Entradas

Team Branding, ¿Qué es y para qué sirve?

 

El gran William Arruda apunta en su blog “The Personal Branding Blog” que el Team Branding es una de las tendencias más destacadas para este 2013.

Google Images

Pero… ¿Qué es esto del Team Branding?  Y lo más importante… ¿Sirve para algo?

Bien, Aruda no es el único que piensa que el Branding en los equipos es algo que va a ser fundamental para una mejor consolidación y percepción de un grupo de trabajo dentro de una empresa. Existen otros consultores que tienen claro que un equipo de trabajo también es una marca, y que el hecho de compartir una misión, una visión y unos valores comunes al propio equipo, desemboca en una mejor cohesión y resultados.

Parece que en esto del Team Branding entran en juego dos elementos: Por un lado conocer cuál es la percepción externa que se tiene de un equipo, y por el otro ver cómo cada miembro del equipo contribuye con su propia marca personal a la percepción general. Aquí tendría mucho que ver esa frase de Zig Ziglar que dice:

“Los individuos marcan goles, pero los equipos ganan partidos”

En definitiva, la clave del Team Branding es la de conseguir que las marcas personales aporten lo mejor de cada una de ellas para integrarse dentro de la marca del equipo. Es decir, que el talento individual refuerce el team branding, y para ello el líder es el encargado de trabajar con y en su equipo para que exista una misión conjunta, una visión compartida y unos valores comunes. El objetivo del Team Branding es claro: unir lazos, generar sinergias, trabajar juntos para alcanzar las mismas metas y obtener una mejor percepción de la marca/equipo.

La pregunta que me planteo es: ¿Es el Team Branding una moda pasajera o por el contrario ha venido para quedarse como un elemento básico en los equipos de trabajo de las empresas? Lo que esta claro es que los expertos tienen claro que cada vez más el éxito de un equipo de trabajo radicará en su Team Branding. 

A favor de la política….(¡pues sí!)

Maquiavelo, autor de El Príncipe

 

¿Queda en nuestro país alguien dispuesto a defender las decenas y decenas de políticos que se dejan la piel en el día a día de la cosa pública? Ahora que se cumplen 500 años de El Príncipe de  Maquiavelo es saludable una revisión del arte de la política que la salve de la demonización colectiva.

Es cierto: Muchos están imputados. Y de todos lospartidos políticos. Muchos son o han sido corruptos. Muchos han aprovechado sus cargos para enriquecerse ilícitamente. Muchos, simplemente, han sido negligentes o poco profesionales en sus cometidos. Muchos han sido inoportunos, frívolos, zafios e incluso, mentirosos en sus declaraciones. O tramposos en sus decisiones. Pero…¿todas estas faltas son sólo de los y las políticos o de gran parte de la sociedad?. ¿Han sido las entidades financieras  mucho mejor que los políticos?. ¿Y algunos jueces? ¿Y el sector de la construcción, en España?. ¿Y algunos medios de comunicación? ¿Y algunas órdenes religiosas? ¿Y la Casa Real? ¿La crisis económica y de valores que vivimos sólo se explica por el mal hacer de los políticos?.

Como en todo, la política vista desde dentro tiene sombras. Pero también muchos claros. Ejerciendo de profesional en comunicación política he conocido mujeres y hombres honestamente comprometidos con elservicio público. Con valores y convicciones profundas. He visto trabajar catorce horas diarias a personas que en cargos de responsabilidad similares en el sector privado habrían ganado el triple. He acompañado alcaldesconcejales en momentos de crisis y en su día a día y he palpado su dedicación, su rectitud y su entrega. Lapolítica municipal es quizás la más guerrera. La más a pie de calle, la más de trinchera. Esto explica porquéJoan Moraalcalde de Mataró defiende sus más de 15.000 vecinos afectados por las cuentas preferentes, o porqué Marc Muralcalde de Flix es capaz de hacer una huelga de hambre con sus concejales y convecinos para evitar el ERE de Ercros, que dá trabajo a casi todo el municipio.

