Entradas

WhatsApp para potenciar la marca personal

Whatshapp es una de las aplicaciones que ha cambiado nuestra vida en el terreno personal; conversaciones sin límites, imágenes, vídeos, grupos… esta nueva herramienta ha servido para que las personas sin importar la distancia estemos continuamente conectados.

Google Images

Google Images

En el ámbito deportivo donde desarrollo mi profesión, WhatsApp está siendo sin duda una herramienta clave, ayudándonos a dar valor a la marca personal de nuestros clientes pero también a la nuestra como profesionales.

En primer lugar, nos sirve para tener un contacto directo con nuestros clientes sin importar la distancia, da igual que el deportista este en España o fuera de ella, conociendo bien los horarios de cada país puedes mantener una conversación fluida, superando algunas veces los problemas que plantea Skype.

En segundo lugar podemos conversar con ellos por temas personales, preguntarles cómo les ha ido el día,  cómo están adaptándose a sus nuevos equipos sin están en el extranjero, cómo ha ido el entrenamiento, partido o competición,  en cierta media arropándoles, sintiendo el deportista que estas a su lado.

En tercer lugar, es una herramienta muy útil para compartir fotos o vídeos de forma simultánea, de forma que se pueda actualizar su web, corrección de alguna información enviada  o sirva de documento adjunto para alguna nota de prensa, reportaje o noticia que algún medio solicita.

Este tipo de contenido, también sirve para informar directamente (Antes que el dossier mensual) a patrocinadores, agentes, clubes o distintos gestores que quieren pinceladas de los que ocurre con su deportista sin tener que esperarse.

Además es una herramienta para generar seguridad y confianza a los deportistas, en sus primeros pasos en las redes sociales, medios de comunicación, resolviendo en el acto cualquier tipo de duda que les surgiera.

Si se utiliza dentro de una organización, es también útil al crear un grupo con tus compañeros de trabajo, pero únicamente para utilizarlo de forma profesional y como una herramienta de comunicación interna.

Pero todo lo  bueno tiene su lado malo, al ser una  aplicación que está continuamente contigo, es necesario marcar unas pautas de tiempo y “espacio” con tus clientes evitando el tan famoso 24/7 que suele surgir en el ámbito deportivo.  Si se sabe utilizar puede aligerar los procesos de trabajo, crear sinergias y confianza con tus deportistas y por su puesto potenciar tu marca como profesional.

#nosvamosadivertir

¿Somos prisioneros de la red?

Cada día me encuentro con más personas que tienen la sensación de estar prisioneras de la red. Que si Facebook me roba dos horas, si Linkedin media hora más y que si ver los dos o tres vídeos de YouTube otro tanto. Si además estás en Twitter, ni te cuento, una hora más como mínimo. La pregunta es ¿Hacemos buen uso de la red? ¿Estamos al servicio de la red o la red está a nuestro servicio?

La respuesta se parece mucho al concepto central de la dieta mediterránea: hay que probar de todo pero con moderación. Es más, hay que fijarse unos límites, aunque sean orientativos; 10 minutos al día, 15 o 20. Si queréis 30, pero no mucho más (a no ser que forme parte de vuestro trabajo).

Los grandes como Google, Microsoft, Apple … necesitan crecer, y lo hacen en el entorno 2.0, el que les permite visualizar mejor un negocio “long tale”. Van creando y tejiendo redes en las que nosotros vamos cayendo: ¿No estás en Foursquare? ¿No conoces Whatsapp? ¿No usas el MobileMe? ¿Aun no has probado Skipe?. Cierto, quieren hacernos dependientes de las redes, de las tecnologías. La televisión ya no es la caja tonta, ahora se considera casi un mal menor. Los más jóvenes invierten 3 veces más tiempo en aplicaciones de PC o móvil que en ver TV.

Es curioso, cuando entras en Twitter muchos perfiles se definen como “adicto a los social media”, “adicto a las redes sociales”. Triste. No hay que llegar a eso. Hay que salir más, ir a bares, al cine, a bibliotecas, a eventos, a exposiciones. Hay todo un mundo ahí fuera. Rompamos los barrotes de la celda digital.