Un buen mantra marca debe definir la categoría (o categorías) de las actividades de la marca, y establecer límites. Es importante que aclare lo que hace único a la marca.
  • Ser Simple: Un mantra eficaz debe ser memorable. Para ello debe ser corto y vivo en significado.
  • Inspirar: Idealmente, el mantra también debe ser relevante e inspirar los valores de la marca a todos los que tiene relación directa con ella.

Para poder definir nuestro Brand Mantra realizar un gráfico como el siguiente nos puede ser de gran ayuda.

brandmantra

 

 

 

6 razones por las que “amo” la marca personal

ilovepersonalbranding

Google Images

 

Hace unos días llegaba a mis manos un articulo publicado en el Huffington Post en su versión digital titulado “6 Reasons Why I Hate the Term ‘Personal Brand’(6 razones por las que odio el término “marca personal”). La autora de este post cuenta qué motivos la han llevado a ver con ojos de desconfianza la marca personal. No voy a entrar en el juego de decir si lleva o no razón, únicamente voy a hablar del lado positivo del personal branding.

Todos sabemos que del amor al odio hay un paso. Y yo, por lo que refiere a la “marca personal” estoy en el lado dulce, el lado que confía, respeta y aprende de esta disciplina y de los profesionales que se dedican a ella.

Así que dejando odios y rencores a un lado, ahí va un punto de vista más positivo e optimista – para mi el único-.

Seis buenas razones por las que “amo” la marca personal:

1. Porque ayuda a personas y a profesionales a conocerse, a descubrir su talento. Les invita a soñar y a descubrir su grandeza.

2. Porque da impulso a los emprendedores a sacar adelante sus proyectos. Y lo hace con una hoja de ruta y las herramientas necesarias para conseguirlo.

3. Porque trabajar en personal branding significa relacionarse con personas de perfiles y características muy diferentes. Algo enriquecedor, que supone aprender algo nuevo cada día. Y en ocasiones incluso a vivir momentos únicos –que un cliente músico interprete una canción en directo sólo para 3 asistentes no pasa todos los días-.

4. Porque ayudar a alguien a desarrollar su estrategia personal y ver cómo avanza hacia sus objetivos es más que un incentivo profesional. Es dar sentido a lo que haces.

5. Porque combina disciplinas tan diferentes como el marketing, la comunicación, el coaching…. Da versatilidad a mi profesión y me permite ver las cosas desde diferentes puntos de vista.

6. Porque se basa en la autenticidad. Aunque muchos crean que el personal branding consiste en inventarse una nueva identidad o en hacerse famoso, para nada es así.  Es un proceso estratégico que pretende ayudar a las personas a llegar donde quieran llegar.

Por estos 6 motivos y por muchos más creo en la marca personal.

¿Las personas tenemos producto y envase?

 

Sé de antemano que la pregunta es algo demagógica. Pero desde una perspectiva de branding, podríamos trazar un símil entre el producto y lo que sabemos hacer, nuestra propuesta de valor, y siguiendo el mismo símil podríamos hablar de nuestras habilidades comunicativas y persuasivas como el envase.

Ana-Botella-en-la-rueda-de-pre_54380110666_54374916805_576_694

© La Vanguardia

En los campos industrial y comercial es frecuente encontrar productos sin envase –los graneles, por ejemplo-, pero en territorio personal ambos activos se necesitan, se retroalimentan. Si una persona tiene una excelente oferta profesional pero no sabe comunicarla, no encontrará mercado. Si, por el contrario, se trata de alguien con grandes dotes comunicativas pero vacío de contenido, sin oferta de valor, encontrará un mercado hostil.

No me gusta hacer leña del árbol caído, pero en el caso de la candidatura olímpica de Madrid 2020 parece que ha fallado el envase. Todo el mundo estaba de acuerdo en que, tras muchos años de candidaturas e inversiones, la ciudad estaba sobradamente preparara para acoger los juegos de 2020. Tanto en infraestructuras como en la fuerza del voluntariado y en la cantidad y calidad de embajadores mediáticos.