Defender la política y a los políticos hoy cuesta. La verdad es que ellos mismos se lo han puesto muy difícil. Pero yo la defiendo, porqué la democracia parlamentaria, hasta la fecha, es la formula de gobernarnos que se ha demostrado menos mala. Ciertamente, es hora de desmitificar ciertos anatemas de la Constitución y mover ficha en muchos aspectos: abrir listas electorales, primarias, consultas populares, establecer sistemas reales de participación, escuchar a la gente, predicar con el ejemplo, ser políticamente incorrectos (ergo: auténticos y claros) volver a los valores básicos y, sobre todo, recuperar el espíritu de pactos y reconciliación de laTransición. Si entonces fue posible, ¿porqué hoy no lo sería?. En muchos aspectos estamos en las mismas que hace treinta y cinco años: crisis institucional, crisis política, crisis económica, crisis de organización del Estado y crisis de valores. Y crisis viene del griego, “juzgar”, “decidir”. O mejor: cambio. Pues eso.

El futuro tiene muchos nombres. Para los valientes es la oportunidad (VÍDEO)

Victor Hugo dijo que “El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.”

Hoy compartimos un vídeo con algunas buenas razones para reflexionar sobre el futuro y ver en él la oportunidad de conseguir todo aquello que queramos alcanzar. Sólo hemos de trazar un plan y tomar los pasos correctos. Esperamos que os guste.

“The Future is ours”

Un regalo para el año nuevo

Hacer borrón y cuenta nueva es un atributo y una actitud que nos caracteriza como personas. Es la posibilidad de comenzar desde cero, asumiendo el pasado como una fuente de experiencia e inspiración y no como un lastre que nos condiciona. Viviendo el momento presente intensamente para avanzar con paso firme hacia el futuro. Se trata en definitiva de saber vivir y compartir el perdón.

El perdón es un regalo que nos hacemos en primer lugar a nosotros mismos cuando nos permitimos situar las cosas en su sitio y no vivir pendientes de nuestros fracasos, de nuestros incumplimientos y de nuestras infidelidades. Perdonar no significa olvidar, sino hacer que el pasado ocupe el lugar que le corresponde para que nos sirva de palanca hacia el futuro.

También es un regalo que hacemos a los demás cuando decidimos dejar de lado aquello que bloquea una relación y juntos decidimos seguir avanzando. Generosidad y alerta van cogidas de la mano para evitar que lo que nos llevó al conflicto vuelva a reproducirse.

Tomar consciencia de la posibilidad de perdonarse y perdonar a los demás es un arma potentísima para vivir intensamente y de manera plena, permite romper con muchas creencias que nos bloquean y es uno de los pilares para que podamos reinventarnos. El perdón es un punto de apoyo de nuestra marca personal que nos ayuda a ir definiendo la huella que dejamos en el corazón de los demás.

¿Qué necesitamos tener claro para comenzar de nuevo?

En primer lugar conocernos bien, saber lo que queremos y a dónde queremos llegar en nuestra vida y en las relaciones con lo demás.

En segundo lugar saber como los demás nos perciben y si realmente transmitimos lo que somos, o estamos ofreciendo una imagen distorsionada de nosotros mismos. Porque no vivimos aislados y cualquier cambio tiene que ser coherente con nuestro entorno.

En tercer lugar tener unas reglas de juego claras y estar dispuestos a compartirlas. Me refiero a los valores. Normalmente cuando necesitamos cambiar o volver a empezar es porque hemos de redefinir el rumbo completamente o porque a pesar de ir hacia donde queríamos lo estábamos haciendo de manera poco coherente con lo que para nosotros era fundamental. No haber vivido con libertad, fidelidad, o coherencia nos pone en la pista de despegue para un cambio.

En cuarto lugar saber explicarlo, a nosotros mismos y a los demás. Tener un relato claro de lo que queremos hacer nos pondrá las cosas más fáciles.

Y finalmente ponernos manos a la obra porque el movimiento se demuestra caminando.

