Entradas

Y tu… ¿En qué etapa de tu marca personal estás? -3-

Los pasados 30 de mayo y 6 de junio publicamos la 1ª parte / introducción y 2ª parte / crecimiento de las etapas de la marca personal. Ahora toca hablar de la etapa de madurez, la que nos indica que ya hemos alcanzado la velocidad de crucero.

3. La fase de madurez

  • En esta fase, tu marca personal está consolidada.
  • Estás en el mejor momento, eres un profesional de referencia que no puede faltar en un artículo o entrevista sobre tu especialidad.
  • El ROI ha sido superado, y empiezas a generar beneficios que permiten un desarrollo estable del negocio.
  • Te puedes permitir seleccionar las ofertas que te hacen para impartir charlas.
  • Pero se avecina una tormenta. Tu éxito está siendo modélico, y otros competidores están tratando de hacerse un hueco en el mercado con propuestas innovadoras a las que has renunciado hasta ahora.
  • Es un momento decisivo para saber si vas a defender con uñas y dientes tu modelo o te vas a adaptar a las nuevas circunstancias.
  • Aunque no hay una regla escrita, normalmente es aconsejable mirar hacia un lado y hacia el otro y ver las ventajas que supone la innovación. No hay que ponerse una venda en los ojos ante los inconvenientes, pero será mejor no darles excesivo valor.

¿Está tu marca personal preparada para mantenerse en esta fase de madurez? ¿O nos vamos al declive?

La adaptación al cambio, la creación de nuevas relaciones profesionales y la capacidad de desechar viejas creencias serán elementos clave para mantener la velocidad de crucero. No hay que cambiar el rumbo, hay que adaptarlo, sortear las tormentas y aliarse con otros barcos para que la travesía sea más llevadera. Quizás hay que dar entrada a algún nuevo socio que aporte savia nueva.

Seguiremos. El próximo y último post de esta serie va dedicado a la fase de declive, que puede dar paso a una caída al abismo o a una reinvención o reposicionamiento.

Guillem Recolons / asesor de marca personal

Y tu… ¿En qué etapa de tu marca personal estás? -2-

El lunes pasado iniciamos una serie de artículos breves sobre el ciclo de vida de una marca personal. Lo hicimos hablando de la fase de introducción -“picar piedra” sería un nombre alternativo-. Hoy hablamos de una de las fases mágicas, la de crecimiento, cuando parece que todo va viento en popa, pero aún falta trabajar duro para alcanzar la velocidad de crucero.

2. La fase de crecimiento

  • En esta fase, tu marca personal está alcanzando buenas cuotas de reconocimiento.
  • Estás en un buen momento, ya que todas las habilidades aprendidas se están convirtiendo en valor.
  • Tu entorno profesional te empieza a considerar una referencia, y empiezas a hacer de tu marca la opción preferente en procesos de selección de distinta índole.
  • Algunas empresas, escuelas de negocio o universidades te invitan para dar charlas, lo que hace crecer tu notoriedad de manera muy interesante.
  • Tu web o blog mejoran en visitantes e interacciones, y otros blogs lo tienen como referencia en sus enlaces de interés.
  • Si en esta fase tienes éxito, necesitas estar preparado para afrontar la llegada de nuevos competidores que entienden tu segmento de mercado como una oportunidad.
  • Precisamente la competencia te obliga a prepararte, a reforzar tu networking y a generar el máximo de confianza.

¿Está tu marca personal preparada para pasar a la fase de madurez?

Este es un momento clave de construcción de futuro y de “fine tunning”. El método de prueba y error permitirá establecer los ajustes necesarios para crear una base de negocio sólida y duradera. Lo valores por los que apostamos en nuestra fase introductoria se convierten en ejes estratégicos. Cualquier oportunidad es buena para comunicar. Nuestra marca personal gana coherencia, si bien aun no estamos en una etapa muy fructífera en la generación de negocio.

El branding personal nos puede ayudar a utilizar las herramientas estratégicas y de visibilidad para empezar a alcanzar la velocidad de crucero.

Seguiremos. El próximo post de esta serie va dedicado a la fase de madurez (yo la llamo velocidad de crucero).

Guillem Recolons / asesor de marca personal