¿Dónde está el problema? Desde una perspectiva (subjetiva, eso sí) he leído tres errores que pueden haber sido clave:

  • Valores. Ha faltado humildad. Se ha dado a entender que esto estaba ganado, que a la tercera va la vencida. He visto una actitud institucional de cierta prepotencia, de querer arrasar con todo. Se llegó a publicar que 50 de los 98 miembros del COI con  derecho a voto apostaban por Madrid, con nombres y apellidos. Si yo soy uno de ellos, retiro el voto, no lo dudaría. La indiscreción se paga cara.
  • Incoherencia. ¿Cómo se entiende que un país en profunda crisis económica envíe el doble de delegados que Tokio a Buenos Aires? O lo que es peor ¿Cómo se entiende que un país en plena crisis económica destine una cantidad ingente de recursos económicos a potenciar –no una- tres candidaturas?
  • Incompetencia. La parte final, la que rodea las votaciones, es la culminación del envase. Es donde se demuestra la habilidad de los portavoces para convencer a los miembros del COI. Y esa parte de improvisó, se dejó en manos de personas con escasa habilidad para comunicar, para presentar. Empezamos a estar hartos de tener responsables políticos e institucionales que no conozcan más que su lengua materna. Ese es un asunto grave. Nadie, entre los votantes que hallaban en Buenos Aires el pasado viernes, entendió a la alcaldesa de Madrid, nadie. Ella tampoco entendió las preguntas que le hicieron. Se sacó de la manga un relato equivocado, el café con leche de la Plaza Mayor. España fue el hazmerreír del mundo. España no supo comunicarse.

Se ha hablado muchos de aspectos técnicos, como la poca lucha contra el dopaje, etc. No creo que sea la clave. Sé que es fácil decir esto “a toro pasado”, pero la primera rueda de prensa y los errores de la alcaldesa de Madrid ya hacían presagiar que las cosas no acabarían bien.

Producto y envase. No hay una cosa sin la otra, y menos en el terreno personal. Me hubiera gustado que Madrid se lo llevara. En vez de eso, siento vergüenza.

Sólo los Valores podrán salvar el mundo (Vídeo)

 

Las empresas que se guíen por sus valores podrán sobrevivir a los cambios y amenazas del futuro. Los valores corporativos – esos principios no negociables – sientan unas premisas ideológicas sólidas que hacen que las acciones sean coherentes con los valores que posee una corporación. Éste vídeo sirve para provocar una reflexión necesaria en los tiempos que corren:  ¿Cómo se relaciona tu empresa con el mundo? ¿Sus acciones son coherentes con sus valores?

[youtube]http://youtu.be/WfGMYdalClU[/youtube]

 

Personal Branding es el arte de invertir en ti

 

Compartimos con vosotros la entrevista realizada por Javier García Barros, autor del libro “Haz, marca personal para personas” a Guillem Recolons a través del Blog Siempre con algo en la cabeza

 

JG: Dentro de la cantidad de cosas que has vivido en tu carrera profesional, me llama mucho la atención que después de casi 20 años trabajando “para otros” decidieras emprender tu propio proyecto ¿Cuál fue la razón principal que te motivo a HAZerlo? 

GR: El despido podría haber sido el elemento detonante y el ansia de cambio el elemento motivante. Tras una carrera de éxito en agencias “de otros”, llega un momento en que me despiden. Ahí hay dos salidas:

1. El mundo se viene abajo. Te vas a la cola del paro y te pones a buscar trabajo.

2. La vida sigue, y 24h después del despido estás firmando ante notario la constitución de tu propia compañía.

Opté por la segunda, y volvería a repetirlo una y otra vez.

 

Guillem_RecolonsJG: Por si fuera poco, tiempo después fundaste soymimarca. ¿Por qué iniciar un nuevo proyecto si el que tenias funcionaba? Muchos quizás no hubiéramos arriesgado otra vez.

GR: Creo que la clave está en la propia pregunta, en el concepto de proyecto. El nuevo formato laboral se basa más en proyectos y clientes que en abstracciones como “compañía”. Trabajando solo podía llegar a cubrir una parte muy amplia del personal branding, pero me faltaba una pata: el área de autoconocimiento.