El año 2013 que ahora comienza es todavía una hoja en blanco, una actitud de perdón te ayudará a escribir una historia maravillosa: tu historia. ¿Te atreves? ¿ Lo hacemos juntos?

 

Marca personal y marca política, juntas y bien revueltas

¿Hasta qué punto la marca personal de Pasqual Maragall como alcalde de Barcelona sobrepasó la marca política  del PSC en los años ochenta? ¿Qué marca – y qué storytelling – fue más potente, la de John Kennedy o la del Partido Demócrata, en la América de los años sesenta? ¿A quién votaron muchos españoles en su momento, al PSOE o a “Felipe”?

John Fitzgerald Kennedy

¿Es la huella personal de un político más importante que la marca del partido al cual pertenece? ¿O al revés? ¿Deben crear sinergia? ¿En cada campaña puede variarse el peso de una y otra?

La profesionalización de las técnicas del Personal Branding orientado a profesionales, directivos, estudiantes y líderes políticos, empieza a ser una feliz realidad en nuestro país, aunque todavía con timideces inexplicables por parte de clientes potenciales. Porqué la construcción estratégica de una marca personal basada en nuestros valores irrenunciables, nuestro talento, nuestras habilidades y nuestra fama para lograr determinadosobjetivos, – buena reputación y visibilidad – puede dar resultados mucho más potentes que la construcción de una marca política, por mucha historia, atributos y acciones asociadas que ésta pueda llegar a tener.

Y esto es así porque las personas siempre comunicaran mejor los valores que los productos, o las asociaciones, o los partidos políticos. Porqué tienen alma, porqué transmiten emociones y crean percepciones.

En todo caso, y en comunicación política, es muy importante que exista una congruencia entre la marca personal del líder y la marca política a la que representa. Los valores, atributospromesas, imagen ycomportamientos del político, deben ser coherentes con los atributos, actuaciones, valores e ideología – con la marca – de su partido.

Sostengo que hoy por hoy, con las fronteras ideológicas entre la izquierda y la derecha más que desdibujadas, con la crisis de confianza que el sistema de partidos ha generado, y con la imperiosa necesidad de insuflarcredibilidad y autenticidad a los hombres y mujeres que se dedican honestamente a la política, el Personal Branding Político – la construcción de una marca personal-política coherente y consistente – es una buena inversión de futuro.

¿Tú lo ves así? ¿O no?

Personal Branding, el arte de invertir en ti (23). La marca personal se conjuga en presente

El presente es otro  atributo de la marca personal. Vivimos en presente porque en el pasado tenemos guardados recuerdos y  experiencia acumulada  y en el futuro se vislumbra aquello que puede ser o tal vez nunca será. Una marca personal anclada en el pasado es pura nostalgia y si está focalizada en el futuro es pura expectativa. El día a día imprime solidez  y credibilidad a la marca personal y de  nuestra capacidad de vivirlo intensamente depende que seamos  la  opción preferente o solo una más, una de tantas.

Lo que ya ha sucedido nunca volverá. No es una obviedad, ¿cuantas veces nos hemos centrado sólo en la historia, personal o colectiva, para no tomarnos en presente en serio o para demostrarnos que el cambio es imposible?. El pasado puede convertirse en un apego desmovilizador.

El aburrimiento y la  monotonía son productos de estar  mirando por el retrovisor. Vivir el presente es saber redescubrir aquello que ya conocemos, pareja, amigos, proyectos, lo que sea. Todo , y  nosotros también,  está en constante cambio,  si tenemos la voluntad y nos dotamos de las herramientas para celebrar, compartir y crecer con él seremos capaces de vivir el día a día con intensidad.

Poner en cuestión lo que es obvio es un buen ejercicio para levar las anclas que nos atan al pasado. Saber percibir que las caricias de nuestra pareja son cada día diferentes, que algo que antes no funcionó hoy puede hacerlo, que nuestros compañeros de trabajo que antes nos limitaban ahora pueden impulsarnos son detalles cuotidianos, muchas veces imperceptibles en su individualidad, que nos hacen más fuertes, más creativos, más próximos y que, por supuesto, refuerzan nuestra marca personal.

Imagen: Flickr CC

Cuando gestionamos nuestra marca personal trabajamos nuestra  misión, visión y valores para poder vivir intensamente el aquí y ahora en clave de futuro. Si hemos reflexionado y negociado con nosotros mismos a donde  queremos llegar y cómo, podremos gestionar el día a día con eficiencia, intensidad y proyección.

Estar únicamente focalizados en el futuro descuidando el día a día nos convierte en tahúres de nuestra marca personal, vivimos en un  permanente juego de azar y ganar o perder la partida será siempre una cuestión de suerte. Una marca personal es un depósito de confianza, si no somos capaces de transmitir que pisamos tierra firme los demás no confiarán en nosotros, nuestra marca se resentirá y nunca seremos los elegidos.

Gestionar la marca personal sirve para soltar el lastre innecesario que nos impide estar aquí y ahora en plenas facultades  y para saber que a partir de ahora todo está por hacer y todo es posible.

La marca personal se conjuga y se forja en presente.

¿De qué estás hecho tú?

De compromiso, de sacrificio, de lucha, de perseverancia….¿Te has preguntado de qué estas hecho? A veces deberíamos hacer un alto en el camino para reflexionar sobre nuestra auténtica esencia. Recordar aquellos indicadores de paso que han sido claves en nuestro camino, o que todavía lo son. Esos valores grabados a fuego en lo más profundo de nuestro ser que nos acompañan toda nuestra vida, y dan sentido y autenticidad a nuestra marca personal.

“Estoy hecho de deporte”. Este es el título de la inspiradora campaña de la marca deportiva ASICS. Una campaña que ensalza los valores del deporte y que apela al esfuerzo y al sacrifico que supone una carrera deportiva. Un vídeo que pone en evidencia la importancia de los valores, ya sea en el deporte o en la vida misma.

[youtube]http://youtu.be/lRaZdVYpJY8[/youtube]

¿Tienes un Plan Estratégico Personal?

El Personal Branding Plan se expande con dos nuevos programas de formación online: El Plan Estratégico Personal y el Plan Personal de Comunicación

Hoy nos centraremos en el Plan Estratégico Personal, un programa pensando para personas que dominan las herramientas de comunicación aunque precisan una hoja de ruta más clara para alcanzar sus objetivos. En pocas palabras, saben cómo decirlo pero no saben: qué, a quién, dónde y cuándo decirlo.

El Plan Estratégico Personal ayuda a encontrar un camino. En el fondo, cada uno de nosotros, es una microempresa.

Durante 2 meses y con una dedicación media de 6 horas semanales:

  • Se analizan motivaciones, creencias, valores habilidades y competencias.
  • Se definen -con la ayuda de un mentor –  una visión, misión y objetivos personales
  • Para finalmente trazar un plan de acción para conseguirlos.

Programa:

Este curso forma parte del itinerario formativo del Personal Branding Plan.

  • Quién soy : Proponemos un hacer un viaje hacia el interior para obtener una  fotografía del momento en el que se está viviendo.
  • De qué tengo fama: Los demás nos reconocen por algún aspecto nuestro, personal, que en la mayoría de los casos es común para todos nuestros contactos. Al final de esta sesión se aprende a valorar y ser consciente de la información que uno mismo lanza al exterior.
  • Tus competencias: Se habla de aquello en lo que se es bueno y por lo que se es reconocido, la auténtica palanca de nuestra marca personal.
  • Cuál es tu sueño : Se trabajan los cimientos de la marca personal que estará siempre presente y actuará como guía y acicate tanto en los momentos buenos, como en los momentos difíciles.
  • Tu plan, tu visión: misión y valores: Para definir una estrategia, es necesario tener claro cuál es nuestra misión, visión y  valores. Todos estos elementos, aunque son difíciles de establecer, son necesarios para poder fijar un objetivo y para definir la marca personal.
  • Tu mensaje : Se construye un mensaje Veraz, Consistente, Atractivo y Especial. Conseguirás: Generar un mensaje personal y hacer que ese mensaje nos ayude a convertirnos en la opción preferente.
  •  Cuál es tu público, ¿a quien me dirijo?: En esta sesión se toma contacto con el entorno en el que se va a desenvolver el proyecto de marca personal. Es el escenario en el cual se va a poner en valor nuestra marca.
  •  Tu posicionamiento: El posicionamiento nos ayuda a saber dónde estamos en la mente de los demás, qué espacio ocupamos y cómo deberíamos movernos para mejorar.