Además, me aburre bastante la acción comercial. Por todo ello creí necesario unir fuerzas con uno de los mejores coach de marca personal que conozco, Jordi Collell.

 

JG: Sé por experiencia propia que los inicios son difíciles ¿Cómo superaste en ambos proyectos esos momentos?

GR: Te parecerá simple, pero la ilusión y la convicción del proyecto eran el aliciente para seguir.

Además, redacté mi propia estrategia personal, mi visión, mi misión, valores, objetivos, targets, mensajes, partners, plan de comunicación. Me pregunté dónde quería estar en 10 años. Trabajé escenarios y estoy en el camino.

 

JG: ¿Ha sido duro el camino recorrido desde ese día que te “invitaron a irte” hasta hoy? ¿Has tenido ganas de abandonar alguna vez?

GR: No, y eso que entre medio sufrí otro fracaso.

En 2007 abrí la delegación española de TVLowCost, una agencia especializada en campañas TV. No funcionó, la cerramos en 2009, ya que en España el concepto low cost no representaba nada nuevo. Acumulo dos fracasos, y eso ayuda mucho a generar nuevos enfoques.

Un país como España penaliza el fracaso, pero créeme, es una lección de vida por la que creo que hay que pasar.

 

JG: Uno de los principales obstáculos que tenemos es “el miedo al fracaso” ¿Qué pasa si alguna de tus iniciativas/productos no funciona? ¿Cómo reaccionas?

GR: No pasa nada. Al contrario, aprendes. Recuerdo una campaña cuyo cierre era “The more we listen, the more we learn. And the more we learn, the more we can help”.

Creo que hoy no sería un consultor creíble si no conociera lo que NO hay que hacer. Y no supiera escuchar.

 

JG: Tu experiencia es muy inspiradora para mucha gente qué después de bastante tiempo trabajando se ven en la calle ¿Cómo le animarías a seguir hacia adelante, a actuar?

GR: La clave es hacerse un plan. Todo pasa por ahí, hay que dibujar una hoja de ruta, tener claro un norte, una meta, un sueño. Levantarse por la mañana sin tener una misión a corto y a medio plazo desmotiva y desanima a cualquiera.

 

JG: Para mi la marca personal es la mejor herramienta para HAZer, para actuar. ¿Cómo definirías la marca personal? ¿Cuáles son su principales ventajas?

GR: Utilizo a menudo una definición emocional “Personal Branding es el arte de invertir en ti”.

No considero el personal branding como una ciencia, lo considero una inversión a futuro, algo que, bien gestionado, nos podrá llevar al lugar que visualizamos como objetivo en un plazo razonablemente largo.

Además, y como díría el poeta griego Kavafis, no se trata solo de llegar a un lugar deseado, también hay que saber disfrutar de la travesía.

 

JG: Uno de los principales “peros” que argumentan muchas personas para empezar a desarrollar su marca personal es la exigencia de resultados en muy breve espacio de tiempo ¿Cómo vencer esas urgencias?

GR: Con una frase sencilla: Si no gestionas tu marca, otros lo harán por ti. Eso puede llevar algún tiempo, pero que alguien te destruya es cuestión de minutos.

 

JG: Con estás charlas quiero inspirar a la gente HAZer, a moverse, a no quedarse quieta ¿Qué le dirías a esa persona que lleva tiempo con una idea en la cabeza pero no se atreve a dar el paso?

GR: No tengas miedo al ridículo, no tengas miedo al fracaso, no te expongas sin haberte trazado un plan, y cuando lo tengas, lánzate con paracaídas.

Al principio puede dar cierta sensación de vértigo, pero siempre será mejor eso que la falsa comodidad del sofá (metáfora de la zona de confort). Recuerda que todo deja marca. Y mantente siempre, siempre, siempre con algo en la cabeza ;-)

 

JG: Guillem, muchísimas gracias por pasarte por mi casa en la red. Ha sido un enorme placer y sé que tu historia y experiencia va a servir de ayuda e inspiración a mucha gente. ¡Gracias!