 

Matrícula y condiciones:

El precio del programa es de 420 euros, pudiendo efectuar el pago de forma aplazada en dos entregas de 220 euros.

Recuerda que si abonas el importe total desde tu tarjeta de crédito puedes también aplazar el pago. Infórmate en tu entidad.

Nuestra especial metodología on-line nos permite que puedas iniciar el curso cuándo quieras, en cuánto te decidas a trazar tu plan estratégico personal.

Si quieres más información sobre el Plan Estratégico Personal haz click aquí y descubre todo lo que este programa formativo puede ofrecerte.

Personal Branding, el arte de invertir en ti (16). Las fronteras de tu marca personal

Las fronteras de tu marca personal

Para dejar huella en el corazón de los demás, que es el objetivo final de toda marca personal, no vale todo, existen fronteras que no es conveniente rebasar. Los que nos rodean nos ven y nos sitúan  dentro del territorio que nos es propio, que nos hace fuertes, diferentes y memorables, enrocarnos en su interior nos fosiliza y abandonarlo de manera improvisada nos volatiliza. ¿Cuáles son los límites de nuestra marca personal?

Foto: Flickr CC

Nuestra identidad y su hoja de ruta definidas en la misión, visión y valores son nuestra tarjeta de presentación que se resume en un mensaje claro y entendedor. Preservar la propia identidad de intrusiones indeseadas que puedan dañarla y, en el límite destruirla, es una tarea que requiere atención, escucharse a uno mismo y una enorme capacidad de autocrítica y humildad. Nuestro territorio es  objetivo permanente de envites foráneos y todos estamos expuestos a ellos porque somos seres sociales, porque no vivimos aislados y porque sin la referencia  e interacción de los demás no seríamos marca.

Definir nuestras propias fronteras no es fácil y en la mayoría de las situaciones nos damos cuenta de que algo no funciona cuando realmente no va, somos poco precavidos, no tenemos el hábito de ser previsores. Recuperar las posiciones perdidas es costoso y a veces doloroso porque puede representar rupturas, pérdidas, distorsiones  y dinero.

Con tres ejemplos basados en experiencias recientes, anónimos por motivos de rigor profesional, lo entenderemos mejor.

La pareja, la nuestra, la de cada cual, es una parte importante de la hoja de ruta, constituye una de las opciones personales básicas. Con ella crecemos, tenemos hijos, perfilamos proyectos y la definimos como elección a largo plazo. Al ser cosa de dos se mueve en nuestro territorio de frontera porque está expuesto constantemente al exterior. Es fácil, sobretodo en las personas que tienen un carácter abierto o una actividad basada en las relaciones sociales, encontrarse en situaciones en las que uno se debe dar a conocer o hacer un esfuerzo para comprender a los demás y es aquí donde la exposición implica tener detectores de atención a punto y en buen estado de uso. Encontrar a alguien interesante, con una visión del mundo sugerente, complementando alguna carencia propia puntual no es difícil y hasta frecuente. El café de un día que se convierte en varios cafés, las confesiones personales más allá de lo que es profesionalmente  o funcionalmente necesario, comidas en lugares cada vez más privados, mensajes por los canales multimedia pueden llevar sin uno darse cuenta a  situaciones que ponen en peligro la existencia de la propia pareja. ¿ Cuales son tus límites que no debes en ningún caso rebasar?