GR: Gracias a ti, Javier por esta oportunidad de conectar con tus seguidores.

 

Marca personal para escritores: el libro como un medio y no como un fin

 

Hace unos días, después de publicar un artículo acerca de las ventajas de la autopublicación, un lector comentaba que en el otro lado de la balanza estaba el esfuerzo diario que debe hacer el escritor autopublicado para darse a conocer. Evidentemente, no tener el respaldo de una empresa editorial que apoye al libro con campañas de marketing es una desventaja, pero es también un error no ver en la autopromoción una gran oportunidad. Para ello es necesario un cambio de perspectiva en la que el libro se convierta en un medio y no un fin. Esto también aporta un nuevo punto de vista acerca de la importancia de ocuparse personalmente de la estrategia de marketing editorial.

82fa1ac66e9e45d73a9ceb42ecb0ce61

Pinterest

Y es que la publicación de un libro no es el final de un camino, sino un paso intermedio para construir algo muy superior: una marca personal como escritor. Ella será la que en el futuro permita alcanzar el éxito en aquellas actividades profesionales y objetivos que el escritor se plantee, desde dictar conferencias, realizar talleres y sobre todo la publicación de nuevos libros. Es por este motivo que la gestión de marketing editorial posterior a la publicación, no debería ser delegada y en cambio, el escritor es quien debe asumir el mando de lo que sí debe verse como un fin: construir una relación con sus lectores.

Para ello existen muchas herramientas de marketing online con las cuales construir y gestionar relaciones en el largo plazo. Las más conocidas son las redes sociales generalistas como Facebook y Twitter, pero en las que es muy común ver un mal uso donde en vez de establecer diálogos con los lectores, se repite una y mil veces el título del libro con el enlace a la tienda online donde se puede comprar. Desde algunos perfiles se promociona en exceso corriendo el riesgo de que la comunicación pueda ser considerada como spam. Además de los medios sociales, un blog personal es la base de cualquier estrategia de marketing online y en este caso puede aportar muchos beneficios en la estrategia de autopromoción de un escritor, ya que es un canal ideal para crear nuevos contenidos relacionados a la temática editorial de los libros publicados y atraer así a nuevos lectores.

En el mundo editorial, la famosa red social Goodreads, recientemente adquirida por Amazon,  es una herramienta muy útil para crear lazos entre escritores y lectores. A través de los perfiles personales es posible acceder a una especie de biblioteca virtual donde cada lector indica las lecturas que ha hecho, está haciendo o piensa hacer. Además es posible ver críticas y puntuaciones que le han otorgado a los libros que han leído. En este caso, si un escritor ha sido capaz de establecer una relación con sus lectores, podrá utilizar esta red social a su favor animando a sus contactos a criticar y puntuar sus obras. De esta manera se favorece notablemente su marca personal.

Otra forma de gestionar contactos es a través del email. Para esto es muy útil contar con una herramienta que nos ayude a administrar listas de suscriptores como es Mailchimp. Esta potente herramienta permite enviar hasta 12.000 emails mensuales y tener hasta 2.000 suscriptores, con un plan gratuito. Con esta herramienta también podrás crear tus campañas de email marketing con plantillas atractivas y muy fáciles de utilizar.

Otra herramienta menos conocida pero muy útil para construir vínculos con los lectores u otros contactos de interés es Rapportive, que permite gestionar desde la casilla de correos de gmail, toda la información sobre las redes sociales que nos vinculan a cada persona de nuestra libreta de direcciones.

Construir una marca personal sólida es también construir relaciones con diferentes públicos. La autopromoción bien realizada consiste en gestionar los canales de comunicación online para establecer una relación directa con los lectores y agentes del mercado editorial, conocerlos, fidelizarlos y poder contar con ellos para difundir las acciones de promoción del libro. En el largo plazo, la publicación de un libro es un paso fundamental pero no el único que hay que dar para desarrollar una carrera como escritor.

 

 

Personal Branding, el arte de invertir en ti (45). ¿Vale la pena ser humilde?

 

La humildad se suele definir como la cualidad personal de actuar de acuerdo con las propias cualidades y limitaciones sin vanagloriarse por ello. Etimológicamente viene del latín humilitas y guarda relación con la palabra humus, tierra. A mi todo ello me sugiere que la humildad es la capacidad de estar presente en el mundo, de actuar, teniendo los pies en el suelo.  Llegados a este punto y como estamos en un blog en el que hablamos diariamente de personal branding puede ser legítimo preguntarse qué diantre tiene esto que ver con la marca personal y tendrá toda la razón del mundo en planteárselo.

F60_02 

Desde mi punto de vista la humildad y la marca personal andan cogidas de la mano en una relación de equilibrio inestable como la mayor parte de las cosas importantes de la vida. Si el objetivo de la marca propia es ser la opción relevante, ser el elegido, el de la humildad es el de no vanagloriarse por ello. Así, a simple vista, la cosa puede sonarnos a contradictoria pero ¿lo es en realidad? ¿pueden ambas vivir separadas?

 

Cuando gestionamos nuestra marca tomamos consciencia de nuestros puntos fuertes, de nuestras habilidades y talentos, de  nuestros logros y de nuestros sueños y nos apoyamos en ellos para lograr dejar nuestra huella en el corazón de los demás, son nuestras palancas.  Y es así porque si basamos nuestro trabajo en cómo superar las limitaciones nos perdemos lo mejor de la película y nos arriesgamos a no conseguir nada. La humildad nos ayuda a ser lo suficientemente objetivos para no perdernos en el mar del optimismo y acabar estando fuera de la realidad.

 

La humildad es lo contario de la soberbia, pecado capital número uno de la marca personal, que aparece cuando proyectamos a través de nuestra marca personal que somos superiores a los demás, menospreciándoles y siendo incapaces de reconocer sus talentos.

 

Con humildad la marca personal se pone al servicio de los demás y se orienta hacia el bien común en una relación de ganar-ganar, escucha las necesidades de su público objetivo y las incorpora a sus objetivos propios estando por ello activamente presente en su entorno y teniendo una mayor perspectiva de cualquier situación.  Y todo ello facilita que se convierta en la elegida de manera continuada en el tiempo.  Así de fácil y de complicado.

¿Qué pasaría si nuestros políticos incorporaran la humildad a su marca personal? Os invito a que hagáis volar vuestra imaginación y a compartir las respuestas.

Cómo destruir la cultura corporativa

La Cultura Corporativa es un cocktail de valores, costumbres, hábitos y creencias compartidos dentro una empresa. Y bien, si a veces la cultura corporativa puede ser un elemento facilitador y determinante para el éxito de la empresa, también puede convertirse en un obstáculo para alcanzar sus metas.

¿Puede una cultura corporativa potente limitar la forma de hacer de sus empleados?

En ocasiones la psicología y el comportamiento animal tienen mucho que ver con el comportamiento humano. Este vídeo contiene la historia de cinco monos, un plátano, y la creación de una poderosa cultura corporativa. 

 

Aquí os dejamos el texto en castellano: 

“La metáfora de los monos”

Un grupo de científicos colocó cinco monos en una jaula en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de bananas.

Cuando un mono subía la escalera para agarrar las bananas, los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre los que quedaban en el suelo.

Después de algún tiempo, cuando un mono iba a subir la escalera, los otros le golpeaban, hasta que llegó un momento en que ningún mono subía la escalera a pesar de la tentación de las bananas.

Entonces, los científicos sustituyeron uno de los monos, y lo primero que hizo el nuevo individuo fué subir la escalera, siendo rápidamente bajado por los otros, quienes le propinaron una gran paliza.

Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo ya no subió más la escalera, aunque nunca supo el por qué de tales palizas.

Un segundo mono fué sustituido, y ocurrió lo mismo. El primer sustituto participó con entusiasmo de la paliza al novato.

Un tercero fué cambiado, y se repitió el hecho, lo volvieron a golpear.

El cuarto y finalmente el quinto de los veteranos fueron sustituidos.

Los científicos quedaron entonces con un grupo de cinco monos que, aún cuando nunca recibieron un baño de agua fría, continuaban golpeando a aquel que intentase llegar a las bananas.