El trabajo, sea por cuenta ajena o propia, consolida nuestra aportación a la sociedad, nos permite desarrollar habilidades profesionales que nos posicionan, nos da el fuelle económico necesario para sobrevivir y, como su producto va dirigido a alguien externo, se sitúa en territorio de frontera. Como los tiempos andan revueltos y hay que ir a por todas por aquello de mejor tener los huevos repartidos que en una sola cesta resulta poco complicado aceptar más tareas de las que realmente podemos hacer porque la cosa está tan mal que quien se atreve a decir no a alguien con ganas de contar con nosotros. Un encargo tras otro que se acumulan y que encadenan excusas cada vez más sofisticadas, el tiempo libre ocupado permanentemente en intentar acabar lo inacabable y que deteriora las relaciones personales y sociales, la desazón, el malestar y el disgusto por no llegar a donde nos hemos comprometido afectan a la autoestima y la salud física y emocional. ¿Cuáles son los límites que nunca debes rebasar?

La visibilidad, si no te ven no existes, es la parte descubierta del iceberg de la marca personal y por derecho propio se sitúa en territorio de frontera. Todos necesitamos ser visibles y tener un buen posicionamiento en los marcadores porque en el mundo tan global en el que nos movemos se hace imprescindible llegar a todos los lugares. Inflar las habilidades en los perfiles de las redes sociales, mencionar como clientes y casos de éxito a personas y empresas con las que se tuvo contacto en ocupaciones anteriores que no tienen nada que ver con la actual, lanzar opiniones atrevidas e innovadoras leídas por ahí como si fueran de cosecha propia y tantas cosas más, nos acaban convirtiendo en algo visualmente atractivo que se derrite progresivamente en cada contacto en el mundo real en el que se ponen a prueba las habilidades y la influencia reales. Y al final se acaba consiguiendo lo contrario de lo que se perseguía con un alto costo en esfuerzos y recursos para reorientar la situación. ¿Cuáles son los límites que nunca debes rebasar?

Poner límites, y más aun ponérselos, no gusta en general y siempre que hablo de este tema alguien arruga la ceja porque hay una creencia muy extendida que lo relaciona con la falta de libertad. Nada tan lejos de la realidad. Preservar la integridad de los compromisos, de los proyectos y de las metas a alcanzar refuerza las decisiones que un día se tomaron y permite gestionar la vida y la marca. Y no olvidemos que la gestión de la marca personal es ante todo un acto de libertad.

Ser o tener

Freud ya nos hacía reflexionar acerca de la dualidad que plantea al hombre la sociedad moderna y consumista; el hombre del ser cambia al hombre del tener.

Una sociedad donde los valores se materializan en cosas y posesiones por encima de los valores del hombre que la industrialización y el capitalismo deja atrás; orgullo, honor y valor.

No entraré a valorar qué tipo de hombre es referido como moderno y qué tipo consideraba antiguo o pre industrializado pero sí mantengo cierta vigencia (si no toda) en sus planteamientos.

Puede que vivamos un nuevo tiempo donde el personal branding, aceptado ya como una de las herramientas del presente y el futuro más trascendentes, clasifique también a los hombres.

De tener o no tener marca personal hemos hablado mucho ya aquí (uno de los blogs de personal branding más leído del mundo), pero no si esa marca personal está correctamente articulada sobre el ser o fatalmente sustentada sobre el tener.

Para los segundos, las marcas virtuales, de falsas apariencias, de promesas imposibles y de verdades a medias traigo una mala noticia: no sois competentes, no cumpliréis vuestro cometido. Tener por tener no lleva a nada si nada hay detrás que dignifique y consolide la marca.

Para las marcas auténticas, las del ser por encima de todo; coherentes, auténticas y con valores, el mundo que viene os tiene guardado un puesto activo y trascendente.

Porque marca personal, como nuestra madre. Sólo hay una, y es la que es.