Si fuese posible preguntar a algunos de ellos por qué le pegaban a quien intentaba subir la escalera, con certeza la respuesta sería:

No sé, aquí las cosas siempre se han hecho así. 

La felicidad no es más que hacer aquello que se quiere hacer y querer hacer aquello que se hace

 

Felicidad y éxito. Estas son las dos palabras que la mayoría de personas solemos pensar o decir cuando nospreguntamos qué queremos conseguir en la vida, cuáles son nuestros objetivos, nuestros deseos… Anhelos que reflejan fielmente una de las máximas de Al Ries (reconocido gurú a nivel internacional y autor del libro“The Origin of Brands”) “en la vida tan solo hay dos cosas por las que vale la pena luchar: éxito y felicidad”.

4e9afb95dd6c2209e1113aacd1763fbe

Pinterest

En referencia a la pregunta sobre cuáles son nuestros objetivos en la vida acostumbramos a responder, en primer lugar, el deseo de ser feliz. La felicidad es y ha sido la principal preocupación y el principal objetivo de hombresy mujeres de cualquier raza, lugar o religión. Seguramente todos conocemos a alguien que podemos etiquetar como “feliz”, es decir, alguien que disfruta con lo que hace, que suele estar de buen humor, en definitiva, alguien que está contento y satisfecho con su vida. Para ser feliz resulta imprescindible que la persona sea capaz de crear una actitud positiva en su propia mente, es decir, tener una buena sensación, estar a gusto con uno mismo, tener unos buenos niveles de autoestima. Existe un dicho que reza “la felicidad no es más que hacer aquello que se quiere hacer y querer hacer aquello que se hace”. No obstante, a mi entender, muchas de las personas que consideramos “felices” no suelen tener éxito, no se ganan la vida especialmente bien, no disfrutan de una holgada situación económica, ni gozan de un gran prestigio o reconocimiento personal.

En segundo lugar, después de la felicidad, al ser humano le preocupa (o por lo menos eso indican la mayoría de estudios) el éxito. A casi todas las personas nos encanta obtener grandes resultados, ya sea a nivel personal, en los estudios, en el deporte, en el amor… Está demostrado científicamente que el éxito es una de las sensaciones más hedónicas, que más placer proporciona al ser humano. Seguramente, todos conocemos a personas a las que consideramos exitosas en un ámbito determinado, personas que destacan de forma clara y notable en una disciplina o temática concreta. Me atrevo a afirmar quemuchas de estas personas no son demasiado felices. Seguramente todos conocemos personas realmente brillantes y exitosas que no han podido trasladar dicha brillantez y éxito a otros niveles de su vida, conduciéndolos incluso hacia serios problemas (familiares, depresiones…) que han obstaculizado su plena felicidad. Para tener éxito, no basta con ser el mejor en una disciplina, sino que resulta imprescindible que la persona en cuestión sea capaz de crear una actitud positiva en la mente de los demás. Como diría el mismo Al Ries “uno mismo no puede hacerse exitoso, lo deben hacer exitoso las demás personas”.

Pero, no nos engañemos, lo difícil es conocer personas que puedan ser felices y que simultáneamente tengan éxito. Analizando este tipo de personas, las pocas que son capaces de compaginar éxito y felicidad, me he dado cuenta que casi todas tienen una marca personal muy potente y trabajada a consciencia durante mucho tiempo. Estamos ante personas felices porque se conocen muy bien a sí mismas, porque se dedican a aquello que realmente les gusta y porque realizan aquellas tareas en las que son realmente competentes y les permiten aportar más valor a la sociedad. Del mismo modo, suelen tener éxito porque son personas que trabajan su estrategia personal y saben comunicar claramente su propuesta de valor, es decir, personas que saben cómo diferenciarse de suscompetidores para conseguir que les compren en lugar de irse a vender, para conseguir ser encontrados en lugar de ira buscar. Debemos esforzarnos en crear una marca personal potente, distintiva y que nos permita conseguir aquello que realmente todos anhelamos: tener éxito y, sobre todo, ser muy felices.